Iñaki Alonso. LQSomos. Abril 2014
Era madrugada, un 25 de Abril de 1975, en radio Renascensa, sonaba una preciosa canción (que después correría el mundo entero) “Grandola vila morena, terra da fraternidade…” en la voz del gran José Alfonso. Se iniciaba la Revolución de los claveles, no era un golpe militar en sí, era el producto de una situación insostenible de una dictadura que seguía en el poder desde 1926. Las guerras coloniales, hicieron que la mayor parte de los militares se dieran cuenta de la inutilidad por mantener el último imperio colonial de occidente, de su crueldad, cada familia portuguesa tenía uno o dos familiares combatiendo en Mozambique o Angola, también existía un sentimiento antibélico de los jóvenes portugueses que se movilizaron masivamente contra la guerra de Vietnam.
El poder económico lo ostentaban 100 familias, la desigualdad social era abismal, uno de cada siete portugueses trabajaba fuera de su país para poder sobrevivir. La miseria en el campo con una explotación latifundista, era escandalosa y las cárceles llenas de presos políticos, y al mismo tiempo Portugal era un paraíso para nazis huidos de sus juicios, para monarquías sin reino: Española, Italiana, dictadores como Fulgencio Batista…
Pero no fue solo un golpe militar, fue todo un movimiento obrero de huelgas y luchas obreras de años anteriores, fue la participación del pueblo que tomó las calles desde el principio, la autentica garantía de que se abría un nuevo horizonte.
Después vinieron muchas cosas, pero el primer año y medio, el protagonismo fue indiscutiblemente de los ciudadanos portugueses: la ocupación de los campesinos de los latifundios del Alentejo, nacionalización de la banca y gran parte de la industria, ocupación de fabricas por los trabajadores, en general una popularización de la economía, independencia colonial, autonomía nacional…
La sociedad portuguesa se organizó civilmente en barrios, fabricas, en el campo y supo reaccionar a los nuevos intentos fascistas por hundir la Revolución de los claveles.
Lo demás vino con el tiempo, los manejos de la socialdemocracia, los maniqueos democráticos occidentales…
España cerró sus fronteras, USA temió un nuevo Chile…, el mundo entero andaba luchando, como hoy, por la justicia, la igualdad, la libertad. Esa es nuestra herencia, que sigue viva hoy, podemos ser protagonistas directos de un mundo mejor.
Porque las REVOLUCIONES hay que celebrarlas, aunque la realidad de estos días intente aplastarnos.
“… o povo e quem mais ordena dentro de ti o ciudade”.

http://www.loquesomos.org/wp-content/uploads/2013/04/polis289.jpghttp://www.loquesomos.org/wp-content/uploads/2013/04/polis289-300x300.jpgJazzHistoria (s)Iñaki AlruiPortugal25 de abril,Claveles,Lisboa,Portugal,RevoluciónIñaki Alonso. LQSomos. Abril 2014 Era madrugada, un 25 de Abril de 1975, en radio Renascensa, sonaba una preciosa canción (que después correría el mundo entero) 'Grandola vila morena, terra da fraternidade...' en la voz del gran José Alfonso. Se iniciaba la Revolución de los claveles, no era un golpe...Cultura Libre, Comunicación Libre