2022: Castilla y León chapotea en el fango

Por Acacio Puig. LQSomos.

La inercia conservadora expresada mayoritariamente por el electorado castellano leonés y sus residuales fantasías nostálgicas de “pasados imperiales”, han pesado mucho más que las penosas realidades

Los resultados de la jornada electoral del 13 de febrero son poco alentadores para lo que consideramos el bloque progresista tanto social como institucional. Tiempo habrá de ponderar la evolución de la situación en el período próximo, pero la conclusión de esta fase de latencias vindicativas al que ponen punto y aparte las elecciones autonómicas, no permiten ningún optimismo: Castilla y León se enfrenta a un futuro muy difícil.

Avanzamos algunas notas

1. La abstención gana a todas las ofertas programáticas y no es precisamente, una abstención libertaria. Convocados algo más de dos millones de elector@s, más de 702.000 se desentendieron de las urnas y eso es mucho en la España Vacía… ¿invierno, vejez, revancha de buena parte exilio laboral que sigue empadronado aquí pero está “harto de aquí”? Quién sabe. En cualquier caso se trata de mucho abstencionismo para estos desérticos pagos.

2. La derecha extrema, es decir PP y Vox ganan en conjunto más de 80.000 apoyos respecto a las autonómicas de 2019 y se sitúan al filo de los 600.000 votos. Salvo por desafección abstencionista (si ese fuera el caso) la población envejecida, privada de adecuada asistencia sanitaria por el gobierno PP-C’s parece desear “más de lo mismo”, no acusa recibo y tampoco lo hace –al menos significativamente- el estrafalario frente común de ganaderos extensivos&macrogranjas ni el de agricultores acosados por política de precios, degradación de suelos y ocupación de tierras por oligopolios energéticos vestido ahora de “renovables”. Tampoco parece que otros sectores (servicios) maltratados durante años tomen adecuadamente nota de la retórica que promete ahora lo aplazado desde hace décadas. No insistiremos en las corrupciones desde Trama Eólica a Perla Negra y otras conocidas (¿conocidas quizá solo por minorías? Pasar a 31 diputados -dos más que en 2019- pero perdiendo más de 50.000 apoyos no es precisamente el castigo merecido en estas circunstancias… (Aunque ciertamente el resultado defraude las exorbitadas expectativas de Mañueco y de Génova).

En el caso de Vox su ascenso de 1 a 13 diputados autonómicos colectando casi 140.000 apoyos más que en 2019, le da la llave de la gobernabilidad, de la implementación de retrocesos en derechos y libertades y el cultivo del neo franquismo en todos los ámbitos, además de espacio para esquilmar lo público desde su perspectiva radicalmente neoliberal. La ultraderecha se abre paso y eso es mal dato.

En cualquier caso la inercia conservadora expresada mayoritariamente por el electorado castellano leonés y sus residuales fantasías nostálgicas de “pasados imperiales”, han pesado mucho más que las penosas realidades que cotidianamente se sufren es esta comunidad autonómica.

3. El heterogéneo bloque progresista (en el que incluimos con todas las reservas el abanico de opciones PSOE, Unidas Podemos…hasta Soria Ya) ha retrocedido como conjunto y no suma lo suficiente en el ámbito institucional. El PSOE pierde más de 100.000 apoyos y ha tenido un descenso de 38.000 Unidas Podemos considerando los resultados que obtuvieron por separado en 2019 las dos formaciones. El retroceso de ningún modo se compensa en el ámbito autonómico, por la emergencia de Soria Ya con sus tres diputados y sus algo más de 18.000 votos en la provincia de Soria. Tampoco lo compensan las fallidas tentativas de las candidaturas de la España Vaciada (poco menos de 20.000 apoyos) ni -siendo políticamente muy generosos- el ascenso de los leonesistas de UPL.

4. De Ciudadanos poco que decir. Pagan una trayectoria reaccionaria desde la Plaza de Colón y los servicios prestados al PP en el gobierno de la Junta. Maquillaron a la derecha “constitucionalista”, denostaron sectariamente al bloque de investidura y lo están pagando a toda velocidad con la descomposición y el transfuguismo.

Las dificultades de copiar Teruel Existe

Una mezcla de ingenuidad, oportunismo y pensamiento mágico, han hecho olvidar que tanto Teruel Existe como Soria Ya, llevaban décadas de acción social ininterrumpida antes de saltar a la palestra institucional. A su modo y con pragmáticas autolimitaciones, ya están donde pretendían. Otras candidaturas presentadas bajo el mismo paraguas (el de La España Vaciada) alimentaron ilusiones, pero no han logrado más que fragmentar el apoyo a opciones quizá con más posibilidades. Los límites del documento colectivo de referencia (341 páginas-España Vaciada, ver aquí con un clic), informan de una construcción programática con pies de barro porque pivotaba sobre “un pacto de estado” poco viable, se afectaba sin ninguna distancia crítica a los proyectos de capitalismo verde avanzados por la UE y excluía asuntos espinosos como la Memoria Histórica Democrática, que tanto pesa sobre una Autonomía aún llena de fosas comunes como es esta de Castilla y León.

Faltó posiblemente un trabajo de comunicación y debate de estas nuevas presencias con candidaturas más implantadas y hacerlo con voluntad de llegar a acuerdos y lógicas de desarrollo programático compartido y apoyo mutuo.

Unidas Podemos… no pudo

Dejar pasar dos años desde 2019 impregnados de competencia local entre las dos formaciones estatalmente aliadas y descuidar completamente su implantación conjunta en los movimientos sociales existentes, se paga y así ocurre especialmente, con proyectos políticos que de un u otro modo van contracorriente. Así ha sido.

Pero es que además, con escasos medios financieros y desigual implantación en las 9 provincias que integran Castilla y León, parece que lo sensato hubiera sido concentrar esfuerzos en aquellas provincias con algunas posibilidades de éxito institucional. No ha sido así y UP se presentó en todas. Sumó algo más de 61.000 apoyos en total, pero solo los suficientes (unos 19.000) para obtener diputado en Valladolid… Mal cálculo.

* Artista plástico. Militante de la izquierda revolucionaria, represaliado por el franquismo, activista memorialista de la asociación «En Medio de Abril». Miembro del Colectivo LoQueSomos

Síguenos en redes sociales… Mastodon: @LQSomos@nobigtech.es  Diaspora*: lqsomos@wk3.org Telegram: LoQueSomosWeb Twitter: @LQSomos Facebook: LoQueSomos Instagram: LoQueSomos

Un comentario en «2022: Castilla y León chapotea en el fango»

  • el 15 febrero, 2022 a las 11:17
    Enlace permanente

    la disconformidad con los gobiernos se encauza hacia la derecha (ultra). Se está cumpliendo la predicción de fukuyama: se vota sin memoria, sin apelar a la historia. Se compromete seriamente el futuro (y el propio futuro de los votantes y las votantes)

    Respuesta

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar