Assange existe

Nònimo Lustre*. LQS. Octubre 2019

Julian Assange, el primer Héroe y Mártir del siglo XXI, está siendo torturado en la cárcel de Belmarsh, UK. Y, peor aún, le están destrozando como los artilleros preparan sus campañas, ablandando a la vanguardia del enemigo. La mefítica reina Isabel -si hubo una bloody Mary, ahora hay una bloody Elizabeth-, y el séquito de asesinos profesionales que la adulan quieren debilitar a Assange para entregárselo a los executioners gringos que serán los que le ejecuten físicamente… si llega a los USA porque se les puede quedar en una sesión -la tortura es como una operación cerca del bulbo raquídeo en la que una desviación de una micra puede ocasionar la muerte fulminante del paciente.

No obstante, es posible que los verdugos de la Reina se hayan preparado en la escuela de la Inquisición española por lo que probablemente mantendrán vivo al reo Asssange hasta que sea “relajado al brazo secular” -la Iglesia no mataba a nadie, salvo error. En este caso, el brazo secular es la silla eléctrica, el Pentágono, Trump y el establishment gringo en general.

Ronald Arthur Ronnie Biggs fue uno de los asaltantes del grupo llamado ‘los Great Train Robbers’. Escapó de la cárcel de Wandsworth en 1965 y se fugó a Brasil donde vivió en olor (y loor) de multitudes durante 36 años. Pero le pudo la morriña y se entregó a la “justicia” inglesa en 2001. Estuvo seis años preso en Belmarsh de la que fue trasladado para que muriera en otra cárcel, la de Norwich. Los verdugos institucionales y picapleiteros de Assange le preparan al Héroe una suerte peor que la de Biggs.

Por supuesto, la primera culpa en el hipotético asesinato de Assange recae en Lenín Moreno, el presidente de Ecuador que traicionó a su mentor Rafael Correa, mintió al pueblo ecuatoriano, despojó al australiano de la nacionalidad ecuatoriana que le había sido otorgada por Correa en reconocimiento de sus enormes aportaciones a la democracia universal y, para remate, le entregó a los verdugos ingleses sacándole a patadas de su asilo político en la embajada de Ecuador en Londres. ¿Por qué cometió Lenín Moreno todas esas tropelías? Dejando aparte porque es malvado de corazón, la respuesta es muy simple, tan simple como su política como presidente: para enriquecerse individual y materialmente aunque sea a costa de hundir a su propio país -no decimos a costa de cagar sobre su propia dignidad porque no tiene ni un ápice de dignidad.

Hoy, nosotros, desde aquende el Canal de la Mancha, tenemos el deber de recordar que Assange existe. Recordarle continuamente, a toda hora y en todo lugar. Le están matando pero no será con nuestro silencio. Le están torturando pero no nos callaremos. Hoy, mañana y pasado mañana, maldeciremos a los medios ejpañoles que aborrecen noticiarle, escupiremos sobre Lenín Moreno y sobre la Boody Elizabeth y, evidentemente, sobre la mafia gringa. Y, llegado el caso, ejecutaremos nuestra venganza -filosófica.

#FreeAssange

Otras notas del autor
* LQSomos en Red

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario