100 años de arquitectura y diseño en Alemania

Deutscher Werkbund 1907 – 2007.

En 1907 doce artistas y arquitectos, junto con doce fábricas de Múnich, decidieron fundar la “Liga Alemana de Talleres” (Deutscher Werkbund), que haría historia como una de las instituciones culturales más importantes del siglo XX en Alemania. La agrupación se convirtió en vanguardia europea de la arquitectura y el diseño. Uno de sus miembros fundadores fue el arquitecto y diseñador Peter Behrens (1868-1940).

El abanico de sus tareas creadoras comprende “desde el cojín de sofá hasta el diseño urbanístico”. Así lo describía en 1912 su principal inspirador, el arquitecto Hermann Muthesius, en una época en la que la industrialización y la producción en masa estaban transformando radicalmente la sociedad.

La Werkbund tenía como finalidad la dignificación del trabajo artesanal y la buena forma sin ornamentos, enfocada hacia la calidad y la funcionalidad, ya se tratase del diseño de la taza de té ideal o de la arquitectura vanguardista de una fábrica, dejando su impronta en la arquitectura, el arte y el diseño de todo un siglo. Las bases del éxito de la Werkbund fueron la creatividad, la fuerza innovadora y el compromiso consciente de sus miembros, entre los que se encontraban los arquitectos y diseñadores más innovadores de la época.

Peter Behrens, arquitecto y miembro fundador de la Werkbund es, a menudo, considerado como el inventor de la profesión de diseñador. Tras haber sido contratado en 1907 como consejero artístico de la sede berlinesa de la Fábrica de Turbinas AEG, Behrens desarrolló la identidad corporativa de la compañía, con un proyecto de diseño que iba desde la construcción de una sala para turbinas hasta la tipografía de la empresa, pasando por los diseños para teteras.

La Deutscher Werkbund , además de promover la producción y comercialización de productos industriales, tuvo también aspiraciones pedagógicas, sociales y políticas. La campaña contra la fealdad y a favor de la buena forma estaba orientada a la consecución de una vida más feliz para todas las clases sociales. En 1914 la Deutscher Werkbund realizó su primera gran exposición en Colonia, para la que el arquitecto Bruno Taut diseñó un espectacular edificio de cristal. Esta obra arquitectónico-escultórica, que se iluminaba llamativamente al anochecer, se constituyó en manifiesto visual de los fi nes de la agrupación.

Tras la Primera Guerra Mundial, la Werkbund retomó su programa creativo. A partir de los nuevos desarrollos tecnológicos, fomentó la fabricación de objetos con formas sometidas a la naturaleza de los materiales empleados que fueran, a la vez, funcionales y estructuralmente limpias. La Werkbund apoyó también desde el principio a la Bauhaus, la famosa escuela de arte, diseño y arquitectura de la modernidad clásica fundada por Walter Gropius, quien, a su vez, formó parte de la Werkbund durante muchos años.

La llegada al poder, en 1933, de la dictadura nacionalsocialista significó el final de la Werkbund como institución cultural. No obstante, y aunque fue “neutralizada”(gleichgeschaltet), siguió existiendo hasta 1938. En medio de los escombros de la posguerra la Werkbund se organizó de manera descentralizada, en torno a asociaciones regionales, estructura que ha conservado hasta el presente. Los miembros de la Werkbund (Werkbündler) contribuyeron a la reconstrucción de las ciudades, erigieron en Berlín viviendas modélicas de apartamentos para la Exposición Internacional de la Construcción en 1957, y desarrollaron el proyecto del Pabellón Alemán de la Exposición Mundial de Bruselas de 1958.

Desde los años sesenta hasta hoy la finalidad de la Werkbund no es ya el diseño de la buena forma, sino un compromiso con la planificación urbana sostenible, orientada hacia las necesidades de la población.

La exposición

Fundada en 1907, la Werkbund tenía como objetivo mejorar la calidad de todos los productos industriales, en un mundo que había sido transformado por la mecanización y la urbanización. Muchos de sus postulados, como el de la buena forma, y muchas de sus creaciones, como la identidad corporativa empresarial, se han incorporado a la cultura del diseño. Comisariada por Winfried Nerdinger, esta exposición ha sido concebida para conmemorar el centenario de la Werkbund. Está organizada en siete áreas cronológicas y se compone de casi 500 objetos entre carteles, maquetas, muebles, diseños, dibujos y fotografías, distribuidos en las salas de la planta baja y primera del museo.

Hasta el 29/09/2012. Horarios:Martes a sábados, 9.30-15.00, y jueves, también 17.00-20.00 h; domingos y festivos, 10.00-15.00 h. Lunes, cerrado.

Museo Nacional de Artes Decorativas (ver en el mapa)

Deja un comentario