Bolivia y el clamoroso silencio de los criminales cómplices

Joan Martí*. LQS. Noviembre 2019

En viaje a través del tiempo se comprueba que un día fue en Guatemala y otros en Haití, Granada, Panamá, Chile, Argentina… En los últimos meses está sucediendo en Chile y en Bolivia

La violencia, partera de la historia que a veces produce seres humanos y otras monstruos

La naturaleza última del capitalismo salvaje, por pura funcionalidad de la eficacia para sus intereses, según el momento, se «adapta» a la democracia formal en glamourosos salones del poder y ritual de la representación de los políticos de empleo y sueldo, o desencadena enloquecida su pulsión criminal usando las dictaduras fascistas.

Dicen que dijo Marx que la violencia es la partera del a historia, y, en general, así ha sido a lo largo de la evolución humana conocida, pero el parto a veces produce seres humanos nuevos que quería el che y otras reproduce los peores monstruos criminales que ya habitaban las cuevas del paleolítico.

La misma Europa cínica que denuncia el supuesto déficit democrático en la Venezuela de Maduro y «reconoce» diplomáticamente a un pobre diablo autoproclamado «presidente encargado» a quien nadie ha elegido, o en otros puntos del globo valida la criminalidad teocrática medieval de Arabia Saudí y otros paises del golfo, ahora no dice ni pío ante la detención masiva de ciudadanos en Chile y el asesinato masivo de ciudadanos en Bolivia, e incluso muchos de sus estados reconocen como presidenta de este país a una pobre demente desquiciada autooproclamada tal por el poder de Dios, empuñando una biblia en pleno delirium tremens…

Pero resuta imposible ver en los telediarios de Europa un relato informativo objetivo de este golpe de estado fascista, dramático para los pobres y desfavorecidos del pais, y por supuesto intentar subir a youtube o a cualquier red social del imperio google cualquier video de evidencia de los crímenes horroroses que están perpretando en tiempo real en estos momentos los mercenarios fascistas del golpismo, ya que indefectiblemente será rechazado por contenido violento, y es que para google hay una violencia que se puede exhibir y otra que se oculta.

Por su parte, las democracias occidentales, UE, Europa, USA, etc., han aceptado este golpe de estado criminal y sangriento, con una represión genocida contra los indígenas, como pulpo animal de compañía, celebrando entusiásticamente la jefatura del estado encarnada en esta pobre demente que parece escapada de un psiquiátrico que capitanea el odio de la clase media al indio pobre y quiere contrareformar la política de convivencia intercultural y social llevada a cabo en el periodo del presidente democrático y constitucional Evo Morales. La consigna es muerte al indio y a los pobres, que el mundo es de nosotros, de los blancos.

En fin, lecciones de vida y de historia que la izquierda suele olvidar. Sólo Fidel y el Che, después de la experiencia de Guatemala, comprendieron la historia y la naturaleza de los movimientos sociales y políticos en unas sociedades en las que la burguesía ya había comenzado a usar tanto a los militares como a las brigadas mediáticas de la desinformación y la intoxicación informativa, actuando en consecuencia: por la revolución cualquier disidencia; contra la revolución ninguna.

Leyendo con atención la crónica del suceso de Bolivia, se observan claramente estas claves de la manipulación mediática que lleva a grupos de trabajadores, en el culmen de la alienación mental y de clase, a quemar el mismo sistema que les ha dado los derechos sociales que les han hecho ciudadanos de primera y sacado de la miseria del guetto de los «nadie».

(Gracias a Luis D.A., amigo, por las fotos)

Más artículos del autor
* LQSomos en Red
Bolivia – LoQueSomos

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario