Cárceles del exterminio: otra presa muerta más

Redacción. LQS. Abril 2019

No puede ser que las competencias sanitarias de ninguna persona dependan del Ministerio de Interior, que prioriza la vigilancia y la seguridad del Estado sobre la atención sanitaria de las personas

Clic sobre la imagen para verla completa

Una presa, que había llegado a la cárcel de Villahierro, en Mansilla de las Mulas, León, procedente de otro centro penitenciario hace aproximadamente diez días, falleció el pasado sábado cuando estaba siendo ayudada a realizar sus labores de aseo.
La interna se sintió indispuesta y pese a la asistencia de los facultativos del centro y de los esfuerzos por tratar de conseguir su recuperación, no se pudo hacer nada por salvar su vida. La fallecida tenía serios problemas de movilidad para realizar sus actividades diarias… ¿actividades? de supervivencia en una cárcel, castigo añadido a la inmovilidad.

La autopsia determinará la causa de su muerte, todo apunta a un posible fallo cardíaco. Este nuevo fallecimiento viene a seguir alargando la larga lista de fallecimiento en las prisiones españolas, con un promedio de una muerte cada dos días.
Así se afirma en los datos recogidos por juristas, familiares y grupos de apoyo a personas presas: en los últimos cuatro meses (del 1 de diciembre de 2018 al 1 de abril de 2019) al menos 64 personas han perdido la vida en centros penitenciarios del estado español.
Suicidios, sobredosis, SIDA, agresiones, accidentes o pendientes de clasificar, una tétrica estadística para hablar de personas.

Os dejamos el enlace del articulo (en catalán) publicado en La Directa: Una mort cada dos dies als centres penitenciaris

Y en este otro el mismo articulo traducido al castellano por Tokata.info: Una muerte cada dos días en las cárceles del estado español

#SolidaridadEntreIguales #ApoyoMutuo #AbajoLosMuros

Contra el exterminio carcelario: Campaña por Carmen Badía Lachos

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

Segunda edición del libro Cherid. Un sicario en las cloacas del estado

Redacción. LQS. Abril 2019

El interés del público confirma el ansia de conocimiento y de difusión del pasado traumático que vivió este país.

A primeros de mayo estará en las librerías la segunda edición del libro de Ana María Pascual y Teresa Rilo «Cherid. Un sicario en las cloacas del Estado». La primera, por lo que hemos podido ver, tuvo una buen acogida tanto por parte del público como en diversos medios de comunicación y en redes sociales

LoQueSomos: ¿Podrías hacernos un resumen de todo ello y una valoración de esta acogida?

Ana María Pascual: La valoración es muy positiva. El interés del público confirma el ansia de conocimiento y de difusión del pasado traumático que vivió este país. No es que exista una moda en estos momentos sobre la temática de la memoria histórica: es que hay hambre por esclarecer muchos de los episodios impunes de represión. Por eso, creo que el libro Cherid. Un sicario en las cloacas del Estado está siendo tan bien acogido. Con los compañeros de la prensa, la promoción del libro va de maravilla. Les gusta mucho. Tan solo hemos tenido un problema, que ya está solventado, y fue el error que publicó Iñaki Egaña en Gara hace unos días. Afirmó que era un libro de encargo de la viuda de Cherid y que me había contratado para dar forma a las memorias de su marido. Esto es absolutamente falso y GARA ya ha rectificado. Es un libro de investigación periodística que yo le propuse a Teresa Rilo, al conocer su extraordinaria historia. A partir de su experiencia al lado del sicario Cherid y de otros mercenarios que participaron en la guerra sucia, con los que ella misma convivió, el libro explora aquellos años negros de violencia parapolicial, de asesinatos ordenados por los servicios secretos españoles.

LoQueSomos: En cuanto al público lector y las presentaciones ya realizadas, ¿qué te ha resultado de más interés, qué preguntas os han hecho, qué preocupaciones han expresado los lectores respecto a lo que se cuenta en el libro de las cloacas del estado?

Ana María Pascual: Lo que me ha llegado por parte de los lectores es su asombro porque esta parte de la historia de las cloacas del Estado, como es la creación del Batallón Vasco Español y la continuidad después del terrorismo de Estado con los GAL, haya estado tanto tiempo oculta, salvo honrosas excepciones en el pasado por parte de algunos periodistas. Me dicen algunos lectores que agradecen en el libro la abundancia de datos que capítulo a capítulo van quedando contextualizados hasta llegar a un final donde se entiende la conexión y complicidad de todos los personajes que dirigieron y participaron en la guerra sucia. También me indican que Teresa Rilo, viuda de Cherid, ha sido muy valiente al decidirse a contar su experiencia. Algunos se compadecen, otros piensan que se mereció el sufrimiento por haberse casado con un mercenario…

LoQueSomos: ¿Alguna reacción en medios políticos?

Ana María Pascual: Han sido numerosos los medios de comunicación que se han hecho eco de la publicación de este libro. Echamos en falta a la prensa vasca y también a algún político o política que plantee, al menos, pedir explicaciones de los atentados terroristas ordenados por los gobiernos de la UCD y del PSOE contra ciudadanos vascos y a los exmiembros de la cúpula policial y de la Guardia Civil que podrían aclarar más de un caso sin resolver. Por ejemplo, el de Eduardo Moreno Bergaretxe, Pertur, cuyos restos aún no han sido localizados. Miembros de esos comandos del Batallón Vasco Español siguen vivos y localizados.

LoQueSomos: ¿Os veremos pronto presentado esta nueva edición?

Ana María Pascual: Sí. La presentaremos en la Librería Muga, de Vallecas, el próximo 9 de mayo a las 19,30 horas. Además, para celebrar la Noche de los Libros, el viernes 26 estaremos en la jornada de Autoras del Garaje (Garaje Ediciones), junto con escritoras muy interesantes, en la Fundación Anselmo Lorenzo (FAL),de Madrid, en Peñuelas 41 también a las 19,30.

Diálogos con Ana María Pascual: Cherid. Un sicario en las cloacas del Estado
CHERID. Un sicario en las cloacas del Estado

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Mallorca prosigue con su abril republicano

Agencia Mp3. LQS. Abril 2019

Alcúdia se suma a la consulta sobre el actual modelo de estado

Este pasado sábado 20 de abril la localidad mallorquina de Alcúdia recogía el testigo de las consultas populares ¿Monarquía o República? Sumándose a los trece municipios donde ya se ha realizado este referéndum: Valldemossa, Artà, Alaró, Esporles, Pollença, Porreres, Santa Margalida, Sencelles, Sineu, Sóller, Palma y Llubí.

En total, en Alcúdia han votado 187 personas (105 mujeres y 82 hombres). De ellas, 174 se han decantado por la república mientras 11 lo han hecho por la monarquía y dos han votado en blanco.

La consulta estaba impulsada por dos organizaciones locales el Moviment Alcudienc y la Obra Cultural Balear, que colocaron dos mesas con la urna correspondiente en la Plaça Carles V y en el Paseo Marítimo del Puerto. L@s vecin@s pudieron participar desde las 10:00 hasta las 14:00 horas.

Como en anteriores ocasiones, más allá de los resultados el objetivo es centrar el debate político… “Romper el silencio que el régimen surgido en 1978 ha mantenido durante los últimos 40 años al respecto. La ciudadanía tenemos el derecho democrático a decidir qué modelo de estado preferimos, y queremos ejercerlo”.

Suma y sigue…

#QueremosDecidir #LibertadDeExpresión #LlibertatExpressió #RepúblicaS
@MovAlcudienc
LoQueSomos – República de Repúblicas

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

De teatros, escenarios, sueños y verdades

Carlos Olalla*. LQS. Abril 2019

Hay un único denominador común entre la vida de los intérpretes y la de los personajes: solo somos lo que hacemos

Pocas profesiones tan contradictorias como la de la interpretación. Actores y actrices nos dedicamos a contar mentiras desde la más profunda verdad y, para hacerlo, debemos “desaparecernos”, dejar que sean los personajes y no nosotros quienes suban al escenario ya que, como bien dice Paco de La Zaranda, el escenario es el espacio donde solo debe haber personajes porque allí los actores lo único que pueden hacer es “cagarla”. Y tiene toda la razón. Un actor en un escenario piensa y actuar es precisamente lo contrario de pensar, es escuchar y sentir, y hacerlo desde el personaje. La utilidad de un vaso no está en el material del que está hecho, en su forma, tamaño o color, está en el vacío que encierra porque solo estando vacío puede llenarse, si está lleno ya no sirve porque nada más cabe en él. Del mismo modo, los intérpretes deben “vaciarse” de todo cuanto son y todo cuanto llevan al llegar al teatro y dejarlo en el camerino para dejar que el personaje entre en ellos, en ese vacío que le han dejado para que pueda “habitarles” Llenar nuestro vaso, llenarnos aferrándonos a nuestros conocimientos, muletas o trucos, a cuanto nos da seguridad para enfrentarnos al misterio del teatro, nos impide adentrarnos en ese camino de la creación que nada sabe, ni debe saber, de techos que nos cubran o de redes que nos protejan. Actuar es “vaciarse” para dejarnos habitar por los personajes y, al mismo tiempo, atrevernos a saltar al vacío del misterio poético que vive en el teatro. Solo si estamos dispuestos a despojarnos de nosotros mismos y a dar ese salto hacia lo desconocido nos encontrarán los personajes, porque a los personajes no los encuentran los actores, son ellos los que nos encuentran a nosotros.

Hay un único denominador común entre la vida de los intérpretes y la de los personajes: solo somos lo que hacemos. En el teatro todo es, y debe ser, acción: la palabra, el silencio, el más leve movimiento… es ahí donde viven nuestros personajes. De igual forma, en la vida “real”, tener un bello discurso bien articulado si no somos consecuentes con él de nada sirve, no nos hace ser quienes de verdad somos. Nunca pasará de ser una simple fachada que puede que, en alguna ocasión, engañe a los demás pero jamás a nosotros mismos. Solo somos lo que hacemos, lo que damos, lo que compartimos con los demás.

El espacio del actor nada tiene que ver con los de sus personajes. Nuestro espacio es ilimitado, el de los personajes el del escenario. Otro tanto ocurre con el tiempo: normalmente nuestra vida se debate, o cuando menos está condicionada, entre la nostalgia de un pasado que no ha de volver y el deseo de un futuro que ni siquiera existe. Rara vez vivimos intensamente y con pasión nuestro aquí y nuestro ahora. Y así nos va. Los personajes, en cambio, solo viven, y con toda la intensidad que ellos quieren, su aquí y su ahora, un efímero aquí y ahora que muere cuando bajan del escenario en el que, sin embargo, son capaces de intuir la eternidad que habita cada instante.

Los personajes viven en el escenario pero el teatro, el hecho teatral, vive en la mente, en la cabeza de cada espectador que, a través de lo que ve, escucha y siente, emprende un viaje imaginario que le lleva a lugares incluso insospechados por autores, actores y personajes, allí donde duermen sus historias y vivencias, donde crepitan sus recuerdos, donde despiertan sus sueños. Por eso la comunión que se establece con los espectadores en el teatro tiene ese componente sagrado para quienes nos dedicamos a él. A través de los personajes que nos habitan vivimos en la mente de quienes han ido a presenciar la función, a dejarse penetrar por cuanto sucede en escena y, si las musas son generosas y no hemos hecho mal nuestro trabajo, a volver a casa llevando consigo una experiencia que quizá puede haber cambiado su forma de ver y entender algunas cosas.

Las palabras nacen del silencio y sin el silencio morirían. Nada hay que diga tanto como el silencio compartido entre público y personajes, esa unión mística capaz de permitirnos intuir la luz que penetra todos los misterios. El silencio lo crean los personajes, sale de sus entrañas para inundarlo todo, para dar sentido a todo. Somos silencio, acción y silencio. Solo viendo a través del velo del silencio llegamos a intuir, que no a conocer, la verdad que habita el misterio. Lo que nos atrae de los demás es lo que no conocemos, lo que se esconde tras su propio misterio, lo que tan solo y en contados momentos, alcanzamos a intuir. Esa es, quizá, una de las grandezas del teatro, que nos invita a intuir los misterios pero jamás a descubrirlos.

Los textos teatrales no pueden ser dichos sino habitados, de nada sirve decirlos si no permitimos que los vivan los personajes. Los actores debemos aprenderlos, buscar en sus entresijos; los personajes tan solo olvidarlos para poder así, desde la permanente incertidumbre, darles verdadera vida. Si en la vida real nunca sabemos lo que vamos a decir dentro de un momento, cómo vamos a decirlo o cuánto durará lo que diremos, ¿cómo podemos pretender encadenar a los personajes a unos textos que ni siquiera han escrito ellos? Deben decirlos, sin duda, pero habitándolos desde sus entrañas, desde lo más profundo de su ser, dejándose sorprender en cada función. Solo así cobrarán vida y serán entonces verdad. Por eso nunca dos funciones son iguales, por eso en el escenario cada noche puede ocurrir lo más sublime o la catástrofe más esplendorosa. Actuar no es ponerse frente a un público y decir un texto, es arriesgarse a vaciarnos para dejarnos habitar por ese personaje que, cada noche, vivirá en nosotros y nos dará la vida.

Otras notas del autor
* LQSomos en Red

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

Libia: La incertidumbre como hoja de ruta

Guadi Calvo*. LQS. Abril 2019

La nueva ofensiva del ANL, apunta principalmente al- presionar a Sarraj y Naciones Unidas, para concluir un acuerdo que le permita a Haftar convertirse en el comandante del único ejército nacional y hombre fuerte del país

Una vez más Libia debate su futuro entre facciones que carecen de toda representatividad, por un lado las tropas del mariscal Khalifa Haftar, jefe del Ejército Nacional Libio (ENL), la organización armada más poderosa que quedo en pie desde la debacle que vive ese país tras la entente occidental contra el Coronel Mohamed Gadaffi, que contrala más del setenta por ciento del país, cuyo basamento político está instalado en la ciudad de Tobruk al este del país, donde funciona un parlamento acorde a los intereses de Haftar, y que entre respaldos internacionales cuentan Egipto, Emiratos Árabes Unidos (EAU) y nada menos que Rusia. Hafther rivaliza con el Gobierno de Unidad Nacional (GNA), un esperpento armado por las Naciones Unidas, cuya figura más importante es el “Primer Ministro” Fayez al-Sarraj, con un paupérrimo control territorial menor al 25 %, pero que cuenta con el importante apoyo de Estados Unidos, Francia, Reino Unido e Italia, y cuya capacidad de fuego la brinda las poderosas milicias de la ciudad de Misrata a unos 200 kilómetros al oeste de Trípoli y otros grupos menores vinculados a movimientos religiosos integristas. Testigos informan que son cientos los camiones cargados de combatientes de diferentes milicias salieron de Misrata y la ciudad de Zintán, el sábado, rumbo Tajura, en los suburbios del este tripolitano, para neutralizar la presencia del ENL de Hafther.

Tanto Hafther como al-Sarraj, tendrían que haber saldado sus diferencias en el acto eleccionario pautado para antes del 10 de diciembre de 2018, según se acordó en la cumbre del 29 de mayo en Paris, bajo los auspicios del presidente Emmanuel Macron; donde las dos partes habían convenido la necesidad de terminar el período transición post guerra civil, y a través de elecciones generales, lograr el surgimientos de un gobierno que preserve la estabilidad del país y pueda unificar las instituciones gubernamentales creadas desde entonces. Todo esto finalmente fue abortado dados los innumerables choques armados que se libran de manera constante en el país.

Nuevas reuniones en Sicilia (Italia) y Abu Dabi (Emiratos Árabes Unidos) habían logrado los mismos resultados de París, pero las elecciones y las trapisondas electorales tanto de Trípoli, como de Tobruk han postergado sin fecha las elecciones, por lo que el Mariscal Hafther, ha visto ahora si la oportunidad para autoerigirse como “sucesor” del Coronel Gadaffi y el último jueves cuatro, dio la orden a sus tropas de avanzar hacia Trípoli y tomar la ciudad. El mariscal prometió resguardar la vida de civiles, nacionales y extranjeros y a las “instituciones estatales”. Además de amenazar con acabar con los terroristas y mercenarios, que operan a favor de al-Sarraj y sin especificar otros objetivos e ignorando la reunión a la que había convocado Naciones Unidas entre el 14, y 16 de abril en la ciudad de Ghadames, en el oeste del país.

El líder del Gobierno de la Unión Nacional (GNA), Fayez al-Sarraj, advirtió de la posibilidad de que esta nueva estrategia de Hafther se convierta en una “guerra sin victorias”, y el conflicto vuelva a estancarse por mucho más tiempo.

La nueva ofensiva del ANL, apunta principalmente al- presionar a Sarraj y Naciones Unidas, para concluir un acuerdo que le permita a Haftar convertirse en el comandante del único ejército nacional y hombre fuerte del país.

A poco de conocida la noticia Rusia, Francia, Italia, el Reino Unido, los Estados Unidos y los Emiratos Árabes Unidos han solicitado el fin de las operaciones para evitar un nuevo baño de sangre en gran escala. Las potencias occidentales responsables exclusivos de la actual situación de Libia, en un comunicado conjunto han reclamado que: “En este delicado momento de transición en Libia, la postura militar y la amenaza de acciones unilaterales, hacen probable que vuelvan a sumir a Libia en el caos”.
El pasado 28 de febrero la ONU había anunciado un nuevo acuerdo entre los dos bandos, para resolver las fechas electorales mientras el mariscal Haftar terminaba de conquistar el sur del país. En una campaña iniciad en enero, contra los diferentes grupos que operan en Fezzan, un cumulo confuso de organizaciones armadas que puede tanto pertenecer a al-Qaeda, como al Daesh, ser bandas de contrabandistas y traficantes de droga, armas y personas al tiempo que también operan para la insurgencia armada de Sudán, Chad o Níger. (Ver: Libia: Es el petróleo, estúpido).

La campaña del ANL en el sur del país le permitió a Hafther, fundamentalmente terminar de controlar la provincia de Fezzan, y conquistar nada menos que los campos petroleros de al-Fil y el de al-Sharara, el más importante del país, además de acordar con tribus locales, para apoderarse de la ciudad de Sabha, capital de la región. Este golpe a los campos petroleros del sur le permite a Hafther, convertirse en el “dueño” del petróleo libio que representa el 95 por ciento de los ingresos del país ya que en junio del año pasado había concretado el “control total” de lo que se conoce como la “Media Luna Petrolera” en el noroeste del país junto y los puertos de Ras Lanuf y Sidra, por donde la producción petrolera sale hacia los mercados extranjeros.

¿Una guerra o una negociación apurada?

De nada ha servido la visita del Secretario General de la ONU, el portugués Antonio Guterres, quien se reunió en Trípoli con Fayez al-Sarraj y el mariscal Haftar en Benghazi, Guterres declaró al abandonar el país con una: “profunda preocupación”, pero que “Todavía guardaba la esperanza de evitar una sangrienta confrontación en Trípoli y sus alrededores”.

Washington, Londres y París han llamado a imponer sanciones a Hafther si continuaba con su ofensiva, pero el apoyo diplomático y militar del Cairo, Abu Dabi y de manera tangencias de Moscú, han mantenido las ínfulas del Mariscal.

Las tropas de Hafther, que ya se habían apoderado de las ciudades más importantes del país, después de fuertes combates y largos sitios como Benghazi, la segunda ciudad más grande de Libia y capital de la Cirenaica, también tomaron Derna, la primera capital del Daesh en el país, ahora van por Trípoli.
El avance del ENL, ha sido detenido por ataques aéreos en la región de al-Aziziya unos 40 kilómetros al suroeste de Trípoli, al tiempo que las fuerzas pro Trípoli han podido desalojar a los hombre de Hafther del Aeropuerto Internacional, a unos 30 kilómetros al sur de la capital, inactivo desde 2014, que habían sido tomado la noche del viernes 12 de abril.

El jueves 11, los efectivos de Hafther tomaron tres ciudades en las afueras de Trípoli, Gharyan, a unos 90 kilómetros al sur; Surman, 80 kilómetros al oeste; y Aziziya, a 40 kilómetros al suroeste. Los combates en esas ciudades habrían sido de baja intensidad, por lo que se cree que el General Hafther acordó con las autoridades locales para permitir la toma de esos puntos, aunque no pudieron hacerse de un puesto de control a unos 30 kilómetros al oeste de Trípoli, para poder cortar la ruta costera que va hacia Túnez.
La escalada de la violencia en las puertas de Trípoli, por la que ya se han cerrados todas las escuelas, una vez más ha despertado en sus más del millón y medio de habitantes un gran temor y han salido a las calles para abastecerse de insumos básicos. Las colas frente a las estaciones de servicio y supermercados están causadas grandes aglomeraciones, mientras los combates ya se suceden cercanos.

Al caer la noche, del sábado 13, las poderosas milicias pro Trípoli llegadas de Misrata combatían a unos cuarenta kilómetros a las fuerzas de Hafther, se ha sabido que las milicias de Misrata han tomado al menos a unos 150 hombres de ENL junto a una cincuentena de vehículos y poderoso armamento.
Algunos experto insisten que la decisión de Haftar sería un intento de llegar a la conferencia de este mes de abril, en una posición de sumo poder obligando a la-Sarraj a negociar debilitado con su ciudad sitiada y que deba aceptar la constitución de un gobierno de facto con la suma del poder militar y la posibilidad de un gobierno ya unificado, pueda mantener a Haftar en el poder hasta las elecciones generales en las que sin duda se impondría, dada la necesidad del pueblo libio de terminar con la anarquía y consagrar un gobierno de Unidad Nacional.

Los ministros de asuntos exteriores del G7 reunidos en Francia, sin calificar a Haftar como el agresor, han solicitado a todas las partes involucradas a moderar sus acciones y que detengan las acciones militares y el avance hacia Trípoli.

Por su parte el Comando de África de Estados Unidos, (AFRICOM), informó que dada la “mayor inquietud” había reubicado a un contingente no especificado de sus fuerzas sin dar mayores precisiones.
Se cree que Haftar cuenta con una importante fuerza aérea, muy superior a la que podría contra Trípoli, armada por los Emiratos Árabes Unidos. Además de, según Washington unos 300 mercenarios de origen ruso.

La situación es a todas luces muy compleja, por las posibilidades de nuevas matanzas y que el casi millón y medio de refugiados que esperan en los puertos libios para llegar a Europa se desmadren, por lo que sin duda la única hoja de ruta es la incertidumbre.

* Escritor y periodista argentino. Publicado en Línea Internacional
África – LoQueSomos

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

Una sociedad embrutecida

Juan Gabalaui*. LQS. Abril 2019

Activar el miedo y el enfado implica cambios en nuestra manera de mirar la realidad. La vemos como amenazante y nos mantiene alerta, para actuar rápidamente ante cualquier indicio de peligro aunque sea de forma temeraria

Cuando hablas sobre la guerra civil con algún representante de la derecha española, suele hacer referencia al peligro comunista que se vivía durante la Segunda República y la necesidad del alzamiento nacional, que es la manera de referirse al golpe de estado contra el gobierno republicano. El peligro comunista fue un mantra invocado ante todo aquello que fuera contrario a los principios sociales y económicos del fascismo español durante los 40 años de dictadura. No importa que durante la Segunda República, el partido comunista fuera minoritario y su fuerza de convocatoria mínima en comparación con los socialistas del PSOE y los anarquistas de la CNT, estos últimos con una extraordinaria capacidad de convocatoria y miles de militantes. Se consiguió construir un monstruo con el que asustar a la población tomando como referencia la revolución rusa, que tanto miedo provocó en los poderes tradicionales al ver peligrar sus privilegios. Construir implica una acción deliberada dirigida a modificar la percepción de las personas. La realidad no es la que ven nuestros ojos sino la que construimos -o nos construyen- y, de esta manera, trasladaron su miedo a la población, y convirtieron al monstruo en un peligro para todos. Todo era comunista. Todo aquello que amenazara su poder. Facilitaron los elementos para que las personas construyeran una amenaza contra sus intereses aunque la gran mayoría ignoraba qué significaba el comunismo, el socialismo o el anarquismo. La represión y el miedo sirvieron, a su vez, para apagar la voz de la disidencia. Las personas que nos rodeaban ejercían de censoras.

Este hecho no se produjo únicamente en una sociedad fascista como la española sino también en las democracias liberales de la época. La fiebre anticomunista se despertaba ante cualquier indicio de izquierdismo. Así, Estados Unidos, como en todo lo demás, se convirtió en el paradigma de la persecución comunista. No es azaroso que una sociedad fascista y las democracias liberales compartieran este feroz anticomunismo. Ambas protegían un principio fundamental del capitalismo, la propiedad privada, así como la acumulación y la concentración de la riqueza en pocas manos. Todo lo que se consideraba amenazante, se tachaba de comunista. Esta simpleza era tan poderosa que apenas tenía contestación social. Hacía ya demasiado tiempo que el capitalismo había plantado la semilla en las mentes de las personas como para sacar rédito con frases simples que detonaban potentes emociones. El anticomunismo se convirtió, de esta manera, en una estrategia de movilización -política y electoral- de la sociedad contra aquello que amenazaba los intereses de las élites. Dejó de tener relación con el comunismo convirtiéndose en una maniobra con capacidad de activar emociones. Estas emociones son principalmente el miedo y el enfado.

Bernie Sanders, un socialdemócrata que está muy lejos de amenazar el sistema, es tachado de comunista en Estados Unidos. En 2016, Donald Trump se refirió a Sanders como “Bernie our communist friend“, medios de la derecha se preguntaban cómo va a dirigir el país un comunista o Hillary Clinton señalaba en los debates con Sanders sus veleidades izquierdistas como un pecado capital. No importa ser comunista sino ser acusado como tal. Insisto que no tiene que ver con el comunismo sino con lo que provoca en muchas personas , convirtiéndolas en agentes de los intereses de aquellos que acusan. En España, Podemos y sus dirigentes son señalados como comunistas aunque sus políticas y propuestas no lo sean. María Claver, periodista con un marcado sesgo derechista, señalaba en un programa de televisión que el manifiesto feminista del 8M era de naturaleza comunista porque incluía palabras como público y comunitario. Se refería a este párrafo:

“Para construir una economía sostenible, justa y solidaria que gestione los recursos naturales de forma pública y comunitaria, que esté en función de las necesidades humanas y no del beneficio capitalista. Para que logremos el acceso universal a los bienes naturales imprescindibles para vivir y priorizar los derechos comunitarios frente a los intereses privados“.

Carlos Cuesta, compañero de fatigas de Claver, tachaba los presupuestos del socialdemócrata Pedro Sánchez como presupuestos comunistas. Aunque para la derecha – cada vez más extrema- el mayor pecado de Sánchez es haber pactado con golpistas y comunistas. VOX pidió desalojar de la Junta de Andalucía a socialistas y comunistas -todos sabemos que Susana Díaz era una peligrosa socialista-. Albert Rivera se ha cansado de llamar comunistas a Podemos por su asociación con Izquierda Unida. Pablo Casado ha declarado que en las próximas eleciones generales se optará por la Constitución, la ley y la unidad de España o por el caos de comunistas, socialistas e independentistas. Este exceso en el uso de comunismo [y de otros términos como golpismo, defensa de la unidad de España o secesionismo] tiene un interés electoralista pero también pretende polarizar a la población. Lejos de fomentar la reflexión y el debate de ideas se busca la confrontación. Activar el miedo y el enfado implica cambios en nuestra manera de mirar la realidad. La vemos como amenazante y nos mantiene alerta, para actuar rápidamente ante cualquier indicio de peligro aunque sea de forma temeraria. El condicionamiento que ha recibido esta sociedad dirige la acción a la defensa de intereses ajenos a los propios. Los insultos y las amenazas de muchos simpatizantes de la derecha -extrema- están teledirigidos por la irresponsabilidad de políticos y medios deshonestos. Detrás del puñetazo encima de la mesa, la invocación del padre autoritario que resuelva la situación política y la ley del más fuerte, está el miedo, la irreflexión y la barbarie. Esta es la sociedad que quieren crear. Una sociedad embrutecida.

Más artículos del autor
* El Kaleidoskopio

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

Sri Lanka: Muerte en Pascuas

Guadi Calvo*. LQS. Abril 2019

En Sri Lanka con cerca de 22 millones de habitantes, un 70% son budistas, 12,6% hindúes, 9,7% musulmanes y solo el 7,6% cristianos

Domingo de Pascua: a las 8:45 am (hora local), la explosión combinada de ocho bombas, en tres ciudades de Sri Lanka, incluida Colombo, su capital, han vuelto a erizar la piel del mundo. No es para menos, a las pocas horas de los ataques las autoridades esrilanquesas ya han informado de 220 muertos, de ellos cerca de 40 extranjeros y más de 500 heridos, que han hecho colapsar el sistema de salud y seguridad de la isla.

Las autoridades han impuesto de inmediato el toque de queda y el cierre de todas las redes sociales y servicios de mensajería, en todo el país el país y ordenaron el acuartelamiento de todas las fuerzas de seguridad y en estado de máxima alerta, lo que se mantendrá al menos por los próximos 10 días.

Las bombas estallaron en iglesias católicas, repletas de feligreses que asistían a las misas del domingo de Pascua en las ciudades de Kochchikade, la de Zion en la ciudad portuaria oriental Batticaloa y San Sebastián de la ciudad costera de Negombo a unos 32 kilómetros al norte de la capital y la de San Antonio en Katuwapitiya, la más importante de la isla, donde dada la violencia de la explosión se derrumbó gran parte del techo. A media mañana el hospital nacional de Colombo informó que habían sido registrados 160 ingresos tras la explosión en San Antonio, mientras que el hospital de Batticaloa recibió más de 300 personas con lesiones tras la explosión en la iglesia de Zion. En la de San Sebastián, la cifra provisoria ya superó los 50 muertos, que se espera que aumente con las horas dada la cantidad y gravedad de los heridos.

En pleno centro de Colombo los objetivos seleccionados por los atacantes fueron los tres hoteles más exclusivos de la ciudad el Cinnamon Grand, que se encuentra muy cerca de la residencia oficial del Primer Ministro de Sri Lanka Ranil Wickremesinghe, donde ya se conoció que el atentado fue perpetrado por un atacante suicidad, que se registró en el hotel el sábado por la tarde, con el nombre Mohamed Azzam Mohamed, quien hizo detonar la carga explosiva que llevaba sujeta en la espalda, en el restaurante del hotel en el momento que se estaba sirviendo el desayuno. Se espera que muchas de las víctimas sean de origen hindú, ya que este hotel junto al Kingsbury, es el preferido de los turistas de esa nacionalidad cuando visitan la isla. El otro hotel atacado fue el Shangri-La. Otras dos explosiones fueron registradas una en un domicilio privado del barrio residencial de Dematagoda, donde murieron por los menos tres policías que habían llegado al lugar tras la denuncia de que podría haber explosivos en una casa y otros tres muertos se produjeron tras otra explosión en cercanías del zoológico de la capital.

Este ha sido el día más sangriento desde 2009, tras el fin de la guerra civil de treinta años contra el separatismo tamil. En 1996, un atentado explosivo que se adjudicó movimiento Tigres de Liberación de Tamil Eelam (LTTE), contra el Banco Central del país dejó cerca de 100 muertos.

Ruwan Wijewardene, el ministro de defensa, que definió a los ataques como hechos terroristas realizados por el extremismo religioso, sin especificar su procedencia, informó que los responsables ya habían sido identificados y que siete miembros del grupo atacante ya habían sido detenidos. Se cree que la elección de los objetivos está vinculada con la hostilidad antioccidental y antigubernamental.

También se conoció que la policía hacía a diez días que había recibido información sobre la posibilidad de un ataque de estas características para Pascuas y que también la policía conocía la actividad de un presunto terrorista suicida, posiblemente vinculado al Tamil Nadu Thowheed Jamath (TNTJ) una organización islámica, no política extremista fundada en 2004, con sede en Tamil Nadu, India, con vínculos étnicos y religiosos muy estrechos con el norte de Sri Lanka.

¿Una guerra contra Cristo y Allah?

En Sri Lanka, al igual que otras naciones del sudeste asiático, una fuerte resistencia al catolicismo romano y a otras expresiones cristianas se ha incrementado en estos últimos años. La organización benéfica Open Doors, una red mundial de apoyo al cristianismo ha informado un número creciente de ataques en toda la región, donde se incluye Pakistán, Birmania, India, y Sri Lanka que ocupa el lugar 46 entre los 50 países donde los cristianos enfrentan “la persecución más extrema”.

En Sri Lanka con cerca de 22 millones de habitantes, un 70% son budistas, 12,6% hindúes, 9,7% musulmanes y solo el 7,6% cristianos, la Alianza Evangélica Cristiana Nacional de Sri Lanka, que representa más de 200 iglesias, en su informe de 2018 verificó 86 incidentes de discriminación, amenazas y violencia contra los cristianos y que en lo que va del año, se han confirmado otros 26 incidentes de esas característica, incluso un intento de monjes budistas que intentaron interrumpir un servicio religioso católico.

Por su parte Open Doors vincula el ascenso el creciente espíritu anti-cristiano en India, por la llegada al poder en 2014 del Partido Nacionalista Hindú (BJP) del Primer Ministro Narendra Modi, quien desde su llegada al poder ha impulsado el peligroso coctel de identidad nacional y religión, iniciado una persecución desembolsada fundamentalmente contra musulmanes una minoría religiosa de nada menos que 180 millones de personas aunque también se estigmatiza a otras religiones como la Católica y otras cristianas.

Si bien hasta ahora no se ha adjudicado ningún grupo la cadena de ataques, sería fuertemente sospechado el grupo Bodu Bala Sena (Fuerza de poder budista), o BBS, un movimiento fundado en 2012 que dice que solo busca defender la identidad budista de Sri Lanka y se aleja de cualquier violencia a imagen del 969 de Birmania, que ha centrado sus ataques en la comunidad musulmana Rohingya, que prácticamente ha logrado expulsar en su totalidad de Birmania (Ver: Birmania: Rohingyas retorno al infierno.) Los líderes de ambos grupos Galagoda Aththe Gnanasara del BBS y Ashin Wirathu del 969, amenazaron abiertamente al Papa Francisco en su visita a Sri Lanka en 2015, acusándolo de la responsabilidad de las iglesias occidentales en las continuas matanzas que han sufrido las naciones budistas. Particularmente Sri Lanka que en lo sucesivo de su historia ha debido sufrir la dominación de: “Los brutales ataques de los ejércitos cristianos occidentales a instancias del Vaticano, la Iglesia Reformada Holandesa, la Iglesia de Inglaterra”, Sri Lanka fue gobernada a su vez por Portugal, Holanda y e Inglaterra.

El BBS, ha provocado innumerables acciones fundamentalmente contra la comunidad musulmana de la isla de los que más de 10 mil se ha debido desplazar de sus aldeas y que desde 2012, han asesinado a más de 400 musulmanes, en 2018, sucesiva pareció estar a punto de encender el país una vez más (Ver: Los Guerreros del manto azafrán), aunque también ha atacado iglesia católicas y templos protestantes, aunque sin tanta violencia, como aparentemente podría haber sido este domingo.

Hasta ahora, ningún grupo se ha adjudicado el ataque de Pascua, aunque quizás el 5 de mayo cuando da inicio Ramadán, el mes más sagrado del Islam, Sri Lanka una vez más sea noticia.

* Escritor y periodista argentino. Publicado en Línea Internacional
Asia global – LoQueSomos

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

Diálogos con Paqui Maqueda

Redacción. LQS. Abril 2019

Hemos conversado con Paqui Maqueda, autora de “La cuerda”, un relato donde va dando voz a un grupo de personas que caminan un amanecer entre olivares, algunas de ellas, unidas por una cuerda, enfrentan sus últimos momentos de vida. Serán ajusticiadas, sin juicio previo, por el simple hecho de pensar de forma diferente a sus ejecutores. Un trabajo ambientado en la guerra civil.

LoQueSomos: La cuerda es un viaje al interior de 10 personajes que van camino de la muerte, unos como víctimas y otros como asesinos. En un viaje a la muerte, en apenas unos instantes, da tiempo a repasar toda una vida, a tratar de explicarse las razones por las que uno ha llegado a ese punto. Y nadie se engaña, ¿no es así?

Paqui Maqueda: La verdad es que cuando escribí cada personaje intenté ponerme en la piel y en el corazón (más que en la cabeza) de cada uno de los personajes, sobre todo de los que van a ser asesinados. Quise trasmitir en esas voces las sensaciones y emociones que debe sentir una persona cuando sabe que llega la hora de su muerte y más cuando es consciente plenamente de que esa muerte es cruel y llena de sin sentido. Supongo que cuando sabes que ése es tu ultimo camino te agarras a aquellos recuerdos que te tocan el corazón, vas despidiéndote de la vida a través de la mano, de la mirada, en definitiva del camino recorrido con aquellas personas amadas a las que ya no volverás a ver. Por eso nadie se engaña, porque en esos momentos sale lo que verdaderamente has sido, lo que has dejado sembrado.
Solo el miliciano se despide de la vida con esa eterna letanía de maldiciones dirigida a los que se la quitan, sin pensar en nadie concretamente, solo desde la rabia que supone dejar la vida con tantas cosas pendientes de terminar.
Con los dos falangistas que acompañan la cuerda he querido hacer algo similar: explicar sus execrables actos desde la barriga, desde la venganza y la rabia contra el mundo que les puso en situaciones que ninguno de los dos han aceptado. Los dos se rebelan contra sus semejantes, los dos deciden acabar con ellos, como si las personas a las que cada noche asesinan fueran la causa de sus males. Asesinarlos es la solución a tanto dolor acumulado y ninguno de los dos son capaces de enfrentar ese dolor de otra manera que no sea aniquilando y provocando más dolor.
El sacerdote es un personaje sumiso, que está convencido de la labor asignada por su Dios, pero aun así siente dudas y dolor, no comprende a los que acompaña en ese último viaje y en el fondo siente admiración por ellos. Admira al miliciano, que convencido de sus ideas lo desafía, estableciéndose un duelo entre ambos: diría que cada uno va rezando una oración en el sentido de que cada cual va agarrado a su credo.
Y el señorito intenta justificarse, si, desde la soberbia que aun hoy caracteriza a los franquistas. Eso es lo que me interesaba de este personaje: ese orgullo que parece aún tienen pegado a la piel y que les hace creerse victoriosos a pesar del tiempo y de que la verdad de lo acontecido ya es un clamor en cada pueblo, poniendo a cada uno en su sitio.

LQS: Todas las voces de tus personajes se hablan y nos hablan durante ese fatídico recorrido por un olivar, al amanecer, camino del fusilamiento. Excepto uno: el señorito, que habla en tiempo contemporáneo al nuestro y habla a su nieto, tratando inútilmente de justificarse. Es un puente entre los crímenes franquistas, el presente y el futuro. ¿Es el hilo y la esperanza de la memoria histórica recuperada?

PM: Sin duda. Este libro está lleno de guiños, tantos personales como políticos. El personaje del señorito (el abuelo Ramón) nace después de que el nieto de un represor me preguntara si yo podía confirmarle lo que un libro recién publicado en su pueblo decía de la participación en la represión de su abuelo. Se me quedó impregnada la mirada de súplica de un chaval de 16 años que comenzaba a sentir hacia el abuelo sentimientos contradictorios. Pensé reflejar de algún modo la inquietud del nieto y unirla con el movimiento de recuperación de memoria histórica, llena de nietos y bisnietos pero dándole la vuelta: nosotros preguntamos por los asesinados, este nieto, confuso y dolorido también, preguntar por el abuelo que estaba al otro lado, en el bando sublevado, que colaboró con la masacre de sus vecinos y señalaba el camino. Para nosotros no es fácil vivir con esa verdad (y lo digo por propia experiencia)en el corazón pero…y para ellos?.

LQS: El escenario es un pequeño pueblo andaluz. Seguramente en el mundo rural la represión y la exclusión de los perdedores, los republicanos, habrá sido más oscura y más brutal, y el miedo más angustioso. ¿Está viva hoy la reivindicación de la memoria histórica en el ámbito rural? ¿Queda aún mucho miedo y silencio en nuestros pueblos?

PM: La represión en el ámbito rural tuvo unas dimensiones trágicas desconocidas aun hoy, y no solo por las consecuencias en la convivencia del los vecinos del pueblo, sino en la transmisión generacional de ese dolor, muy vivo y presente hoy. Familias enfrentadas, vecinos divididos, asesinos y represores cruzándose día a día con los familiares de las víctimas que debían bajar la cabeza y seguir su camino. Muerte y humillación que de alguna manera se trasmite y se hereda generación tras generación.
En los pueblos, sobre todo los más pequeños, se respira miedo y mucho silencio. Más del que pensamos aquellos que nos dedicamos a difundir la memoria y no vivimos en el ámbito rural. Hace poco estuve presentando mi libro y el documental “El silencio de otros” en un pueblo pequeño de Extremadura y me dejó helada el debate posterior. Había muchos familiares presentes y las intervenciones estaban llenas de dolor por lo ocurrido, de rabia por las personas asesinadas y de impotencia porque después de tantos años, ellos han tenido que amoldarse a una sociedad en la que aun las familias están marcadas como rojas, estigmatizadas como hijos de los vencidos y los vencedores en cambio gozan de beneficios y de un papel preponderante en la vida del pueblo.
Mucho de este dolor e impotencia se canaliza a través de los colectivos y asociaciones de memoria histórica, que han ofrecido a los familiares instrumentos de organización y lucha que transforman ese dolor y mitigan sus devastadoras consecuencias.

LQS: ¿En La cuerda hay personajes reales, hay memoria personal tuya? ¿Es pura ficción?

PM: No, no es pura ficción, hay hechos reales ficcionados por mí. Hay varios personajes reales: el alcalde es Cayetano Roldán, el que fue alcalde de San Fernando, Cádiz. Es mi pequeño homenaje a aquellas corporaciones locales que dieron el paso de estar en las instituciones y que lo pagaron tan caro tras el golpe. Otros personajes reales son Ana Lineros, la niña de Pavón y su asesino, Andrés. Es una historia muy cruel que siempre se ha guardado en la memoria colectiva de los pueblos de la sierra sur de Sevilla. Yo quería que la muerte de Ana fuese recordada más aun, incluyendo su historia en mi relato y que con ella fuese recordado, como no, su asesino.
Y efectivamente en el libro hay memoria personal mía, hay como dije antes, guiños a mi familia y a mi vida. El personaje del padre es un recuerdo a mi bisabuelo Juan Rodríguez Tirado, asesinado en mi pueblo tras el golpe de estado. Y los niños de los que se despide la maestra en su último camino llevan el nombre de mis hermanos, a los que me une el amor y el compromiso en la búsqueda de un mundo mejor. También el nombre de mis padres, modelos para mí de honradez y alegría, dos actitudes fundamentales que intento tener presente en mi vida.

LQS: Mucho de lo que se ha escrito sobre la guerra civil, la postguerra interminable y el franquismo presenta aquellos hechos desgajados del presente, como añejos, neblinosos y remotos, como un círculo ya cerrado por el tiempo. ¿Crees que se ha escrito demasiado, suficiente, o todavía falta mucho de buena literatura por hacer en torno a ese tema?

PM: Esa pregunta la contesta perfectamente el bueno de Isaac Rosa que ha tenido a bien escribir el prólogo del libro, maravilloso y cautivador, que explica muy bien la necesidad de estos relatos, sobre todo en el ámbito local.
El pacto de silencio acontecido tras la transición española tenía el objetivo de presentar los hechos como parte un pasado lejano, lleno de neblina. El movimiento de memoria histórica ha tenido el acierto de explicar que ese pasado hay que conocerlo porque nos sitúa en el presente y nos lanza la futuro. La frase “Porque fueron, somos. Porque somos, serán” explica perfectamente la necesidad de conocer, de escribir y de transmitir estas historia. Porque sin duda con ellas hacemos futuro

LQS: Como activista a favor de la memoria histórica en Andalucía, ¿crees que La cuerda puede ser una contribución a la Verdad, Justicia y Reparación?

PM: Por supuesto. De hecho, ya lo está haciendo. El libro es un magnifico cauce no solo para conocer los hechos sino para debatir sobre la necesidad de cerrar heridas y reparar a las víctimas. En ese sentido, me siento muy orgullosa de haberlo escrito y de que se haya convertido en un instrumento de rebeldía contra el silencio impuesto por los poderosos de este país y en un homenaje a las víctimas y sus familiares.

LQS: Has hecho ya muchas presentaciones en distintos puntos de Andalucía, ¿cuál ha sido la respuesta que han encontrado tu relato y tu esfuerzo personal?

PM: El libro se presentó por primera vez en Sevilla el 14 de diciembre de 2018 y desde entonces lo hemos presentado tres veces más en mi ciudad. El hecho de que me sigan llamando de colectivos memorialistas, de ayuntamientos y librerías de muchas partes del estado para realizar presentaciones es una señal del hambre de MEMORIA que tiene este país. En mis presentaciones muchas veces digo que a mi libro le han salido patas y que va caminando ya solito por la vida…desde diciembre he presentado el libro en 11 ocasiones y tengo dos propuestas para hacer de él obras de teatro. La primera edición del libro se agotó en apenas dos meses y vamos por la segunda reedición.
Mi esfuerzo personal está más que colmado por la cálida acogida del libro. La gente que lo lee llora con las historias desgranas en él, a muchos le remueven las entrañas pero a la vez les llenan de ternura y les hace comprender la necesidad de recuperar esas voces, de reconocerlas y honrarlas.

LQS: ¿Cómo está ahora el trabajo de memoria histórica en Andalucía? ¿Hizo algo el PSOE en sus décadas de gobierno? ¿Ha hecho algo el nuevo gobierno de tripartito? ¿Se ha hecho más difícil la situación?

PM: El PSOE ha dejado en la comunidad andaluza muchos deberes sin hacer: más de 50.000 víctimas en 700 fosas comunes diseminadas por nuestra tierra hablan por sí solas. No son necesarios más argumentos para llenar de vergüenza al gobierno socialista que durante más de 36 años ha gobernado de forma ininterrumpida Andalucía. En este sentido, sería necesaria una autocrítica por parte del aparato de este partido y bajo mi punto de vista, sobran las lamentaciones ante las amenazas de la ultraderecha que ahora nos gobierna.
Estamos a la espera de que comiencen a dar los primeros pasos en relación a la memoria histórica. No ahor, época electoral, en la que no les convienen gestos radicales y contundentes. Esperamos que tras las elecciones la situación se ponga peor y aunque ya han comenzado las agresiones (nos han llamado buscahuesos), aún no han puesto en marcha política públicas que limiten la actual Ley de MH, vigente aun, y la cambien por la Ley de Concordia, ya anunciada.

LQS: ¿Qué esperas de los lectores de La cuerda?

PM: Que lean estas historias con amor y como un acto de rebeldía.
Que difundan el libro y que hablen de cada víctima,
que hagan suya la maestra y la niña de Pavón,
el miliciano y el camarada,
el alcalde y el padre.
Que solo así sus nombres
no serán borrados de la historia.

Me gustaría dejaros un poema que ha escrito un chico joven después de leer La cuerda.

Por el olor a jazmines
de su pelo
en sueños,

Por todos los padres
que acariciaron un sueño
junto a sus hijos,

Por todas las flores
con nombres
de niños,
Por todas
y cada una
de las maldiciones
de cada uno
de los ultimo amaneceres,

Por todas las novias
que antes son compañeras
que novia

Por todas las hijos
que no llegaron
a conocer
los colores del mundo

Por todos los nietos
Que con piernas
temblorosas
se enfrentaron
a sus abuelos

Mila esker,
Por estas
Diez armaduras
Contra el horror.

Iker Moreno

La cuerda

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

“De tanto mirar para otro lado se le rompió el cuello al mundo”

Redacción. LQS. Abril 2019

Hoy, 23 de abril, se cumplen 44 días desde que Carmen Badía Lachos, presa en Zuera, iniciara una huelga de hambre indefinida exigiendo su inmediata puesta en libertad por padecer gravísimos problemas de salud: tres cánceres, enferma del corazón, con dolencias en un riñón… Desde entonces ha perdido más de 15 kg, el nivel de glucosa lo tiene en mínimos y su debilidad extrema nos hace temer por su vida.

Nosot@s afirmamos que el régimen penitenciario es ilegal y criminal. Ilegal porque se pasa por el forro las propias normas por las que dice regirse, en el caso que nos ocupa, los artículos 104.4 y 196 del Reglamento Penitenciario. Según el primero:

“Los penados enfermos muy graves con padecimientos incurables, según informe médico, con independencia de las variables intervinientes en el proceso de clasificación, podrán ser clasificados en tercer grado por razones humanitarias y de dignidad personal, atendiendo a la dificultad para delinquir y a su escasa peligrosidad”.

Conforme al segundo:

“Se elevará al Juez de Vigilancia el expediente de libertad condicional de los penados enfermos muy graves con padecimientos incurables (…)”.

Es criminal porque condena a estas personas, por las que dice velar, a una muerte segura. Carmen se pasa prácticamente las 24 horas del día encerrada en una celda del módulo de enfermería, a pesar de estar en segundo grado, sin visitas médicas, sin un control periódico y adecuado de sus dolencias. Hace poco tiempo que le han asignado ayuda para hacer las tareas más básicas como el aseo personal, la limpieza de la celda, los desplazamientos en silla de ruedas…

Sumémosle la retención del correo, las trabas para ir al economato, los partes arbitrarios, el maltrato físico por parte de un carcelero…

Carmen ha tomado una terrible decisión. Dado que las opciones son, o morirse en la cárcel o morir entre los suyos, ha optado por la dignidad y luchará hasta el final.

Día 24 de abril con concentraciones en Madrid y Zaragoza a las doce de la mañana, en el primer caso frente a Instituciones Penitenciarias, en el segundo frente al Juzgado de Vigilancia Penitenciaria.

– El titulo de esta nota es una frase del poemario “Dispájaro”, de Rubén Tejerina

Adhesiones a la petición de excarcelación, clic aquí

Contra el exterminio carcelario: Campaña por Carmen Badía Lachos

#CárcelDeZuera #Zaragoza #SolidaridadEntreIguales #ApoyoMutuo #AbajoLosMuros

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb