Carta abierta a Alfonso Sastre en su 93º aniversario

Carlo Fabretti. LQS. Febrero 2019

Querido Alfonso:

El 20 de este febrero que tan mal ha empezado -con Catalunya asediada por las hordas judiciales y políticas de un Estado represor- cumples 93 años. En cualquier otro país, sería todo un acontecimiento; pero en la España de charanga y pandereta, cerrado y sacristía -esta España ninguna, pequeña y cautiva que se cree una, grande y libre-, el hecho de que el más grande dramaturgo vivo de la lengua castellana llegue a tan avanzada edad importa poco; mejor dicho, importa mucho no darle importancia, si ese gran dramaturgo ha hecho de la verdad su bandera y de la denuncia de los abusos del poder su vocación insobornable.

Recuerdo el multitudinario homenaje que se le rindió a José Luis Sampedro cuando tenía tu edad actual, en el que participé activamente. Merecido homenaje, sin duda, pero convertido en un agravio comparativo por el silencio institucional que te acompaña a ti desde hace muchos años, por no decir desde siempre. Y no solo institucional: en el mundo de la cultura, y muy especialmente en el del teatro, son muchas las personas que, como yo, tienen una deuda impagable con tu obra y con tu ejemplo, y su silencio duele aún más que el clamoroso ninguneo de nuestras degradadas instituciones. O dolería, si no estuvieras muy por encima de tan torpes agravios y tan cobardes omisiones.

Feliz aniversario, querido maestro, camarada y amigo. Que en tu soledad solidaria siempre te acompañe la serena dicha de la rectitud y la dignidad, la única compatible con la lucidez en este mundo regido por criminales. Y cuando te apoyes en tu añoso bastón, piensa que no te sostiene solo a ti, porque es -eres- una de las columnas más sólidas de nuestra cultura y de nuestra lucha. Por muchos años. Hasta la victoria y más allá.

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

Un comentario sobre “Carta abierta a Alfonso Sastre en su 93º aniversario

  • el 19 febrero, 2019 a las 11:01
    Permalink

    Resulta tan desolador esto de no encontrar un mal comentario aquí, en estos espacios en blanco donde deberían depositarse nuestros saludos, una nota mínima de adhesión o de rechazo, que no puedo por menos de dejar un saludo para este hombre, apasionado donde los hubo. Porque si hoy nos mantenemos en las calles muchos, también es debido al grado de complicidad que mantuvieron con el pueblo trabajador los autores que se hicieron eco de los sufrimientos de los pueblos, ya fuese en la Edad Media ya fuese en estos momentos en los que tantas practican un cómplice silencio. Independientemente de que no comparta todo el recorrido de Alfonso, quiero expresarle desde aquí todo mi cariño y mi admiración por aquellas obras que despertaron en nosotros una conciencia social, desde «Tierra roja», hasta «El camarada oscuro», desde que nos enteramos de que a Genoveva la encarcelaron por pasear un capacho boca abajo -en compañía de otras mujeres, para mostrar su descontento, por la carestía de la vida, en la Puerta del Sol, hasta estos días en que nos llega la noticia de sus 93 años. Sin duda, unimos en nuestros afectos las figuras de Miguel Hernández, la de Buero Vallejo y la de tantos autores, por su valentía en los días grises en que las carteleras de los teatros eran patrimonio de Alfonso Paso y de los vencedores. Un abrazo fraterno para el autor de «Escuadra hacia la muerte» y de tantas y tantas complicidades.

    Respuesta

Deja un comentario