1976: ‘Frampton Comes Alive!’

Mariano Muniesa*. LQS. Febrero 2021

‘Frampton Comes Alive’ se convirtió en el álbum más vendido de Estados Unidos de 1976 y desde entonces y debido a su incesante ritmo de ventas, nunca ha dejado de reeditarse

En el verano de 1968, la revista Rave –una publicación británica de actualidad del mundo pop orientada a los y las adolescentes- puso en portada a un jovencísimo Peter Frampton, cara más visible de The Herd, un grupo cuyos singles funcionaban muy bien entre el público «teenager», nombrando al cantante y guitarrista “Rostro del 68”.

Se dice que ya entonces importantes ejecutivos discográficos ofrecieron a Peter Frampton lanzarle en solitario como cantante pop para el mercado de hit-singles más comercial, pero este rehusó todas las ofertas para toda vez que The Herd se separaron, unirse en 1969 al nuevo proyecto que había formado su buen amigo el guitarrista Steve Marriott: Humble Pie. Ambos músicos estaban fascinados por toda la eclosión del blues progresivo que bandas como el Jeff Beck Group, Cream, The Jimi Hendrix Experience o Led Zeppelin protagonizaban y querían que Humble Pie formase parte de esa corriente. Y lo lograron merced a excelentes trabajos como ‘As Safe As Yesterday’ (1969), ‘Humble Pie’ (1970) o ‘Rock On’ (1971), que convirtieron a Humble Pie en uno de los grandes grupos pioneros del hard rock británico a nivel internacional.

Sin embargo, Frampton consideró tras ‘Rock On’ que era el momento de empezar una carrera en solitario no como le habían propuesto en la época de The Herd, sino como un auténtico guitarrista y cantante de rock. Anuncia su marcha de Humble Pie en el otoño de 1971 e inmediatamente después empezó a trabajar en ‘Wind Of Change’, su debut discográfico en solitario, editado en la primavera de 1972.

En el verano de 1975, Peter Frampton tenía cuatro álbumes de estudio en su haber. Ampliamente respetado en la industria como cantante, compositor y especialmente como guitarrista, Frampton podía recurrir a colaboradores de la categoría de Ringo Starr, Billy Preston, Klaus Voorman, Andy Bown o Nicky Hopkins para participar en sus discos, todos ellos de gran calidad, pero que sin embargo, tuvieron unas cifras de ventas simplemente discretas, llegando pocas veces a la mitad superior de la lista de los 200 álbumes de Billboard.

Sin embargo todo comenzó a cambiar en ese cálido verano de 1975, cuando el guitarrista se embarco en una prolongada gira por Estados Unidos presentando el álbum de A&M que había lanzado en marzo de ese año, simplemente llamado ‘Frampton’. Producido por él mismo con Chris Kimsey, incluyó las versiones de estudio de «Baby, I Love Your Way» y «Show Me The Way», esta última canción incluyendo el innovador efecto del “Talk-box”, que desde entonces se convirtió en uno de sus distintivos más característicos y personales.

El 14 de junio de 1975, Frampton y su banda tocaron en el Winterland Ballroom de San Francisco. Ante un local abarrotado con 7.500 personas, el grupo dio un concierto sensacional que se grabó y constituyó la base de lo que iba a ser uno de los álbumes en vivo más multimillonarios de la historia de rock: ‘Frampton Comes Alive!’, que se ponía a la venta un 6 de enero de 1976, hace 45 años. Junto a los conciertos celebrados en el Marin Civic Center en San Rafael, California el 16 de junio, en el Island Music Center en Commack, Nueva York el 24 de agosto y el del campus de la State University of New York en Plattsburgh, Nueva York, el 31 de agosto, estas fueron las grabaciones que conformaron este gran doble álbum en directo.

‘Frampton Comes Alive!’ hizo una primera aparición en el puesto 191 de la lista de Billboard el 20 de enero de 1976. Impulsado por el single «Show Me The Way», que se convirtió en un éxito espectacular en la radio y subió al Top 10 en los EE. UU., Reino Unido y varios países más, el álbum subió sin cesar. El 10 de abril, el disco estaba en el en el número 1, arrebatando ese privilegiado y anhelado lugar al recopilatorio ‘Greatest Hits 1971-1975’ de los Eagles para pasar un total de diez semanas en lo más alto. Una semana mas tarde, las ventas del álbum superaron el millón de copias, logrando su primer disco de platino. En junio, Frampton lanzaba otro sencillo del álbum, “Baby, I Love Your Way” y en septiembre, «Do You Feel Like We Do», que alcanzó el puesto número 10 en las listas inglesas y americanas del 13 y 20 de noviembre.


‘Frampton Comes Alive’ se convirtió en el álbum más vendido de Estados Unidos de 1976 y desde entonces y debido a su incesante ritmo de ventas, nunca ha dejado de reeditarse. En el verano de 2011, la RIAA (Asociación Americana de la Industria Discográfica) lo certificó como ocho veces platino, y en 2020 se publico que su nivel de ventas en todo el mundo se encuentra en torno a los 16 millones de copias. En enero de 2001, se lanzó una edición de lujo con motivo del 25 aniversario del álbum, que contenía cuatro pistas adicionales que no estaban incluidas en la versión original.

Frampton nunca volvería a escalar alturas de ventas tan vertiginosas, aunque en el verano de 1977, su nuevo álbum de estudio, ‘I’m In You’ estuvo en el número 2 en los EE. UU entre julio y agosto. Tristemente, su carrera entraría en una progresiva decadencia, que comenzó en 1978 con la desafortunadísima idea de grabar junto a los Bee Gees una impresentable versión del ‘Sargent Peppers Lonely Hearts Club Band’ de los Beatles que se lanzó junto a una película más deprimente todavía. Tanto el film como su BSO fueron un estrepitoso fracaso comercial.

Para colmo de males, en medio de todo aquel desastroso periodo, en junio de 1978 Frampton sufrió un accidente automovilístico en las Bahamas que estuvo a punto de costarle la vida y a consecuencia del cual sufrió diversas fracturas en los huesos de los brazos y las piernas y una conmoción cerebral. Se dice que la medicación a la que se sometió le convirtió en un adicto a las drogas durante casi dos años, y aunque regresó rehabilitado y recuperado con un muy buen álbum como fue su ‘Breaking All The Rules’ de 1981, ya su carrera nunca volvió a alcanzar ni de lejos el éxito de ‘Frampton Comes Alive’.

Como pasa con todas las grandes obras maestras, y más allá de las cifras de ventas, cuando se vuelve a escuchar ‘Frampton Comes Alive!’ se entiende el porqué de su éxito. Una producción excelente, unos músicos de una categoría extraordinaria, canciones buenísimas, un guitarrista de un estilo y una personalidad únicas y un público cuyo calor y entusiasmo impregna todo el álbum de una energía increíble

Más artículos del autor
* LoQueSomos en Red

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar