Casos de denuncies de sumíos en casar Pedregal

Denúnciense ante’l cónsul d’Arxentina 400 asesinatos n’Avilés cometíos poles autoridaes franquistes

Esti pasáu vienres 30 de mayu, por iniciativa de La Comuna d’Asturies, el grupu asturianu que forma parte de CeAQUA (Coordinadora estatal d’apoyu a la Querella Arxentina contra crímenes del franquismu), diéronse a conocer n’Avilés les denuncies que familiares d’asesinaos na Quinta Pedregal d’Avilés presentaron al cónsul d’Arxentina en Vigo’l día anterior, xueves 29 de mayu, en Xixón, a onde se desplazó’l representante arxentín.

Amás de les denuncies individuales de descendientes d’asesinaos, ún d’ellos, l’historiador Pablo Martínez Corral, presentó una denuncia colectiva pola represión franquista n’Avilés, qu’empezó n’ochobre de 1937, al cayer la ciudá en manes de les tropes solevaes contra’l Gobiernu. Depués d’una investigación per rexistros y archivos, les cifres d’asesinaos identificaos lleguen a los 300, de los que 199 figuren como desapaecíos, anque ta axuntando datos d’otru centenar. Los más d’estos casos de secuestros y desapaiciones foron nos meses d’ochobre y payares de 1937 y les últimes execuciones son de 1940.

La Quinta Pedregal, n’Avilés, foi l’edificiu escoyíu polos falanxistes y la guardia civil pa les detenciones y les tortures a cientos de persones. Munches d’elles foron asesinaes. La Brigada d’Investigación taba dirixida por Gabriel Carbonero y depués por Rafael Quintero Barrera y José Rodríguez Maestre.

L’últimu pasu d’esti procesu de represión ta nes foses comunes, onde s’enterraron los cuerpos de los asesinaos. Na rodiada d’Avilés tán documentaes les d’El Pinar de Salinas (cerca del institutu), el cementeriu de La Carriona, La Piñera, La Lloba (Castrillón), El Molín de Xilu (Les Regueres), Verdicio y Peñes (Gozón) y nos alredores de L’Estrellín. Nenguna d’estes foses s’escavó y en dalgún casu los gobiernos locales dexaron construyir enriba d’elles.

En cuantes a les denuncies individuales, estos son los casos que se lleven a la causa contra los crímenes del franquismu:

Miguel Ferrer Bonety Carmen Lorido trabayaben nel mataderu d’Avilés. Él tenía 44 años y ella, 43. Teníen siete fíos. Na mañana del 3 de xunetu de 1938 dellos falanxistes y guardies civiles prendiéronlos y lleváronlos a la Quinta Pedregal. Los sos cuerpos nunca apaecieron. El so nietu, Alejandro Ferrer Viña, que presenta dos denuncies, una por cada casu, piensa que puedan tar enterraos en dalguna de les foses comunes d’Avilés o na de La Lloba (Castrillón) y pide que s’escaven.

Fernando Arias Ariasyera militante del PSOE dende los 19 años y foi conseyeru municipal n’Avilés nel periodu de gobiernu del Frente Popular. Prendiéronlu’l 7 de marzu de 1938 y lleváronlu a la Quinta Pedregal cola so cuñada. Cuando llevaba tres díes ellí, un compañeru pudo velu y reconociólu namás pola voz, porque taba desfiguráu dafechu poles tortures. La so nieta, Nelly Fernández Arias, denuncia’l casu

Aurelio Gutiérrez Menéndez, de 45 años, yera carpinteru n’Avilés. Prendiéronlu en casa un grupu de falanxistes y guardies civiles el 14 de payares de 1937 y lleváronlu a la Quinta Pedregal. La so viuda, Florentina, y los sos siete fíos nunca supieron más d’él. El so nietu, Aurelio Gutiérrez Lorenzo, presenta denuncia por esti casu y pide que s’abran les foses comunes d’Avilés y de La Lloba, onde pue tar el so cuerpu.

Melitón Corral Luengo, de 48 años, yera guardia municipal d’Avilés y tenía cuatro fíos. Lleváronlu de casa dellos guardies civiles y falanxistes el 12 de payares de 1937. Tuvo presu na Quinta Pedregal y la so familia yá nun supo más nada d’él. Pablo Martínez Corral, el so bisnietu, denuncia’l casu y tamién pide una investigación nes foses comunes de la rodiada avilesina.

Ignacio Calleja Gutiérreztenía 35 años cuando lu prendieron na mañana del 1 de xunetu de 1938. Yera guardia municipal d’Avilés y acabó na Quinta Pedregal, onde desapaeció. La so viuda y los sos fíos nunca supieron ónde taba enterráu, anque’l so nietu, Francisco Calleja Fernández, que presenta denuncia por esti casu, piensa que pueda tar en dalguna de les munches foses de la contornada avilesina.

Ángel Álvarez Gonzálezyera policía urbanu d’Avilés. Lleváronlu de so casa’l 24 de payares de 1937 y desapaeció na Quinta Pedregal. Tenía 40 años y dexó una viuda y dos fíos. A ella rapáron-y el pelo y fixéron-y la vida imposible los mesmos que-y mataren al home. La so nieta, Laura González Álvarez, pide conocer el paraderu del so cuerpu y que s’investiguen les foses de la rodiada. Tamién pide’l posible espediente de depuración de so güelu como trabayador municipal.

Ángel Rodríguez Suáreztrabayaba na Curtidora de Maribona, n’Avilés, y taba afiliáu a la CNT. El 16 de mayu de 1938 tuvo que se presentar na Quinta Pedregal y desapaeció. Un familiar de la Falanxe cuntó-yos que lu mataren ellí, pero nun pudieron averiguar más, anque la familia sabía que lu torturaren cruelmente. Tenía 21 años.

Evaristo García Guardadoyera un albañil de Valliniello al que llevaron en 1938 al campu de concentración de La Vidriera, n’Avilés. Depués tuvo presu en dalgún campu de trabayu n’Andalucía dientro del 103 Batallón de Trabayadores (Reximientu Málaga) y morrió enfermu nel Hospital Militar de Palma del Río, en Córdoba. Ángel García Rodríguez, na so denuncia, pide saber ónde ta enterráu so güelu maternu, pa lo que fadría falta escavar les foses comunes d’Avilés y de La Lloba, y conocer l’itinerariu de cautiveriu que sufrió so güelu paternu hasta morrer en Córdoba.

* La Comuna Presxs del Franquismo

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar