Barcelona. 136 concentración: Les dones del TOP

Mesa de Catalunya*. LQSomos.
Traducido por Leticia Palacios. LQSomos.

Es un milagro que mujeres educadas en mensajes opresivos, denigrantes y represivos se volvieran rebeldes e insumisas contra el fascismo y militaran en la clandestinidad, luchando contra la dictadura y muchas veces también contra el machismo de sus compañeros de organizaciones políticas y sindicales

 El dissabte 26 de març a les 12 hores a la plaça Sant Jaume, BCN. Les dones del TOP: Veritat, Justicia, Reparació

Raimon cantaba yo vengo de un silencio antiguo y muy largo, nosotras, las mujeres, podríamos cantar que venimos del más antiguo y largo de los silencios, el que sufrieron las madres de nuestras madres y las madres de sus madres. Un hilo lila que se pierde en la historia de las olvidadas entre los olvidados y de las reprimidas entre los reprimidos.

Silencios clamorosos, desde los gritos mudos de las mujeres sabias quemadas en las hogueras de la Inquisición, a los mudos gritos de las mujeres que aún hoy luchan por su emancipación. Mujeres silenciosas y mujeres silenciadas, que se merecen vivir libres de imposiciones de roles de sociedades machistas, fascistas y capitalistas cosificadoras.

Nos miramos en las mujeres que fueron tildadas de brujas. En las escritoras y cientificas que tuvieron que publicar bajo pseudónimo masculino. En las sufragistas que lucharon por sus derechos políticos a pesar de la represión. En las huelguistas de tantas luchas sindicales, que quisieron el pan y las rosas. En las antifascistas de la República, que conquistaron derechos. En las Mujeres Libres, libertarias que pusieron a la mujer en el centro de la revolución. En las brigadistas internacionales que dejaron sus hogares para defender los nuestros. En las mujeres de trinchera y retaguardia. En las mujeres torturadas, encarceladas y asesinadas, que no pudieron ser vencidas por los golpistas. En las firmes mujeres que, entre lágrimas, fueron petreos pilares de una posguerra de hambre, enfermedad y vidas rotas. En las mujeres del exilio y de la resistencia, que lucharon con sus manos sin rendirse. En las mujeres de la clandestinidad: guerrilleras, enlaces de la guerrilla, militantes de partidos y asociaciones prohibidas. En las mujeres que en silencio luchaban contra el nacionalcatolicismo rebelándose con pequeños gestos de amor anónimos hacia las personas estigmatizadas, hacia la cultura, hacia la lengua a pesar de sus exilios interiores. En las mujeres que, muerto el dictador pero no la dictadura, lucharon por lo que habían conquistado sus madres y abuelas. En las mujeres que no se creyeron el cuento de la Transición y fueron vejadas y golpeadas en comisarías y cuarteles. Nos miramos en todas ellas. Un buen espejo para unos tiempos de represión, de crisis y precariedad, de recortes de libertades y de avance de un fascismo que nunca se fue y que es, por definición, machista.

Cada marzo recordamos que hay un referente de la eclosión de la mujer como sujeto de derechos políticos y jurídicos, esta conquista se llama República. Gracias a todas las mujeres pioneras que lucharon contra los convencionalismos sociales, familiares y religiosos, contra el analfabetismo y la incultura, ocupando lugares que hasta entonces eran propiedad exclusiva de los hombres. Desde el campo, las fábricas, las administraciones del estado. Mujeres que abrieron la puerta a importantes cambios para liberar a todas las demás de su minoría de edad perpetua.

Y al mismo ritmo que las mujeres conseguían derechos, crecía la conspiración de la oligarquía, de los militares y de la Iglesia contra una República que ponía en peligro siglos de privilegios basados en el expolio y la explotación del pueblo. Y de la luminosidad republicana se pasó a la negrura teñida de sangre del franquismo, de los reaccionarios iluminados golpistas contra la legalidad republicana. La cruz y el fusil pusieron punto final a un sueño de violetas y lilas con olor de libertad. Se hundía un mundo abierto de sororidad y nacía un mundo cerrado de solidaridad clandestina. De nuevo tocaba, por imperativo legal y letal, arrastrar el pesado lastre del antiguo y largo silencio.

Es un milagro que mujeres educadas en mensajes opresivos, denigrantes y represivos se volvieran rebeldes e insumisas contra el fascismo y militaran en la clandestinidad, luchando contra la dictadura y muchas veces también contra el machismo de sus compañeros de organizaciones políticas y sindicales. Mujeres que llenaron las calles a la muerte del dictador pidiendo libertad y exigiendo el derecho al divorcio, al aborto y a la amnistía para las mujeres. Digna lucha feminista, siempre lucha antifascista. Estas fueron las mujeres del TOP, Tribunal de Orden Público, mujeres que desde sus ideologías y siglas arriesgaron todo lo que tenían levantándose contra el dictador para derrocar su corrupto y asesino Régimen. Más de 200 mujeres catalanas, nacidas en todo el mundo, pasaron por este tribunal acusadas de asociaciones ilícitas, informaciones peligrosas, insultos a los héroes del Movimiento Nacional, reuniones o manifestaciones no pacíficas, desórdenes públicos, entrada clandestina al estado, documentación falsa, atentado a la autoridad, propaganda ilegal, armas, explosivos o terrorismo, sedición… Pero fueron muchas más las mujeres detenidas que nunca olvidarán su paso por las manos torturadoras y las bocas vejadoras de la Policía Nacional y la Guardia Civil. Situaciones de terror, asco, ultraje e impotencia dentro de cuarteles y comisarías como la de Via Laietana, que tiene que convertirse en un centro de memoria de la represión. Oscuras salas llenas de machismo y misoginia, que hacían buenas las prisiones. A todas estas mujeres tan desconocidas como valiosas rendimos nuestro homenaje exigiendo verdad, justicia y reparación. Un reconocimiento y una deuda darlas a conocer.

Mujeres que dijeron no. Mujeres que supieron que lo que nos rompió y robó el fascismo, lo que nos rompen y roban cada día, solo desde una red solidaria tejida por las luchas portadoras de la bandera de los derechos humanos, y con ojos de mujer, podría ser reconstruido. De este modo podremos avanzar en nuestra obligada conquista de los derechos que históricamente nos deben.

Las mujeres romperemos silencios antiguos y largos con nuestro grito hecho de todos los que se congelaron en tantas gargantas oprimidas, un grito que rodeará el mundo y hará estallar el impuesto techo de cristal blindado en millones de esquirlas de libertad.

Veritat, Justicia, Reparació: El dissabte 26 de març a les 12 hores a la plaça Sant Jaume, BCN. Les dones del TOP

– Traducido para LoQueSomos por Leticia Palacios
* Mesa de Catalunya d’Entitats Memorialistes
mesacatalunya@gmail.com

Síguenos en redes sociales… Mastodon: @LQSomos@nobigtech.es Diaspora*: lqsomos@wk3.org Telegram: LoQueSomosWeb Twitter: @LQSomos Facebook: LoQueSomos Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar