15-M. Voces de una Revolución en las calles

Nació en las calles y en las plazas de las principales ciudades de España, fruto de la indignación ante la crisis de un puñado de ciudadanos que no se sentían representados por los políticos. Ahora, el 15-M es un movimiento imparable, que se ha extendido por todo el mundo y reclama el freno a la codicia de los poderosos y la reinvención de la democracia.

En este cómic descubriremos las circunstancias que dieron lugar al movimiento social más importante del siglo XXI y qué piensan aquellos que lo componen.

Una careta de Anonymus sobre un fondo gris con las manos en alto de miles de personas indignadas abre el cómic 15-M. Voces de una revolución, que rinde homenaje a aquellos ciudadanos que se echaron a la calle para protestar contra el sistema.

Los protagonistas no son reales, comenta Fuentes, pero sí son representativos de toda la gente que se unió al movimiento. Una estudiante de 21 años se queja de tener que compaginar sus estudios con el trabajo de pizzera porque no consigue un contrato, mientras que un jubilado condena la actuación violenta de la policía.

Todo ello, con una instantánea que se repite a lo largo de las viñetas y que muestra a los gobernantes, empresarios y banqueros con formas animales como ratas, cerdos o monos.

"Es una clásica metáfora visual. Los seres humanos son la raza dominante, que piensa y que tiene herramientas para construir grandes cosas, pero aquí los animales representan la ignorancia de aquellos que lo han hecho mal y que han perjudicado a la sociedad", señala Clavey, licenciado en Bellas Artes y diseñador gráfico de profesión.

Con una técnica en el dibujo muy depurada y con una estética lúgubre de tonos verdes grisáceos que transmiten "el sentimiento de desesperación que sufre la gente hoy en día", el libro va desgranando estas historias en siete capítulos, que arrancan con distintos artículos de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Con guión de Lara Fuentes y dibujos de Patricio Clarey. Editado por Pannini Comics

Deja un comentario