30 de diciembre-2 de enero: correspondencia de cuarentena

Luz Modroño*- Enriqueta de la Cruz*. LQS. Enero 2021

Entrega 27 de este hilo de la correspondencia entre Luz y Enriqueta, un hilo epistolar rojo, republicano, que es de hablar claro. Volcando ahí de forma personal sus observaciones, inquietudes, deseos de colaborar con lo que saben hacer, aquí nos comparten este mundo epistolar creado entre ellas dos

VOZ DE ENRIQUETA
30 de diciembre

No te preocupes que yo no canto villancicos ni veo a Raphael, la tele casposa, ni tomo las uvas con la plasta de la Igartinosequé que sigue dándole a vips que nos importan nada; ni vi el discurso del que habita en Zarzuela a nuestra costa. No voy ya a exposiciones de Memoria Histórica en Madrid porque ni memoria ni nada, son un fiasco de manipulación todas. Y no quiero sofocarme porque a Azaña, con leer sus memorias no tiene que interpretarle nadie, ni su nieta que consiente que vaya allá el impúdico que habla de moral… ¡Ja! ¡Cuando salga la moral que tiene ése!

Madrid empieza a ser la capitalilla rancia, igual que la ciudad retratada en La pasión turca, donde moría lentamente la prota se pira… Es ya provinciana y casposa, facha a más no poder, clasista y venida a menos. Aunque adoro a muchos madrileños-as. Los del pueblo que no votan al PP ni son colaboracionistas con el statu quo, incluido el suicidio en Navidad por aquello de no ser menos. Que hay que ir a un macro concierto que financia a fachas, pues se va, ¿no? Que hay que andar de cuchipanda, pues se está ¿no? “Porque tú (por mí) es que vives en el campo y así cualquiera”… “Cacho perro, porque vino la crisis y me puse a hacer mi huerta como Rousseau, que entonces muchos, de los que ahora se encuentran desgraciadamente de frente la tragedia y la crisis por primera vez, vino a echarme una mano ¿no? y ni me preguntaron cómo podían ayudarme a remediar las cosas, tantos…. Y ni tienen en cuenta que en la misma tragedia vivimos ellos y yo, que esto no acaba”. ¡Cómo es la gente! Al que las va palmando, zas y luego, zas y zas. Porque ellos siempre son los más penosos, los más chulis; lo más de lo más. Yo voy a retirarme de la gente que no vale la pena, hasta que pueda conseguir medios para facilitarles escuela, corazón y quitarle Neflix a base de alternativas chulas, ¿no?

Este año lo voy a comenzar riendo, vaya. Me río de que Sánchez crea que porque ampara al rey, con esto van a seguir los dos compartiendo el buen vivir otros 40 años y éste reinando, Ja. Me río de que Iglesias sea comunista ni lo haya sido jamás. Y este jueguecito en plan Transi dos de poli bueno (la coalición) y poli malo (el caso de VOX y PP y Ciudadanos) lo van a seguir aguantando sus allegados y apesebrados, yo, no. Espero que el nuevo reparto del mundo y los viajes a la EEI, la estación espacial internacional, vaya, hagan que estos momios que son la impostura y la vergüenza caigan todos y de una vez, pacíficamente, por supuesto, y se desintegren en la galaxia. Reseteo, sí, reseteo. Buena guillotina están auto preparándose todos los actores de esta triste y deslucida Luces de Bohemia con tanta afrenta al sentido común.

Pido a la reina naturaleza (la única reina que hay), para el próximo año, más ciencia y transparencia. No sabía si llorar de emoción con las primeras vacunas servidas en la tele porque ya sabes que te dije que me molan las vacunas, que son progreso, pero si es verdad que han empezado a tomarnos como conejillos sin saber suficiente, es para machacar a tanto golfo. Yo quiero creer que hay algo de humanidad y si es cosa de los negacionistas eso de desanimar, pues se les desenmascare y penalice, pero con transparencia. ¡Que no la hay!
Y apoyo punto por punto todas tus misivas anteriores, guapa. Tienes muchísima razón. Ya sabes lo que paraliza y atonta la iglesia, lo bien armado que entre unos y otros lo tienen. Pero empieza la cuenta atrás de todos ellos. Quedémonos con que saldremos adelante y si nos quieren limitar hasta la limosna de la subida del salario mínimo, arrieritos somos…

Eso, sí, la eutanasia, el aborto y etc. Por fin y no solo para los ricachones, como pasaba hasta ahora cuando a alguna golfa la violaba el cura cuando no estaba enculando a su hijo y chitón, cuando ya se administraba en las casas o en los hospitales a la chita callando el morir digno, que ni a un perro se le niega. Pero, claro, si son los de la quema de la carne en las hogueras, como comentamos, si los jesuitas que aún mandan tanto aquí, tan revolucionarios luego en Latam…, eran los que mataban de hambre a los de La Bastilla y les dejaban comer o no según se plegaran. No sé si ya te lo conté… Les sustituyó el OPUS que es la bomba que refieres… Se van turnando y reinventando, cada uno con sus reglas y pendencias interfamilia, pero la misma peste, que deja tirado al débil y débiles a todos los que toca… Te contestan que peor están en África… Tienen respuestas para todo… Y no sé si leíste alguna vez una carta de respuesta a la apostasía. Amenaza y negación de que puedas divorciarte de un bautismo que ni siquiera elegiste. ¡Dan miedo! Y esto te lo digo yo que tengo grandes amigos católicos, más que apóstatas, que tengo muy buen recuerdo de hombres y mujeres de la iglesia sensacionales, de los mejores. Pero que fueron, lamentablemente, atrapados ahí, en esa macrofiesta que es una orgía a lo bestia de la del 666.

Termino: Me encanta cómo concretas y enseñas, cómo aterrizas los temas, me enorgullece ser tu amiga; eres estupenda persona, buena analista, un descubrimiento verdadero, y eso me anima también, que haya gente así tan tope.

Y por último, un deseo: Le pediría a mis amigos socialistas que aún militan y son demócratas que echen a los mamporreros de la corona, a los nuevos farsantes, tipos que nos saldrán otros Guerra o Felipe. Que barran la basurilla y se unan al proyecto de futuro.
Y de los sindicatos, que no te contesté, es que heredaron el vertical por eso agradecen tanto a Martín Villa, el amo de la calle con Fraga, que nunca lo dejaron, lo del enemigo interior, vaya. Y tanto el Psoe como UGT y CCOO se inflaron de infiltrados, polis, gentuza, fachas como Bono, Revilla y el amamantado por carniceritos del genocidio del 36, ese beltenebros llamado Barrionuevo. Tanto que contar que se ha contado tan mal por los alastristes que ya de niños eran el incordio basurilla de sus recreos de infantes… Y tantas marquesonas que dieron el pecho de mayores a los de las sotanas… Aparte de bizcocho con chocolate. Hay que leer a Pepe Rodríguez La pederastia en la iglesia católica, sus entrevistas a las barraganas en Las mentiras fundamentales de la iglesia católica.

VOZ DE LUZ
2 de enero

Pues si, Enriqueta, así es. Madrid, aunque difiero contigo en lo de que empieza porque creo que siempre lo fue, es cada vez más casposa, más cutre y provinciana. Hubo un tiempo donde parecía que despertaba y despegaba pero fue un espejismo. Ser la “capital” del país, al contrario de lo que ocurre en otras capitales europeas, la ha envilecido desde el final de la guerra. La sede de los personajillos que la habitan, intentando marcar la batuta del conservadurismo, la ha llevado a ser la capital de lo rancio, de la mirada siempre vuelta hacia atrás. Y, lo peor de todo, lo que la hace más insufrible, es que sea la propia ciudadanía quién si lo decida. No podemos sino mirar la responsabilidad de los que eligen. Y eligen zarzuela olvidando a Galdós.

Gente buena, consciente, que quiere algo más y no sé conforma aunque aguanta porque no queda otra y al monte no se van a tirar, claro que la hay. Pero ahí está la voz de las urnas, entre la indiferencia y la añoranza que sigue gritando que tiempos pasados fueron mejores -claro que lo fueron, pero para el disfrute de los privilegios que para algo padres y abuelos dispararon contra la legalidad asesinándola, gana la caspa. Y ni oferta cultural ni justicia social, ni educación ni espacio para el pensamiento hay en este Madrid que se ahoga entre virus y podredumbre urbana. Triste y decadente Madrid, con una decadencia sucia y torpe.

Acabamos el año casi como lo empezamos: con el miedo incrustado en la conciencia. Miedo al virus y miedo al cáncer en forma de militronchos amenazantes, con una monarquía que es difícil explicar cómo se sostiene y hace difícil contestar a cuanto durará. Porque de la corrupción que la caracteriza y de su hipocresía y mentiras que sostienen sin que se les mueva un músculo de la cara dura que tienen ya no hace falta hablar, que hablar de lo obvio es perder el tiempo.

Acabamos este maléfico 2020, que llevará para siempre grabado el haber sido el año de la muerte desconocida, de la constancia de lo que supone el abandono de la sanidad o, lo que es lo mismo, contemplarla cómo fuente de enriquecimiento. Del nefasto modelo de residencias para la gente mayor, tan macabro e injusto, del hambre en las calles y la gente sin casa, expulsada de un derecho reconocido como esencial sin solución ni alternativa, de los crímenes contra mujeres, cuarenta y tres van solo en este año recién terminado, de los expulsados de sus países que siguen muriendo en el mar convertido en tumba expiatoria del crimen que es luchar por vivir más dignamente o huir de bombas lanzadas por los países a los que vienen (no olvidemos las inversiones millonarias de España en armamento y venta de armas a países del guerra)… el año de la rata llamado así en el calendario chino.

Se fue 2020, si. Pero hierran quienes quieren verlo como un año excepcional cuando solo ha sido más de lo mismo. Y hierran los que confían en que el el 2021 se acabarán todos los problemas y brindan por un año feliz. Esta bien este intento de autoengaño colectivo por una noche. Pero que quede constancia de que es un autoengaño. Que, salvo por ese nuevo virus que debo paralizado y sorprendido al mundo, no fue sino una continuidad. En el 2020 continuaron las guerras y la violencia, la esclavitud, la violación de los derechos humanos, la muerte por inanición de miles de niños y niñas, por tuberculosis, por trabajo prohibido en la Declaración.
Continuaron los matrimonios forzados, la prostitución y los viernes de alquiler. Continuó el ataque despiadado a la naturaleza y al medio ambiente, las diferencias cada vez mayores entre ricos y pobres, la crisis energética, la desaparición de especies a manos de la humana. Continuidad es la palabra común del 20 y del 19 y, porque nada hace pensar que no sea así, lo será del 21.

No quiero que mis palabras suenen a derrota. No soy pesimista ni exagero en mis palabras. Pero solo nos sacará de esto la conciencia de que así no podemos seguir, debemos revelarnos, Enriqueta. Debemos gritar bien fuerte que esto debe pararse ya. Encontrar vacunas para el covid no ha costado demasiado, menos de un año. Pero parece bastante más difícil encontrar una vacuna para todo lo demás. Y, el caso, es que es una vacuna bien conocida, fácil de aplicar. Una vacuna única y barata, en manos de todos. Pero bien guardada en el último cajón del último armario. Es una vacuna de cuatro letras nada más: amor. Porque si amáramos la naturaleza, la vida, la justicia… estaríamos en el principio del fin. Pero, mientras tanto, mientras el desprecio, el egoísmo, la mentira, rija nuestras vidas estaremos ante La Continuidad. Y no habrá brindis alguno por fuerte que lo hagamos, capaz de terminar con este mundo tan despiadado, sucio, enfermo, que hemos creado y seguimos alimentando.

Salud, Enriqueta amiga. Te agradezco, cómo no puede ser de otra forma, las bellas palabras que me diriges. Cómo tú, intento que mi voz sea algo más que un grano de arena en el desierto, que sirva para gritar que no estamos solas, para tender una mano de esperanza que se una a otras manos hasta formar una cadena de unión cada día más extensa, con mayores y más fuertes eslabones, que corte el paso de una vez por todas a la serpiente maligna y venenosa que hace tantos años se instaló entre la vida y los seres humanos.
Por ello va mi brindis, Enriqueta. Mis sueños y mis deseos.

Ver las entregas anteriores, Correspondencia de Cuarentena, clic aquí

* Las autoras de la correspondencia:

Luz Madroño es profesora de Historia en Secundaria, es doctora en Psicología, psicóloga, por tanto, que también que en estos momentos echa una mano al que puede y necesita; es activista social, trabaja por los derechos humanos a pie de obra y recientemente ha llegado de Lesbos, en ese lugar donde los refugiados se debaten entre el vivir o vivir, porque hay que sobrevivir, porque llegaron de un infierno para meterse en otro, pero no se rinden. También Luz está vinculada a la UNESCO desde su presidencia del Centro en Madrid, donde organiza estupendas jornadas. Feminista, mujer de mundo, honesta… Y mucho más.

Enriqueta de la Cruz, es escritora y periodista. Cinco novelas publicadas enraizadas en Memoria Histórica, presente y nuestro futuro. La última: Despertando a Lenin, de reciente aparición y dos libros de conversaciones con el republicano y ex presidente del Ateneo Científico, Literario y Artístico de Madrid, César Navarro, psiquiatra, humanista, políglota y sobre todo, buena y culta persona. La última, Tiempos de plomo y ceniza, acaba de salir de imprenta. Colaboradora en LoQueSomos y otras Web alternativas, enormes grupos de gente imprescindible, a la que admiro por ser luchadora, comprometida.

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar