Acabando diciembre

econo23El Financiero de El Garaje. LQSomos. Diciembre 2015

Otra vez el protagonismo ha sido para los bancos centrales. Primero el día 3, Draghi, presidente del Banco Central Europeo, decepcionó a los mercados. Y eso que aumentó las compras de bonos en 600 mil millones de euros, prolongándolas hasta marzo de 2017. Para entonces habrán llegado a 1,5 billones. Más deuda. Pero es que los mercados querían aún más. Por eso las bolsas bajaron.

El miércoles 16, la Reserva Federal USA (Fed) aumentó, tal y como estaba previsto, los tipos de interés de 0,25% a 0,50%.

La Fed ha acabado por subirlos, pero sus dudas, añadidas al aire de fracaso del BCE -Eurolandia no crece-, dejan una sensación de pérdida de credibilidad y de control por parte de los bancos centrales. Y eso es importante, porque ese poder ha sido el paradigma de estos últimos años. Su disminución anuncia turbulencias.

La primera subida en nueve años se produce, nos dicen, porque supuestamente los USA ya crecen. Pero no es cierto. Lo que pasa es que la Fed tiene miedo a la burbuja que ella misma ha creado.

La realidad es que lo único que crece allí es la deuda. La estatal ha pasado de 10.6 billones de dólares a 18,8 billones durante el mandato de Obama. Los USA se endeudan al ritmo de 100 millones de dólares al día. Bonito legado para las generaciones futuras.

Esos son los Estados Unidos y su “política de crecimiento” que Pedro Sánchez puso de ejemplo en su debate electoral, en el que, además, nos habló de un Obama “progresista”.

Aquí, el Estado sigue haciendo aguas por todos lados. Todos dicen querer reformarlo, pero nadie ha dicho lo esencial: que, con una deuda/PIB superior al 100%, un déficit de más del 5%, 17 autonomías, más de 8.000 ayuntamientos y más de tres millones de funcionarios, este Estado es financieramente insostenible.

Ante el agotamiento del “modelo”, lo veníamos diciendo, había que, por lo menos, desmontar al PP.

Comparen los resultados electorales con lo que decíamos en junio pasado. La realidad es que, tal y como se señalaba, sólo dos opciones han sido potenciadas. O la coalición PP-PSOE (a la espera de poder realizarla con Ciudadanos) o alternancia, es decir gobierno PSOE con apoyos exteriores.

En esas estamos.

Se acaba diciembre y se acaba un año que, en realidad comenzó con el ataque a Charlie Hebdo, y había ya terminado en noviembre, también en París, con nuevos y terribles ataques en el marco de un nuevo reparto de Oriente Medio.

Un año en el que ha quedado claro, por si alguien tenía alguna duda, que denunciar ya no sirve para nada. Denunciar tenía sentido cuando el poder intentaba engañar. Ya ni se molestan en disimular. Ahora se ríen abiertamente. No se puede denunciar lo evidente. Se derriban aviones, se financia al terrorismo que se dice combatir, a la vez que se les compra abiertamente petróleo.

Se utiliza (se provoca, más bien) la desgracia de los refugiados sirios para intentar derrocar a Assad. Se busca la guerra también abiertamente. Todo el mundo sabe a estas alturas que la carrera de la deuda acabará en colapso financiero. Se prima sin disimulo la corrupción.

Se presume de poder seguir financiando a bajos tipos de interés -con más deuda- un estado cada día más sobredimensionado. Nos endeudamos para poder pagar los intereses de la deuda, y a todo el mundo le parece bien. Y si surge alguna duda, entonces, desde todos lados (“derechas” e “izquierdas”) se sale a la palestra para pedir más dinero, más financiación, más deuda, más Estado. Eso sí, siempre “en defensa de nuestros derechos”.

La realidad, sin tapujos, ha sobrepasado en este 2015 lleno de cisnes negros, cualquier anticipación que, hace un par de años, hubiese sido tachada de “conspiranoica”. La realidad ha sobrepasado una vez más la ficción.

Más artículos del autor

4 comentarios en “Acabando diciembre

  • el 8 enero, 2016 a las 11:51
    Permalink

    Como siempre los articulos de El Financiero… van al grano y no se despistan en disquisiciones irrelevantes.
    Parece que el Estado Español como otros muchos es financieramente insostenible.
    Alguien debería ponerle el cascabel al gato. Mientras tanto el Estado no debería financiar las empresas privadas, ni sostener gastos superfluos como la Familia Real, el Ejercito, varios estamentos policiales en cada municipio,….
    Lo que no es de recibo es que se suban los impuestos a los ciudadanos como ya están haciendo muchos de los que abanderan alternativas de izquierda.

    Respuesta
  • el 8 enero, 2016 a las 09:30
    Permalink

    Acabando diciembre y ¡comenzando enero! Empezando con lo de China, lo que esta pasando ¿es causa del mecanismo de suspensión automático de las operaciones? o realmente es lo que dice George Soros: a las puertas de una crisis como la de 2008… Ahí lo dejo

    Respuesta
  • el 29 diciembre, 2015 a las 21:33
    Permalink

    Bien, coincido con este artículo, pero la pregunta sigue siendo ¿qué hacer? Nos callamos, no protestamos, admitimos el fraude, la corrupción…

    Respuesta
    • el 30 diciembre, 2015 a las 08:37
      Permalink

      Me parece interesante la reflexión, después de la lectura da la impresión de que todo esta programado y definido ¿no podemos cambiar nada? ¿no hay alternativas? Creo importante construir ideas, ideas que cambien, transformen, mejoren. Saludos

      Respuesta

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar