Argentina: Santa Norma Teresa

SanPeron-lqsErasmo Magoulas. LQSomos. Enero 2015

Se encontró una película sin título, de aquel cine militante de fines de los 60 y comienzos de los 70. En la lata había sólo una inscripción que decía: San Perón, pero no había créditos.

En una provincia argentina, un coleccionista cinéfilo estaba comprando un lote de trastos relacionados con el cine, reproductores, viejas cámaras, proyectores, hasta que se encontró con algo extraño, una torta o lata, como se denomina al envase de aluminio para guardar películas, llevaba una inscripción enigmática: San Perón. La abrió y se encontró con un rollo de 16 mm, incluyó el hallazgo en la compra. Al llegar a su casa la proyectó y descubrió que estaba frente a una joya del documental, una pieza de la cual estaría muy orgulloso, de haberla realizado, Fernando Birri, Raymundo Gleyzer, el cubano Santiago Álvarez, o el boliviano Jorge Sanjinés.

Corría mediados del año 1973, y el pueblo argentino y sus sectores más populares, los más postergados y represaliados después del golpe oligárquico de 1955, estaban eufóricos de alegría. Se restauraría nuevamente la patria del “amor y la igualdad”, como reza la marcha de los Muchachos Peronistas.

La corta pero fructífera primavera de restitución de derechos para el pueblo, que lideró el gobierno de Héctor J. Cámpora, llegaba también a los sectores de la cultura. Juan Carlos Gené fue el director del canal estatal, Canal 7. Gené convocó a los compañeros que venían trabajando en cine y teatro y así se iniciaron una serie de trabajos documentales.

El afortunado, arqueólogo por casualidad, que encuentra San Perón se comunica con Carlos Müller, éste con Fernando Martín Peña, un estudioso del cine y conductor del programa Filmoteca, temas de cine, que se emite por la TV pública. Peña pasa la película por su programa el 21 de noviembre del 2014. A los pocos días aparecen los autores del documental, uno de ellos había sido el director teatral, periodista y dramaturgo Walter Operto y el otro, el periodista Héctor Aure.

Operto, durante la realización del documental de 1973, recoge el sueño de Norma Teresa, que era el de volver a su provincia natal, Entre Ríos, tener un pedazo de tierra y trabajarla con sus hijos. Operto se pone en contacto con el Gobierno nacional y provincial y se consigue el sueño de Norma Teresa.

Pasados los días de la emisión del documental, el periodista Víctor Hugo Morales ubica a algunos hijos de Norma Teresa, con los cuales tiene una emocionante entrevista. Norma Teresa muere en 1978, con tan solo 42 años de edad.

El periodista Fernando Martín Peña, luego de emitir el documental por la televisión abierta, largó una frase al público televidente, que define la historia narrada: “Si no se emocionaron, perdónenme, pero es que están muertos”.

Otras notas del autor

Argentina-LQSomos

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar