Banco de España: avanzando recortes

Por Fátima Martín*. LQSomos.

Para reducir la vulnerabilidad asociada al alto endeudamiento público, el Banco de España considera necesario “plantear un programa de consolidación fiscal a medio plazo”. Esto significa aumentar los ingresos vía impuestos y/o reducir los gastos a través de recortes

El Banco de España advierte que la elevada deuda pública hace a la economía vulnerable y recomienda ajustes a medio plazo

Apenas han empezado a llegar los fondos europeos y el Banco de España ya está avanzando recortes. La elevada deuda pública, que se situó en el 122,8% del PIB en el segundo trimestre de 2021 [1], “hace a la economía española vulnerable (…) y reduce la capacidad de respuesta ante la materialización de riesgos”, ha advertido el supervisor, que recomienda ajustes a medio plazo.

En su Informe de Estabilidad Financiera (IEF) de otoño 2021 [2], el Banco de España detalla las principales vulnerabilidades y riesgos para la estabilidad del sistema financiero español. Entre las primeras figura el aumento de la deuda pública. Incremento que en ningún momento achaca al rescate del banco malo o SAREB, que disparó la deuda pública al 120% en 2020, en el peor momento, en plena pandemia de Covid-19 [3].

En su análisis, el Banco de España considera que “el aumento de la inflación observado recientemente tiene su origen en factores transitorios”, pero advierte que “una normalización de la política monetaria más abrupta de lo esperado aumentaría el potencial impacto de esta vulnerabilidad”, siendo la rentabilidad de la deuda soberana a largo plazo probablemente la más afectada “por las incertidumbres que podrían surgir en los mercados financieros ante una retirada prematura de los programas de compra de los bancos centrales lanzados para mitigar el impacto de la pandemia”.

La deuda externa bruta de España se sitúa en el 197,9% del PIB

En el capítulo de los flujos financieros frente al resto del mundo y la posición de inversión internacional, el IEF de otoño 2021 señala que las compras netas de los inversores internacionales durante el primer semestre de 2021 fueron de 41.200 millones de euros, lo que llevó a que la proporción de las tenencias en manos de estos agentes dejase de caer, situándose en el entorno del 45% de deuda soberana española.

Por su parte, la deuda externa bruta de España se incrementó en la primera mitad de 2021 en 66.400 millones de euros, hasta el 197,9% del PIB, 28,4 puntos porcentuales por encima del nivel pre-pandemia. “Este elevado nivel de endeudamiento supone un elemento de vulnerabilidad ante eventuales endurecimientos de las condiciones de financiación en los mercados internacionales”, reitera el informe.

Para reducir la vulnerabilidad asociada al alto endeudamiento público, el Banco de España considera necesario “plantear un programa de consolidación fiscal a medio plazo”. Esto significa aumentar los ingresos vía impuestos y/o reducir los gastos a través de recortes. Es más, recomienda que “las medidas de política fiscal desplegadas en la crisis deben ser cada vez más selectivas y focalizarse en los sectores económicos y segmentos de la población para los que la reactivación está siendo más lenta”.
Debilidad de la situación financiera de empresas y hogares más afectados

La institución que gobierna Pablo Hernández de Cos hace estas recomendaciones de recortes —que impactan sobre unos sectores ya muy castigados y no sobre el sector financiero causante en gran medida del aumento de la deuda pública— pese a reconocer la debilidad de la situación financiera de ciertas empresas y hogares. Ésta es otra de las vulnerabilidades señaladas por el Informe de Estabilidad Financiera.

En concreto, siempre según el IEF del Banco de España, la recuperación es todavía incompleta en los sectores más afectados, como la hostelería o el transporte, que han acumulado los mayores incrementos de deuda bancaria, y también del crédito dudoso. “Por el momento, parecen haberse evitado escenarios de aumentos significativos de las quiebras empresariales, pero no debe olvidarse que los apoyos de las medidas extraordinarias todavía son muy importantes”, advierte.

Con respecto a los hogares, los más vinculados al empleo en sectores más afectados por la crisis sanitaria y aquellos de menor renta, se han beneficiado en menor medida de la recuperación y son más vulnerables. Por lo que “una recuperación de la actividad más lenta de lo esperado o el aumento de los costes de financiación podrían dar lugar a incrementos significativos del crédito dudoso en estos segmentos de hogares y empresas más vulnerables”.

Los créditos en vigilancia especial aumentaron un 53% en los últimos doce meses

En cuanto a los dudosos, el informe destaca que pese a la reducción agregada de los mismos, “se observan ciertas señales de deterioro de la calidad del crédito, destacando el aumento de los préstamos en vigilancia especial, y de las refinanciaciones. Los créditos en vigilancia especial, que anticipan mayores probabilidades de impago con respecto a aquellos en situación normal, aumentaron notablemente (53%) en los últimos doce meses.

Por su parte, los créditos refinanciados o reestructurados, que habían moderado su ritmo de descenso en los últimos trimestres, han pasado a crecer un 8,8% interanual en junio de 2021, lo que estaría indicando un mayor uso de este recurso por parte de algunas entidades, para facilitar el repago de créditos a determinados acreditados, en particular de las empresas no financieras.

Aumenta el deterioro de la calidad crediticia de los préstamos ICO

Por su parte, el deterioro en la calidad crediticia de los préstamos vinculados a moratorias vencidas hasta junio de 2021 se ha mantenido, aumentando el de los préstamos con aval ICO. Sobre los préstamos vinculados a moratorias, el Banco de España advierte: “Este deterioro podría aumentar en los próximos trimestres, ya que una parte importante de las moratorias ha vencido muy recientemente, a lo largo del segundo trimestre de 2021”.

La situación de los préstamos ICO a empresas no financieras y empresarios individuales muestra en junio de 2021 un deterioro con respecto a diciembre de 2020. A nivel de las operaciones con aval ICO, el peso del crédito en vigilancia especial aumentó en ocho puntos porcentuales, situándose en el 16%. Para los empresarios individuales el incremento fue más contenido, pero alcanzó la misma tasa. A este respecto, el informe subraya que “la elevada presencia de señales de deterioro crediticio en los clientes con aval ICO sugiere que el riesgo de las operaciones avaladas por el ICO podría materializarse en mayor medida, una vez el periodo de carencia expire”.

Notas:
1.- La deuda de las Administraciones Públicas se situó en el 122,8% del PIB en el segundo trimestre de 2021. Banco de España (30/09/2021) 
2.- Informe de Estabilidad Financiera (Otoño de 2021) Banco de España
3.- La deuda pública, disparada por el rescate a SAREB en plena pandemia, sitúa las arcas públicas en gran vulnerabilidad, según AIReF. CADTM.org

* Fátima Martín es periodista, miembro del CADTM y de la PACD del Estado español. Es coautora, junto con Jérôme Duval, del libro Construcción europea al servicio de los mercados financieros, Icaria editorial 2016. Actualmente está desarrollando el periódico ’online’ FemeninoRural.com.
Otras notas de la autora

Síguenos en redes sociales… Facebook: LoQueSomos Twitter: @LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar