Beth Hart: A Tribute To Led Zeppelin

Por Mariano Muniesa. LQSomos.

El nuevo álbum es una colección de versiones a cuál más interesante e inspirada de Led Zeppelin, todo un homenaje ¿Es Beth Hart la mujer que cree que todo lo que brilla es oro?

Este 25 de febrero se ha editado oficialmente en todo el mundo a través del sello Provogue/Mascot Label Group el nuevo disco de una de las artistas de rock contemporáneas más prolíficas, imaginativas y talentosas de las escena actual, la estadounidense Beth Hart, que en esta ocasión afronta un reto apasionante por lo arriesgado y que una vez más dice mucho con este movimiento de su capacidad como cantante y de su cultura y bagaje musical. El nuevo álbum de Beth Hart se llama “Beth Hart: A Tribute To Led Zeppelin”, es decir, una colección de versiones a cuál más interesante e inspirada del gran grupo que cambió la historia del rock y creó el heavy metal.

Beth Hart es una cantante que entiendo que por su trayectoria y su obra musical debería necesitar poca o ninguna presentación, pero por si acaso y antes de entrar en un análisis pormenorizado de este nuevo trabajo, probablemente no esté de más dar algunos apuntes a quienes aún no la conozcan en profundidad sobre quien es y lo que significa en el rock actual. Más allá de su nominación a los Grammy, esta cantante y pianista californiana de blues y rock clásico que acaba de cumplir 50 años el pasado 25 de enero, saltó a la fama después de atravesar un conflictivo periodo de adicción al alcohol y las drogas con un magnífico disco llamado “Leave The Light On” de 2003, su cuarto álbum de estudio, que alcanzó una gran repercusión.

A partir de ahí, su carrera no hizo sino crecer y crecer y su prestigio se ha visto incrementado enormemente en los últimos años merced a sus frecuentes colaboraciones tanto en estudio como en directo con guitarristas de la talla de Joe Bonamassa, Slash de Guns N’Roses, Buddy Guy o Jeff Beck, y en su currículum ya cuenta con una amplia discografía jalonada de éxitos, uno de los más celebrados, su ya mítico álbum en directo “Live At The Royal Albert Hall” grabado en 2018 en ese histórico escenario.

La historia de este disco tributo comenzó durante la grabación del anterior trabajo de estudio de nuestra protagonista, “War In My Mind”, cuando el productor Rob Cavallo grabó de manera improvisada y a modo de divertimento con Beth una versión informal de “Whole Lotta Love” de Led Zeppelin, y a éste le gustó tantísimo que acabó convenciendo a la cantante de lanzarse a grabar un disco de versiones de Led Zep. Curiosa y paradójicamente y a pesar de ser un ícono moderno del blues-rock, Beth Hart, según propia confesión en realidad no escuchó mucho a Led Zeppelin cuando era adolescente. Escuchó a la banda principalmente a través de su hermano mayor, su vecino y a través de su omnipresente presencia en las emisoras americanas de radio rock de finales de los 70 y comienzos de los 80. “Me metí mucho más en Led Zeppelin a través de Joe Bonamassa, que los adora y nunca dejaba de hablarme de ellos”, ha asegurado recientemente.

“Hacer este disco por tanto ha sido intimidante y humillante”, reconoce Beth. “A través de él, me di cuenta de lo genial que es Jimmy Page como compositor, músico y productor, y de lo maravilloso que es Robert Plant como cantante. ¡Ahora, tras enfrentarme a su música, empaparme de ella e interiorizarla es cuando me hecho su fan!”.

El contenido de “Beth Hart: A Tribute To Led Zeppelin” puede decirse que es un verdadero homenaje por cuanto reúne una selección de canciones cuyo elemento común es la majestuosidad del legado musical que Led Zeppelin han dejado a la historia del rock. Se abre con “Whole Lotta Love”, tomada de esa primera sesión de grabación durante las sesiones de “War In My Mind”, y a lo largo de cada una de las versiones, Beth Hart logra equilibrar perfectamente el respeto por el espíritu de los temas originales con su aportación personal y su propio sentimiento a la hora de cantar y reestructurar cada tema.


Ello resulta muy elocuente en las magníficas versiones de “Black Dog” y “Good Times, Bad Times”, donde hay una fusión, una simbiosis más evidente e inspirada del feeling blues rock que conecta a Beth Hart con Led Zeppelin, sin perjuicio de que ello le permita navegar con la elegancia y la fuerza de una Etta James el medley “No Quarter/Babe, I’m Going To Leave You” o el estilo funk de “The Crunge”. Lo mismo sucede con el otro medley contenido en este disco, “Dancing Days/When The Levee Breaks”. Y “Kashmir”, sencillamente, es sublime.

Quizá –y por todo lo que esa canción significa-, la única versión que no acaba de convencer es la de “Stairway To Heaven”. No transmite, no comunica, es la única que sería más adecuado considerar un cover más que una versión. Pero ello no es óbice para que la versión final del tributo sea una verdadera joya: “The Rain Song” lleva a Beth Hart a cantar como si fuera Meat Loaf y aquí derrocha ese emotivo talento que la ha convertido en una estrella y en la que los arreglos de cuerda le dan una ampulosidad única. “Este es un ejemplo a mi juicio muy significativo del amplio vocabulario musical de Jimmy Page”, comenta la vocalista. “Tomó el jazz moderno y el ambiente atmosférico del blues más clásico y los fusionó con una genialidad tal que a pesar de su inmenso valor musical, no suena en ningún momento pretencioso ni artificial”.

Beth Hart ha estado respaldada en esta grabación por una serie de músicos que indudablemente juegan un papel en la calidad y en el éxito que me aventuro augurar que va a tener este lanzamiento que en modo alguno puede pasar inadvertido. La nómina incluye a los guitarristas Rob Cavallo y Tim Pierce (Bon Jovi, Bruce Springsteen, Tina Turner), el bajista Chris Chaney (Rob Zombie, Jane’s Addiction, Slash), Jamie Muhoberac (Bob Dylan, Iggy Pop ) en los teclados, los baterías Dorian Crozier (Celine Dion, Joe Cocker) y Matt Laug (Alanis Morissette, Alice Cooper), con David Campbell (Muse, Aerosmith) en los arreglos orquestales.

El álbum ya está disponible,  CD y 3 colores de vinilo diferentes. Preguntada acerca de si montaría una banda para presentar este disco en directo, de momento no ha querido confirmar ni desmentir si finalmente lo hará.

Un movimiento valiente de Beth Hart para asumir y llevar a su terreno el catálogo musical de una banda icónica y legendaria, que al menos a mi juicio, como seguidor y estudioso de Led Zeppelin –y créanme que por ello soy particularmente exigente a la hora de hacer de crítico en esta clase de discos- creo que lo ha hecho muy bien y que nos propone un trabajo muy digno, respetuoso y válido. Desde estos “Papeles del Rock”, se lo recomiendo sinceramente.

Más artículos del autor

Síguenos en redes sociales… Mastodon: @LQSomos@nobigtech.es Diaspora*: lqsomos@wk3.org Telegram: LoQueSomosWeb Twitter: @LQSomos Facebook: LoQueSomos Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar