23 F con Fraguas en Madrid: combativa y fraternal manifestación

Acacio Puig. LQS. Febrero 2019

Quizá más de 2000 personas solidarias, animadas por tamborada y el coro de la Solfónika, recuperaron en Madrid la atmósfera del movimiento 15 M, desde la concentración y rueda de prensa en la plaza de Tirso de Molina hasta el centro okupado La Ingobernable.

Se expresaba así la solidaridad con las gentes que han devuelto la vida al abandonado pueblo de Fraguas en el norte de la provincia de Guadalajara, gentes hoy castigadas con multas monstruosas y a quienes “la autoridad competente” exige la demolición del modelo de repoblación autogestionada que durante estos años han acertado a poner en pie.

“La localidad y su término, con una extensión de 1134 hectáreas, fueron expropiados por el gobierno franquista en 1968 para declararlo monte de utilidad pública, forzando así su despoblación. Posteriormente fue transferido a la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha y en 2011 pasó a formar parte del Parque natural de la Sierra Norte de Guadalajara.

En 2013 se estableció en el antiguo pueblo un grupo de pobladores, lo que desató un litigio judicial con la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha tras ser denunciados por delitos de usurpación del monte, contra la ordenación del territorio y por daños al medio ambiente.

La sentencia en primera instancia del Juzgado de lo Penal N.º 1 de Guadalajara condenó, en junio de 2018, a los seis pobladores a un año y seis meses de cárcel, a una sanción de 16 380 euros por los delitos de de usurpación de monte público y contra la ordenación del territorio y a costear la demolición de las viviendas.4 En agosto del mismo año los pobladores interpusieron un recurso que fue desestimado por la Audiencia Provincial de Guadalajara en enero de 2019”.

Las Castillas constituyen a día de hoy regiones que baten records de despoblamiento en la Unión Europea y por eso, hace unos días se hacían públicas las ayudas especiales de la UE a Castilla y León, como zona significativamente despoblada, con población casi residual y muy envejecida.
Evidentemente, dudamos de la gestión de esos fondos en una comunidad caracterizada por el desempleo crónico, la emigración juvenil y las carencias sociales de todo tipo.

Una comunidad en la que el gobierno azul (31 años consecutivos de hegemonía PP) se caracteriza por aprobar partidas presupuestarias que no se ejecutan –como acertadamente denuncian las oposiciones sociales e institucionales- servir de tapadera de dinero negro mediante inversiones fantasmales en colonias residenciales de hipotéticas segundas residencias y con gravísimos déficits de servicios públicos esenciales como sanidad y transporte.

Sin embargo, el despropósito institucional se completa con el castigo programado a quienes repueblan, como ocurre con las gentes de Fraguas en la comunidad de Castilla la Mancha, un pueblo en proceso de resucitar con el prolongado esfuerzo de sus nuevos pobladores. Es ese esfuerzo, desde la autonomía, lo que el Poder no tolera.

La manifestación madrileña ha sido combativa, lúdica y una expresión de reencuentros y fraternidad. Su defensa de la resistencia, la autogestión y el anticapitalismo han sido la tónica de las reivindicaciones.

Las tamboradas, performances y coros de la Solfónika (Canción del Pueblo, Himno de las Mujeres, Rebelión, Charada de Fraguas…) la expresión de una cultura popular de resistencia encomiable.

Los reencuentros constantes, los abrazos…algo que ha caracterizado una manifestación habitada mayoritariamente por mujeres y hombres que han optado por el exilio de las urbes y repoblar zonas vacías del país pero manteniéndose conectados mediante redes sociales y comunicaciones diversas: toda una expresión de formas de Apoyo Mutuo.

Si hay algo que lamentar sería la limitada presencia de la izquierda madrileña, -tan numerosa en la ciudad como para ser necesario consignar su ausencia. También, por supuesto, la ausencia de los sectores más progresistas del sindicalismo agrario y del sindicalismo obrero. Todos ellos (con honrosas excepciones como CNT) obligados política y moralmente a “estar con Fraguas” pero que brillaron por su ausencia.

Y a pesar de todo…”¡Fraguas revive!, Fraguas vive! y de acuerdo con una de las consignas más coreadas: ¡¡¡ Si no hay patatal…Habrá berenjenal !!!!


#FraguasLibertad #RepoblarNoEsDelito #FraguasSeQueda #FraguasResiste #FraguasRevive #FraguasVive #StopRepresión #PueblosVivos #OkupaciónRural #MundoRuralVivo #UnDesalojoOtraOkupación

Más información:
Diez porqués para ir a Madrid
Sentencias judiciales que no hacen JUSTICIA
Fraguas: Jornadas de Resistencia
Cartas a Nicolás: recuperar un pueblo no es delito
Caso Fraguas: Prisión, multas…
Fraguas ¿Abandono o reconstrucción?
Guadalajara: ¡cárcel por repoblar un pueblo abandonado!

* Acacio Puig, artista plástico y pensionista. Histórico militante de la izquierda revolucionaria, represaliado por el franquismo, activista memorialista. Es editor del blog Afinidades Anticapitalistas

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

Deja un comentario