Abierta la veda de caza contra Unidas-Podemos

Joan Martí*. LQS. Junio 2019

Espinar expone una maraña de problemas, aunque ninguna solución concreta. Se inspira en líneas discutibles: en una hagiografía del sanchismo triunfante, una curiosa prevención ante el soberanismo catalán (pese a ser el movimiento más fresco y popular)

Por tierra mar y aire contra…

Sucumbirá la militancia y «simpatizancia» (entre la que me encuentro) de esta izquierda alternativa, supuestamente más informada y crítica, al embate interno y externo contra la izquierda real de este país surgida del 15M, cantado ahora con distinta letra pero con la misma música de siempre.

En la Razón, Errejón anuncia la creación de su nuevo partido en España, y simultáneamente Ramón Espinar pone un post en el Eldiario.es describiendo los problemas de Podemos y reclamando un nuevo Vistalegre.

Conviene centrarse en este post de Ramón Espinar: interesante pero nebuloso y etéreo, y ya sabemos que el resultado negativo del experimento de Michelson-Morley demostró que el éter no existe en los términos en que se concebía. El post resulta ayuno de consideración sociológica sobre el impacto en la política, en el cuerpo electoral y en la praxis de los partidos, de la sociedad digital, el algoritmo, la robótica, la learning machine y la Artificial Intelligence que ya están determinando el presente de situaciones y posiciones del individuo, como tal y como grupo social. ¿Queda clase obrera? ¿Desaparece la clase media? a qué modelo nos dirigimos en una sociedad globalizada gobernada por las transnacionales tecnológicas (Facebook, Amazón, Microsoft, Google, Apple, Bancos y Corporaciones diversas) que atraviesan las fronteras, emplean a los políticos y gobiernos y determinan nuestros hábitos de consumo y de rol social frente al sistema.

¿Cómo funciona una sociedad que en unos años estará robotizada y con un 60% o más de paro? ¿Qué propuestas hay parra conservar la pervivencia de la vida en la tierra, amenazada ya a 100 años vista? ¿Por qué y cómo vota la gente? ¿Cómo se forma la opinión? ¿Hasta dónde alcanza el poder mediático que se interpone y prostituye la relación entre el representado y el representante político? ¿Por qué Podemos ha perdido la iniciativa en el relato?

Ramón Espinar expone una maraña de problemas, aunque ninguna solución concreta. Se inspira en líneas discutibles: en una hagiografía del sanchismo triunfante, una curiosa prevención ante el soberanismo catalán (pese a ser el movimiento más fresco y popular producido en España junto con el 15M desde la Transición) y una inquietante referencia a «Recuperar el rumbo y a los compañeros…» Se refiere a los miles de simpatizantes y votantes de a pie que han perdido la ilusión, o a Errejón, Bescansa, Carmena y todos esos que, en clave de tránsfuga en tránsito a la recreación de su ego y al servicio de su proyecto personal, están coadyuvando a la demolición del proyecto de Unidas Podemos, que era ni más ni menos que el del 15 M.
Esa aclaración sería oportuna, Ramón, ya que su «recuperación» desguazaría Podemos y la novedosa solución a la tensión dialéctica representados/representantes que incorporó la eclosión del 15 M, vista la práctica cesarista de estas personas en los últimos años.

Más artículos del autor
* LQSomos en Red

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario