Lluvia de sangre sobre el teatro

Sastre. Me parece muy serio lo que está ocurriendo en el teatro.

Sombra. ¡Ah! ¿Por fin algo le parece muy serio?

Sastre. No te rías, que ahora no es de reír. Está lloviendo sangre entre los bastidores. Deja las bromas para un momento más propicio.

Sombra. Pero no se ponga usted así.

Sastre. Es que la sangre es una cosa muy seria.

Sombra. Nunca he pensado yo en reírme de la sangre, jefe. Ni siquiera en la imaginación. Todo lo contrario.

Sastre. Como a veces lees esta revista por encima de mi hombro, podías haber leído el artículo de Jaime Chabaud.

Sombra. Pues no, pero dígame algo sobre él.

Leer más

Cuba: Ernesto Fernández, Premio Nacional de Artes Plásticas 2011

El verdadero premio que no esperaba Ernesto.

No recuerdo si habían llegado los años 80, ni si yo aún era periodista o ya la jefa de redacción de la revista Somos Jóvenes. Pero se organizó un intercambio de regalo y a Ernesto Fernández, hijo, le tocó obsequiarme a mí. Era un jovenzuelo que no llegaba a los 20 años, flaco, con una sonrisa permanente y unos ojos claros.

El día de la fiesta, porque de eso se trataba el intercambio, Ernesto se me apareció con una foto inédita de Fidel en un campo de caña quemada. Junto al retrato me regaló el negativo y mi emoción llegó a los ojos. Fidel era, es, será, mi héroe predilecto y yo era dueña de una imagen suya que nadie más tendría.

En estos últimos días he buscado esa foto ¡¡¡y el negativo!!! por cuanto vericueto hay en la casa. Supongo que aparezca en las páginas de un libro o en un sobre en algunos de los tantos bultos de papeles que he acumulado en mi vida.

Mi interés de encontrar esa imagen era adornar este texto sobre el autor de la foto, Ernesto Fernández, padre, que es el Premio de Artes Plásticas 2011, selección que yo he disfrutado mucho porque si lo conocí a él personalmente mediante su joven hijo, he admirado sus fotos desde que las vi en los periódicos y revistas, fundamentalmente en trabajos periodísticos relacionados con la épica revolucionaria.

Leer más

Kop: «Rebelión en movimiento»

“Somos hijos de nuestro tiempo: nos instruimos, nos agitamos y nos organizamos”

Este pasado 12 de noviembre, RESCAT organizó un concierto solidario con los presos políticos catalanes. Además de Obrint Pas y At Versaris, actuaron KOP, quienes tras la salida de la cárcel de su cantante, Juanra, comenzaron una nueva etapa en la que, de momento, llevan un disco publicado y una extensa gira. Charlamos con Juanra para que nos hable de esta nueva etapa del grupo, del disco y su visión de la actualidad.

¿En qué momento apareció “Acció Directa” para Kop? ¿Tenías claro cuando refundaste la banda que había que grabar un disco?

Después de salir de la cárcel, tras cinco años de dispersión y aislamiento, nos juntamos la gente que habíamos estado en KOP desde un principio. Hablamos mucho y analizamos la situación en la que nos encontrábamos todos a nivel individual… no fue difícil constatar que estábamos en puntos diferentes de nuestras vidas, después de todo son muchos años y cambian muchas cosas. Volver a la dinámica de las calles supone un cambio drástico, un proceso que la mente debe digerir y asimilar. Cuando comprendí la actualidad vigente de la mayoría de los temas de KOP y me convencieron de la importancia de volver a hacer de los escenarios una barricada, me dediqué a buscar a compañeros con los que seguir defendiendo la solidaridad como un arma contra el imperialismo. Siempre tuvimos claro que era imprescindible el paso por el estudio para grabar nuevas descargas y comprobar si la línea política de la banda continuaba vigente y engrasada.

Leer más

Crónica de una muerte anunciada

En el principio del teatro gestado en plazas, aldeas, carpas, salones reales y anfiteatros, lo principal era el actor. A los textos improvisados sucedieron las puestas en escena, sin anular el predominio del actor, eje visible de la representación, quien en el sumun de su hegemonía, prescindió de las actrices. 

Luego, sus textos se volcaron a la literatura y los teatros, mientras la actuación femenina equiparó a la masculina en norma que parecía eterna.

La industria cultural contemporánea en el siglo XX, propulsó el teatro hacia la radio y la televisión, donde más que nunca los actores y actrices devinieron íconos y signos visibles de un complejo andamiaje artístico y dramatúrgico, creado por disímiles expresiones de las artes escénicas como la música, la escenografía -sustentada en la arquitectura y la pintura-, la ambientación, las luces, la danza y la interpretación vocal, quienes sustentaban la labor interpretativa de las figuras en la escena.

Mas allá de la representación, el actor y la actriz se convirtieron en ídolos de las multitudes y su impacto se replicó en los más diversos escenarios, roles, productos comunicativos y soportes mediáticos. Fue entonces que la ficción se fundió a la realidad y la vida privada de estos artistas dejó de serlo para resultar materia prima de la industria del entretenimiento y la cultura en su más vasta expresión.

Leer más

Awka Liwen… y apoyo a Osvaldo Bayer

Documental en torno a grupos militares que se apropiaron de las tierras que pertenecían a los pueblos originarios.

Awka Liwen("Rebelde amanecer" en mapuche) es un film documental con guión y libro cinematográfico de Osvaldo Bayer, realizado por Mariano Aiello y Kristina Hille. La obra desarrolla la historia de la tenencia y propiedad de la tierra en Argentina.

También es una historia del racismo contra los pueblos originarios y, en concreto, contra el criollo (mestizo), puesto que fue la coartada para tales despojos. Awka Liwen ha sido rodado en las localidades argentinas de Chubut, Salta, provincia y ciudad de Buenos Aires, Río Negro y también en Alemania.

COMUNICADO DE LARED ARGENTINA DE DOCUMENTALISTAS

"Apoyo a Osvaldo Bayer y repudio a la familia Martínez de Hoz”

Ante la actitud asumida por los descendientes de la familia Martínez de Hoz de entablarle querella a los autores del documental “Awka Liwen” por mostrar y demostrar cómo fueron las apropiaciones ilegales de las tierras de los pueblos originarios mediante la matanza sistemática de sus habitantes y de esta manera  amasar la inmensa fortuna de la que hoy hacen gala, la Red Argentina de Documentalistas (RAD) se solidariza con el escritor, investigador y cineasta Osvaldo Bayer y sus colegas en la búsqueda de la verdad y en la denuncia de estas atrocidades propias de una clase social que, bajo la excusa de “atraer el progreso” y  “ampliar las fronteras de la civilización”, practicaron uno de los más atroces genocidios de nuestra historia y que necesariamente debía salir a la luz bajo la seria investigación de nuestros colegas documentalistas. Estamos al lado de ellos y de la verdad histórica.

Leer más

El montaplatos (The dumb waiter), de Harold Pinter

Sobre la obra, de que va…

Dos hombres viven en una habitación miserablemente amueblada que no tiene ni siquiera las facilidades indispensables para hacer el té. Los hombres discuten acerca de equipos de fútbol y de noticias de prensa. A medida que se desarrolla el diálogo, Pinter se las arregla para darnos a entender, con notable pericia, que se trata de dos asesinos a sueldo, al servicio de una misteriosa organización.

Pasan el tiempo en habitaciones, a donde se les envía para que esperen órdenes. Se sienten a salvo en su refugio, aunque la certidumbre de que pronto tendrán que salir hace que se pongan nerviosos ante cualquier signo de una posible intrusión. Hay un efectorealmente sobrecogedor cuando se oyen pisadas que se aproximan a la puerta. Alguien desliza un sobre por la ranura, y los pasos vuelven a alejarse. Los pistoleros enfundan sus revólveres y respiran tranquilos. Siguen charlando, y de pronto empieza a funcionar un montaplatos que está al fondo de la habitación. En él encuentran una nota de restaurante, por lo que llegan a la conclusión de que deben hallarse en lo que era antes la cocina. Ben y Gus registran frenéticamente sus bolsillos y meten en el montaplatos toda la comida que tienen. El montaplatos vuelve a bajar una y otra vez, siempre con pedidos cada vez más extravagantes de comidas exóticas. Pinter aprovecha al máximo este recurso del absurdo, pues lo utiliza para acentuar el contraste con su clímax horrorífico. Gus sale  para ir a la habitación contigua (fuera de la seguridad de su mundo), y Ben recibe instrucciones de una voz que habla por el hueco del montacargas. Cuando Gus vuelve, va en mangas de camisa y su pistola ha desaparecido; y en el momento en que cae el telón comprendemos que Ben ha recibido órdenes de matar a su compañero.

Leer más

La conciencia dormida

A todos esos críticos al servicio del sistema, de la democracia de la reconciliación sobre la sangre de los vencidos, de la monarquía constitucional asentada sobre los huesos de los asesinados por el dictador, impuesta por la fuerza de las armas, porque de los polvos del golpe de estado del 36 los lodos pestilentes que nos niega la justicia, la verdad y hasta las lágrimas de emoción cuando la vemos reflejada en la gran pantalla.

Estos críticos de conciencia dormida, otros de conciencia perdida e irrecuperable, que tanto alaban otros productos de dudosa calidad, pagados de si mismos, que viajan en cabina doble porque su ego les sobrepasa, deberían ser más sensibles al sufrimiento ajeno y no confundir la emotividad de un gran colectivo y sus aplausos como falta de criterio, de cultura cinematográfica o lo que es más grave, de sectarismo. Ahora resulta que el dolor de los vencidos es sectario, maniqueo, manipulador, a ver que pluma en su sano juicio, sin suicidarse pública y laboralmente, estaría dispuesto a aplicar esos términos envenenados a un film que retratara el dolor de los judíos en un campo de concentración nazi. Lo que tienen que hacer es hacer honor a su profesión de periodista, si es que lo son, y buscar la verdad antes de poner sus manos serviles en los teclados. Porque en ninguna película como en "La voz dormida" de Benito Zambrano, basada en el estupendo libro de Dulce Chacón, se ha retratado la represión carcelaria a mujeres y del fascismo español como en esta. Y si la verdad les parece tan descarnada e indigesta que no pueden asumirla más que como propaganda de los principios de los vencidos es que están al otro lado de la barricada, la que ellos levantan con sus mentiras.

Leer más

Frida Kahlo: filosofar y pintar

"A todos les estoy escribiendo con mis ojos”.

Militancias de la imaginación en sus fuentes filosóficas.

No todo es sufridera en Magdalena Carmen Frida Kahlo y Calderón1 (1907-1954). Su vida y obra son, también, imaginación lúdica que milita su fantasía revolucionaria con la idea de “transformar al mundo”, con su capacidad sui géneris de amar locamente. Praxis de la Revolución Socialista que le abre un lugar indispensable al problema del Amor loco. Cursis abstenerse. Se trata de un "amor" filosofía y brújula, precipitado de pasiones, concreto y “maravilloso” (sólo lo maravilloso es bello) de carne y espíritu con su magia, sentidos, unión, elección, sorpresa, desarrollo, juego, pérdida de controles, inquietudes, locuras, derroches, provocaciones, explosiones… dolores. Y lucha de clases. Un placer incómodo para la burguesía.

Frida vivió el amor como una de sus fuerzas esenciales, como un arma pasional de orden socialista, amor hacia sí y hacia otros a plena luz de la sinrazón objetiva cargada con emociones fantásticas. Objetividad dialéctica de las luchas contra la derrota, la huída… fuerza filosófica capaz de modificar y predisponer la vida en una síntesis de tonalidades emocionales para luchar contra la liquidación burguesa del imaginario revolucionario. Ese es su fin práctico mejor y uno de sus saltos cualitativos predilectos contra el capitalismo. Fantasía tributaria del “arte popular”, fantasía real, militante del Partido Comunista Mexicano2 e imaginería pictórica intimista, relicario de colores incendiario… hechos tesis revolucionaria. Aunque a muchos vendedores de “pintura” se les olvide.

Leer más

La vie en Bola

Sus guardianes espirituales y los médicos le advirtieron: “Be careful, it´s your heart”, ("Cuidado, es tu corazón") pero Ignacio Villa se fue a Méjico en octubre de 1971 y regresó sin latidos a su natal Guanabacoa. Allí, en el cementerio, tres días después de su muerte y ante una tumba demasiado sencilla para su fama, el pueblo lo lloró como lloró al Beny. Y después, como suele ocurrir solo con pocos músicos en una isla de músicos, el nicho de Bola ha seguido recibiendo flores y cantos, visitas de sus hermanos de religión y de sus hermanos artistas.

Bola no tuvo que esperar a que se cumplieran este 2011 su centenario y los 40 años de su muerte para que fuera reconocido como un genio de la canción y el piano en Cuba. Lo dijo en estas mismas páginas el poeta Sigfredo Ariel: aquí todo el mundo lo adora. Todo el mundo sabe que parecía más una bola de cacao con un pedazo de luna menguada como sonrisa; que de niño se encaramaba en la reja de un vecino para escuchar el piano; que tocaba en los cines para las películas silentes; que viajó y peleó con la celosa Rita Montaner; que fue admirado y acogido por Lecuona; que tuvo a Ester Borja como colega y amiga; que dio vueltas por el mundo cantando con idiomas mezclados; que vestía de gentleman y tenía un piano y un amor en el restaurante Monseigneur de La Habana.

Leer más

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar