Allí donde no llegan las nieblas

Carlos Olalla*. LQS. Marzo 2020

Solo somos lo que nos hemos atrevido a vivir allí donde no llegan las nieblas…

Hay lugares que nos invitan a soñar e instantes que son más intensos que el más intenso de los sueños. Son los lugares y los instantes que, desde el momento en el que los vivimos, sabemos que nos acompañarán ya siempre. Y no nos fallan. Nunca lo hacen. Están con nosotros, nos cobijan, no nos abandonan, nos recuerdan que valió la pena, que solo por eso merecía la pena todo lo demás. Y desde entonces sabemos que cuando llegue el día para el que no hay equipaje, esos lugares y esos instantes estarán a nuestro lado y nos harán sonreír.

Todos tenemos nuestros propios instantes y lugares. Unos los compartimos con la persona a la que amábamos, otros los disfrutamos en soledad; en unos será la suave canción del mar la que nos acompañe, en otros el profundo silencio de la montaña. Poco importa que esa montaña se llame Turó del home o Dharamsala; nada que ese instante sea hoy o hace un millón de años. Lo importante, lo único que verdaderamente importa, es lo que esa vivencia irrepetible nos hace sentir cuando la vivimos, la semilla de eternidad que planta en nuestro interior y cuyo único fruto somos nosotros. Solo somos lo que nos hemos atrevido a vivir allí donde no llegan las nieblas.


Otras notas del autor
* LQSomos en Red

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar