45 años: “Hotel California”

Por Mariano Muniesa*. LQSomos.

El multimillonario éxito tanto a nivel de single como de Lp de “Hotel California”, que se calcula actualmente en 42 millones de copias vendidas en todo el mundo, significó paradójicamente el final de los Eagles como grupo…

¿Tiene habitación reservada?

La noticia se hizo pública a finales del pasado mes de noviembre: Con motivo de la celebración del 45 aniversario de la edición del más multimillonario de los álbumes nunca editado por los Eagles, “Hotel California”, efeméride que todo el mundo del rock conmemoró el pasado 8 de diciembre, The Eagles volverán a la carretera en un tour especial por Estados Unidos que comenzarán el 19 de febrero en Savannah, Georgia, y concluirá el 19 de mayo en Austin.

Las entradas para el público en general se pusieron a la venta el pasado 3 de diciembre y ya se habla, aunque con bastante más prudencia de lo habitual debido a la desfavorable evolución de la pandemia, de un posible tramo europeo de esta gira en septiembre de este próximo año. El mayor aliciente de este tour es que el set-list incluirá todos los temas del primero al último del celebérrimo disco, tocados en el mismo orden en el que aparecen en el álbum en la primera parte del show acompañados por una orquesta y un coro, mientras que en la segunda parte la banda ofrecerá un set basado en grandes éxitos de otras épocas de su carrera.

“Hotel California” es una de las canciones más reproducidas de la historia de la radio musical no solamente en Estados Unidos, sino probablemente en todo el planeta. Es de esos standards de rock clásico como pueden ser “Stairway To Heaven” de Led Zeppelin, “More Than A Feeling” de Boston o “Highway To Hell” de AC/DC que es posible que incluso muchos de ustedes ya estén hartos de escuchar. Y como tal canción, es de esos temas que atesora una controvertida historia, llena de leyendas urbanas, rumores escabrosos y oscuros, misterios propios de Iker Jiménez y comentarios de cierta prensa oportunista y practicante entusiasta del “corta y pega” que por los que hoy inevitablemente vamos a pasar por encima, pero sin recrearnos en la morbosidad gratuita.

Fundamentalmente además porque “Hotel California” no fue solamente la canción que le dio título. Fue un disco cuyo contenido general tenía un nivel medio de calidad muy alto y canciones realmente hermosas, que en muchos casos quedaron eclipsadas por el avasallador éxito del hit-single. El propio grupo se muestra de acuerdo con esta aseveración: El álbum, que también contenía los sencillos “New Kid In Town” y “Life In The Fast Lane”, “Fue el mejor trabajo que hicimos juntos”, dijo Glenn Frey en 1992. “En 1976 ya teníamos varios buenos álbumes detrás y estábamos rebosantes de confianza. No teníamos miedo de dar un paso al frente y correr riesgos. Y teníamos un par de guitarristas muy, muy prolíficos, Joe Walsh y Don Felder, ¿te parece poco?”, concluyó.

En este sentido, coincide en esta misma apreciación el que fuera productor de este álbum, Bill Symczyk, quien declaró en su día a Rolling Stone: “Glenn Frey siempre fue para mí el líder de los Eagles. Y fue quien en el estudio, tras la segunda toma que hicimos sobre la idea que trajo Don Felder de ‘Hotel California’, me sugirió que bajásemos el ritmo de la canción hasta convertirlo en una balada. Cuando lo grabamos por tercera vez, ahí tocamos la tecla que convirtió a ‘Hotel California’ en ese bombazo”.

En cuanto a las numerosas interpretaciones que existen sobre la verdadera historia que existe sobre “Hotel California” y sin ánimo alguno de entrar en el amarillismo, vamos a tratar de remitirnos a los hechos explicados por la propia banda. Pese a que Don Henley y Glenn Frey, autores de la letra de la pieza ya dieron su versión del verdadero significado de “Hotel California”, tratando de hacer una suerte de alegoría críptica del fin del sueño americano, devorado por la sociedad de consumo, poniendo como ejemplo la ciudad de Los Ángeles y Hollywood en particular, se le buscaron toda clase de supuestas conexiones ocultas con la Iglesia de Satán de Anton Szandor LaVey basándose en una peculiar interpretación de la portada del disco y en una esquizofrénica interpretación de su letra, referencias al consumo de heroína y hasta hubo quien quiso ver en ella una apología del canibalismo.

Ante todas estas paranoias, Glenn Frey y Don Henley se vieron obligados de nuevo a tratar de aclarar las cosas. “Queríamos escribir una canción que fuera como un episodio de ‘La dimensión desconocida’. Todas nuestras canciones eran muy cinematográficas, pero a medida que la íbamos haciendo, ‘Hotel California’ cada vez adquiría más esa dimensión. Aunque en realidad, la toma en una película hubiera sido muy simple: Una foto de un tipo en la carretera, una foto del hotel, el tipo entra, la puerta se abre, gente extraña… cogemos a este tipo y lo convertimos en un personaje de ‘The Magus’, donde cada vez que entra por una puerta, hay una nueva versión de la realidad. Decidimos crear algo extraño, solo para ver si podíamos hacerlo. Y luego se teorizó mucho sobre ello, mucho más de lo que probablemente existe. Creo que logramos una ambigüedad perfecta”.

Pero la controversia con respecto a “Hotel California” no se extendió solo al supuestamente críptico significado de su letra: Ian Anderson de Jethro Tull nunca ha dejado de defender que esta celebérrima canción es un plagio encubierto de “We Used To Know”, una canción de su grupo incluida en su álbum de 1969 “Stand Up”, argumento que cuando se escuchan y comparan las dos canciones, no deja de tener sentido, aunque tampoco ningún tribunal ha dictado sentencia sobre este tema a instancia de parte.

Paradojas de esa cruel y caprichosa historia del rock´n´roll que se asoma a estas páginas cada semana: El multimillonario éxito tanto a nivel de single como de Lp de “Hotel California”, que se calcula actualmente en 42 millones de copias vendidas en todo el mundo, significó paradójicamente el final de los Eagles como grupo. Obsesionados y bloqueados creativamente con no bajar el listón de “Hotel California”, la presión y la necesidad de fabricar nuevos hit singles mató el sincero estímulo de crear y de componer simplemente buenas canciones. Ello les llevó a tardar tres años en sacar su siguiente disco, “The Long Run”, que terminaría por convertirse en su testamento sonoro.

“Simplemente, dejó de ser divertido”, dijo Glenn Frey tras la separación del grupo en 1980. “Ya no confiamos cada uno en los instintos del otro, por lo que hubo un desacuerdo considerable. Nada de lo que hacíamos nos convencía, estábamos secos en lo que a creatividad se refiere. Además, tanto Henley como yo habíamos entrado en el mundo de las drogas, lo que no ayudó en nada a recomponer la situación. Ir al estudio se convirtió en lo mismo que ir al colegio cuando eras niño, y cuando eso sucede, el final en un grupo, por mucho dinero que haya detrás, ya es solo cuestión de tiempo”.

En cualquier caso, la calidad, la genialidad y la inspiración de un clásico como “Hotel California” nunca desaparece. Hagan la prueba de volver a escucharlo y seguro que me darán la razón.

Más artículos del autor

Síguenos en redes sociales… Diaspora: lqsomos@wk3.org Facebook: LoQueSomos Twitter: @LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar