Una coincidencia de Campoamor y Marx

Arturo del Villar*. LQS.Abril 2019

Los titanes, creyéndose los seres más poderosos, se atrevieron a tomar el cielo por asalto para echar a los dioses y sustituirlos, sin conseguirlo

Aunque fueron estrictos coetáneos Ramón de Campoamor (1817—1901) y Karl Marx (1818—1883), no parecía previsible encontrar alguna semejanza en sus respectivos escritos, porque difieren esencialmente sus ideologías. El asturiano gozó en vida de una fama considerable, algunos historiadores de la literatura opinan que excesiva: fue poeta, dramaturgo, filósofo e historiador, desempeñó diversos cargos oficiales, fue gobernador civil, diputado y senador, era monárquico convencido, afiliado a partidos políticos conservadores, y en su biografía destaca el hecho favorable de que se negó a ser coronado como poeta nacional, según costumbre de la monarquía a sus cantores. Porque Campoamor abrió su segundo poemario, Ayes del alma, con una “Oda a la reina Cristina, restauradora de las libertades patrias”, que no soy capaz de evaluar porque no he conseguido terminarla.

Todo eso no es nada con en comparación con el papel alcanzado en la historia de la humanidad por Marx, ya que la cambió con sus escritos. En votación popular se le ha considerado el escritor más influyente de la historia, se le ha traducido a todos los idiomas del mundo, y ha dado lugar a una interminable legión de estudiosos y glosadores. El marxismo empuja las revoluciones sociales, es una filosofía económica de enorme incidencia en las ideas políticas, y domina el pensamiento de la izquierda.

No hay, por lo tanto, ningún punto de comparación entre las vidas y las ideologías de ambos. Aunque Campoamor se consideraba filósofo, tanto en verso como en prosa, no llegó a constituir un sistema ni a conseguir ningún discípulo. Si sus versos caían en los ripios más exagerados, sus escritos filosóficos padecían el mismo problema comunicativo. Un ensayo notable de Marx, Miseria de la filosofía, publicado en 1847, aunque esté inspirado por Proudhon nosotros se lo podemos aplicar a Campoamor, ya que no logró alcanzar otra categoría.

Y no obstante todo ello, los dos escritores coincidieron en una frase, manifestada por uno en verso y por otro en prosa, como había de esperarse, con la misma intencionalidad. Es una frase solamente, porque en todo lo demás no es factible encontrar semejanza alguna. Es una simple casualidad, que verdaderamente carece de importancia, pero me parece llamativo que se diera, y por eso merece ser revelada. Resultaría imposible buscar concomitancias entre sus respectivas obras, que no son parangonables.

Y es inútil recodar que Marx estaba muy interesado por los acontecimientos españoles, como lo demuestran sus comentarios sobre el pronunciamiento revolucionario de 1854, seguido diariamente en las crónicas que le inspiró, tituladas La España revolucionaria, origen de un libro complementado con otros artículos de Engels. Sería ridículo suponer que Campoamor le inspiró una de sus expresiones más conocidas.

Asalto al cielo

Las fechas confirman que el poeta se adelantó al economista. Su segundo poemario, antes citado, Ayes del alma, fue editado en Madrid por la Imprenta y Librería Boix en 1842, con 224 páginas, Además de figurar incluido en las varias recopilaciones de sus obras, se han hecho ediciones recientes. El autor tenía entonces 25 años, y empezaba a gozar de una fama que no dejó de crecer, a pesar de los ripios que condenaban tantos versos, pero que por eso mismo rimaban sonoramente. Demasiado.

En este libro figura una cuarteta que anticipa el marxismo, aunque carece de relación con la filosofía marxista, y el autor se hubiera asustado de haber llegado a saberlo, porque para las derechas españolas siempre ha sido y sigue siendo un espanto la doctrina de Marx:

Tiende, bien mío, de tu mente el vuelo;
No imites en tu curso a los que, viles,
Por no asaltar en su altivez el cielo
Usurpan su mansión á los reptiles.

Un gran consejo, aunque no debe de ser muy ortodoxo: en las religiones monoteístas al haber un solo poder, el del Dios omnipotente, creador de todo lo existente y absolutamente bueno, se dice que un grupo de ángeles creados por él se rebeló con intención de suplantarlo. Esta circunstancia dio lugar a una guerra civil en el cielo, en donde el ejército de Dios era comandado por el arcángel Miguel, nombre que en hebreo significa “Quién como Dios”. El tema es tan complejo que no queda claro en ningún relato, pero manifiesta que quienes intentan asaltar el cielo son derrotados y enviados al infierno llameante. De modo que el católico Campoamor no debiera animar a nadie a asaltar el cielo, ya que lo condenaba a las eternas penas del fuego inconsumible.

Caso distinto es el de Marx, judío de raza pero no de creencias, en una carta dirigida al doctor Ludwig Kugelmann el 12 de abril de 1871, le comentaba los acontecimientos de la Comuna de París, que comparaba con un asalto a los cielos. Seguramente pensaba en la mitología griega, en donde los titanes, creyéndose los seres más poderosos, se atrevieron a tomar el cielo por asalto para echar a los dioses y sustituirlos, sin conseguirlo. Tampoco la Comuna alcanzó los fines propuestos y fue derrotada, no por arcángeles ni dioses, sino por unos militares bien entrenados para la guerra.
Sin seguir ninguna mitología, lo cierto es que Campoamor en 1842 y Marx en 1871 tomaron como una referencia conocida el asalto a los cielos, en señal de promoción colectiva.

* Presidente del Colectivo Republicano Tercer Milenio.
Más artículos del autor

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

Transición y Gatopardismo en España

Germán Gorraiz López. LQS. Abril 2019

Un hito fundamental en la espiral involucionista del régimen del 78 sería la implantación por el Gobierno socialista de Felipe González de la Ley Antiterrorista de 1985, definida por José Manuel Bandrés en su artículo “La Ley antiterrorista: un estado de excepción encubierto”

El relato oficial dice que entre la muerte de Franco en 1975 y el fallido golpe de Estado de Tejero (23 de febrero de 1981), España sería una Arcadia idílica (de apellido Transición), en la que los líderes de la oposición al régimen de Franco y los reformistas del interior pactaron una agenda para preparar al Estado español para su anhelada entrada en Europa así como garantizar la democracia y el progreso generalizado, todo ello bajo la supervisión del rey Juan Carlos I como valedor de la balbuciente democracia. Sin embargo, al cabo de 4 décadas,la crisis económica, la desafección política de la sociedad española motivada por los sangrantes casos de corrupción de la élite político-económica y el creciente descrédito de la institución Monárquica han hecho revisar tales esquemas, incluida la tesis de la supuesta reconciliación nacional propagada por la “mass media” de la época de la Transición, todavía pendiente de su finiquito legal. Así, el grupo de trabajo de la ONU sobre desapariciones forzadas ha concluido en su informe preliminar que “el Estado español debería asumir la tarea de esclarecer las más de 114.000 desapariciones forzadas que se produjeron en España durante la guerra civil y la dictadura franquista” y ha lamentado que no haya «ninguna investigación judicial efectiva en curso ni ninguna persona condenada», lo que atribuyen a «una combinación de diversos factores, como la interpretación de la Ley de Amnistía de 1977”, (conocida como Ley de la Reconciliación en la terminología transicionista).

La deriva totalitaria del Estado Español

La deriva totalitaria del Estado Español arranca con la implementación de la doctrina de la alternancia en el Poder del bipartidismo PP-PSOE como defensa y garante del citado establishment dominante, fruto del acuerdo tácito entre los partidos políticos tras el simulacro de golpe de mano de Tejero (23-F del 1981) y alcanzó su mayoría de edad con la llegada al poder del PSOE y el nombramiento como Presidente del Gobierno de Felipe González (1982), con quien asistimos al finiquito de la idílica Transición y al inicio de la deriva totalitaria del sistema mediante la implementación del llamado “terrorismo de Estado” o “guerra sucia” contra ETA y su entorno, del que serían paradigma los Grupos Armados de Liberación (GAL). Ya en 1989, el Comité de Encuesta sobre las violaciones de los Derechos Humanos en Europa (CEDRI), elaboró un duro manifiesto en el que denunciaba la deriva totalitaria y el “terrorismo de Estado” implementado por el Gobierno de Felipe González con las siguientes palabras: “el GAL con su cadena de crímenes, su impunidad y sus evidentes raíces en las más altas instancias del Estado, descubren los cimientos enfermos

Un hito fundamental en la espiral involucionista del régimen del 78 sería la implantación por el Gobierno socialista de Felipe González de la Ley Antiterrorista de 1985, definida por José Manuel Bandrés en su artículo “La Ley antiterrorista: un estado de excepción encubierto”, publicado en el diario “El País”, como “la aplicación de facto del estado de excepción encubierto”. Dicha Ley Anti-terrorista (todavía vigente a pesar de la ausencia de actividad por parte de ETA), sería un anacronismo propio de la dictadura franquista, un limbo jurídico que habría convertido los sótanos de cuartelillos y comisarías en escenarios distópicos de naturaleza real (no ficitica) y en Guantánamos virtuales refractarios al control de jueces, fiscales y abogados y que facilitarían la labor de los Cuerpos de Seguridad del Estado para obtener evidencias delictivas mediante prácticas inadecuadas (léase tortura), prácticas confirmadas por las declaraciones de Luis Roldán, Director General de la Guardia Civil con Felipe González.

La deriva regresiva tendría su continuación con la Ley Orgánica 7/2000 del Gobierno Aznar que incluyó como novedad la aparición del llamado “delito de exaltación del terrorismo” y prosiguió su escalada con la firma por Aznar y Zapatero del llamado “Pacto por la Justicia y las Libertades” de 2003 que instauraba de facto “la cadena perpetua estratosférica” al elevar la pena máxima de cárcel hasta cuarenta años, superando la “crueldad del régimen de Franco “ que contemplaba los 30 años de cárcel como pena máxima. En el paroxismo de la involución, hemos asistido a la reciente modificación del Código Penal para constriñir hasta su nimiedad los derechos de expresión (Ley Mordaza) y a la firma entre Rajoy y Sánchez del llamado “pacto antiyihadista” que bajo la falacia de combatir el terrorismo yihadista “convierte en delitos terroristas infracciones menores o conductas lícitas y supone un ataque a la línea de flotación del sistema constitucional” en palabras de Manuel Cancio Meliá.

Reforma vs. Ruptura

El puzzle inconexo del caos ordenado puede esbozarse mediante la llamada “Teoría de las Catástrofes” del científico francés René Thom y se basaría en dos conceptos antinómicos para intentar “comprender el orden jerárquico de la complejidad biológica”.Así, el concepto de estabilidad o equilibrio se refiere a un sistema que permanece estable aunque registre un cambio, principio que trasladado a la esfera política se traduciría en la Reforma del Régimen del 78 sin alterar sus principios esenciales (Monárquico, jacobino y neoliberal), tesis que defenderían los partidos del establishment dominante del Estado español (PP, PSOE y Ciudadanos).

En la orilla antónima, encontramos el concepto de cambio cualitativo o discontinuidad que se produce cuando simples cambios cuantitativos pasan a ser otra cosa diferente y el sistema se transforma internamente de modo radical en una nueva realidad que modifica su situación de equilibro interno y se crea una situación nueva (Nuevo Régimen), tesis defendida tan sólo por VOX y los grupos independentistas periféricos y que es asociada por el aparato mediático del sistema dominante (mass media) con el advenimiento del caos. Por caos (Khaos o “vacío que ocupa un hueco en la nada”) entendemos algo impredecible y que se escapa a la miope visión que únicamente pueden esbozar nuestros ojos ante hechos que se escapan de los parámetros conocidos pues nuestra mente es capaz de secuenciar únicamente fragmentos de la secuencia total del inmenso genoma del caos.

La vigencia del Gatopardismo en España

El biólogo Lyan Watson en su obra “Lifetide” publicada en 1979 afirma que “ si un número suficientemente grande de personas (Masa Crítica) adquieren un nuevo conocimiento o forma de ver las cosas, esto se propagará por toda la humanidad”, para lo que es necesario que un determinado número de personas (Masa Crítica), alcance una conciencia más elevada , momento en que el individuo es capaz ya de realizar un salto evolutivo y lograr un cambio de mentalidad , tesis conocida como “Teoría del Centésimo Mono”.

Sin embargo, el actual sistema dominante o establishment de las sociedades occidentales utilizaría la dictadura invisible del consumismo compulsivo de bienes materiales para anular los ideales del individuo primigenio y transformarlo en un ser acrítico, miedoso y conformista que pasará a engrosar ineludiblemente las filas de una sociedad homogénea, uniforme y fácilmente manipulable mediante las técnicas de manipulación de masas. Así, el sociólogo y filósofo alemán Herbert Marcuse, en su libro “El hombre Unidimensional (1.964), explica que “la función básica de los medios es desarrollar pseudo-necesidades de bienes y servicios fabricados por las corporaciones gigantes, atando a los individuos al carro del consumo y la pasividad política”.

La estrategia electoral de los partidos del establishment dominante, se basará en el mantra de la recuperación económica edulcorada con sibilinas promesas de aumento del techo de gasto autonómico, subidas salariales a funcionarios y jubilados así como reducciones fiscales al estar la sociedad española integrada por individuos unidimensionales que no dudarán en primar el “panem et circenses” frente al vértigo que suscita la utopía”. Así, tras las próximas elecciones Generales, es previsible la formación de un Gobierno de Coalición PSOE-Ciudadanos que contará con las bendiciones del establishment europeo y que escenificará la metamorfosis del Régimen del 78 mediante una reforma edulcorada de la actual Constitución vigente para implementar un Estado monárquico, jacobino y eurocéntrico, siguiendo la máxima del gatopardismo (“Cambiar todo para que nada cambie”).

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

Impuestos

No seas ingenuo, tus impuestos se los apropia el Estado. No garantizan la solidaridad. Todo, servicios sociales incluido, lo sostiene el tiempo que trabajas gratis para el capital. Tus impuestos son la desposesión de parte del salario que te han dan por el trabajo que realizas. Antoni Puig Solé

Alan García, la cara oculta del sanguinario presidente peruano

Tomás F. Ruiz. LQS. Abril 2019

El suicidio de Alan García ha sido, posiblemente, el único acto digno que puede atribuírsele a un despojo humano como era este asesino

En su primer mandato como presidente, Alan García fue el promotor desde la sombra de las amenazas a Alfonso Barrantes (Izquierda Unida peruana) para que se retirara como candidato a presidencia y dejara el campo libre a su contrincante. Alan García inició su mandato endureciendo la represión contra todos aquellos políticos que se cruzaran en su camino. Con una política pseudo populista, intentó dar una imagen internacional de izquierdas a su gobierno. Sin embargo, pronto se vio que Perú bajo el mandato de Alan García, no sólo continuaría su política de sometimiento ante EE.UU., sino que la acrecentaría, vendiendo su patria a precios de saldo y promoviendo políticas en defensa de los intereses estadounidenses.
La represión que aplicó, sin embargo, posibilitó que entre la población peruana se forjara un sentimiento de lucha que significó un aumento de popularidad para el partido Comunista Peruano (conocido también por Sendero Luminoso). Los miles de presos políticos con que Alan García saturó sus cárceles, acabaron sublevándose en el año 1986, articulando un motín que se extendió a los tres principales centros penitenciarios del país e hizo temblar al régimen corrupto de Alan García.

Soldados de la Marina de Guerra peruana asesinaron con un tiro en la nuca a los supervivientes de los bombardeos

Todas las matanzas promovidas por Alan García entre poblaciones campesinas indefensas, acusándolas de apoyo a los guerrilleros, fueron el desencadenante de una galvanización generalizada de la conciencia de lucha en todo el país. Detenciones, torturas, asesinatos… La policía política de Alan García, amparada y dirigida por especialistas en el terror de la CIA, no reparó en ningún tipo de escrúpulos a la hora de borrar del mapa a sus adversarios. Las cárceles se llenaron de presos políticos hasta el punto de que no cabían más y el partido Comunista Peruano (Sendero Luminoso), organizó una organización de resistencia dentro de los penales que le proporcionó el prestigio necesario para fomentar la lucha popular contra la dictadura que Alan García había impuesto.

Las matanzas de los penales

A Alan García la situación se le fue de las manos en junio de 1986, cuando los principales penales del país se sublevaron en un motín coordinado que sacó a la luz las criminales condiciones en que se encontraban los presos de las cárceles peruanas. Entre otras maniobras de exterminio, a los presos políticos se les envenenaba con la comida. Gracias a la intervención de la Cruz Roja, que verificó este envenenamiento selectivo, los presos políticos consiguieron el derecho de que sus familiares les llevaran a la cárcel comida cada día.
En el 18 de junio de 1986, los presos de los penales de San Juan de Lurigancho, El Frontón y la cárcel de mujeres de Santa Bárbara, se sublevaron en una maniobra coordinada por el partido comunista que les permitió el control de las penitenciarías. Su objetivo era atraer la atención del mundo entero ante el genocidio que se estaba cometiendo en Perú.
Por su parte, Alan García, temeroso de que este motín hiciera evidente la dictadura que había impuesto en Perú ante todo el mundo, decidió acabar draconianamente con esta protesta. A las tres de la madrugada del 19 de junio, ordenó bombardear el penal desde un navío de guerra. La orden que personalmente dio Alan García fue que los soldados entraran al penal por los orificios abiertos por la artillería pesada y que no dejaran supervivientes. En el penal de Lurigancho las órdenes que los oficiales dieron a los soldados fueron las de una operación de exterminio: «¡Que nadie salga vivo!”

Tiro en la nuca

Una vez tomado el penal de El Frontón y tras haberse rendido, 124 reclusos fueron asesinados por soldados de la Marina de Guerra peruana con un tiro en la nuca. Este asesinato en masa nunca ha podido probarse porque los soldados se ocuparon de hacer desparecer los cuerpos. La escalofriante matanza se llevó a cabo mientras los familiares de los internos estaban fuera del penal, situado en un islote frente a la ciudad de El Callao, escuchando las descargas de los cañones contra hombres desarmados y los tiros de los marines que estaban asesinando a sangre fría a sus esposos, padres e hijos.
El director del penal, el juez y el fiscal dejaron sentada su protesta por la ofensiva que protagonizó el ejército peruano, a quienes, sin ningún efecto, negaron autorización para actuar dentro del penal. Curiosamente fue la propia iglesia católica peruana (la misma que ha organizado ahora las exequias de Alan García), la que con más exactitud denunció esta matanza. El informe oficial que hizo público corrobora la versión de los presos fusilados después de rendirse.

Los cuerpos de los presos asesinados en los penales nunca fueron entregados a sus parientes

“En el Frontón, la operación se encomendó a la Marina, que bombardeó el Pabellón Azul durante todo el día. Eran alrededor de doscientos detenidos de los que solo sobrevivieron treinta, que se rindieron. En todo el proceso se impidió el acceso a la prensa, incluso a las autoridades civiles: jueces, fiscales, directores de penales».
En el procedimiento judicial que se abrió por estos hechos la justicia peruana, cómplice de la masacre, aceptó la imposición del ejército de que ninguno de los directores de los penales pudiera declarar en el juicio y dieron por válida la falsa justificación de que los internos poseían armas de fuego. Los cuerpos de los presos asesinados nunca fueron entregados a sus parientes. A los escasos supervivientes de la masacre, aún en presidio, se les amenazó con asesinar a toda su familia si aceptaban declarar en el juicio.
Pocos medios de comunicación internacionales, recogieron la auténtica realidad de esta masacre. La mayoría, auspiciados por el terrorismo USA, se limitaron a repetir la justificación de dicha masacre argumentada por el gobierno peruano de Alan García, que no fue otra que decir que los presos disponían de armas de fuego de fabricación artesana. Esta circunstancia nunca pudo probarse porque -como las armas químicas de Irak-, nunca fueron encontradas ningún tipo de armas entre los presos. En total, entre 350 y 450 internos fueron asesinados por orden directa del presidente. Dicen que cuando el fiscal general y el director del penal se opusieron a arrasar el penal de El Frontón a cañonazos, el sanguinario presidente Alán García dijo “O se van ellos o me voy yo”.
Nunca en la historia de Perú se había dado una matanza tan atroz como la que provocó Alan García aquel funesto mes de junio de 1986. Dejó a cientos de familias de luto, niños huérfanos y padres arrasados por el dolor que habían visto como un psicópata asesino, protegido y amparado por el ejército peruano, asesinó a sus seres queridos. Alan García fue el principal promotor y responsable de esta masacre. Sin embargo, ningún tribunal internacional de Derechos Humanos ha abierto aun ningún proceso por las responsabilidades de estos brutales crímenes.
El suicidio de Alan García ha sido, posiblemente, el único acto digno que puede atribuírsele a un despojo humano como era este despreciable y sanguinario asesino.

Perú, proveedor de cocaina a  EE.UU.

La situación de Perú ha cambiado poco en los treinta años pasados desde aquella funesta masacre. La dictadura militar se disfraza de democracia, pero la represión que sufre su población sigue siendo la misma, Junto a Colombia, Perú sigue siendo uno de los principales proveedores de cocaína a EE.UU. De hecho, sin el aporte de estupefacientes que llega a los Estados Unidos desde Perú y Colombia (a las que se está sumando ahora México), ni la Administración, ni la Bolsa, ni nada de su implacable American way of life podría funcionar normalmente.
La cocaína es la principal moneda con que Perú paga a EE.UU. sus servicios de mantener el país en estado de sitio. La CIA, como el gran hermano que es, supervisa desde el Pentágono el funcionamiento de esta fábrica de cocaína y vigila para que no se interrumpa nunca el abastecimiento de fuel para su podrido sistema económico. El hecho de que, colocando a psicópatas asesinos en el poder, quieran controlar ese imprescindible abastecimiento de cocaína, posibilita que, de vez en cuando, a estos degenerados presidentes se les crucen los cables y asesinen a miles de personas. Alan García ha muerto por voluntad propia, acosado por el remordimiento de conciencia que esos millares de muertos que dejó atrás le provocaban. Si realmente hubiera un infierno donde van a parar los asesinos de su calibre, no cabe duda de que Belcebú estará esperando a Alan García con las puertas del Averno de par en par abiertas.

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

Notre Dame y los bombardeos imperialistas: un doble rasero que quiebra humanidad

Cecilia Zamudio*. LQS. Abril 2019

La destrucción de patrimonio cultural de la humanidad no es digna de ser mencionada por los medios del Capital, si esta se produce a manos de marines estadounidenses que roban ávidos los tesoros de Palmira, Alepo, Saná, Hatra, Mosul, Nimrud, Tombuctú, Bamiyan…

Es triste, sí, que se haya incendiado Notre Dame de París; pero más triste es que Francia, junto a los EEUU y demás países imperialistas, bombardeen países por todo el Orbe, con desconcertante facilidad para masacrar millones de personas, destruir patrimonio histórico de la humanidad de más extensión y antigüedad incluso que Notre Dame, destruir escuelas, hospitales e infraestructura vital para la salubridad, utilizar uranio empobrecido y dejar decenas de miles de amputados y unos índices de cáncer descomunales en aquellos países que bombardean y torturan a través de mercenarios por ellos fomentados (como el ISIS o como los supuestos «rebeldes libios»)… Y todo para saquear hasta la médula los recursos de los países invadidos. Porque esa fiera que invade y pisotea, lleva las fauces ávidas del capitalismo transnacional.

Los medios de la Dictadura del Capital hoy dictan que hay que rasgarse las vestiduras por la catedral de París, pero en cambio cuando los países imperialistas bombardean otros países día y noche, truncando vidas y exterminando sueños, esos mismos medios del Capital dictan que hay que «aplaudir» lo que cínicamente llaman «bombardeos humanitarios», dictan que hay que aplaudir invasiones y saqueo. Y por supuesto, la destrucción de patrimonio cultural de la humanidad, para los medios del Capital, parece no importar en lo más mínimo, a menos que se produzca en una metrópoli capitalista.

La destrucción de patrimonio cultural de la humanidad no es digna de ser mencionada por los medios del Capital, si esta se produce a manos de marines estadounidenses que roban ávidos los tesoros de Bagdad, si esta se produce por los bombardeos de la OTAN, o por los mercenarios fanáticos sembrados por el imperialismo europeo y estadounidense en numerosos países. Poco le importan a los medios del Capital los sublimes monumentos Libios que se alcanzaron a salvar de los bombardeos de los «aliados», y que hoy corren peligro a manos de los fanáticos implantados allí por la brutalidad del imperialismo. Los mercenarios armados y entrenados por EEUU, ni bien tomaron el poder en Libia instauraron la Ley religiosa de la Sharía, de extrema crueldad con las mujeres y destructiva con la diversidad de la cultura libia, bajo los aplausos enérgicos de la UE y EEUU, que aclamaron lo que cínicamente llamaron «democracia». Poco les importó a los medios del Capital transnacional, cuando el imperialismo europeo y estadounidense descargaron toneladas de bombas arrasando monumentos antiquísimos, y destruyendo incluso la colosal obra del Gran Río Artificial, que iba a llevar las aguas del Acuífero Nubio al desierto, bajo la lógica de la solidaridad entre los países de África. El FMI prefiere que los países azotados por la sequía y la desertificación sigan endeudándose en condiciones leoninas, antes que haber permitido que la Libia de Gadafi reverdeciera parte del desierto.

Lo que al imperialismo europeo y estadounidense le interesaba en Libia, era poder saquear los enormes recursos petroleros libios, controlar el Acuífero Nubio, y poder llevarse las inmensas reservas de oro libias; nunca la motivación real del imperialismo fue el pueblo libio, que martirizó hasta más no poder. El pueblo libio y los demás africanos radicados o de paso por Libia, hasta hoy siguen padeciendo el terror del régimen marioneta instaurado tras la invasión por las potencias imperialistas.

Poco les importa la destrucción del patrimonio cultural de la humanidad a los medios del Capital, si esta se produce por las «expediciones punitivas» de los autoproclamados «policías del mundo», descargando sus bombas y mercenarios sobre la magnificencia perdida para siempre de Palmira o de Alepo (Siria), sobre las preciosas Hatra, Mosul y Nimrud descuartizadas (Irak), sobre Saná supliciada (Yemen); poco les importa a los medios del Capital que los mercenarios del imperialismo estadounidense y europeo, adiestrados en fanatismo para sembrar el caos controlado, destruyan patrimonio en Tombuctú (Mali) o en Bamiyan (Afganistán), por citar solo dos ejemplos. Y los seres humanos lacerados, torturados, amputados y empujados a los caminos del éxodo, importan menos todavía a ojos de esos medios cuyos dueños atesoran también en base al saqueo y la explotación… queda claro que para los imperios los seres humanos son menos importantes que la acumulación capitalista.

Los medios de la Dictadura del Capital hoy dictan que hay que rasgarse las vestiduras por la catedral de París, los televisores se llenan de católicos rezando frenéticos; se intenta tapar, con el show mediático, la protesta social contra la precariedad cada vez más acuciante a la que el capitalismo empuja a la población mundial, se hace una colecta que en pocas horas reúne sumas faraminosas para Notre Dame… Y mientras tanto Notre Humanité et Notre Planète (nuestra humanidad y planeta) siguen luchando, sin ser televisados, por sobrevivir al capitalismo y su barbarie; y mientras tanto siguen los bombardeos imperialistas fragmentando por los aires las vidas de millones de niños, sigue siendo impartido el adiestramiento en técnicas de tortura en las bases militares estadounidenses, siguen su accionar los marines, los mercenarios y paramilitares sembrados por el imperialismo por todo el planeta, desgarrando comunidades, masacrando tercas y siempre renovadas resistencias al saqueo capitalista, exterminando selvas y pueblos indígenas, arrinconando poblaciones al destierro… sigue la voracidad multinacional pulverizando montañas y secuestrando ríos, haciendo crecer hambrunas y sepelios… sigue la guerra constante que la clase explotadora le hace a la clase explotada, pero eso, para los medios del Capital, no merece rasgarse las vestiduras.

Doble rasero e infamia sin límites, colonización mental para avalar la barbarie y el saqueo que perpetra el imperialismo.

Más artículos de la autora
* LQSomos en Red

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

149 años: Vladímir Ilich Uliánov “Lenin”

Redacción. LQS. Abril. 2019

Tal que un 22 de abril de 1870, nacía Vladímir Ilich Uliánov, nosotras conmemoramos estos gozosos 149 años del nacimiento de Lenin con la lectura de este poema que le dedicó Nicolás Guillén

A Lenin

¿Sabes tú que la mano poderosa
que deshizo un imperio, también era
suave como la rosa?
La mano poderosa
¿sabes tú de quién era?

¿Sabes tú que la voz de agua encendida,
terrestre impulso en que se ahogó tu dueño,
cantó siempre a la vida?
De esa voz encendida,
¿sabes tú quién fue dueño?

¿Sabes tú que aquel viento que bramaba
como un toro nocturno, también era
onda que acariciaba?
El viento que bramaba
¿sabes tú de quién era?

¿Y sabes tú que el rojo manto,
de duras flechas implacable dueño,
secó Nevas de llanto?
Del sol de rojo manto
¿sabes tú quién fue dueño?

Te hablo de Lenin, tempestad y abrigo.
Lenin siembra contigo,
¡oh campesino de arrugado ceño!
Lenin canta contigo,
¡oh cuello puro sin dogal ni dueño!
¡Oh pueblo que venciste a tu enemigo,
Lenin está contigo,
como un día familiar simple y risueño,
día a día en la fabrica y el trigo,
uno y diverso universal amigo,
de hierro y lirio, de volcán y sueño!

Nicolás Guillén
(Camagüey, 10 de julio de 1902 – La Habana, 16 de julio de 1989)

Libertad para Carmen Badía Lachos

Ana Vargas. LQS. Abril 2019

Lanzo desde aquí un llamamiento a la movilización en todos los lugares de la geografía ibérica para lograr la excarcelación de una mujer íntegra y valiente

Intenso fin de semana el de la XVIII Marcha contra la macrocárcel de Zuera. Los actos comenzaron el viernes 12 de abril, con la presentación del libro ¿Se puede terminar con la prisión? Críticas y alternativas al sistema de justicia penal, por una de sus autoras, Paz Francés. Como se dice en la contraportada del mismo:

“La intención de este libro es repensar lo que parece incuestionable. Analizar de nuevo, desde otras perspectivas, dilemas en torno a la respuesta penal que ofrecemos a los conflictos desde una visión puramente abolicionista. Este es, ante todo, un libro que defiende que se puede terminar con la prisión, aunque no solo, da un paso más y examina la propia cultura que soportamos en la actualidad para llegar a cuestionarnos el propio concepto de castigo”

Todos los actos del sábado 13 de abril, se celebraron en la antigua cárcel de Torrero, donde por la mañana tuvo lugar una visita histórica a pie de calle: De la cárcel al cementerio. Un compañero historiador explicó el recorrido de esta prisión, desde su creación en el año 1929, en plena dictadura de Primo de Rivera, hasta su cierre definitivo en 2001. Se contó también con la presencia de un expreso insumiso que nos contó la experiencia de su paso por Torrero en los años 90 y del suicidio de Kike Mur, otro insumiso que no soportó las condiciones del encierro y que da nombre al actual Centro Social Okupado.

Ya por la tarde asistimos a la charla de una abogada de la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA), La cárcel enferma y mata, en la que reivindicó el derecho de l@s pres@s a recibir una atención sanitaria igual a la del resto de la población, lo que conlleva la aplicación inmediata del traspaso de la Sanidad Penitenciaria al Sistema Nacional de Salud y por ende, la denuncia del incumplimiento de este traspaso desde hace 15 años de todas las CCAA, salvo Cataluña y Euskadi que tienen asumidas estas competencias, aunque esta circunstancia no evita ni los maltratos ni las muertes que siguen produciéndose en las cárceles vascas y catalanas como a continuación puso de manifiesto una joven colombiana con el relato sereno y conmovedor del asesinato de su hermana en agosto de 2017 en la cárcel de Brians (Barcelona). Como tantas otras veces, se dictaminó que la chica, de tan solo 20 años como repetía su hermana, se ahorcó. Sin embargo, el resultado de la segunda autopsia es esclarecedor: cantidades desorbitadas de cuatro psicofármacos diferentes capaces de matar a un ejército aparecieron en su cuerpo que por otra parte presentaba signos evidentes de maltrato (la familia solo le vio la cara pero tenía un hematoma en un ojo y la nariz estaba rota).

Tras este terrible testimonio, nos hizo bien dirigirnos a una plaza cercana a repartir octavillas entre la gente para difundir la huelga de hambre de Carmen. Hubo buena acogida de la información, en general, y nuestras voces se unieron para gritar CARMEN LIBERTAD. La nota desagradable la pusieron la pareja de secretas que aparecieron por las inmediaciones y que fueron abucheados sin compasión.

El domingo 14 de abril, a las once de la mañana fue la hora fijada para coger el bus que nos llevaría hasta Zuera. Vimos desde la autovía la hilera de Land Rovers de la Guardia Civil que esperaban nuestra llegada para el control rutinario: cacheos y registros de personas y coches que se acercaban a Zuera. Ambiente festivo en el aparcamiento del parking. Numerosos puestos de distribuidoras, pancartas sujetas a las alambradas y radio Hawuai que transmitía en el interior de la prisión. Las primeras que intervinieron fueron dos mujeres nicaragüenses exiliadas en España por el clima de terror impuesto por el tándem Ortega-Murillo, en los años 80 líderes del movimiento sandinista que mutaron a dictadores y asesinos de su propio pueblo. Se leyó la carta de una líder estudiantil encarcelada tras las últimas manifestaciones en el país centroamericano.

A continuación se expusieron diversos casos represivos, el de Lisa, acusada del atraco a una entidad bancaria en Turín y que en la actualidad se encuentra encerrada en la cárcel de Brians; las causas abiertas por la cumbre del G-20 en Hamburgo; los casos de las personas presas con enfermedades graves, haciendo especial hincapié en la situación de Carmen, en huelga de hambre indefinida desde el 11 de marzo y finalmente el caso de Antoine, el preso más antiguo del Estado que saldrá en libertad en enero del año que viene y que se encuentra pendiente de entrega al Estado francés si no detenemos la Orden Europea de Detención dictada por el país vecino.

Comida popular y conciertos cerraron esta jornada de lucha pero aún quedaba lo más importante, la visita a Carmen con otr@s tres compañer@s. Entró la última acompañada de su inseparable silla de ruedas que empujaba otro preso. Su voz apenas se escuchaba por la debilidad y el ruido del ambiente. Ha perdido más de 15 kg, tiene muy bajos los niveles de glucosa, los dolores están repartidos por todo su cuerpo, especialmente en el riñón que le trasplantaron en Cataluña, hace poco sufrió una agresión por parte de un carcelero que para levantarla de la silla solo se le ocurrió agarrarla del cuello y soltarla bruscamente, agresión que denunció y que tuvo como consecuencia el traslado del energúmeno al módulo de aislamiento.

Nos cuenta que le ha caído otro parte, esta vez la acusan de pedir comida a los compañeros del módulo de enfermería donde la tienen recluida las 24 horas del día y de difundir al exterior noticias falsas. Carmen Badía no perdió la sonrisa en ningún momento, había escuchado en la radio todo lo programado durante la jornada y estaba feliz y determinada a llegar hasta el final.

Por nuestra parte le comentamos las últimas convocatorias que están previstas para exigir su libertad y que tendrán lugar el día 24 de abril con concentraciones en Madrid y Zaragoza a las doce de la mañana, en el primer caso frente a Instituciones Penitenciarias, en el segundo frente al Juzgado de Vigilancia Penitenciaria.

Lanzo desde aquí un llamamiento a la movilización en todos los lugares de la geografía ibérica para lograr la excarcelación de una mujer íntegra y valiente.

LIBERTAD PARA CARMEN, LIBERTAD PARA TOD@S L@S PRES@S ENFERM@S

Adhesiones a la petición de excarcelación, clic aquí

Contra el exterminio carcelario: Campaña por Carmen Badía Lachos
#CárcelDeZuera #Zaragoza #SolidaridadEntreIguales #ApoyoMutuo #AbajoLosMuros

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

Pío XII, el papa de la victoria

Arturo del Villar*. LQS. Abril 2019

La sintonía entre el dictador del supuesto Estado Vaticano y el de la España derrotada alcanzó su máxima identificación en 1953, con ocasión de la firma del concordato entre ambas dictaduras

Si creyéramos al papa fascista Pío XII, el mismo Dios dirigió a los militares monárquicos sublevados en su combate contra el pueblo español. Con motivo de su victoria, el domingo 16 de abril de 1939 les dirigió un mensaje leído en castellano desde Radio Vaticana, en conexión con la Radio Nazional rebelde, con la que conectaron todas las emisoras, con el fin de que sus palabras tuvieran el máximo eco.
Aquel fantoche que se hacía llevar en silla gestatoria a hombros de sus lacayos, revestido con capa pluvial, luciendo la triple tiara en su cabeza símbolo de su presunto poder espiritual y terrenal sobre todos los reinos del mundo, y abanicado con grandes plumas, como un rey oriental, se erigió en protector del dictadorísimo genocida vencedor de la guerra organizada por él contra el pueblo español, con la ayuda en armas y soldados de la Alemania nazi, la Italia fascista y el Portugal salazarista, y la financiera de la Iglesia catolicorromana que recogió colectas en todos sus templos repartidos por el mundo, para entregar el dinero a los militares monárquicos rebeldes.

Según el siniestro Pío XII, no vencieron por ese motivo, sino porque Dios dirigió personalmente sus actuaciones bélicas. En esta ocasión no se contentó con enviar a la virgen María a luchar contra los mahometanos, como hizo en Covadonga, o al apóstol Santiago montado en un caballo blanco con el mismo fin en la supuesta batalla de Clavijo que nunca tuvo lugar, según los historiadores, aunque sigue manteniendo el título de patrón de España por esa imaginaria proeza. No, en esta solemne ocasión se encargó él mismo de organizar los combates para vencer al enemigo. Asi, cualquiera, con la ayuda divina no hay quien pierda. Pero es un abuso intolerable.

Lo hizo Pío XI

Comenzó su mensaje mostrando su gozo por la victoria de los militares monárquicos sublevados y sus patrocinadores, en la guerra de exterminio librada contra los defensores de la legalidad constitucional en España:

Con inmenso gozo nos dirigimos a vosotros, hijos queridísimos de la católica España, para expresaros nuestra paternal congratulación por la paz y la victoria con que Dios se ha dignado coronar el heroísmo cristiano de vuestra fe y caridad, probados en tantos y tan generosos sufrimientos.

A los milicianos que les partiera un rayo, aunque habían sido ellos los que sufrieron el ataque de los sublevados. Si hubo una guerra fratricida en España, fue debido a la rebelión de los militares monárquicos, secundada por los partidos fascistas, los terratenientes y banqueros, azuzados siempre por los jerarcas catolicorromanos, temerosos todos ellos de perder sus privilegios tradicionales durante la monarquía. Precisamente aseguró que la intervención divina a favor de los rebeldes se había debido a la intercesión de su antecesor en el papado, el fascistón (aunque no tanto como él) Pío XI:

Alegre y confiado esperaba nuestro predecesor de santa memoria, esta paz providencial, fruto, sin duda, de aquella fecunda bendición que en los albores mismos de la contienda, enviaba a cuantos se habían propuesto la difícil y peligrosa tarea de defender y restaurar los derechos y el honor de Dios y de la religión.

Ni los nazis alemanes, ni los fascistas italianos, ni los viriatos portugueses intervinieron para proporcionar la victoria a los militares monárquicos sublevados: fue la bendición enviada por Pío XI al ejército rebelde en los mismos momentos de iniciar el conflicto armado, la que señaló a su Dios lo que debía hacer. Todo ello gracias a que los sublevados representaban a la España tradicional, la que levantó las guerras de religión en Europa, la que organizó pogromos contra los judíos acusados de ser la raza deicida, la que condenó a morir quemados vivos en las hogueras inquisitoriales a quienes disentían de los absurdos dogmas de la Iglesia catolicorromana.

España, nación elegida

Y eso fue una gratificación divina a España, porque sí, porque le dio la divina gana de elegirla para poner en práctica sus fines. Todo gratis total, y con promesa de victoria en las guerras que emprendiera en defensa de la fe catolicorromana contra mahometanos, judíos, herejes, brujos y demás ralea:

Los designios de la Providencia, amadísimos hijos, se han vuelto a manifestar, una vez más, sobre la heroica España. La nación elegida por Dos como principal instrumento de evangelización del Nuevo Mundo y como baluarte inexpugnable de la fe católica, acaba de dar a los prosélitos del ateísmo materialista de nuestro siglo la prueba de que por encima de todo están los valores eternos de la religión y del espíritu.

Los hispanoamericanos colonizados por aquella España imperialista no están conformes con la labor supuestamente evangelizadora de los conquistadores españoles, dedicada a apoderarse de sus riquezas naturales, abusar de sus mujeres, asesinar a quienes se negaban a aceptar el bautismo impuesto, y a renunciar a su cultura ancestral. A ellos no les parece nada heroica aquella España (y a muchos españoles tampoco, yo entre ellos).
Si esos eran los designios de la Providencia, prolongados hasta dar el triunfo a los militares monárquicos rebeldes, no la queremos. El motivo de que ahora los templos catolicorromanos estén vacíos y los seminarios cerrados, se debe a la nefasta actuación de la jerarquía catolicorromana, incluida también la protección a los curas y frailes pederastas en todo el mundo. La secta criminal tiene que desaparecer.

El altar y el trono

Pero el impío Pío XII siguió deduciendo consecuencias de la victoria alcanzada por los genocidas rebeldes contra el pueblo español:

Este primordial significado de vuestra victoria nos hace concebir las más halagüeñas esperanzas ya que Dios, en su misericordia, se dignará conducir a España por el seguro camino de vuestra tradicional y católica grandeza, la cual ha de ser el norte que oriente a todos los españoles amantes de su religión y de su patria en el esfuerzo de organizar la vida de la nación en perfecta concordancia con su nobilísima historia de fe, caridad y civilización católica.

Tenía ineludiblemente que enlazar la religión con la patria, ya que durante la larga historia de la monarquía española el altar y el trono actuaron coordinadamente, en contra de las libertades del pueblo. El anticristo vaticano deseaba que España siguiera el camino de la “tradicional y católica grandeza” de aquellos tiempos en los que el Tribunal del Santo Oficio de la Inquisición marcaba las pautas de comportamiento ciudadano para todos los españoles, forzosamente siervos del catolicismo romano.
Lamento haber nacido bajo la dictadura fascista, pero mucho peor hubiera sido hacerlo cuando actuaba la Inquisición, porque habría sido condenado a las llamas expiatorias. A mí que no me vengan con monsergas teológicas los catolicorromanos. Todavía confío en ver prohibida esa secta criminal por los tribunales internacionales de Justicia ahora que está totalmente desprestigiada por sus escándalos continuados.
El papa terminó su radiomensaje enviando su bendición apostólica a los españoles que quisieran recibirla. Y el dictadorísimo le remitió un telegrama asegurándole que “en nombre del pueblo español y en el mío transmito a vuestra santidad testimonio de la devoción y gratitud por la especial distinción de que nos ha hecho objeto en este día memorable”. Es costumbre de los dictadores y monarcas hablar en nombre de todo el pueblo sobre el que mandan, ya que se consideran sus representantes, aunque nadie los haya elegido y muchos abominen de ellos. Por ejemplo, yo mismo.

Y una suprema herejía

La sintonía entre el dictador del supuesto Estado Vaticano y el de la España derrotada alcanzó su máxima identificación en 1953, con ocasión de la firma del concordato entre ambas dictaduras. El 22 de diciembre el nuncio papal Ildebrando Antoniutti presentó sus cartas credenciales al dictadorísimo, con el boato anticuado de costumbre. Fue el momento aprovechado para anunciar urbi et orbi que, para festejar tan feliz acuerdo (para la Iglesia), Pío XII había concedido al dictadorísimo la Suprema Orden de Cristo, suprema herejía cometida por condecorar a un genocida. Consiste en una cruz de esmalte rojo que lleva en medio otra blanca pendiente de una corona real de oro, y se cuelga del cuello mediante un collar con los emblemas pontificios.
El concordato perdió su significado con el fin de la dictadura fascista, aunque la monarquía fascista instaurada por el dictadorísimo firmó con el supuesto Estado Vaticano unos acuerdos leoninos, que de hecho mantienen todos los privilegios tradicionales de la Iglesia catolicorromana, Y ninguno de los sucesivos gobiernos posteriores se ha atrevido a denunciarlos, y ninguno de los partidos que concurren a las próximas elecciones osa prometer que los anulará, o al menos que los revisará. Solamente por eso merecen que no votemos a ninguno de ellos. Que es lo que haré yo.

* Presidente del Colectivo Republicano Tercer Milenio.
Más artículos del autor

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

La espía roja (Red Joan)

Redacción- LQS. Abril 2019

La Película está inspirada en la vida de Melita Norwood, considerada la espía británica más importante del KGB. Agente doble apodada ‘Hola’, fue acusada de compartir secretos nucleares británicos con la Unión Soviética cuando trabajada en la Asociación Británica de Metales No Ferrosos

Joan Stanley, la protagonista de La Espía Roja (Red Joan), no es más que un alter ego… no es más que un personaje inspirado en la vida de una mujer real que pasó desapercibida durante casi toda su existencia: Melita Norwood.

Pasó desapercibida hasta que en 1999, durante una investigación llevada a cabo por el catedrático de la Universidad de Cambridge Christopher Andrew, apareció el nombre en clave de “Hola” entre varios archivos clasificados de la KGB. Tras ese nombre en clave estaba el suyo, el de una simpática anciana que a sus 87 años fue públicamente descubierta como uno de los principales nexos británicos con Moscú durante la Guerra Fría.

En 1937, cuando tenía 25, Melita comenzó a trabajar como secretaria de la Asociación Británica de Metales No-Ferrosos en Londres, una tapadera bajo la cual los británicos desarrollaron sus experimentos en materia nuclear. Tras la II Guerra Mundial el equipo comenzó a comprobar con preocupación cómo sus avances y los de los soviéticos llegaban a la par. Melita era la culpable, pero jamás levantó ningún tipo de sospecha.

Había tomado la decisión de compartir los documentos secretos que pasaban por sus manos con los rusos “para ayudar a impedir la derrota de un nuevo sistema que había, a un alto coste, dado a la gente de a pie alimentos y precios que podían permitirse, ofreciéndoles educación y un servicio de salud». Así lo explicó ella misma ante el mundo en una improvisada rueda de prensa en el jardín de su casa de Bexleyhead, al sur de Inglaterra. Había guardado celosamente su secreto durante más de 40 años.

Para interpretar al personaje de Joan Stanley en La Espía Roja (Red Joan), Judi Dench, en su vejez, y Sophie Cookson, en su juventud, se han metido en la piel de la mujer que evitó con sus actos (sean estos criticados o no) un nuevo desastre nuclear poco después del fin de la más cruenta guerra de la historia de la humanidad. Descubrir a esta figura histórica ha llevado a las dos actrices a lanzar varias preguntas al aire:

Si para hacer algo bueno debes hacer algo malo… quizá esté bien.

La espía roja (Red Joan) está dirigida por el británico Trevor Nunn, (ganador del premio Olivier y el premio Tony, director de la representación teatral de Los miserables o Noche de Reyes), a partir de un guion de Lindsay Shapero (Royal Wives at War, Enid) que adapta la novela homónima de Jennie Rooney. La oscarizada Judi Dench (Skyfall, Shakespeare in Love) da vida a la anciana ex espía y la prometedora Sophie Cookson (Gypsy, Kingsman: Servicio Secreto) a Joan en su juventud.

Sinopsis

Joan Stanley (Judi Dench) es una encantadora anciana que jamás ha levantado ningún tipo de sospecha… hasta que una mañana agentes del MI5 llaman a su puerta para llevársela detenida. Ha salido a la luz uno de los mayores casos de espionaje del KGB y Joan es una de las sospechosas.
Durante el interrogatorio Joan vuelve a los años 30, cuando estudiaba Física en Cambridge y se enamoró de un joven comunista, Leo Galich (Tom Hughes), el mismo que tiempo después, durante la II Guerra Mundial, le puso ante una difícil encrucijada: elegir entre traicionar a su país o salvar al mundo de una catástrofe nuclear.

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

¿Es, de verdad, la religión católica la religión del amor?

Arturo Seeber Bonorino. LQS. Abril 2019

La palabra amor viene de la raíz “am” que significa juntar, unir. La más alta manifestación es aquella que los griegos llamaban “ágape” y los romanos “caritas”

Del rabí Jesús poco sabemos de cierto ya que no dejó nada escrito. De momento, la mayoría de los historiadores parecen coincidir en que fue el líder de una de las tantas sectas de la Judea de entonces que se oponía a la hipocresía de los que tenían el poder de la religión judía, los fariseos y saduceos. Y por meterse con el poder así le fue, lo llevaron a la una muerte ignominiosa, la de la crucifixión, método habitual entre los romanos para ejecutar a los delincuentes.

También concuerdan los historiadores en que no creó religión alguna, la Religión Católica que padecemos hasta hoy en día parece provenir de uno de las tantas interpretaciones de la figura del Maestro, la del grupo de Pablo, la que terminó imponiéndose, por las buenas y por las malas, desde la conversión del emperador Constantino quien la impone como religión del Estado.

Liberado el rabí Jesús de tan mala fama, su deificación y el nacimiento y asentamiento de la Religión Católica es un hecho bastante tardío. No se escribe su primera biografía sino cuarenta años después de su muerte, el evangelio de Marcos, y el primer texto cristiano se considera que es la primera epístola a los Tesalonicenses de Pablo. Mucho más se había escrito, mucha agua pasó bajo el puente, pero hemos de atenernos a esos textos que los cristianos llaman “inspirados”, los textos “canónicos” que conforman el Nuevo Testamento de la Biblia Católica.

Pero esta religión, que a sus devotos enmiela su lengua afirmando que es “la religión del amor”, ¿lo es realmente?
La palabra amor viene de la raíz “am” que significa juntar, unir. La más alta manifestación es aquella que los griegos llamaban “ágape” y los romanos “caritas”. Es el amor desinteresado, es el amor universal. Por ello sus acólitos hablan de la “caridad cristiana”.
Vamos por partes, el Jesús evangélico ¿ama a la Humanidad?, ¿ha venido a la tierra para repartir su amor entre todos?
Parece ser que no. Parece ser que sólo canta su canción a quién con Él va. Y va con Él quien sigue su visión moral, la ley mosaica, a la cual no ha venido a abolir sino a dar cumplimiento.

¡No penséis que he venido a derogar la Ley de los Profetas! No he venido a derogar, sino a dar cumplimiento. (Mateo 5, 17/18.

Pero la glosa un poco: no sólo amar a Dios, sino al prójimo como a uno mismo. Pero la palabra prójimo o próximo significa el que tenemos al lado. No a todos.

El que no está conmigo está contra mí. (Mateo 12, 31)

Y para más inri, veamos lo que le espera al que no:

…este Hombre (Jesús) enviará a sus ángeles, escardarán de su Reino a todos los corruptores y malvados y los arrojarán al horno encendido. Allí será el llanto y el apretar de dientes (Mateo 13, 41/42)

Lo mismo sucederá al fin del mundo: saldrán los ángeles, separaran a los malos de los buenos y los arrojarán al horno encendido. Allí será el llanto y el apretar de dientes. Mateo 13, 49/50).

Seguir tras Él, sin condiciones, vendiendo todo para dárselo a los pobres, renegando de su padre, madre, esposa, hijos (Mateo, 10,34/39. Marcos, 6, 34/38; 10, 17/22)

Él mismo, por seguirse a sí mismo, llega a renegar de su madre y de sus hermanos (Mateo 12, 49/50)
Y guay del que se le ocurra pasarse de listo. En los Hechos de los Apóstoles (Hechos 5, 1/11), el matrimonio de Ananías y Safira vende todos sus bienes para seguir a los seguidores de Jesús, pero comenten una torpeza que les costará la vida, se quedan con una parte. Los descubre Pedro (Hechos 5, 1/11), enfrenta primero a Ananías y, tras una dura regañina, se lo carga, lisa y llanamente: “A esas palabras Ananías cayó al suelo y expiró”. Aparece luego Safira, y por mucho que se quiera mandar la misma historia de la princesa Cristina de Borbón de que ella no sabía nada de los asuntos de su marido, se la carga igual.

Visto lo visto, no es de extrañar el fanatismo y la intolerancia de las distintas sectas cristianas que las ha llevado al sistemático exterminio a sangre y fuego de los impíos, de los judíos, de los herejes (la palabra griega herejía, háiresis, sólo tenía el significado de un punto de vista), y a la legalización de un Tribunal de exterminio del opositor. El Santo Oficio, o Inquisición.

Cuando en el siglo XII desde Francia se va imponiendo la herejía cátara, en el siglo XIII, la iglesia organiza una cruzada de destrucción. Entre sus lindezas, Simón de Monfort entra en uno de sus reductos, la ciudad de Béziers, y pasa a degüello a sus 30.000 habitantes. Se le reprocha diciéndole que no todos allí han de ser cátaros, que muchos inocentes habrá. Yo los mato a todos, que en el Cielo Dios separe justos de pecadores.

En el siglo XV una herejía logra imponerse, la del monje agustino Martín Lutero, que dará pie a otras rebeldías que se irán imponiendo bajo el nombre de protestantismo. ¿Representó eso algún cambio en la visión que hasta entonces tenía la Iglesia Católica de Jesús? Esencialmente ninguno. Jesús seguía siendo considerado Dios, seguía siendo un tirano que imponía su voluntad por cojones. Sólo se ven unos algunas modificaciones en la liturgia y poco más.

¿Cómo extrañarnos, entonces, del grado al que llegan algunos fanatismo de los seguidores de Jesucristo.

¿Puede entonces asombrarnos que el pastor Jim Jones, en su centro de la Guyana obligase a suicidarse a sus fieles con un cóctel de cianuro?

¿Qué David Koresh, líder de su secta los Davidianos, encerrado en su rancho de Monte Carmelo, en Waco, con sus acólitos y un arsenal de armas de guerra recibiese a la policía a tiros y que, como resultado, muriesen ochenta y cinco fieles en el incendio del rancho?

¿O qué, más sofisticado, Marshel Applewhite, líder de la secta Puerta del Cielo, lleva al suicidio a sus treinta y nueve fieles para que lo acompañen el Cielo pero, esta vez, transportados en una nave espacial?

Eso, por citar algunos ejemplos nada más, que si nos ponemos…

Más artículos del autor

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb