Brigadistas en Cuba: una escuela de solidaridad

LQSomos_PORTADA_BRIGADISTAS
«Con este trabajo pretendo conseguir el reconocimiento a la labor internacionalista de las Brigadas de Trabajo en su conjunto y de su lucha por potenciar el internacionalismo, la amistad y solidaridad entre los pueblos»

Redacción. LQSomos. Noviembre 2014

“Que este libro sea una referencia valiosa para cualquier persona que desee visitar Cuba desde una perspectiva solidaria”

Dialogamos con nuestro colaborador y compañero Luis Puicercús “Putxi”. Con la reciente publicación de su libro “Brigadistas en Cuba” en el Garaje Ediciones, hemos encontrado la excusa (que nunca falta) para compartir una entrevista con este incansable orador, que con este nuevo libro pretende dejar testimonio de la enriquecedora experiencia que supuso su estancia en Cuba en el marco de las Brigadas de Trabajo Voluntario “José Martí”.

Luis Puicercús (Madrid, 1951), conocido como “Putxi”, se le podría definir como el hombre militante y comprometido, de ahí tal vez sus condiciones de solidario incombustible e internacionalista perenne.
La historia de su vida esta profundamente marcada por la lucha antifranquista, en la que comenzó a participar a los 18 años. Por su militancia comunista y sus actividades políticas fue detenido, juzgado y encarcelado durante cuatro años (1972-1975) acusado de asociación ilícita y propaganda ilegal, en el ocaso sangriento de la dictadura.
Ya muerto el dictador, salió en libertad para continuar por el camino de su espíritu libertario. En el año 1979 se incorpora a la lucha por la solidaridad con Cuba y su Revolución, participando en tres Contingentes de las Brigadas Internacionales de Trabajo Voluntario en la isla con el fin de potenciar la AMISTAD ENTRE LOS PUEBLOS, la solidaridad y el internacionalismo proletario.

Testigo de excepción de cuanto sucedió, ha querido compartir con el lector unas vivencias personales que le marcaron profunda y positivamente y le llegaron a suponer un punto de inflexión en su vida, este trabajo que acaba de publicar tiene un deseo y objetivo muy claro: contribuir a incrementar la amistad y el compromiso con Cuba y su Revolución.

En su libro nos muestra con todo detalle y precisión el trabajo productivo y las actividades que llevó a cabo la Brigada, además de la vida y costumbres del pueblo cubano, sus testimonios, así como curiosidades y aspectos poco conocidos de la historia más reciente de Cuba.

LQSomos: Empezamos con una pregunta obligada, ¿qué son las Brigadas?

Luis Puicercús “Putxi”: Por definición, son un conjunto de personas organizadas que se unen para realizar cualquier actividad o trabajo. En Cuba tienen especial relevancia las Brigadas de Trabajo Voluntario. Para situar a la primera Brigada que recaló en Cuba hay que remontarse a 1970, cuando desde Estados Unidos llega a la isla un grupo de norteamericanos encuadrados en la Brigada “Venceremos” para participar en los trabajos de la zafra azucarera de ese año.
De aquella positiva experiencia surgió la idea de crear una Brigada Internacional con el fin de brindar su apoyo solidario a la Revolución Cubana a través del trabajo productivo. Esta Brigada tomó el nombre de “Julio Antonio Mella” en memoria del revolucionario cubano, uno de los fundadores del Partido Comunista de Cuba y asesinado en 1929. En recuerdo de esta Brigada, el Campamento, sede logística de la Brigada –la cara de Cuba ante el mundo–, recibe el nombre de Julio Antonio Mella.
La Brigada en la que participé en 1981 era la europea “José Martí”, sin duda la más numerosa de cuantas acuden a Cuba todos los años, desde 1970.

LQSomos: Apoyo, solidaridad, adhesión ¿Qué significado político tienen las Brigadas de Trabajo en Cuba?

L. P. “Putxi”: Desde el surgimiento de las Brigadas, han constituido una ESCUELA DE SOLIDARIDAD y un espacio único en la transformación de miles de brigadistas en activos seguidores y divulgadores de la realidad cubana, que a su vez se han convertido en defensores de la Revolución Cubana desde las filas de los Movimientos de Solidaridad con Cuba en Europa y el resto del mundo.
Participar en las Brigadas de Trabajo… ¿no era internacionalismo? Defender y contribuir al fortalecimiento de la Revolución Cubana… ¿no era solidaridad internacional? Otras gentes y en otros tiempos lucharon por estos mismos conceptos en países que no eran los suyos, incluso con las armas en la mano. En los años 80 las armas utilizadas en las Brigadas de Trabajo fueron más sencillas y pacíficas: azadas, picos, palas, tijeras de podar y hormigoneras, pero alimentadas con un gran cariño y solidaridad hacia Cuba. Una muestra de la importancia política que daba Cuba a las Brigadas, la resume Fidel Castro con estas palabras: “No hay independencia ni Revolución sin la práctica de la solidaridad internacional… de recibirla y de darla”.
No obstante, la importancia y trascendencia de las Brigadas es y ha sido siempre –y por encima de todo– más política e ideológica que de otro tipo. Y no es una cuestión baladí: cada año miles de jóvenes de todo el mundo burlan el criminal bloqueo norteamericano contra la isla al acudir a la llamada solidaria de las Brigadas.
Por otra parte suponen una positiva experiencia que se debe seguir desarrollando y tenerla en cuenta siempre para defender y contribuir al fortalecimiento de la Revolución Cubana. Y esto debe ser así por la enseñanza que significa y por lo que puede aportar a la formación de nuevas generaciones de jóvenes de distintas partes del mundo. Se trata de que podamos transmitir a esos jóvenes la importancia de la práctica de la solidaridad internacional, confluyendo en un solo elemento común, que es nuestro compromiso con la AMISTAD ENTRE LOS PUEBLOS.

LQSomos: Aparte de esos sentimientos internacionalistas y vitales ¿Qué aporta a nivel práctico?

L. P. “Putxi”: El aporte físico y productivo de los brigadistas en el trabajo de la construcción (edificios de sectores médicos, educacionales y viviendas para trabajadores) y de la agricultura (recolección de cítricos y poda de guayaba), en los que se obtienen cifras globales de producción relevantes. Otro de los aspectos importantes del viaje a Cuba es conocer la realidad del país a través de la vida de los trabajadores cubanos en las fábricas, barrios y viviendas. Se trata, en definitiva, de colaborar con el proceso revolucionario de Cuba y solidarizarse con la lucha por su supervivencia frente al poderoso gigante del Norte.
Formar parte de una Brigada Internacional de Trabajo en Cuba es también importante para intercambiar puntos de vista y experiencias de lucha y de trabajo político con el resto de compañeros brigadistas de Europa y del resto del mundo.

Al ser el primer libro que se edita sobre las Brigadas de Trabajo,los compañeros del ICAP, han tenido la deferencia de hacer el prólogo del libro
Al ser el primer libro que se edita sobre las Brigadas de Trabajo,los compañeros del ICAP, han tenido la deferencia de hacer el prólogo del libro

LQSomos: Si hoy, en 2014, alguien te pidiera algún motivo para participar de brigadista en Cuba, ¿qué le dirías?

L. P. “Putxi”: Exactamente lo mismo que alguien me dijo hace 33 años: Que las Brigadas de Trabajo suponen la vía más directa para manifestar la solidaridad y el apoyo concreto y efectivo con el pueblo cubano y su Revolución. Para conocer su proceso revolucionario: Historia, cultura, tradiciones, logros sociales y las dificultades por las que atraviesa la isla a causa del criminal bloqueo norteamericano. Que la participación en una Brigada ofrece la posibilidad que tiene un amigo de Cuba para conocer de primera mano la obra de la Revolución, llegar hasta el pueblo trabajador y compartir con él las experiencias diarias, para poder tener una verdadera imagen de la Cuba que lucha contra el imperialismo y por el socialismo poniendo en práctica la solidaridad y el internacionalismo proletario.

LQSomos: Nadie ha recogido su experiencia en un libro, sorprendentemente, durante todos estos años de voluntarios ¿Porqué tu libro?

L. P. “Putxi”: Reconozco que hablar de cuanto aconteció en Cuba en el marco de la Brigada me atraía especialmente, porque aquellas vivencias me marcaron profunda y positivamente, llegando a suponer un punto de inflexión en mi vida.
Que no exista literatura específica sobre las Brigadas de Trabajo a cargo de brigadistas o cubanos, es la otra razón que me impulsó a ordenar y transmitir mis experiencias en Cuba. En el libro “Brigadistas en Cuba” es la primera vez que se cuentan los detalles de tan enriquecedora experiencia. Con este trabajo pretendo conseguir el reconocimiento a la labor internacionalista de las Brigadas de Trabajo en su conjunto y de su lucha por potenciar el internacionalismo, la amistad y solidaridad entre los pueblos.
Cuba y su Revolución han presidido mi vida militante y han supuesto un referente de lucha, valor y dignidad en mi vida, algo que contribuyó a que fuese mejor persona y un luchador más eficaz y consecuente. Por eso debo señalar que estoy en deuda con Cuba. Con la publicación de este libro voy a intentar saldar una pequeña parte de esa deuda y agradecer cuanto Cuba, su Revolución y sus gentes han hecho por mí en el transcurso de mi vida.

LQSomos: Recientemente has regresado a Cuba desde tu viaje en 1981, ¿cómo has encontrado la Isla?

L. P. “Putxi”: Muy mejorada. Han avanzado notablemente a pesar de las limitaciones ocasionadas por el bloqueo. He podido comprobar cómo han irrumpido en la sociedad cubana los “cuentapropistas” (trabajadores por cuenta propia) con pequeños negocios fijos o ambulantes, vendiendo toda clase de productos de primera necesidad… una delicia.
Los cubanos siguen siendo como los recordaba: afables, alegres, solidarios, con un gran nivel de dignidad y resistencia ante el enemigo del Norte. He vuelto a encontrar al cubano que da más de lo que tiene… me siguen sorprendiendo agradablemente.

LQSomos: Al hilo de la pregunta anterior ¿Cómo te has sentido 33 años después?

L. P. “Putxi”: Al regresar al poblado de Guayabal, donde está situado el Campamento Internacional, he revivido las sensaciones y vivencias que acontecieron aquel año. Sobre todo he vuelto a sentir el cariño y la solidaridad de los vecinos, comprobando que seguía estando presente en sus mentes y corazones, tal como me dijeron al despedirse de mí en 1981: “Aquí en Guayabal, nadie se va a olvidar nunca de ti, porque será como si continuases entre nosotros, como si no te hubieses marchado nunca. Pasarán los años y siempre recordaremos a los que habéis venido de tan lejos para apoyar la Revolución trabajando a nuestro lado y dejando en nuestros corazones las más hermosas muestras de internacionalismo, amistad y solidaridad, a fuerza de sudor y coraje. Este será tu pueblo, donde tendrás siempre tu casa y donde dejas a los mejores amigos y compañeros”. Afirmación que hoy sigue vigente y que ablandaría el más duro de los corazones…

LQSomos: Adelántanos algo de tu relato…  ¿Qué cuentas en el libro?

L. P. “Putxi”: Muestro con claridad y precisión el trabajo productivo, las visitas y actividades que llevó a cabo la Brigada, además de la vida y costumbres del pueblo cubano, sus testimonios, así como curiosidades y aspectos poco conocidos de la historia más reciente de Cuba. Recojo también las vivencias, las enseñanzas y experiencias vividas junto al pueblo cubano, destacando las cualidades morales, éticas y revolucionarias de los cubanos, que de forma activa trabajan en la construcción del proyecto socialista cubano. Es un relato de lucha, dignidad y defensa de los principios del pueblo cubano por su derecho a existir como nación independiente, libre y soberana, así como su lucha contra el criminal bloqueo norteamericano.
Un complemento importante del libro lo supone la inserción de un centenar de fotos que recogen los trabajos, visitas y actividades llevadas a cabo por los brigadistas. He creído oportuno añadir la traducción de casi un centenar de términos cubanos que utilizo a lo largo de las páginas del libro.

LQSomos: Sabemos que llego una sorpresa, en forma de un prólogo muy especial…

L. P. “Putxi”: Al ser “Brigadistas en Cuba” el primer libro que se edita sobre las Brigadas de Trabajo en Cuba, los compañeros del ICAP (Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos) –organizadores de las Brigadas–, han tenido la deferencia de hacer el prólogo del libro, sin duda un honor y un reconocimiento al trabajo realizado. En este contexto, he solicitado a los compañeros cubanos que un ejemplar del libro le sea entregado al Comandante Fidel Castro, uno de los iconos vivos de la Revolución Cubana.

LQSomos: De tu experiencia, de los recuerdos ¿Algo que destacar?

L. P. “Putxi”: Mi participación en la Brigada “José Martí”, hace 34 años, me permitió colaborar con el proceso revolucionario de aquella pequeña isla caribeña y supuso la mejor experiencia política y personal de mi vida. Sin duda fue una suerte y un gran honor participar en todo aquello… no me lo hubiese perdido por nada en el mundo.

LQSomos: Terminamos con una pregunta obligada a un autor ¿Qué esperas del libro?

L. P. “Putxi”: Que contribuya a incrementar la amistad y el compromiso con Cuba y su Revolución y que pueda formar parte de la historia del Movimiento de Solidaridad con Cuba y un recuerdo permanente de nuestro compromiso con Cuba y su Revolución. Me gustaría por último que este libro sea una referencia valiosa para cualquier persona que desee visitar la isla desde una perspectiva solidaria… sin duda la mejor manera de conocer Cuba.

* Entrevista coordinada por Arturo Seeber e Iñaki Alonso

Luis Puicercús “Putxi” en LQSomos

La Ciudad del Libro

16 comentarios sobre “Brigadistas en Cuba: una escuela de solidaridad

Deja un comentario