5-O: Todas con el CSO La Casika

Agencia Mp3. LQSomos.

La presión y acoso contra la autogestión en la Comunidad madrileña parece no tener fin. Esta claro que a las administraciones les importuna ver como vecinas y vecinos se pueden organizar al margen de las instituciones, y además hacerlo sobradamente bien. La autogestión pone en tela de juicio al sistema, y el sistema busca destruir la autogestión. Siguen los ataques contra el Centro Social Okupado La Casika de Móstoles…

Comunicado del CSO La Casika:

Hace 23 años que se okupó la Casika, nunca hubiéramos pensado que este centro social autogestionado iba a resistir tanto tiempo, sin embargo aguantamos con el esfuerzo que supone. Algo que no nos sorprende es que una okupa tenga abiertos procesos judiciales, nosotrxs gracias a vuestro apoyo y al trabajo comunitario hemos podido sobrevivir a tres juicios.

Al final de la década de los 90, jóvenes del barrio deciden okupar un caserón abandonado para darle una vida social y autogestionada. Sin embargo, la especulación en las posteriores décadas, ha ayudado a que el centro social sea un sitio con un gran interés económico para aquellos que quieren enriquecerse a costa de mercantilizar las viviendas y la vida del casco antiguo. Ya que esto no afecta solo al espacio, sino a todo su alrededor. Estos intereses económicos son una de las motivaciones principales de los procesos judiciales contra los que luchamos.

Como un cuento que no acaba la Casika vuelve a pasar por otra amenaza de desalojo y sinceramente no podemos pronosticar qué pasará con el espacio. Esta presión judicial y la actual represión a la que nos hemos enfrentado, más todo el apoyo mutuo que nos habéis hecho llegar, nos ha motivado a reactivar el espacio. Somos así, nos gustan los retos y trabajamos mejor cuando las cosas están revueltas.

Es una crudeza desalojar un espacio que ha estado compartiendo tantas luchas sociales y desigualdades estructurales con tantos colectivos, cada uno enfocado a sus necesidades específicas, dando un significado al movimiento social y sus demandas.

Más allá de los estereotipos que se nos atribuyen a lxs okupas como personas oscuras, malvadas, violentxs, drogadictxs, vagxs y maleanteantes, nosotrxs pensamos que somos personas con una sensibilidad especial hacia la cuestión social y las desigualdades que nos rodean.

Cuidar el espacio es defenderlo.

Destruir la concepción capitalista de las relaciones sociales es una idea radical necesaria para construir un espacio ajeno al beneficio económico. Los cuidados son revolucionarios. Las relaciones sociales van más allá del consumo capitalista y nosotrxs confiamos en la autogestión, respeto, diversidad y apoyo mutuo. Cuidar el espacio es un acto político.

Si la Casika es lo que es, es gracias a todas las personas que han participado en el espacio ya sea reparando, limpiando, construyendo…. como las que han organizado sus eventos para mantenerlo vivo y seguir creando ese espacio de reunión social que todas deseamos.

Este próximo Martes día 5 de Octubre tenemos el juicio contra la Casika (anteriormente fue aplazado), un juicio muy importante para nosotras que marcará nuestro futuro más inmediato. Por ello, hemos convocado una concentración en apoyo al espacio y los encausados. Estos llevan soportando durante muchos años la acusación y el peso judicial del espacio injustamente, pues en el sistema en el que vivimos no se concibe nuestra forma de autogobierno, cooperación y apoyo mutuo, y necesitan de individualidades a las que poder acusar.

Todos estos años de apoyo mutuo y solidaridad, han generado innumerables lazos con muchas de vosotras. No podemos estar más agradecidas. Gracias, gracias y gracias a todas por todo.

#SaludYRebeldía #OrganizaTuRabia #23AñosDeAutogestión

Centro Social Okupado La Casika

Síguenos en redes sociales… Facebook: LoQueSomos Twitter: @LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Un comentario en «5-O: Todas con el CSO La Casika»

  • el 4 octubre, 2021 a las 17:53
    Enlace permanente

    FUERA DEL TINTERO.
    Se afana el sistema en destruir todo lo que no salga de él, destruir todo aquello que tenga vida e inteligencia propia e independiente, y de él solo salen remakes.
    A mediados de la década de los 80 del siglo pasado, saltó la falta de locales culturales para la juventud. La juventud organizada por su cuenta, en 1986 hizo una investigación y había 500.000 viviendas y locales vacíos en Madrid.
    En plena ola de entretenimiento frenético, creatividad pop superlativa con la movida madrileña, el rock en su máximo esplendor. Dinero de Europa para compensar el paro de la reconversión. Llegan los Okupas. Y los punkis.
    Jóvenes que no dejan que se les diga lo que tienen que hacer, y están dispuesto a llevar a efecto lo que quieren pese a todo lo que entraña.
    Como no podía ser de otra manera, todas las tendencias culturales que se salían del tintero oficial, se veían en los centros sociales okupados donde no se fiscalizaba lo que se decía o se escribía, nacerían en su entorno nuevas tendencias musicales y demás artes que van a ser vanguardistas. Hoy lo son.
    Al sistema parece interesarle que los jóvenes estén por los bancos del barrio aburridos, pensando en la decadente sociedad corrompida que no les da la salida prometida, margullando en la cabeza como el estado previo a un volcán en mostrarse, para que termine por pura inercia competitiva, peleándose contra los del banco de al lado por quien aburre más.
    Las okupaciones crecerían por doquier que fueras, y el punk se pondría de moda en Galerías Preciados, (hoy fnac).
    23 años manteniendo el Centro Social auto gestionado “La Casika”, se merece un reconocimiento de una labor cultural muy importante, no sé yo si esos certificados puede darlos el sistema, tal vez sea su forma bruta de emitirlos, el cargar contra los no domesticados.

    Respuesta

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar