Ambiente familiar (mínimo 2 noches)

Aitana Galán*. LQS. Junio 2020

«…ni el pasado ha muerto,
ni está el mañana -ni el ayer- escrito»
Antonio Machado

Algunas notas sobre Ambiente familiar (mínimo 2 noches), de A. Galán y J. Gómez Gutiérrez, extraídas del prólogo a la obra editada por la ADE

Debido al estado de alarma ocasionado por la crisis sanitaria del Covid-19, el estreno de Ambiente familiar (mínimo 2 noches) programado el 21 de mayo en la sala Margarita Xirgu del Teatro Español de Madrid ha sido pospuesto para más adelante…

Tampoco iniciamos la fase de ensayos, ya que el decreto de confinamiento de la población se produjo unos veinte días antes del comienzo de los mismos. El proceso de trabajo quedó, al igual que nosotros, suspendido ‘en el cajón’ hasta nueva orden, y, a fecha de hoy, como todos saben, los teatros y espacios culturales y de eventos/encuentros públicos se mantienen cerrados.

No puedo, por tanto, compartir todavía unas notas de dirección pero sí algunos extractos del prólogo que escribimos Jesús Gómez Gutiérrez y yo para la edición de la obra publicada por la ADE el año pasado.

En él nos referíamos al proceso creativo y a las «periferias» del texto y, muy especialmente, a las sesiones de trabajo realizadas con grupos de actrices y actores y a los encuentros con diversas plataformas civiles. Las sesiones tuvieron lugar en la sede de la Plataforma Contra la Impunidad de los Crímenes del Franquismo, un «espacio cargado de significados y no sólo metafóricos».

… «De allí parten desde hace años los republicanos que se manifiestan todos los jueves en la Puerta del Sol al grito de “Verdad, justicia y reparación”»

… «Sus paredes están llenas de carteles, pancartas, banderas tricolores y fotografías de desaparecidos, combinando los lemas de las manifestaciones recientes (STOP desahucios, Coca Cola en lucha, etc.) con retratos de personajes como Federico García Lorca y Pablo Picasso. Es un espacio digna y agradeciblemente ‘manchado’, muy distinto de la mayoría de los locales al uso: asépticos, limpios y sometidos a la moda que marque la arquitectura y el diseño institucional, siempre oscilante entre lo solemne y lo infantil.»

…«Contextualizar de esta manera tenía ventajas indiscutibles , por ejemplo, liberar el término ‘memoria’ de su asociación con un pasado muerto y enterrado »

… «En una de las sesiones, alguien preguntó por la obra que estábamos escribiendo y, cuando les explicamos que uno de los personajes era una afectada «por la colza», no nos extrañó que muchas de las actrices jóvenes ni siquiera hubiera oído hablar del caso de envenenamiento masivo que afectó a miles de personas en la España de la década de 1980. A pesar del escaso tiempo transcurrido (apenas cuarenta años) y de tratarse quizá del mayor y más grave delito contra la salud pública de la historia reciente de nuestro país, el desconocimiento era la norma. Hubo quien dijo que «le sonaba de algo», aunque no sabía «de qué» y, al enterarse de que todavía hay afectados, otros se mostraron sorprendidos de que «siguieran pasando» ese tipo de cosas.»

Hoy, el pasado 27 de mayo se iniciarón los diez días de luto oficial por las víctimas del covid-19, no está de más recordar que nunca se celebró ningún luto oficial por las víctimas “de la colza” y que, lejos de poder considerarse un caso médico cerrado aún hay miles de víctimas afectadas y se desconocen los efectos que podría tener en los descendientes la herencia genética de la enfermedad.

… «Ese olvido social y político, del que también saben mucho las víctimas del franquismo, es la realidad a la que se enfrentan día a día las integrantes de la Plataforma de Afectados por Síndrome Aceite Tóxico ‘Seguimos Viviendo’, que insisten en reclamar al Estado no sólo el reconocimiento institucional que se les ha negado siempre como víctimas (ningún jefe de Estado ni presidente del Gobierno se ha dignado a recibirlas en treinta y ocho años) sino también algo tan básico como un centro específico de referencia médica que aglutine todos los casos y continúe con la investigación científica que se paralizó en el año 2009.»

… «Aunque el SAT no era un eje central de nuestra obra, nos interesaba que los personajes tuvieran pasados conectados con la realidad histórica del país: que Inés sea víctima del síndrome contextualiza el carácter español de “Ambiente familiar” de una forma particularmente específica, porque es una enfermedad única en el mundo, que sólo se ha dado aquí. […]

La necesidad de documentarnos y cotejar nuestro material, nos llevó a ponernos en contacto con la Plataforma y a reunirnos en varias ocasiones con Carmen Cortés (su portavoz), Mercedes García, Susana y otras compañeras, a las que agradeceremos siempre la calidez de su trato y la generosidad de compartir su experiencia vital con nosotros.

Aunque quisiéramos, no podríamos resumir en unas pocas líneas la ingente información que recibimos, porque detrás de cada caso, de cada enfermo y de cada familia se desplegaban cientos de dramas personales y sociales. Dolores, temores, vergüenzas, rechazos, culpas, muertes, abuso institucional, injusticias y todo ello, en barrios de trabajadores, con personas que en algunos casos, y para empeorar la situación, se vieron excluidas doblemente por la exclusión cultural que padecían.

… «El dramaturgo argentino Eduardo Pavlovsky comentó en cierta ocasión que el olvido funciona políticamente como fábrica de complicidades permisivas que permiten «la construcción de nuevas máquinas de guerra», a veces «desembozadamente represivas» y a veces, «formando parte de una maquinaria cada vez más sutil de control social». En nuestro país, esa estrategia de complicidades permisivas ha provocado no sólo el olvido tácito de los crímenes del franquismo y los valores de la España republicana, sino el olvido generalizado de cualquier situación anterior o posterior que entre en conflicto con la ficción nacional de la élite. El SAT no existió, pero tampoco existió el mayor movimiento de desobediencia civil que vivió el mundo desde la guerra de Vietnam, protagonizado por los objetores e insumisos españoles. Nuestras cunetas no están llenas de cadáveres ni nuestros clásicos tampoco hablaron jamás contra situaciones como las narradas. A fin de cuentas, el poder siempre ha sabido que el hilo de Ariadna se teje en los términos expresados por Antonio Machado: «ni el pasado ha muerto, ni está el mañana -ni el ayer- escrito».

El proceso de trabajo de “Ambiente familiar (mínimo 2 noches)” se inicia en las temporadas 2017-18, con la escritura del texto y diferentes fases de documentación e indagación escénica que incluyó presentaciones y puestas en común de los procesos con el público. Se realizaron lecturas en Casa de los Pueblos, Espacio de Barrio Almudena Grandes y apuntes escénicos en el Colegio Mayor Chaminade y Estudio 2 Teatro. El estreno previsto para el pasado mes de mayo en el Teatro Español, cancelado por el estado de alarma, ha sido pospuesto para más adelante.

* Aitana Galán, directora de teatro, dramaturga
– Cabecera: Imagen del proceso creativo en Estudio 2 Teatro, junio de 2018. Con M. Rochman, A. Kiraly, F. Romo
Notas:
1.- Más información sobre la Plataforma Síndrome Aceite Tóxico “Seguimos viviendo”
2.- El libro : “Ambiente familiar (mínimo 2 noches)”
3.- Bitácora de Jesús Gómez Gutiérrez (escritor, co-autor de la obra)

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar