Algunas reflexiones sobre la deuda Griega

econo109El Financiero de El Garaje. LQSomos. Febrero 2015

Vaya por delante que algunas de las opiniones aquí expresadas se han cumplido (1).

Primero. La victoria de Syriza no ha provocado por ahora ningún miedo en los mercados. En el momento que escribimos esta nota, el índice de la bolsa alemana, el Dax, se encuentra en su máximo histórico a casi 11.000 puntos; el Eurostock (50 principales empresas europeas) está en su máximo de varios años; hasta el pobre Ibex rebota y aguanta por encima de los 10.000 puntos.

Segundo. Se está negociando. ¿Qué se negocia? Pues –en principio– lo que se vaya a hacer con los 314 mil millones de euros de deuda soberana griega (a comparar con un PIB de 180 mil millones). ¿Se prolongará el periodo de pago?, ¿se emitirán bonos (en un esfuerzo de “economía creativa”) ligados al crecimiento?

Bien. Ahora conviene recordar algunos elementos.

La deuda griega es impagable. Eso todo el mundo lo sabe. De hecho ya casi no hay acreedores privados (después de quitas del 70%). Aquí lo ven. Son datos del Deutsche Bank.deuda-griega-graáfico-loquesomos

Esto quiere decir que los “Oficiales extranjeros” (gobiernos europeos y Banco Central Europeo) poseen un 80% de la deuda griega. ¿Los principales? Alemania (66 mil millones), Francia (50 mil millones), Italia (43 mil millones) y España (29 mil millones).

No olviden además que, realmente, desde un punto de vista económico, a nadie (en los mercados) le importa lo que pueda pasar en Grecia.

Estos tres elementos (deuda impagable, gobiernos acreedores y poco peso de la economía griega) hacen que la negociación sea aún más política (geopolítica) que nunca y que se puedan promover todo tipo de experimentos. Y esto naturalmente hace que el resultado sea impredecible.

¿Querrán las élites europeas dar continuidad al corralito chipriota de hace casi dos años?, ¿se sentará un nuevo precedente haciendo pagar a los ahorradores la quiebra de los bancos?, ¿se querrá dar un escarmiento o quizás un aviso? ¿Estarán alguno de los jugadores –Alemania, por ejemplo– apostados para, aprovechando una crisis griega, reestructurar el euro? Veremos.

Lo que en mi opinión se debe evitar es sacar conclusiones políticas extrapolándolas al Reino de España. Lo que se está produciendo no es una negociación entre un gobierno “democrático, salido de las urnas” y unos “perversos acreedores”. En realidad, el gobierno griego no tiene margen de maniobra porque el país está en quiebra. No se le dejó quebrar en 2010 porque no interesaba. Por eso se inyectaron 215 mil millones de euros. ¿Interesará ahora? ¿o más bien se seguirá jugando a prorrogar las cosas?

Lo que vaya a pasar se va decidir en un marco más global. El de ir dando pasos y/o sentando precedentes en el proceso de una quita o quiebra o default o reestructuración o, llámenlo como quieran, de una deuda global de la que la parte griega es poco más que una insignificancia.

Notas:
1.- Artículos de Fast (good) food
Grecia-LQSomos

Más artículos del autor

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar