Crimen contra Vicente Cuervo Calvo*

Iñaki AlRui. LQSomos. Febrero de 2013

Es domingo 10 de febrero de 1980. El organizado fascismo español ha convocado un acto en el corazón de Vallecas…

Vallecas,se caracteriza por su rechazo al fascismo, por su histórica lucha contra el franquismo. Es un barrio obrero y solidario, con una tela de araña de asociaciones juveniles, organizaciones vecinales, sindicales, políticas, etc.

Sitúate en 1980, seguimos en la «Transición», los fascistas campan a sus anchas (todavía esta presente en el recuerdo de tod@s el brutal asesinato de Yolanda Gonzaléz), los cuerpos represivos impiden cualquier acto de protesta y los políticos parlamentarios lo pactan todo, hasta la dignidad. A pesar de eso hay movimiento en la calle, en las fábricas… Muchos ciudadanos esperan, quieren otra alternativa a lo que nos están «vendiendo” políticamente. 1980 es un año que comienza marcado por la violencia y el crimen fascista; tan solo hace un mes ha sido secuestrada y asesinada Yolanda, una estudiante del barrio.

Días antes del 10 de febrero, se comenta por el barrio la organización de un acto del sindicato afín a Fuerza Nueva (FNT). La indignación nos llega a tod@s. El barrio se moviliza y organiza. Se montan reuniones y asambleas en las que se decide protestar por este acto de los asesinos y represores fascistas. El Ministerio del Interior ignora las protestas (algo normal; para ellos son sus cachorros).

Ese 10 de febrero, desde primeras horas de la mañana, hay multitudes de vecinos que protestan por las calles, salen de todas las zonas del barrio y acuden desde otros puntos de Madrid. El ¡No pasarán! se siente en la calle. El pueblo esta harto de asesinatos, palizas y atentados de los herederos de Franco. Han sido muchos años de lucha y hay que decir que NO. Los alrededores de la plaza del Cine París se llenan de vecinos; por otro lado, en grupos organizados y protegidos por las FOP (antidisturbios), llegan los fascistas. El pueblo los abuchea; ellos, seguros de su protección armada, cantan sus himnos, insultan y provocan. Grupos de fascistas suben por la Avda. de San Diego, agrediendo a todo el que encuentran a su paso; otros llegan en taxis, en coches particulares… La policía carga contra los vecinos, contra el pueblo, mientras los fascistas, TODOS DE FUERA DE ESTE BARRIO, cantan, insultan y colaboran con los cuerpos represivos. La situación es tensa, hay mucha gente, hay mucha rabia. La policía se ensaña, como es costumbre de la época. La ventaja para nosotros es que, según carga la policía, los vecinos que están en sus casas nos abren la puerta, nos dan cobijo.

Según pasan las cargas policiales, volvemos a la calle. Vallecas está tomada, y es casi imposible permanecer en las cercanías de la plaza del Cine París.

Protegidos por los antidisturbios, empiezan a abandonar la zona todos los fascistas, en flotas de taxis que se encargan de proteger, e incluso les abren la puerta, los mismos policías. Por fin se van. Sentimos buen sabor de boca, pues, a pesar de la provocación, se les ha expulsado del barrio. Nuestro ¡No pasaran! ha tenido efecto.

Ya es mediodía y, de repente, corre la voz, como un reguero de pólvora, de que ha sido asesinado Vicente Cuervo Calvo, de 21 años. Y, como siempre, entre el ruido de los botes de humo, las balas de goma y las de metal, no sabes lo que disparan, pero si sabes quién dispara. Ha sido un fascista bien vestido, de 50 años, con pelo corto. Ha disparado varios tiros, con frialdad, apuntando. Un crimen más que se podía haber evitado suspendiendo el acto de provocación. Vicente es trasladado a la antigua Casa de Socorro del Bulevar; de allí le llevan al hospital, donde comprueban que la bala le ha barrido por dentro.

Detuvieron a los fascistas Félix del Yelmo e Ignacio Ortega, que tenían una pistola (había sido disparada) y armas «varias» que acostumbraban a usar. Quedan en libertad. No se procesa a nadie. La protección al crimen organizado del fascismo funciona así de bien.

La «Transición» y la democracia siguen su camino, pero no Vicente, que buscando la libertad de manifestarse, dio su última carrera huyendo de la violencia fascista y policial. Vicente Cuervo, no te olvidamos, compañero del alma, compañero…

¡La “modélica Transición” está llena de sangre!

* Texto escrito en 2005. La memoria sigue viva; ni olvido, ni perdón.

Nota:
El llamado periódico “progre” de la época dio una información totalmente manipulada de los sucesos: “Vicente Cuervo, de veintidós años, asesinado el pasado domingo en Vallecas”. En la noticia se decia que un “testigo” acusaba  a Vicente de agredir con una navaja. Días después, el mismo diario “progre” publicaba una nota de réplica en Cartas al director: «En recuerdo de Vicente Cuervo”

Imagen: Manifestación de Fuerza Nueva. 1980. Del fotógrafo Enrique Cano

Un comentario sobre “Crimen contra Vicente Cuervo Calvo*

Deja un comentario