¡Ay! Errejón

LQSomos-inigo-errejonEl Financiero de El Garaje. LQSomos. Enero 2016

Ayer te estuve viendo en el programa El Objetivo y hay algo que me llamó la atención.

No se trata de tus buenos propósitos, muy centrados en parar los desahucios e impedir los cortes de calefacción para familias en dificultades. En eso, cualquier persona de buena voluntad estará de acuerdo. Como lo estará en recuperar el terreno perdido en sanidad y educación.

No, lo que me llamó la atención fue que en media hora no tuvieses tiempo para hacer una mención, ni una sola, al problema más acuciante que arrastra (como Estado) el reino de España. No te oí decir : hay que reducir el gasto. No podemos -como Estado- seguir gastando muy por encima de lo que recaudamos.

Llevamos muchos años aumentando el déficit. La deuda total -la estatal- supera el billón de euros. Y a ti no sólo no se te ocurrió decir que para mantener -y no digamos aumentar- el gasto en sanidad, educación y pensiones, habrá que reducir por otro lado. No. Lo que se te ocurrió decir fue que iréis -si gobernáis- a Bruselas para negociar una “mayor flexibilidad en la reducción del déficit”. Es decir, que nos permitan seguir viviendo a crédito o, lo que es lo mismo, que nos sigan prestando.

¿Qué pasa Errejón? ¿Que te parecería impopular decir que el estado está sobredimensionado, que es financieramente insostenible, que sobran autonomías, competencias, diputaciones, ayuntamientos, Senado, coches oficiales, empresas “públicas”, televisiones? ¿O, por poner otros ejemplos: misiones internacionales, participación en alianzas militares, gasto en armamento? Sí, claro, esas reducciones afectarían a mucha gente y es casi seguro que si ven amenazada su situación, por poco que sea, no os votarán. A lo mejor es que no queréis molestarlos. Pero habría que tener la valentía de decirlo.

Es más fácil echar la culpa a Merkel. Pues mira, te lo voy a decir, estoy de acuerdo en una cosa con Merkel: en que tenemos que reducir déficit, que es lo mismo que reducir gastos (a no ser que quieras aumentar los impuestos, que ya sabemos quién acaba pagándolos).

Y, para que quede claro, te digo también que hay una cosa en la que NO estoy de acuerdo con Merkel, y es que esa reducción afecte a los trabajadores y a los más desfavorecidos (que es lo que hizo el gobierno saliente). Eso, en el capitalismo financiero alemán es una opción lógica. En la izquierda, evidentemente no.

Pero, ¿es mucho pedir que personas que quieren gobernar desde la izquierda, expresen entre sus prioridades la de una reducción –drástica- del gasto estatal, y que, ya que quieren gobernar, cifren lo más exactamente posible esas reducciones?

Ya quedan pocos, aparte de Obama, Draghi, el Banco Central de Japón y algún otro, que pregonen la necesidad de combatir la crisis inyectando más y más dinero. El Banco Central Europeo compra ya mucha deuda: inyecta más de 60 mil millones de euros al mes. Son 720 mil millones al año, la mayoría para comprar deuda estatal. Se sabe que las necesidades de inversión de la eurozona no sobrepasan la mitad (350 mil millones). Y todo eso para un crecimiento raquítico. ¿O es que te vas a unir al cuento de que podemos seguir endeudándonos sin miedo porque esa es la manera de lograr crecimiento? Sabes o deberías saber que todo ese dinero, creado de la nada, sirve para alimentar burbujas y que está siendo, precisamente, el mejor combustible del aumento de las desigualdades.

Pues sí, parece que es mucho pedir. Ni una mención, ni una sola.

Más artículos del autor

6 comentarios sobre “¡Ay! Errejón

  • Pingback:Sí a los recortes - LoQueSomos

  • el 31 enero, 2016 a las 11:52
    Permalink

    Si señor ya va siendo hora de hablar de eliminar gastos superfluos, como la Monarquía, El Senado, Las Diputaciones, la duplicidad de policías, el ejército. Es imprescindible eliminar las subvenciones a grupos e iglesias religiosas. Es urgente reducir Concejalias, diputados «regionales»…. Y ademas es urgente cuantificar ese gasto.
    Sería bueno que ademas de otras consideraciones, ideológicas, políticas y culturales se pusiera en la palestra, simplemente un hecho fundamental: QUE NO HAY DINERO.
    También estoy de acuerdo con el autor del artículo, en que toda subida de impuestos, al final acabamos pagándolos los mismos, los asalariados. Y todas las medidas punitivas para sacar más impuestos acaban en mayor represión contra los asalariados, los «autonomos», los artistas (sobre todo si son de izquierdas), etc.
    Se debería cuidar con más urgencia y decisión los dineros recaudados, que seguir insistiendo en «fabricar» dinero.
    Por último ¿Para cuando la auditoria de las deudas donde ya gobiernan las fuerzas de la nueva izquierda?

    Respuesta
  • el 30 enero, 2016 a las 22:55
    Permalink

    «Trueno» quien es??? un visionario, un profeta, un adivino o simplemente un tertuliano de la caverna… por lo menos podía haber dado alguna cognición, a sus planteamientos, razonarlos. Lo único que hace es enjuiciar a su manera, estilo «caverna», a una organización que esta consiguiendo transformar más cosas en su corto espacio de tiempo… a diferencia de otras, que mucho puño en alto y catecismo «Manifiesto comunista» en la otra, pero bien que se han mantenido con el régimen del 78.
    Y si no, que se lo pregunten al camarada Carrillo, el republicano monárquico de “ahora no es el momento»

    Respuesta
  • el 30 enero, 2016 a las 08:29
    Permalink

    como el Trueno.
    No se puede decir mejor…desgraciadamente

    Salud y República!!

    Respuesta
  • el 30 enero, 2016 a las 07:23
    Permalink

    Curioso este post. El articulista enjuicia y reprocha lo que Errejón «no» dijo, aunque lo hace moderadamente, sin acusarle del ominoso error de no haber hablado del entrelazamiento cuántico o de la participación de Podemos en el asesinato de Kennedy. Se trata de hacer un post sentando los reales propios a costa de los silencios sobre el millón de cosas largo sobre las que Errejón no habló. Bien. El único comentario hasta ahora sigue la misma línea de originalidad -y coherencia- ya que, aprovechando el post, o sea, que el Manzanares pasa por Madrid, se despacha… contra Podemos, obviamente, censurando que sus miembros sean troskistas, anarquistas, anticomunistas, socialdemócratas… siendo de celebrar que se pueda ser tantas cosas al mismo tiempo sin padecer uno alzheimer. En fin, una lectura divertida para el solaz del fin de semana.

    Respuesta
  • el 29 enero, 2016 a las 20:47
    Permalink

    El probléma surge cuando una formación como podemos al no ser ni de derechas ni de izquierdas, al estar plagada de trotskistas, de anarquistas, anticomunistas, etc. es cuando se cae en la socialdemocrácia,como ellos, cuando un partido como podemos que no tiene ideologia política propia ocurren estas cosas. Cuando una cúpula compuesta por unos personajes que van por la vida vistiendo de revolucionarios,de progres modernillos,engañando a las masas aborregadas de que todo va a cambiar, para que luego todo siga igual, cuando no a la otan, pero ahora si, cuando no a los desahucios, pero ahora también, cuando si al referendum de catalunya si,ahora acabará seguramente con no, porque bueno, papa Iglesias no sería vicepresidente del gobierno de fachas, etc.
    Si, es la nueva socialdemocrácia, los que reniegan y niegan la lucha de clases, los que atacaban a la casta y son ellos la primera casta, los que reniegan de la república y besan el culo a los monarcas y todo lo que vemos y conocemos, este es el probléma, pero la razón siempre la tendrá quién la tiene, y que lean o relean a Marx cuando escribe en El Capitál….. el capitalismo viene al mundo chorreando sangre y lodo, por todos los poros, desde la cabeza a los pies….que mediten.

    Respuesta

Deja un comentario