1931-2019: Republicanos en Fuenlabrada

Iñaki AlRui*. LQS. Septiembre 2019

Homenaje al primer alcalde republicano de Fuenlabrada

Es sábado a la tarde y jarrea agua sin parar, estamos en Fuenlabrada, el tercer municipio madrileño por población, una ciudad cargada de historia(s), alguna desconocidas, tapadas, ocultas, silenciadas, casi prohibidas.

Nos arropa la caseta de feria de la izquierda de esta población -Fuenlabrada está en fiestas- es decir, la de Unidas-Podemos, y ¡ojo! la izquierda no la hacen las siglas, la construyen colectivamente personas como las que hoy acompañan este homenaje y defienden en el día a día estos espacios.

Somos las que estamos, y las que estamos somos, a muchas nos unen muchos hilos, madejas, con Luis, un luchador y activista tenaz por la Verdad, la Justicia y la Reparación. Hoy es el primer homenaje que se rinde a su abuelo, Luis Fernández Aguado, quien fue el primer alcalde, 1931, con la llegada de la II República, de este municipio que nos acoge. A Luis Fernández Aguado lo fusiló el fascismo en 1940, los alcaldes estaban en el ojo de la recién iniciada dictadura franquista y su eterno baño de sangre, sus fusilamientos tenían un doble mensaje ejemplarizante, el tan usado de por rojo, y por haber destacado… recordar el “no te metas en política”, “ no destaques”, “que lo hagan otros”, lemas todavía vivos hoy, una herencia más de ese pasado criminal.

La concejala Tania Pasca presenta el acto, y se agradece que las políticas se mojen, y no sobre la lluvia que sigue cayendo, sino con su compromiso y mandato para dar luz al pasado, para sembrar el futuro. Y eso es lo que se hace hoy aquí al desenterrar del olvido la historia de un hijo de esta población.

Luis toma la palabra y con la emoción contenida nos glosa sobre su abuelo, apuntes biográficos, anécdotas, recuerdos de familia, de historias contadas bajo el silencio, palabras que cobran forma después de recuperarlas de archivos, de registros empolvados.

A pesar del temporal exterior ha subido la temperatura, hay calor, de ese que crea la empatía en esa mezcla entre familiares, militantes, vecinas y el conocimiento de la Verdad.

Paralelamente, de principio a fin del acto, el genial dibujante J. Kalvellido realiza a la vista de todos un cuadro en directo, un lienzo expresivo en el primer vistazo. Llegamos al final, principio de una lucha en curso: Luis tiene en marcha un libro sobre su abuelo y con él habrá algo más que ruido. La concejala Tania Pasca le entrega un cuadro de J.Kalvellido, como recuerdo del acto. El cuadro esta lleno de detalles en torno a la imagen ensangrentada del alcalde asesinado ¡Qué grande Kalvellido siempre!

Ahora los largos aplausos, la emoción suelta, en marcha la historia: Verdad, Justicia, Reparación.

Gracias por todo a Tania Pasca, por todo lo que representa, a J.Kalvellido que vuelve a estar ahí y a Luis que sigue todos los días dando luz donde otros la apagan. Detrás de las nubes del temporal sabemos que está el sol.

Nota final: Desde la humildad, y sobre todo desde el cariño quiero rectificar a Luis en una frase. Cuando dice que a su abuelo le mataron y no había hecho nada…
No Luis, tu abuelo hizo, afortunadamente como la mayoría de cargos del pueblo trabajaron por la cultura, contra el analfabetismo, por crear infraestructuras, contra el hambre, por implantar la justicia, por defender la honradez y la ética como forma de vida, tu abuelo si hizo, y mucho. Lo que no cometió fue ningún delito, fue fiel a la Republica democráticamente elegida.

Más artículos del autor
* Miembro de la Asamblea de Redacción de LoQueSomos
En Twitter: @IkaiAlo

Deja un comentario