Carlos Santana: Blessings & Miracles

Por Mariano Muniesa*. LQSomos.

Uno de los guitarristas más prolíficos, originales e innovadores de la historia del rock, Carlos Santana: una guitarra llamada milagro

Hace aproximadamente dos años y medio, cuando Carlos Santana editó su excelente álbum “Africa Speaks”, álbum que reforzaba con una imaginación y una creatividad musical extraordinaria ese cordón umbilical musical y cultural que existe entre la América Latina mestizada y de venas abiertas que tan genialmente definía Eduardo Galeano y el continente africano, tanto el África negra como el África árabe del Magreb, con la participación de esa gran estrella de la música étnica que es Concha Buika, me maravillé al disfrutar de esa sensacional fusión. Hoy, al escuchar este nuevo disco de Santana, “Blessings & Miracles”, vuelve a maravillarme esa inagotable capacidad de renovación, de imaginación y de brillantez de este singular e irrepetible músico al que descubrió en 1968 Bill Graham.

Este nuevo disco de Santana, que apenas lleva unos días en las tiendas y en las plataformas de streaming, es un trabajo musical profundo, muy elaborado, extenso, y que es de los más eclécticos, heterogéneos y variados que nuestro querido chicano ha editado en muchísimos años. No son pocas las reseñas que he leído que lo comparan inevitablemente con su exitoso “Supernatural” de 1999, pero aunque obviamente existe una proximidad –tal vez más imaginada que inducida- por la presencia en este disco de alguno de los músicos que estuvo con Santana en aquel álbum, caso de Rob Thomas. Pero son muchas las huellas reconocibles en este álbum que nos muestran tanto al Santana que actualiza, reivindica y se recrea en lo mejor de su pasado como al más innovador, arriesgado y vanguardista.

Si nos centramos en destacar lo mejor del Santana que vuelve a sus raíces y que recupera muchos de los elementos que caracterizaron su estilo en los años 70 especialmente, con diferencia lo más inspirado y logrado lo encontramos en un tema como el impresionante instrumental “Santana Celebration”, una pieza que perfectamente podría haber grabado la Santana Band de los primeros días, impulsado por el demoledor y envolvente sonido de la batería de su mujer, Cindy Blackman Santana. Un temazo que recupera y recrea directamente el innovador estilo psicodélico de blues / rock latino de Santana que explotó por todo el escenario de Woodstock en 1969. Su trabajo de guitarra es intrépido y sólido y Carlos sigue siendo uno de los pocos músicos que se puede identificar con tan solo tres notas, en especial si a esta maravilla le precede una intro como “Ghost Of Future Pull / New Light”, jazzística, minimalista y que de inmediato nos trae a la memoria el Santana de aquel inmenso “Caravanserai” de 1972. No le va en modo alguno a la zaga “Rumbalero”, en el que destaca tanto el magnífico trabajo de su hijo Salvador Santana como cantante y en especial como teclista –logra recrear casi a la perfección la atmósfera de un tema como el clásico “Oye Como Va”- como esa guitarra plena de sonoridades, efectos y wha-wha propios de los 60 y el magnífico “Mother Yes”, en el que el espíritu de Jimi Hendrix se apodera de esta maravilla a medio camino entre el blues progresivo y el hard rock más primigenio en el que Santana forjó su personalidad más rockera y que aquí brilla con luz propia. El genio del jazz-rock Chick Corea acompaña a Santana en “Angel Choir / All Together” en un viaje alucinante a ese Santana de transición de comienzos de los 70 y me atrevería a decir: ¿No es “Song For Cindy” una suerte de tributo contemporáneo al “Albatross” de Fleetwood Mac?

Resulta paradójico que justamente en aquellos temas que emparejan a Santana con artistas de su generación como Steve Winwood, con quien ataca una versión del “A Whiter Shade of Pale” de Procol Harum, otro clásico de clásicos de los 60, ambos doblen la apuesta y lleven esta preciosa canción a un terreno experimental entre el ritmo latino y el pop más sofisticado que practicó Winwood en los 80, aunque en mi opinión el resultado final se quede claramente por debajo de las expectativas y sea quizá el único intento fallido del disco.

Alguna de las colaboraciones de más renombre con las que Carlos Santana ha contado para este álbum son las que contribuyen a estructurar esa otra parte más innovadora de “Blessings & Miracles”. Es el caso de “Joy”, con la original aportación del díscolo y aconvencional artista de country Chris Stapleton, y sobre todo, los dos cortes en los que Santana nos sorprende… ¡haciendo heavy metal! Sí, como lo oyen, o en este caso lo leen: Santana se introduce en el mundo metalero con el cantante de Living Colour Corey Glover en el crudo, visceral y potente “Peace Power”, una bomba sonora de alto octanaje que una vez más es conducida por Cindy Blackman Santana en la batería acompañando a la voz de Glover latido por latido en toda su intensidad. Pero en la siguiente, “America For Sale”, la contribución del guitarrista de Metallica Kirk Hammett y del cantante de los thrash-metaleros Death Angel Mark Osegueda nos deja escuchar por primera vez a Santana haciendo rock duro. Auténtico “psycho-metal” con otra novedad; una letra claramente política, algo nada habitual en Santana y que es una feroz diatriba contra la América de Donald Trump. No se parece en nada a lo que se haya escuchado hacer a Santana en el pasado y muestra cuán eficazmente puede encajar en cualquier entorno musical que encuentre atractivo y que le estimule creativamente.

Carlos Santana es uno de los guitarristas más prolíficos, originales e innovadores de la historia del rock. Desde la San Francisco hippie de finales de los 60, fue pionero en un personalísimo sonido de fusión afro-latino-blues-rock en esos años que nunca antes se había escuchado y ha pasado su vida desde entonces llevándolo por todo el mundo. Ha ganado diez premios Grammy, tres Latin Grammys, recibió el Kennedy Center Honors Award, el Lifetime Achievement Award de los Billboard Latin Music Awards, el Billboard Century Award, y es considerado uno de los mejores y más identificables guitarristas de todos los tiempos. Sacudió a la “nación de Woodstock” siendo todo un desconocido en el mítico festival de 1969, grabó temas atemporales como “Evil Ways”, “Black Magic Woman” y “Smooth”, y ha forjado un legado musical que cualquier persona interesada en la guitarra rock más experimental debe absorber.

Hoy demuestra que está en uno de los momentos más inspirados, fecundos y brillantes de toda su carrera en los últimos años lanzando un álbum como este “Blessings & Miracles”. Este disco será todo un impacto no solamente para los fans de Santana, sino para todo buen aficionado al rock en el entorno de la fusión y la experimentación. La manera en que Santana se recrea continuamente a sí mismo en cada nueva era sin perder su grandeza es francamente sobrenatural. Lleve usted este disco a su equipo, ordenador o móvil y sienta que vuelve a la vida.

Más artículos del autor
* LoQueSomos en Red
Síguenos en redes sociales... Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar