Brasil: los lobos de Wall Street quieren apropiarse de Planalto

Dilma brasil LQSomosAntonio Lassance*. LQSomos. Octubre 2014

Armínio Fraga tiene en su currículum haber dado el mayor caballo de madera (caballo de Troya) que la economía brasileña jamás vio desde que fuera presidente del Banco Central.

Estemos o no de acuerdo con la actual política do Banco Central de Brasil, este tiene al menos un elemento positivo: su conducción está a cargo de un servidor de carrera del propio Banco Central, Alexandre Tombini. Equivocado o no, él no es un zorro cuidando un gallinero.

Sus predecesores, Henrique Meirelles y Armínio Fraga, eran cortadores de cebolla en la cocina del sistema financiero internacional. Servian en bandeja, con las atenciones de la casa, los platos caliente de la política monetaria, hechos para agradar el paladar llenar el gigantesco estómago de la especulación rentística con toneladas de dineiro sangrado de las arcas públicas por medio de las tasas de interés aplicadas sin verguenza.

Armínio Fraga tiene un agravante en relación con Meirelles. Además de haber hecho lo que el mercado financeiro le señaló que hiciera, siempre estuvo a disposición para servir de guardia de los intereses electorales del PSDB en medio de las altas finanzas.

Más d euna vez se colocó en público cumpliendo con ese papel. A cambio, tiene un papel promisorio asignado por el candidato Aécio Neves quien prometió llevarlo al ministerio de Hacienda en el caso de que conquiste Planalto.

Fraga fue el principal responsable por el «caballo de palo» en la ecnoomía en 2002 cuando lleó a los inversores y empresarios al pánico con terrorismo creado contra la perspectiva de una victoria de Lula.

En esa campaña, los movimiento de la bolsa y del dólar que oscilan claramente al compas de los intereses de los especualres de la campaña electoral, mandan un mensaje claro: si la oposición vence, ellos facturan.

Fraga tiene en su CV números paralizantes para mostrar. Su gestión al frente del Banco Central dejó una inflación fuera de límite, con una proyección anual de más de dos dígitos, un dólar a casi 4 reales. El riesgo país evaluado por las agencias indicaba un Brasil en cuclillas.

Una herencia maldita recibida en 2003 tiene las huellas de Armínio Fraga. Y él está esperando para contribuir. Sus declaraciones a la prensa del mundo entero y sus alertos a los grandes inversores internacionales fueron hechas a fin de dar un empujoncito y llevar a Brasil «a la lona».

Los que dicen defender la independencia del Banco Central de Brasil, que pregonan amor y responsabilidad con las cuentas públicas y proclaman su celo en respecto al control de la inflación no se hacen rogar. Prefieren, para comandar la institución, un cable electoral con el PSDB. Alguien que en un ambiente movido por expectativas, suelte los lobos para cazar.

El mundo de las finanzas no esconde su satisfacción al tener a dos de los suyos como interlocutores de la campaña opositora. De hecho, no habría reparos para ellos en llamarse «Lobos de Wall Street» cuidando la política monetaria.

¿Quién mejor que los lobos ara hacer bien el servicio de darle glamour a las ganancias, bajo el título de responsabilidad fiscal? Quién mejor que los lobos para desplumar al país sin ruborizarse de verguenza y con la sensación del deber cumplido?

En esta película el PSDB no pasa de un papel de ayudante. Y no mucho, un caballo de Troya en cuya barriga se acomodó la tropa de la especulación.

Cada vez más organizados, los financistas esperan el momento oportuna para salir de esas entraas obtusas, abrir las puertas y declarar abierta la temporada de expoliación.
Mientras, Aécio finge ser el candidato a la presidencia.

Cuando prometió encontrar una solución para acabar con el factor de inseguridad, fue sorprendido al día siguiente, por una entrevista de Fraga quien «cosió» a todos los candidatos, sin excepción. El joven de la publicidad de las altas finanzas se quejó porque nunca había visto una campaña tan «populista».

Al día siguiente, Aécio se desmintió a sí mismo. Dijo que no había prometido acabar con el factor de inseguridad y sí de estudiar alternativas para ver si sería posible, quién sabe, un día… y así sucesivamente.

Queda claro quién es el que manda, no?

* Traducido para LoQueSomos por Mónica Oporto. Publicado en portugés para Carta Maior

Brasil-LQSomos

2 comentarios sobre “Brasil: los lobos de Wall Street quieren apropiarse de Planalto

Deja un comentario