Obrero de la palabra: Fernández Gómez, Fernando

sala52

Bartolomé Salas. LQSomos. Noviembre 2009

Haciendo referencia a mi libro anterior: “Algo más que secundarios”, dividido en diferentes apartados, decía de él que tenía méritos para estar en cada uno de los capítulos del libro. Es un “histórico”, es un “testigo del tiempo”, es autor, director, actor y atesora una sensibilidad tan única como él mismo, y desde el 30 de enero del año 2000 es el primer actor que ocupa el sillón “B” en la Real Academia Española, acabando con esa maldición que pesa sobre la fama de los cómicos o quizá perpetuándola.

Buscando en sus antecedentes como cualquier investigador que se precie, busqué con ahínco el nombre de su padre en sus escritos, pero ni una vez encontré mención alguna a tan misterioso personaje que el enumeraba como un tipo alto al final del pasillo de un teatro en el que pretendía ofrecerle trabajo. Y de ese hilo tiré buscando en las coordenadas tiempo y lugar hasta tener prácticamente “acorralado” al actor alto y rubio de cierto parecido físico. Momento en que se cruzó en mi camino Salvador Arias, amigo de Rafael Alberti y María Teresa León en cuya casa habían vivido muchos artistas, entre ellos Carola Fernán-Gómez, y confidencialmente me dijo el nombre al oído. El mejor doblador de la historia me acababa de hundir en la miseria, ya que no me sentía capaz de traicionar su confianza divulgando lo encontrado, a la vez que cercenaba mi línea de investigación. Ahora me alegro de guardar el secreto que tan bien ha conservado el actor, mucho más en estos tiempos de charlatanes y mercaderes de la cochambre que sientan cátedra desde “tertulias” televisivas para indocumentados.

Nació en Lima el día 28 de agosto de 1921 cuando se madre, Carola Fernán-Gómez, andaba de gira por el continente americano en la compañía de Maria Guerrero, aunque su nacimiento se registró en Buenos Aires que era donde dicha gira terminaba.

Nieto de un tipógrafo y una costurera que sintieron todos los miedos del mundo cuando su hija, de extraordinaria belleza, abandonó su trabajo de mecanógrafa “embaucada” por el representante de la compañía Guerrero-Díaz de Mendoza. Al terminar la gira americana su madre se contrata en otra compañía, por lo que su abuela tiene que recogerlo en Argentina, volcando en él lo que la distancia le negó a su hija, cariño y compañía. Y así las noches infantiles se llenan de entusiasmo al amparo de la mesa camilla donde al alimón se leen las historias de Rocambole o de Emilio Salgari mientras se zurcen calcetines o se desgastan pinturas sobre el papel.

Instalados en Madrid viven en céntricas pensiones de una ciudad comprimida que casi se abarca si se extienden los brazos, que le ofrece sus calles como escuela. Los juegos, los tebeos, la “Parada” de Palacio y los colines que a diario recogía en su peregrinaje a la Plaza de Santa Ana han constituido su mejor recuerdo navideño.

Eterna pugna la que mantienen madre y abuela sobre la educación del chico, que una pinta en burgués y la otra en proletario, lo que se manifiesta en la indumentaria y en las intenciones laborales, que se aplazan hasta que la Guerra Civil concluya y determine si Fernando será un abogado o un trabajador asalariado. Pero la guerra, que caprichosamente juega con los destinos lo lleva al teatro.

Vivir en Madrid en guerra era complicado, el miedo se manifestaba en cada ordenanza, el instinto de protección ponía en vigor esperpénticas practicas impensables en los tiempos de normalidad, por ello no se podía andar por las calles si no se lograba acreditar una ocupación laboral. Este fue el motivo por lo que el mismo día que cumplía los dieciséis años se inscribió en la escuela de teatro de la CNT, y así pudo caminar tranquilamente por las calles y plazas madrileñas, eso sí, con un brazalete con la bandera argentina que lo identificaba como ciudadano extranjero. Allí conoció a Rafael Alonso y a Manuel Alexandre, y como los actores jóvenes estaban en el frente pronto encontraron acoplamiento en el teatro. La primera vez fue en el moderno Teatro Pavón de la calle de Embajadores, para pasar de la seriedad del teatro político a la ligereza del vodevil en el Eslava, donde no pudo articular palabra del cortísimo diálogo que le habían adjudicado. Miedo escénico que se da con bastante frecuencia en los debutantes. Terminada la guerra y seminormalizada la situación artística de nuevo vuelve al meritoriaje sin sueldo rodando de compañía en compañía con la miseria posguerrera pisándoles los talones. Y como maná caído del cielo aparece “La antorcha de los éxitos” (Cifesa) que lo contrata para tres meses en un maratoniano año 1943 que hace nada menos que diez películas, con lo cual puede saldar la deuda de hambre contraída con Tirso Escudero, cuando al borde de la extenuación le pidió 300 pesetas en San Sebastián para comprar un jamón.

En los años sesenta firma una carta pidiendo explicaciones al Ministro de Información sobre las torturas a los mineros asturianos en huelga, cuya respuesta no se hace esperar, etiquetado de “rojo” para intranquilidad de su madre y felicidad de su abuela si hubiera vivido, su trabajo se resiente pero no su ingenio. En Radio Nacional y Televisión Española se silencia su nombre y por supuesto se prohíbe su contratación, volviendo a las viejas prácticas de posguerra de ocultar la identidad de los artistas republicanos. Poco tiempo después realizaría inolvidables cometidos, las historias de “Juan Soldado” y él Lucas Trapaza de “El pícaro”. Curiosamente, porque “la vida te da sorpresas” como dice la canción, en esta difícil época de obligado cumplimiento, es Emilio Romero quien le tiende la mano encargándole la dirección de una comedia suya.

Tiene todos los premios del mundo y sin lugar a dudas con todo merecimiento, que cuando se contempla con esta perspectiva se puede decir sin temor a errar, pero tiene mal carácter público, seguramente justificado en este tiempo de intrusos de intimidades, que le perjudica sin lugar a dudas. Hay un país que lo reconoce y lo quiere, es algo más que un autor, actor, realizador o escritor, es una leyenda viva e irrepetible que ha llenado muchas horas de emociones de la vida de todos.

El pasado año 2006 David Trueba y Luis Alegre lo han sentado en una “película conversación” llamada “La silla de Fernando”, donde con la tranquilidad necesaria nos dará la impresión de que charlamos con él durante dos horas.

Recordemos que en el año 81 recibió la medalla de Oro de la Bellas Artes, en el 89 el Premio Nacional de Cinematografía y en 1995 el Príncipe de Asturias.

Hoy, miércoles 21 de noviembre de 2007 ha muerto en el Hospital de la Paz de Madrid, evitando por los pelos el fatídico “20-N”, que seguro que no le hubiera hecho mucha gracia compartir fecha de defunción con Franco y José Antonio Primo de Rivera, aunque igual si que le hubiera gustado hacerlo con Durruti por su manifiesta condición de anarquista. De cualquier forma era un hombre que vivía ya un tiempo que no le correspondía, donde la inteligencia y la sensibilidad se insultan tan gratuitamente. Es otro tiempo para otros personajes que presten su rostro a otras historias que esperemos que puedan entusiasmarnos como lo hizo él durante tanto tiempo. Como diría Manolo García: “Gracia por el refresco”.

En “Vida en sombras” (Lorenzo Llobet-Gracia 1948) es Carlos Durán en su faceta adulta, desde niño enamorado del cine que termina siendo realizador que cámara en mano filma cuanto acontecimiento le sale al paso, incluyendo la Guerra Civil española, en cuyo segundo día matan a su esposa mientras el rueda entre los parapetos, por lo que se sentirá culpable durante mucho tiempo.

El papel de Ana, “Perla Blanca”, su esposa, lo hará su propia esposa en aquellos momentos: María Dolores Pradera, quizá por eso la censura fue tan considerada (solo en este tema como veremos) con tan apasionados besos en la boca, cosa que no consintió con Clara (Isabel de Pomés), su segundo y tibio amor en la historia, con la que apenas cruza una mirada.

Cuenta José Luis Castro de Paz en la “Antología Crítica del Cine Español” avalado por la conversación que he mantenido en la Filmoteca española con Margarita Lobo tras el visionado de la película, que Lorenzo Llobet era un solvente empresario del transporte y prestigioso cineasta amateur que decidió adentrarse en la aventura del largometraje con el apoyo y consejos de un importante núcleo de buenos amigos, entre los que se encontraban el realizador Serrano de Osma y el director de la revista cinematográfica “Primer Plano” .

Prestigioso realizador del mundo del corto que buscó el compromiso final con una historia escrita por él mismo que tiene mucho de personal. La suya la contó tiempo después su viuda, Beatriz, en un corto dirigido por Ferrán Alberich titulado “Bajo el signo de las sombras”.

Lorenzo Llobet era hijo de un empresario del transporte de la línea regular que unía Barcelona y Sabadell, en cuyo número 16 de la calle Tantarantana tenían la sede. Hombre aficionado a la fotografía regala a su hijo una cámara cuando aun es un niño, con la que filma su primer corto: “Una terraza”, donde aparecen sus hermanas bailando y gesticulando en el patio de su casa. Desde ese momento no pararía de filmar cuanto encontraba.

En Sabadell funda uno de los primeros Cine-Clubs de España con el nombre de “Amigos del cinema”, cuya primera función se debe suspender por coincidir con el día que empezó la guerra en España, por la que su padre es detenido y encontrado muerto una vez terminada, lo que le hunde anímicamente.

En Barcelona se casa en el año 37 y en la posguerra desoyendo el consejo de los amigos se mete de lleno en lo que es su ilusión fraguada durante mucho tiempo, hacer un largometraje con una historia que lleva en la cabeza. Presentado el guión a censura fue denegado, por lo que urgentemente hubo que hacer unos retoques y cambiar el nombre por el de “Hechizo”, que fue aprobado cuando ya prácticamente todo estaba contratado para empezar el rodaje, aunque cuando éste está a la mitad llega la comunicación de que se deniega el crédito sindical, obligándolo a implicarse personalmente con su fortuna para poder terminar el rodaje.

En este tiempo su hijo sufre un pequeño accidente en el colegio, un compañero jugando le clava en un muslo una plumilla de escritura, un ligero rasguño al que nadie da importancia, incluido el médico visitado por la insistencia de la madre, que les permite marchar sin cuidado de vacaciones. A pesar de las continuas visitas al médico del pueblo y de algún que otro altibajo en su recuperación parece que el niño está completamente bien, por lo que el médico del pueblo está dispuesto a darle el alta pero quiere corroborarlo con su colega de Barcelona. Mientras lo visten para la visita caerá fulminado sin que haya posibilidad de recuperarlo.

Lorenzo Llobet se siente culpable porque ha aparecido en su película, y dice que muere como todo el que aparece en ellas, haciendo alusión a la muerte de la protagonista de su corto “La suicida” rodado en 1935, cuyo argumento cuenta como se suicida esta joven arrojándose al paso del tren, tiempo después morirá arrollada realmente en el apeadero de Sabadell cuando cruzando las vías, mientras mira en un sentido la embiste el tren que viene en sentido contrario, asociando el realizador los dos luctuosos sucesos que le llevaran a gritar ante la Virgen de Monserrat que no era justo lo que le había hecho hasta caer desmayado.

En continuo deterioro es ingresado en el sanatorio de reposo para enfermos mentales “Las dos torres”, donde durante tres meses le someten a tratamiento de “electrochoque” que lo tiene en una situación semi catatónica.

A la salida sus amigos prácticamente habían desaparecido, y con ellos casi todo el material fílmico de su propiedad. La película es calificada de 3ª categoría (…..sin interés en ningún aspecto, inconcebible, inaceptable, inadmisible, impresentable), prohibiendo taxativamente su exportación al extranjero y su exhibición en locales de 1ª y 2ª categoría. Antonio del Amo la edulcora un poquito para que en la revisión tan solo consiga escalar un peldaño y la califican de 2ª B con los mismos inconvenientes. Cinco años más tarde, sin ninguna publicidad, se estrenará en Barcelona y en Madrid, en cines de los que no aparece ni el nombre. Al poco tiempo se habían perdido todas las copias y las tres que existen las rescató la Filmoteca del convento de monjas del Padre Claret, y se supone que la que ahora se exhibe, tras ser dignificada en el Festival de Valladolid, se acerca más a la original que a la copia censurada.

En la filmoteca está considerada por todo el mundo como una película maldita, a cuyo alrededor han pasado “cosas” siempre que se han sacado de su letargo las latas que la contienen y de las que no voy a hablar porque no creo en los fantasmas. Lorenzo Llobet murió en el verano del 76

En “La mies es mucha” (José Luis Sáenz de Heredia 1949) es el Padre Santiago Hernán, el misionero católico enviado a la India por la Compañía para ayudar al Padre Daniel (Alberto Romea) en las tareas de adoctrinamiento en la misión de Kattinga. Poco durará la compañía del viejo cura en tan hostil paraje y tendrá que asumir con urgencia las múltiples tareas que se derivan de su compromiso. Sanar enfermos, educar niños, cultivar la tierra, pelear contra la brujería local, y si queda tiempo bautizar a los conversos para que la parroquia vaya creciendo.

Auxiliado por la hindú conversa Teresa (Julia Caba Alba) y su hijo Modu (Rafael Romero Marchant), que terminará siendo cura, cuenta una más de las historias de misioneros que abandonan la comodidad de las capitales europeas para morir jóvenes en selvas plagadas de serpientes y epidemias.

La película está hecha sobre el guión de Vicente Escrivá y José R. Boeta, dos jóvenes escritores que ganaron el concurso de guiones organizado por el Consejo Superior de Misiones para “dar a conocer las inquietudes, desventuras, trabajos, esfuerzos y anhelos de los misioneros católicos españoles”, y está patrocinada por la “Obras Misionales Pontificias”.

Dice la Agencia Logos el 31 de marzo sobre la presentación de la película en Roma, que a ella asistió el realizador y Monseñor Sagarmínaga, el máximo responsable de las Obras Misionales, que habló desde los micrófonos de Radio Vaticano acerca de los pormenores de la misma.

La iniciativa se debía al Cardenal Ángel Herrera Oria, obispo de Málaga en aquel momento, por lo que la película fue íntegramente rodada allí, en la magnífica finca de “La Concepción”, bosque cerrado de extraordinaria frondosidad de donde hubo que arrancar 400 limoneros para hacer el poblado hindú, donde “gitanos ligeramente maquillados y coloreados” simulaban los nativos selváticos, a los que el “generoso” y “moderno” prelado obliga la asistencia a la misa dominical ofrecida por el Padre Taboada (auténtico misionero que tras la película volvió a Kattinga) para el equipo completo, y adaptándose a las circunstancias permitía trabajar los domingos a los seminaristas (y resto del equipo) que participaban en el rodaje siempre después de cumplir sus labores religiosas.

Vean un trozo de la exaltada crítica que “Ardila” hacía desde las páginas del diario “Pueblo” el 29 de marzo de 1949: “La mies es mucha”, producción de honda raigambre pía, exaltación exquisita y patética, honda y humanista, de la cruzada de los defensores del cristianismo en tierras paganas”. No menos “emotiva” es la de “El Pobre Pérez” en “La tarde” en esa misma fecha: “La mies es mucha” nos ofrece valiente y brillantemente la versión cinematográfica “española” del misionado católico. Cuando en el mundo han circulado exitosamente unas cuantas monsergas sobre el particular, con curas que juegan al fútbol, cantan “blues” y se mueven sobre el asfalto, este film español irrumpe, apasionado y valeroso, a explicarnos con luminosa justeza la honda, dramática y sublime peripecia de los misioneros españoles, humildes y heroicos, como este Padre Santiago, que, lejos, de la civilización, rodeados del peligro y de fanática ignorancia, misionan en las terribles oscuridades del verdadero salvajismo”.

En “El último caballo” (Edgar Neville 1950) es Fernando Vallejo, el soldado de caballería del regimiento de Alcalá de Henares licenciado en el momento en que la caballería se va a motorizar, pensando sacrificar a los equinos en la plaza de toros de Las Ventas como montura de picadores, por lo que decide liberar de tal suerte a “Bucéfalo”, su caballo compañero durante el servicio militar, invirtiendo en él el dinero de su boda, con lo que consigue que lo abandone Elvirita (Mary Lamar) mientras intenta encontrar alojamiento para “Bucéfalo” en un Madrid excesivamente motorizado que no ha dejado un hueco para un caballo.

La primera noche la pasa en el patio de la pensión donde vive, donde se come los “geranios” de la portera (Julia Caba Alba) y las tres siguientes en el cuartel de bomberos donde presta sus servicios Simón (José Luis Ozores) mientras que por el día se come los setos del Parque del Retiro aprovechando los descuidos del “Mosqueperro”que los vigila.

Los sacará del apuro Isabel (Conchita Montes) la encargada del puesto de flores, que le amplia el menú con la esparraguera de revestir los ramos y las diferentes variedades de lo que se vaya marchitando, presentándole además a Nemesio, un borracho cochero de La Guindalera que aún conserva el coche donde poder enganchar a Bucéfalo en el “punto”.

Simón, Isabel y Fernando se harán amigos y en medio de una borrachera tremenda en el “Bar La Cruzada” se declararán “ciudadanos de un mundo de sangre caliente” y entrarán en indisposición permanente con los automóviles, por lo que ambos perderán su trabajo y con la floristera se asociaran con el labriego que le proporciona las flores, atesorando una felicidad efímera aunque a ellos les parezca eterna.

Se le achaca ser la primera película neorrealista, basta con prestar atención al discurso de los borrachos y estar atentos al paseo que Neville nos da por el Madrid del año 50. Un año más tarde Nieves Conde haría “Surcos” y Berlanga y Bardem “Esa Pareja feliz”.

En “Balarrasa” (José Antonio Nieves Conde 1950) es el misionero español que tira de un trineo por las estepas de Alaska recordando su historia mientras intenta orientarse en la noche de ventisca.

Javier Mendoza, juerguista irredento que pasa la vida en los burdeles bebiendo y jugando haciendo honor a su apodo “Balarrasa” tomado del refranero: “Tira con bala rasa”, aludiendo el daño que hace.

Teniente del ejército nacional durante la Guerra Civil se juega a las “siete y media” una guardia con un amigo, el Teniente Hernández (Mario Berriatúa), queriendo la fortuna que lo maten en su lugar mientras deambula entre los parapetos, lo que crea tal desconcierto en él que terminada la guerra en un arranque de arrepentimiento se marcha al Seminario Pontificio de Salamanca para que le acojan como aspirante a cura, cosa que es aceptada a pesar de las reticencias del Padre Prior (Manuel de Juan), que ni cuando termina los estudios le permite cantar misa si antes no vuelve a su mundo para asegurarse de lo que quiere. A su casa de Madrid volverá para encontrar a su familia deshecha, cuyo padre (Jesús Tordesillas) es un jugador empedernido, sus hermanas vuelven a casa de madrugada y su hermano Fernando (Luis Prendes) está en los límites de la delincuencia trabajando para un estafador. A todos logrará recomponer excepto a Lina (Dina Sten), que muere junto al mafioso Mario Santos (Eduardo Fajardo) cuando son perseguidos por sus hermanos.

También morirá el misionero jesuita murmurando el final de estos recuerdos mientras la nieve polar sepulta su cuerpo.

En “Esa pareja feliz” (Bardem/Berlanga 1951) es Juan, trabajador de los estudios cinematográficos C.E.A y estudiante de electrónica por correspondencia engañado por Rafa (Félix Fernández), un extra de los estudios que le saca los pocos ahorros que guarda para invertir en “colas” de película virgen para su reventa posterior, justo el mismo día que la fortuna le sonríe a Carmen (Elvira Quintillá), su mujer, que acaba de ganar el concurso “La pareja feliz” patrocinado por los jabones “Florit”. Como premio, durante un día ella y su marido serán agasajados en los establecimientos concertados. Juan acepta de mala gana ser consorte feliz, y el día se va llenando de malentendidos e inútiles regalos que desembocan en el puñetazo que le propina al mismísimo “Locomotoro” cuando trata de agasajarlos en la sala de fiestas y en un reguero de paquetes que han dejando delante de los bancos del boulevard donde duermen los mendigos.

En “El capitán Veneno” (Luis Marquina 1950) es Jorge de Córdoba, capitán de infantería en cese continuo por las malas pulgas que atesora, por lo que gasta el tiempo y el dinero de tasca en tasca jugando al tute que es su pasión confesable, del que se siente un maestro que aunque nunca gana da lecciones al resto de los jugadores con su característico mal genio.

En su deambular tabernero descubre una trama republicana contra Isabel II, lo que intenta trasladar a las autoridades militares que acostumbradas a su carácter no lo toman en serio, hasta que surge la insurrección y tiene que guerrear por libre sable en mano como si fuera un guardia de tráfico en la Calle Preciados, donde le pegan una pedrada o un tiro en la cabeza que no logra más que aturdirlo, yendo a caer frente al número 15 que es donde vive con su madre la preciosa Angustias (Sara Montiel), brava muchacha que apiadada del doliente lo recoge con riesgo de su vida para que se restablezca en su casa, teniendo que sufrir su alterada verborrea y su misoginia. Tirana de 20 abriles que muchos hombres han “solicitado” pero que de ninguno se ha “prendado”, a la que pide que lo envenene con “Solimán” cuando la sangre le hierve, ofreciéndole cuando se ve domesticado un plazo de diez años para casarse y consiguiendo “tan solo” hacerle dos niños en los próximos 20 meses.

En “El sistema Pelegrín” (Ignacio F. Iquino 1951) es Héctor Pelegrín, agente de seguros que queda atrapado sin dinero en el Hotel Rex de Barcelona cuando su jefe Sr. Font lo despide telefónicamente por no haber vendido una sola póliza.

Hombre de verborrea fácil y amplios recursos que por “chiripada” escucha una conversación donde se ofrece un puesto de profesor de aritmética en el Gran Colegio Ferrán, donde acude presto a levantarle la plaza al fulano que hablaba de ella, pero al no conseguirla logra convencer al dueño del colegio de la importancia de la Educación Física para dar prestigio al colegio frente a la Academia Enciclopédica que le está quitando a los alumnos, por lo que crea un equipo de fútbol al que aplica extraños métodos de aprendizaje que lleva primero a que se enfrenten los padres, luego las directivas de los colegios y después el pueblo entero. Mientras tanto inventa el “Tenis cristiano” que consiste en facilitar que el contrario te devuelva la pelota, y en el partido de fútbol entre el “Gran Colegio” y el “Enciclopédica” actúa de árbitro partidista que anula goles al equipo contrario porque son “vicegoles” o “goles bajos”.

Le da la réplica femenina Isabel de Castro en el papel de Luisa Valdés, la profesora de música de carácter pacífico que obligada a acudir con él a una pelea de lucha libre entre “El chacal” y “La hiena”, pierde el comedimiento poco a poco y termina noqueando a ambos contendientes con un zapato.

Isabel de Castro era portuguesa nacida en Borba en el año 1931 y con 15 años inició su carrera cinematográfica con una comedia musical: “¡Ladrao precisa-se!” para un año después hacer “Barrio” con Ladislao Vajda y continuar su carrera en España durante década y media.

Volvió una vez treinta años más tarde, en 1993 para hacer “Sombras de una batalla” junto a su compatriota Joaquín Almeida y Carmen Maura, una historia fronteriza entre los dos países en la provincia de Zamora.

Según cuentan los diarios portugueses el día 23 de noviembre de 2005, falleció en Borba, en el corazón del Aletenjo, cuanto tenía 74 años, unos meses antes había acabado de rodar con la directora lusa Teresa García “A casa esquecida”

En “Aeropuerto” (Luis Lucia 1953) es Luis Rodríguez, secretario administrativo que en el aeropuerto de Barajas se enamora de Liliana Vedrós (Margarita Andrey), la secretaria francesa que confunde con una rica aristócrata de paso por Madrid en una de la cuatro historias tratadas en la película.

En “La querida” (Fernando Fernán-Gómez 1956) es Eduardo, el compositor alcoholizado y entristecido que desde su ventana entabla amistad con Manuela Silva (Rocío Jurado), la descarada y ordinaria muchacha que se establece en Madrid huyendo de una relación adultera que no ha podido retener. También con el músico mantendrá relaciones que no la harán olvidar la relación anterior y ensancharán la tristeza de éste mientras la lanza al estrellato con sus composiciones melancólicas.

Justificada reposición de la película en homenaje a la cantante fallecida en Madrid el día primero de junio de 2006 tras una larga enfermedad, causándome extrañeza la figura de Fernando Fernán-Gómez en la dirección de tan lamentable trabajo, con seguridad de encargo y avalado por su prestigio para lucimiento de la estrella de la canción, cuya única reseña crítica la encuentro en una página de “Cine-filia” donde textualmente dice: “Hasta los mejores cineastas tienen algún muerto en el armario”.

En “Faustina” (José Luis Sáenz de Heredia 1957) es Mogón, el demonio sin graduación perteneciente a la 5ª escuadra del “Pandemonium” que pesca en el Lago del Arzobispo (Gruta de las Maravillas de Aracena) peces que le traen mensajes del infierno donde están decidiendo si lo expulsan para siempre por no cumplir con los cometidos que se le asignan. Lo que cuenta mientras comparte la espera a Valentín (Fernando Rey), un farmacéutico que haciendo espeleología se ha caído en la gruta extrañándose de la presencia del pintoresco pescador en gabardina.

Mogón que en 1914 era capitán del ejército de resistencia llegó al infierno por suicidio provocado al cambiar los planos de la defensa de París por un beso de Faustina (María Félix), que ahora 40 años después lo mandan a tutelar cuando a sus 65 años llama al infierno para vender su alma a cambio de su juventud, y a pesar las zancadillas que le pone porque sigue enamorado de ella, no puede evitar compadecerse cuando se da cuenta de que se ha enamorado del joven capitán Guillermo Valdés (Conrado San Martín), aconsejándole una boda por la iglesia que rompa el maleficio, por lo que como castigo lo devuelven a la tierra, que tampoco es un mal remedio ya que mientras expulsa de un fogonazo al espeleólogo de la cueva, aparece Elena (Elisa Montés) que viene en su busca, a la que no debe importar mucho el cambio ya que inmediatamente recompone su indumentaria y le pone al “demonio” ojitos de cordera.

Le da la réplica la actriz mexicana María Félix haciendo la versión femenina de la historia de “Fausto”, el teólogo centroeuropeo que vendió a Mefistófeles su alma a cambio de 24 años para adquirir conocimientos. “Faustina” lo hace para recuperar la juventud y la belleza y de paso conseguir ser princesa, siendo Mefistófeles un diablo gordo con voz de barítono encarnado por Juan de Landa.

María Félix nació y murió el mismo día, el 8 de abril, con la diferencia de 88 años que separan el 1914 del nacimiento en un rancho del desierto mexicano de Sonora y el 2002 de su muerte en Polanco.

Dicen los que trabajaron con ella que tenía mal carácter y que era orgullosa hasta el desprecio, incluso alguno ha confesado públicamente que le soltó una bofetada cuando se sintió incomodada en las escenas que tenían que compartir. Lo que dicen las biografías edulcoradas es una sucesión de datos y trabajos que poco interés tienen. En Europa se la conocía como “La Mexicana”, pero mucho más como “La Doña” por su trabajo protagonista en “Doña Bárbara”, y como “María bonita” por la canción que le había compuesto uno de sus maridos: Agustín Lara.

No me pareció cuando visioné “Faustina”, ver tantos méritos para elevarla a la categoría de “diva”, ni artísticos ni estéticos, aunque no hay más que verla para entender que lo era y que la película se la hicieron a medida. Aunque a mi estos personajes que concentran multitudes y rinden el mundo a sus pies solo por el palmito siempre me han parecido un poco simplones, aunque ya saben que para gustos se hicieron los colores.

En “El inquilino” (José Antonio Nieves Conde 1957), basado en un guión anterior de J.L. Duró Alonso titulado “Evaristo”, es Evaristo Gutiérrez, el practicante que junto a su mujer, Marta, (María Rosa Salgado) y sus cuatro hijos son los últimos habitantes de un edificio en ruinas a punto de ser demolido, sin ser capaz de encontrar otro alojamiento desde que se lo anunciaron, llegando un día la cuadrilla de derribos mientras él recoge los avisos en el bar cercano, lo que creará una situación de desamparo que llevará a los obreros a empezar a demoler las zonas más alejadas de la vivienda mientras el drama se ciñe sobre la familia incapaz de arreglar el problema, que quedará solucionado gracias al mentiroso final impuesto por la administración franquista que los acogerá en el nuevo barrio de “La Esperanza”

Esta película cuenta la dura realidad de la vivienda en España en los años 50, bueno, más que en España, en las grandes urbes como Madrid, lugar de destino de la España rural que huía de la miseria.

Relata la vida de una familia numerosa a la usanza, dos niños, dos niñas, ama de casa y cabeza de familia, que viven en un edificio a demoler gracias a la presión especulativa entre caseros e inmobiliarias con el beneplácito de una inoperante administración.

Satírico documento de contenido realista, repaso social de una época difícil como ya lo hiciera este director en 1951 con “Surcos”.

La película fue estrenada en el Cine Rialto de Valencia el día 24 de febrero de 1958 con todos los permisos de exhibición, incluidos los controles de censura, y dos semanas después fue suspendida por orden fulminante del Ministerio de la Vivienda.

Tras dos años de desagradables pugnas con dicho Ministerio se logró que traspasaran el expediente de prohibición a la Dirección Cinematográfica del Ministerio de Información, efectuándose una rigurosa e inquisitiva censura, llena de mutilaciones e imposiciones, incluido un nuevo rodaje del final de la película, lo que arroja un subproducto que reestrenado en 1964 carecía por completo de interés social.

Este falangista valiente que se atrevió a rodar finales realistas en contra de la actitud de un régimen donde no se toleraban estas alegrías, ve como son modificadas sus tres obras fundamentales.

En la cinta que se conserva en la Filmoteca Nacional, pueden verse estos cambios de corte estúpido/infantil. El primero sobre impresionado tras los títulos de cabecera donde aparece esta letanía impuesta por el Ministerio de la Vivienda “El problema social de la vivienda, es el más universal de los problemas de nuestro tiempo. La sociedad tiene el deber de sentirlo solidariamente y no confiar exclusivamente al Estado, quien, justo es reconocerlo, trata por todos los medios de resolver o aminorar tan grave problema. Esta película intenta sacar simbólicamente a la luz pública algunos de los fallos de la moderna sociedad en torno a este ingente hecho que tanto preocupa a nuestro Estado y a todos los hombres de buena voluntad”

Unas secuencias más adelante se impone la aparición de un calendario de pared con fecha “martes, 5 de septiembre de 1956”. Fecha anterior a la creación del Ministerio de la Vivienda (de risa la eximente) para desvincularlo del problema.

Y en la secuencia final, donde la familia queda en la calle tras demoler el edificio y no encontrar ninguna solución, se cercena la original y se rueda una nueva, donde los niños al grito de: “¡Papá, Papá, tenemos piso!” llegan con Marta en un camión encartelado: “Barrio de la Esperanza”, entre el júbilo de la cuadrilla demoledora y la cara de tonto que se le queda al torero Manuel Alexandre.

Parece que el contencioso creado por la película entre los ministerios de Vivienda e Información y Turismo, llevó a los titulares de ambos, Arrese y Arias Salgado, a dilucidar en una proyección privada en los locales de NO-DO, junto al Secretario General del Movimiento “Sonrisa” Solís, una solución al problema.

Aprovechando la oportunidad que nos brinda la dualidad que se produce entre película y director, ambos duramente castigados por la censura. Decir que la censura en España viene de lejos, ya en 1912 entre instituciones y derogaciones se pone en práctica en Barcelona y pronto se traslada a Madrid, siendo práctica común durante mucho tiempo que los alcaldes ejerzan la función censora, lo que provocaba las protestas de numerosos colectivos por los abusos cometidos y el confuso marco de su influencia. En la dictadura de Miguel Primo de Rivera se extendió mas allá de nuestras fronteras intentando controlar mediante vía diplomática las opiniones de contenido antiespañol que se vertían en las cintas foráneas, y durante la Republica se volvió a descentralizar. Siendo en el periodo bélico y prebélico de una dureza extrema, prohibiendo lo propio y lo ajeno. Tras la guerra una revisión profunda deja la responsabilidad en mano de los falangistas, que tras el desmoronamiento del EJE (Hitler-Mussolini-Hiro Ito) tras la segunda guerra mundial aconseja que el control sea por parte del ministerio pertinente, en este caso el de Educación Nacional, tras el que se encuentra los más interesados sectores católicos, creando la Junta de Orientación Cinematográfica, donde solo tiene derecho a veto el censor eclesiástico.

En “Los ángeles del volante” (Ignacio F. Iquino 1957) es Juan, el despreocupado y perezoso taxista que aprovecha las peleas de los clientes por subir al coche para comer el bocadillo, y afortunadamente por su tranquilidad evita atropellar a Luisa (Julita Martínez), la joven que se ha marchado del pueblo en busca de fortuna y deambula por las calles de Madrid cuando ésta le ha vuelto la espalda. Por lo que cuando Juan se baja a echarle la bronca sin mucha convicción primero se pone a llorar y después se desvanece de pura debilidad, por lo que llevada al equipo quirúrgico le recetan un bistec con patatas que el taxista inmediatamente está dispuesto a suministrar en el bar donde cada noche se reúne a cenar con sus compañeros, los que asombrados por su belleza intentan sonsacar a Juan sobre su identidad, por lo que no le queda más remedio que presentarle a Cristóbal (Pepe Isbert), Remigio (José Luis Ozores) y Pepe (Manolo Morán) que con sus historias personales harán reír a la chica y subir su autoestima para permitir que vuelva al pueblo. Por lo que Juan la acompaña en el taxi hasta la estación de Atocha, donde le compra chocolatinas para el viaje y una almohadilla para los incómodos asientos de madera del vagón de tercera, dándose cuenta de que algo pasa para que por primera vez haga tan importante esfuerzo, por lo que supone que tan pocas horas han bastado para enamorarse de la joven, a la que corre a buscar a pesar de que el tren ya está en marcha, y una vez en él bastará con tirar de la palanquita del freno de emergencia para que se encuentren abrazados en medio de las vías.

En “Bombas para la paz” (Antonio Román 1958) es Alfredo, el químico loco que hereda la responsabilidad de la bomba de gas de la felicidad que en su lecho de muerte le confía su jefe (Félix Fernández), marchando a París en compañía de un conserje animoso (José Ramón Giner) para encontrar la solución a la guerra que se avecina, encontrando de paso a una azafata preciosa (Susana Campos) que aunque piensa que está loco terminará en sus brazos.

Uno de los guiños permitidos en la película es la alocución de Alfredo en la conferencia de la paz, pidiendo “menos pum, y más pan”

En “Ana dice si” (Pedro Lazaga 1958) es Juan un juerguista que abandonó la carrera de medicina cuando solo había aprobado la gimnasia de primero, bebiéndose en juergas con los amigotes el dinero que le enviaba su tío Patricio para montar la clínica, llenando de deudas todos los establecimientos de la capital con la promesa de que cobrarían cuando heredera a la muerte de sus tío, que sin que nadie lo sepa en su última carta lo ha desheredado al descubrir la mentira. Por eso cuando muere empujado por los acreedores acude a la apertura del testamento sin mucho entusiasmo, constatando lo que ya intuía que no le da ni un céntimo, yendo todo a parar a manos de su ahijada Ana (Analía Gadé), pero guarda una pequeña sorpresa, le prohíbe casarse con su novio Andrés (Antonio Ozores), por lo que una nueva perspectiva alegra el rostro del tarambana.

En “Solo para hombres” (Fernando Fernán-Gómez 1960) es Pablo Meléndez, funcionario del Ministerio de Fomento que junto a su amigo Manolo Estévez (Manuel Alexandre) visitan las casas de las señoritas casaderas en las tardes de invierno para merendar y atenuar el frío, inventando historias de parentescos y fortunas que poco se corresponden con la mísera realidad, queriendo la casualidad que a su negociado vaya a parar Florita (Analía Gadé), la primera funcionaria del país, una chica que conoció en una de sus “meriendas” y que ahora lo enamora y lo avergüenza cuando empieza a ser conocido como: “el novio del funcionario”.

En “La venganza de D. Mendo” (Fernando Fernán-Gómez 1961) dicen que el personal de los estudios CEA se partía de risa viendo al actor/realizador con aquel pelucón pelo/paja correr desde detrás de la cámara para entrar en “campo” con tan disparatado atuendo.

En ella recrea a D. Mendo, Marqués de Cabra, empedernido amante y jugador que tras las partidas de “7 y media” visita las alcobas de Magdalena (Paloma Valdés) amparado por la noche, dejándose la escala colgando para cubrir la retirada, la que aprovecha el Duque de Toro (Juanjo Menéndez), su “amoscado” prometido, para trepar por ella y encontrarse a D. Mendo en comprometido estado, del que le ayuda a salir Doña Ramírez (María Luisa Ponte) diciendo que entró a robar, más no le hace gran favor porque aprovechando la oportunidad para deshacerse de él señora y criada pretenden emparedar al aventurero dejando una fuera para que todo el mundo sepa quién mora tras la pared.

De tan incómodo aposento lo libra el Marqués de Moncada (José Vivó) que conocedor de sus secretos le proporciona la libertad y una daga, y viviendo camuflado a partir de ese momento como Renato, trovador que mantiene el mismo atractivo que el cristiano y un pequeño negocio con una mora y dos judías que complementan los ingresos por la música. Por su condición de músico será invitado a poner la nota artística en la celebración de la victoria del Rey de León (Antonio Garisa) contra los infieles, al que acompaña el Duque de Manso y la infame Doña Magdalena, que tendiéndole celada da muerte con el puñalón regalado por el de Moncada y matando de paso a unos cuantos, entre los cuales se encuentra en mismo que en el colmo del delirio deja la histórica frase: “Mi menda mató a D. Mendo”.

En “La becerrada” (José María Forqué 1962) es el mítico Juncal, hombre que rueda de bar en bar en los ambientes taurinos esperando encontrar fortuna y poder apoderar un torero, contratar alguna corrida o apañar cualquier negocio que le permita comer ese día. Favor que le niegan los diestros, los peones de la cuadrilla, los empleados de las plazas de toros y hasta los conserjes de los hoteles. Pero cobra importancia ante los ojos de tres reverendas (María José Alfonso, Nuria Torray y Amparo Soler) que andan buscando asesoramiento y ayuda para montar una corrida benéfica que alivie la maltrecha economía del asilo “El hogar del vencido” de San Ginés de la Sierra, donde se desplazará con ellas en compañía de los diestros: “Mondeño”, Antonio Ordóñez y Antonio Bienvenida, a los que él no ha podido ni dar la mano.

En “Ana y los lobos” (Carlos Saura 1972) es Fernando, el desaliñado y hermético personaje que junto a su madre (Rafaela Aparicio) y sus hermanos Juan (José Vivó) y José (José María Prada) vive en “La Jara”, una apartada finca en la serranía de Madrid ajena al resto del mundo.

Con las facultades evidentemente perturbadas se instala en una cueva pretendiendo emular al anacoreta que allí vivió rezando cien años. Donde la curiosidad lleva a Ana (Geraldine Chaplin), la institutriz de sus sobrinas que huyendo del acoso de Juan termina confiándose a su bondadoso aspecto. Fatal error ya que los tres hermanos tienen perturbadas las facultades y sistemáticamente repiten el ritual con cada nueva institutriz, consistente en que Juan las viole, Fernando les corte el pelo a tijeretazos y José vestido de militar las mate de un tiro en la cabeza para posteriormente enterrarlas bajo la jara en cualquier lugar de la finca.

En “Pim, Pam, Pum….. ¡Fuego!” (Pedro Olea 1975) es Julio, todopoderoso hombre de los negocios de la posguerra que compra con su abundancia las voluntades de la necesidad en un país donde todo escasea.

Encaprichado de Paca (Conchita Velasco), la corista de la compañía ambulante de revista, la acosa entre atenciones y amenazas hasta conseguir llevarla a la cama, momento en el que empieza a perder la educación y la compostura para tomarla como un pasatiempo, aunque como buen macho ibérico “con él que no se juega”, por lo que presta atención cuando intuye que la actriz se ha enamorado de un joven miliciano que intenta huir a Francia (Josep María Flotats), alertando a sus amigos policías para que lo maten en la Estación del Norte y ocupándose personalmente de ella a continuación dándole muerte en la cuneta de una carretera solitaria al amanecer.

En “El anacoreta” (Juan Esterlich 1976) es Fernando Tobajas, anacoreta encerrado en el cuarto de baño de su casa desde que un día de 1964 decidió alejarse del mundo y no volver a traspasar el umbral del retrete bajo ningún concepto, desde cuyo inodoro diariamente manda mensajes, como si de un naufrago se tratara, metidos en tubitos de aspirinas para que vía Río Manzanares puedan llegar al mar, dando la casualidad que el que llevaba el número 1147, fechado el 21 de febrero de 1970, va a caer en manos de una guapa millonaria que alimentaba peces con caviar en la isla de Capri, que se siente atraída por la letanía que impregna el papel donde se cuenta la historia Salomón tentado por la Reina de Saba, por lo que Arabel (Martine Audó), que es el nombre de la bonita joven, decide hacer la función de la reina etiope Makeda y arrastrar al hombre fuera de sus recoletos dominios, por lo que utilizando los servicios de un investigador privado (Eduardo Calvo) se presenta en la madrileña calle de Hortaleza sorprendiendo a un hombre que cambiará su desaliñado aspecto por otro más decoroso para la próxima visita, en la que decidida a seducirle le ofrecerá sus pechos desnudos y abundantes que el anacoreta solo rechazará a medias, deseándolos en la misma medida que la joven necesitando quedarse a vivir con él.

Situación idílica de un baño que se adorna de champán y velas que sueltan las risas y las caricias, y que acabará cuando Marisa (Charo Soriano) su mujer, decida marcharse a pasar un mes a las Bahamas con Augusto (José María Mompín), su administrador y amante, y el multimillonario protector de Arabel (Claude Damphiu), lo que los sitiará miserablemente en una casa helada sin comida y sin dinero, de donde el anacoreta querrá salir por amor sin que lo permita la cordura de la mujer que no lo dejará prostituirse por un plato de lentejas. Inevitable situación que lleva al abandono quedando aun más solo encerrado en su retrete con un patético traje negro que le recuerda su desatino. Las ganas no le permitirán escribir ni un mensaje de despedida, la ventana abierta será su puerta de escape y el ruido de cristales interrumpirá por un momento la música de réquiem que el maestro “Tip” Polack deja escapar desde su estudio.

En “Mamá cumple 100 años” (Carlos Saura 1979), vuelve otra vez a ponerse a las órdenes de éste realizador para dar continuidad sin mucho criterio a la historia empezada siete años antes “Ana y los lobos”. De nuevo en el papel de Fernando y de nuevo enajenado, preocupado con un ridículo atuendo de volar un ala-delta que una y otra vez estrella en el camino por el que corre. En su habitación junto al ventilador y la vela con los que hace sus experimentos de navegación, flota la imagen de Ana (Geraldine Chaplin), la institutriz que junto a sus hermanos mató siete años atrás y que ahora se presenta en compañía de su marido para celebrar en centésimo cumpleaños de mamá (Rafaela Aparicio).

En “Soldados de plomo” (José Sacristán 1983) es D. Dimas, el abogado viejo represaliado por “rojo”, que al cuidado y con la ayuda de su hija Blanquita (Silvia Munt) lleva los pocos casos que le van ofreciendo. Entre ellos la búsqueda de Andrés Morán (José Sacristán) para hacerle entrega del testamento del hombre que fue su padre aunque no lo reconoció. Una vieja casona que no tiene más interés que el precio exorbitante que la familia original está dispuesta a pagar para recuperarla. Estando decidida además de dar el dinero, a contundentes toques de atención a quien se entrometa en la operación, de lo que tanto el abogado como el cliente reciben una ración proporcional al grado de tozudez. Por lo que ambos terminarán convirtiendo la casa en billetes quitándose de en medio de una máquina demasiado poderosa para frenarla con unos “soldados de plomo”.

En “Stico” (Jaime de Armiñan 1985) es Leopoldo Contreras, el viejo catedrático de Derecho que desde la ruina más absoluta contempla su magnífica biblioteca jurídica como único patrimonio, sin que pueda producirle algo más que satisfacción y orgullo, mientras que sus tripas rugen reclamando el alimento, que debe ser lo que obliga a su cerebro a ofrecer como esclavo por la manutención a Gonzalo Bárcena (Agustín González) un antiguo alumno al que los negocios le han ido estupendamente, y aunque al principio se niega al disparate poco a poco le va encontrando utilidad.

Aludiendo al código de derecho romano todas sus posesiones pasan ahora a manos de su “amo”, y pretende que con un hierro candente marque bajo su tetilla izquierda la “B” de Bárcena para que se le reconozca de su propiedad, lo que desatará su cólera pero permitirá que lleve al cuello el collar que han comprado en el Rastro con el nombre de “Stico” por parecerle apropiado para su nueva condición. Y lo que en principio era una embarazosa situación donde nadie le ordenaba nada, poco a poco se va revistiendo de un tinte de normalidad por la versatilidad del “siervo”: cuida el jardín, lleva a las niñas al colegio, compra, cocina e incluso hace el turno de noche en la granja de gallinas ponedoras de María (Carmen Elías), y como es ilustrado no solo hace las tareas de la hija mayor sino que escribe el discurso del padre para el ingreso en la Academia de Jurisprudencia. Comprometido a ultranza con su nueva situación no duda en entregar a su amo los 250.000 dólares de derechos de autor por los libros escritos para las universidades norteamericanas, 33 millones al cambio para los que también encontrará aplicación el matrimonio tragándose sus seudoprincipios.

Todo terminará cuando como la pólvora la noticia corre de boca en boca hasta llegar a oídos de un periodista radiofónico (Manuel Galiana), que telefónicamente invade la casa con su programa en directo para poner a Gonzalo contra la pared y no quedarle más remedio que liberarlo públicamente como manda el código de derecho romano.

En “Luces de bohemia” (Miguel Ángel Díez 1985) es el Ministro de Gobernación en el primer tercio del siglo XX, o “Paco”, como vulgarmente lo llama a gritos el poeta Max Estrella (Paco Rabal) cuando es detenido y ultrajado clamando justicia. Al que no veía desde los tiempos en que estudiaban juntos, lo que trae a su cabeza recuerdos de la mejor época de su vida, y a su corazón el ánimo de reparar la injusta situación en la que vive el escritor, desocupado, ciego y en la miseria. Por lo que no solo le mete dinero en el bolsillo de su ajada chaqueta, sino que ordena a su secretario anotar la dirección para enviarle mensualmente un sueldo que atenúe tanta calamidad.

En “Réquiem por un campesino español” (Francesc Betriú 1985) es de nuevo la parte más terrible y sanguinaria de la Guerra Civil española como ya lo fuera en “Pim, Pam, Pum…… ¡Fuego!, dando vida en esta ocasión a D. Valeriano, el administrador del Duque, cuya familia cobra por el arrendamiento de las tierras a los labradores desde hace más de cuatro siglos sin que sepan siquiera donde están las tierras.

Don Valeriano vive en una situación de privilegio haciendo y deshaciendo a su antojo, por eso cuando en abril de 1931 ganan las elecciones los republicanos se niega a acatar las directrices que marca Paco “El del molino” (Antonio Banderas) desde el ayuntamiento, que no está dispuesto a seguir soportando el atropello y hace las tierras comunales. Por lo que D. Valeriano torciendo el gesto, y con el consentimiento de los otros dos caciques y del cura, busca ayuda entre los falangistas de la capital que acuden a “limpiar” el pueblo justo cuando los guardia civiles lo abandonan para permitir la matanza, tras la que seguirá acosando insaciable hasta dar con el paradero de Paco que está escondido, y obligando a su ejecución aduciendo que otros por menos ya han pagado. Como una burla cruel será el primero que se presente a una misa de réquiem por su alma, una misa a la que solo asistirán los otros dos caciques implicados en los asesinatos a modo de “reconciliación”.

En “El viaje a ninguna parte” (Fernando Fernán-Gómez 1986) es D. Arturo Galván.

Si en alguna película los cómicos de la historia de este país se sienten reconocidos, es en esta. Por eso mi consideración de “única”, lo mismo que la figura de su autor y director.

Basada en un folletín radiofónico escrito por Fernando Fernán-Gómez para Radio Nacional de España y emitido por esta emisora en 1984 junto a obras de otros autores, es una durísima película sobre la vida de los cómicos. Artistas errantes de salario incierto que día a día recorren las veredas del hambre para cubrir cada noche dos horas de ilusión. Son los excedentes de la profesión que se defienden del olvido de pueblo en pueblo, obligados a asumir la gestión, la intendencia, el montaje y la administración.

Cuenta la película como estos artistas que eran esperados en los pueblos como única alternativa al tedio y la rutina, a partir del momento en que tienen que empezar a convivir con las innovaciones en el mundo del espectáculo por la aparición del cinematógrafo, mucho mas fácil, más barato y con mejor acogida, van siendo relegados hasta los límites del hambre.

El elenco de la compañía Iniesta-Galván está compuesto por la primera actriz, Doña Julia Iniesta (Maria Luisa Ponte), el primer actor Don Arturo Galván (Fernando Fernán-Gómez), el galán Carlos Galván (José Sacristán), las actrices jóvenes Juanita (Laura del Sol) y Rosi (Nuria Gallardo), y el segundo galán Sergio Maldonado ó Juan Conejo (Juan Diego), excombatiente de la división azul que hace las veces de administrador.

La aparición de Carlitos Piñeiro: el “zangolotino” (Gabino Diego), olvidado retoño de Carlos Galván fruto de una noche de amor tras una representación en Vigo, al que su madre envía bajo el tutelaje paterno antes de entrar en quintas, solo consigue aumentar la situación de precariedad del grupo, ya que su situación económica es tan crítica como la de los artistas, que se ven obligados a hacerle hueco a pesar de que la profesión le parezca ridícula. Percepción que cambia cuando oye la “llamada de la sangre” tras las trampa/polvo que su padre y Rosi le preparan.

Acuciados por la escasez se ven obligados a representar una especie de revista del avaro usurero Zacarías Carpintero (Agustín González), un desconfiado paleto con delirios de dramaturgo que sin poner un duro aprovecha de la situación, cosechando un rotundo fracaso que enciende las iras del público de “Cabaluenga”, abanderados por el “garrulo monoceja” (Carmelo Gómez) que pide la presencia del autor para apedrearlo.

Por este mismo motivo, olvidando sus principios, deciden aceptar la proposición del “peliculero” Solís (Simón Andreu) para hacer de extras en una película que la siguiente jornada se rodará en el pueblo, lo que enardece de nuevo el ánimo de los vecinos que se consideran agraviados, por lo que Carlos Galván tiene que hacer una magistral intervención preguntándose: ¿De donde son los cómicos?

El nuevo fracaso en esta puntual faceta cinematográfica hace crecer una sensación de derrota y tristeza que da que pensar que es algo más que una mala racha. Agotados por el cansancio y el hambre la Compañía va perdiendo efectivos, y un día es Juanita la que marcha, con la que se van el amor y las ilusiones de Carlos Galván, otro día es Carlitos, el “zangolotino”, y otro, Julia Iniesta y Arturo Galván que pasan a formar parte de la compañía rival: Calleja-Ruiz (Antonio Gamero).

El resto de la compañía Carlos, Maldonado y Rosi, marchan a Madrid, a probar fortuna en el incipiente mundo del cine, reposo de tanto trotamundos maltrecho.

Gracias a la influencia del falangista encuentran acomodo en la fonda de “Doña Leona”, Doña Leonor (Queta Claver), que al igual que el Ritzh no admite cómicos para dar categoría al local. En él Carlos y su prima Rosi mantienen una errónea historia de amor que propicia la huida de una y el hundimiento del otro.

Ingresado en un asilo pasa sus últimos días Carlos Galván, donde todos los miércoles Sor Martirio (Emma Cohen) le tiene que recordar la visita del psicoanalista Miguel Rellán, al que cuenta su “fantástica” vida, que no es otra que la acumulación de ilusiones y sueños que han tomado vida propia ignorantes de la realidad.

Si usted pasa en algún momento por el encantador pueblo soriano de Ayllón, seguro que podrá reconocer desde los soportales de su plaza los escenarios que se utilizaron para el rodaje de esta película.

Más artículos del autor

Antonio Gades. Un irreductible ciudadano del mundo

Acabo de conectarme con el ordenador y leo la noticia: "Muere Antonio Gades". Últimamente tengo la sensación de estar escribiendo muchos adioses a muchos amigos, compañeros y, ahora mismo, como a él le gustaba y se sentía, a un "camarada" que militaba sin siglas ya, en la coherencia que da toda una vida de ideales limpios, utópicos y revolucionarios.

Lo recuerdo cuando recorrió tantos sitios de la Ibérica, presentando la Convención Republicana, cando algunos todavía pensábamos en otra transición. Lo recuerdo hablando con emoción y sentimiento, como su baile, defendiendo la Tercera República, al lado del abogado Fernando Salas (otro compañero y camarada que se nos fue).

Se inició en el baile con un espectáculo de variedades en el Circo Price de Madrid. A comienzos de los 50 entró en la compañía de Pilar López, protagonizando por todo el mundo El sombrero de tres picos, El amor brujo y El concierto de Aranjuez. De esta etapa es su primera creación, Ensueño. Por consejo de Pilar López adoptó el nombre artístico de "Gades".

En 1962 marchó a Italia para ayudar a Antón Dolin a montar el ballet Bolero en la Ópera de Roma. Le encargaron tres bailes de García Lorca para una Antología del ballet. Fue coreógrafo y primer bailarín, junto a Carla Fracci, del Festival de Due mondi de Spoleto, dirigido por Giancarlo Menotti, donde intervino en la versión de Carmen. Debutó en la Scala de Milán el 20 de diciembre de 1962 como primer bailarín y maestro del cuerpo de baile. Intervino en varios programas de televisión en Italia y rodó una película con Vittorio Gassman. Su estancia en la Scala duró nueve meses.

En 1963, en la sala Los tarantos, de Barcelona, impuso su idea revolucionaria de quitar adornos superfluos a su baile, con predominio del negro, para llegar a un ballet más allá de la danza. Tras un gran éxito de seis meses en el pabellón español de la Exposición de Nueva York (1964), realizó varios montajes y bailó en el Corral de la Morería de Madrid.

En 1968 volvió a la Scala de Milán y organizó una velada en la que intervinieron Carla Fracci y Rudolf Nureyev. En 1969 regresó a París en representación de España, en el Teatro de las Naciones, consiguiendo el Premio de la Crítica al mejor espectáculo de la temporada. Aquí ya acudió con su propio cuerpo de baile, una cooperativa de una docena de bailarines.

Participó con su compañía en la conmemoración del primer centenario de la Casa de España en Nueva York y, en solitario, creó la coreografía de El amor brujo, con el cuerpo de baile de la Ópera de Chicago. Con su compañía también, en 1970 triunfó en el Odeón de París, compartiendo el éxito con Paco de Lucía a la guitarra. En noviembre inició una gira con El amor brujo por Argentina y Oriente Medio. Ésta representación la llevó por España en 1971; durante 1972 por varios países de Europa, América, Asia (Japón, Irán), el norte de Africa (Marruecos) y, finalmente, en el Palacio de la Música de Barcelona. En 1974 presentó en Roma Bodas de sangre, con música de Emilio de Diego, y también la trajo a España.

Cansado tras 23 años dedicados al baile, en junio de 1975 anunció su retirada. Pocos meses después disolvió la compañía y se retiró. Entre 1976 y comienzos de 1977 rodó con Mario Camus y su compañera, Pepa Flores, Días del pasado. En 1977 y 1978 volvió a bailar durante la gira que realizó Alicia Alonso por Estados Unidos y Cuba, estrenando en La Habana Ad libitum, con el Ballet Nacional de Cuba.

En 1978 aceptó el cargo de director del Ballet Nacional Español, tratando de recuperar a los grandes coreógrafos. Representó Bodas de sangre, Fandango, El sombrero de tres picos, El amor brujo Retrato de mujer, etc. Consiguió importantes éxitos en la Ópera de Berlín, el Festival de Spoleto (julio de 1979), el Festival Cervantino de Méjico y la gira por España y América. Fue cesado de malas maneras por el ministro de Cultura en 1980.

Junto a los componentes del Ballet, que lo abandonaron también como muestra de solidaridad, creó el Grupo Independiente de Artistas de la Danza (GIAD), debutando en agosto de 1980 en Pamplona, para seguir con una gira nacional y americana. A su regreso, en diciembre, inició el rodaje con Carlos Saura de Bodas de sangre, en la que es protagonista y coreógrafo. Inició el rodaje de Carmen, a las órdenes de Saura, en febrero de 1983. En marzo de 1983 se estrena en Madrid el ballet de igual nombre. Con está producción consiguió el Pegaso de Oro en el Festival de los dos Mundos de Spoleto (julio de 1984), la Medalla del Verano Teatral Veronense (agosto de 1984) y la Máscara de Plata para la Danza en Campione D'Italia (octubre de 1984).

En septiembre de 1985 empezó a rodar con Saura El amor brujo, con Laura del Sol y Cristina Hoyos. En diciembre intervino en la representación de Bodas de sangre, en los actos de conmemoración del X aniversario de la creación del Ballet Nacional Español, en el teatro de la Zarzuela. Mientras, preparaba con Saura y Stella Arauzo su espectáculo Fuego, con coreografía basada en la película El amor brujo. La obra se estrenó a finales de enero de 1989 en el teatro Chatelet de París. Luego inició una gira por Japón, Hong-Kong, Turquía, Suiza, Alemania, España (3 meses en el teatro Monumental de Madrid) e Italia (enero a marzo de 1990).

Retirado para preparar su siguiente ballet, en 1994 volvió a trabajar con Saura en Flamenco y el 20 de diciembre de ese año, con su compañía reconstruida, llevó a Génova Fuenteovejuna, adaptación de Caballero Bonald sobre el texto de Lope de Vega, comenzado en 1979. Coincidiendo con el inicio del rodaje de Flamenco, en enero de 1995 Gades empezó una gira por Japón con su última producción, que presentó en abril en la Maestranza de Sevilla. Por esas fechas anunció su intención de retirarse para preparar a artistas jóvenes.

En 1995 recibió el Premio Homenaje del gobierno argentino por cimentar los lazos culturales entre ambas naciones. Ese año representó en Bilbao Carmen y Fuenteovejuna (ésta también en Barcelona). Participó en 1996 en el Ravenna Festival (Italia) con Carmen. Representó Fuenteovejuna por diferentes países del mundo desde noviembre de 1995 hasta marzo de 1997, en Italia, Reino Unido, Venezuela, Cuba, Brasil, Chile, Uruguay, Argentina e Indonesia. En septiembre de 1996 regresó a Barcelona, donde representó Fuenteovejuna y Carmen.

Recibió el 11 de diciembre de 1995 el Premio de Dirección Coreográfica de la Asociación de Directores de Escena (ADE) por su trabajo en Fuenteovejuna.

Siempre rehusó que le definieran con "artista". Él se denominó "trabajador del baile". Trabajador, luchador, como lo fue también contra su enfermedad.

Recibió también la Medalla del Círculo de Bellas Artes de Madrid, el Premio Vicente Escudero de danza y coreografía, el Premio Carmen Amaya, el Premio Nacional de Teatro de 1970 al mejor ballet español, el Premio del Gran Teatro de La Habana (2 de enero de 1990), el Premio Luigi Tani (abril de 1990)…

Este 6 de junio recibía del presidente Fidel Castro la Orden José Martí, la más alta distinción que confiere el estado cubano. "Recibo esta condecoración con el orgullo de compartirla con tantas miles de personas que día a día, anónimamente, defienden a la Revolución cubana", "nunca me sentí un artista, sino un simple miliciano vestido de verde olivo, con un fusil en la mano para dónde, cómo y cuándo sea", dijo Gades al término de la ceremonia. La revolución cubana siempre estuvo presente en su corazón, su cariño hacia la isla fue una constante en su vida.

Hasta siempre, camarada Antonio, orgulloso de ser comunista, sin ocultar lo que sentías, lo que querías, llevando por bandera tus ideas, brillando en el mundo como "trabajador del baile", como Artista del pueblo.

Más artículos del autor

The torture playlist

La música como sedante de tortura

La revista Mother Jones recientemente nos ha informado que las tropas estadounidenses han usado y siguen usando la música sepulcral, Black Music, Metal Music, Ass Music, Death Metal, como irrisorio sedante a sus criminales torturas y salvajadas de muerte en Iraq y en Guantánamo, elogiando el grito animal de los archiborriquistas y divinos blasfemos Deicide, cuyos discos han sido catalogados por el Vaticano como “La música más blasfema de la historia” y que parte de las preliminares de Glenn Benton, su líder, quien dijo: ”No quiero llegar a la edad de Dios”; de  Eminem, que imita el cantar del gallo tuerto o del Rebuzno puro y neto de Metallica y el bostezo encerrado en algún arcano de AC/DC.

Cuando al batería de Deicide, Steve Asheim, se le comentó sobre esto, tan sólo supo decir: “Si nuestra música forma parte del abuso militar, esto nos hace sentir un soldado americano más”. Qué influjo puede haber o qué misterio en que el Rebuzno de una banda sea digno de inquirir la analogía del sentido criminal de la especie humana, no es ningún secreto, cuando sabemos de pura parábola que cuando rebuzna un Asno, comienza ya pues otro y contesta cantando en el momento, al igual que cuando bosteza una persona, ya las otras imitan su bostezo. Entre los hombres, gallos y jumentos bien se advierte el cuento de aquel “Trío de las Azores”, émulos todos tres que lo son y fueron “del espíritu de Jack”.

Para los cancerberos y verdugos lo que vale un Rebuzno es lo que importa, es el “canta, canta” puesto a prueba y torturar con música dicen que es una gran victoria, que lo refieren algunos soldados que participaron confiados en las vergonzantes y criminales actuaciones de esos mulos escuadrones que hemos visto por la tele “Till death do us part” (Deicide, 2008), “hasta que seamos parte de la muerte”, frente de los unos los otros, prisioneros.

Hétele pues los Asnos aturdiendo con su Rebuzno retumbando el aire, los soldados debiendo a los Rebuznos su trofeo, salvamento del honor patrio, aniquilando vidas. “Banquete de la Bestia”, Feastin of the Beast (Deicide, 1987) es el eco que en aldeas, en villas y en ciudades se oye resonar gravemente tomando parte en estos regocijos militares, porque el  líder, e-mulo, el cuello alzando gravemente, se anuncia sin quererlo “When Satan lives”, Cuando Satanás vive, (Deicide, 1998), album grabado en vivo en el House of Blues de Chicago, Illinois.

Y así de este modo, con música de sepulcros blanqueados y canciones salidas por el ano, los soldados americanos pretenden llevar a las regiones celestiales a los prisioneros de pánico terror y miedo, que ceden y son vencidos, pues esta vez no pudieron, como aquel David a Goliat, ganar la guerra a cantazos contra este Gigante espantoso que todavía no ha conseguido quitarles su imperio y que siempre acude montado en sus jumentos y sus diferentes dioses en borricos, desquiciando los montes y los cerros. Con el clamor del Metal Mortal el pobre Iraq queda destronado, sus prisioneros hechos un ciruelo y este Dios ya victorioso al Rebuzno de los Asnos agradece el dominio y el cetro que tiene por legitimidad de sus abuelos.

NEWS: Music has been used in American military prisons and on bases to induce sleep deprivation, "prolong capture shock," disorient detainees during interrogations—and also drown out screams. Based on a leaked interrogation log, news reports, and the accounts of soldiers and detainees, here are some of the songs that guards and interrogators chose.

(NOTICIAS: La música ha sido utilizada en las prisiones militares estadounidenses y en las bases para inducir a la privación del sueño, "prolongar la descarga de captura", desorientar a los detenidos durante los interrogatorios y también para ahogar los gritos. Sobre la base de un registro de interrogatorio filtrado, los informes de noticias y los relatos de los soldados y los detenidos, estas son algunas de las canciones que los guardias e interrogadores eligieron.)

Más artículos del autor

Recordando a Víctor Jara

Una antología recupera la poesía, la verdad y la fuerza de Víctor Jara. 45 temas emblemáticos que se editan con un documental en el que se relata su tragedia.

Un día antes de que se cumplieran 30 años desde que Víctor Jara apareciera acribillado en una fosa común, tras haber sido torturado en el Estadio de Chile por los esbirros de la dictadura de Pinochet, salió a la calle El derecho de vivir en paz, una antología de 45 de sus temas más emblemáticos en un doble CD, al que acompaña un DVD con un estremecedor documental biográfico inédito, que narra su historia y la de Chile.

Una vida dedicada al teatro, la música y el compromiso social

Víctor Jara nace el 28 de Septiembre de 1932 de padres campesinos: Manuel, inquilino y Amanda, cantora. Su infancia transcurre en Lonquén, localidad cercana a la capital y su juventud en Santiago, en la Población de Nogales. A la muerte de su madre ingresa al Seminario Redentorista de San Bernardo y permanece allí por poco más de un año.

No posee formación musical académica, sólo su madre le había enseñado a tocar la guitarra y en el seminario aprende Canto Gregoriano.

En 1953, a los 21 años, integra el Coro de la Universidad de Chile, participa en el primer montaje de "Carmina Burana" e inicia su trabajo de recopilación e investigación folklórica en terreno. En 1956 ingresa en la Compañía de Mimos de Noisvander.

Entre 1956 y 1962 estudia Actuación y, posteriormente, Dirección en la Escuela de Teatro de la Universidad de Chile, participando como alumno en diversas producciones de la Compañía del Instituto de Teatro de la misma Universidad, Ituch.

En 1957, se integra en el conjunto de Cantos y Danzas Folklóricas "Cuncumén", creado a raíz de unos cursos de temporada dictados por Margot Loyola. Tiene, también, sus primeros contactos con Violeta Parra.

En 1959, con 27 años de edad, adquiere su primera experiencia en dirección teatral, dirigiendo "Parecido a la Felicidad", de Alejandro Siveking. Viaja con la obra por Argentina, Uruguay, Venezuela y Cuba. Violeta Parra lo incita a seguir cantando y en este mismo año graba para el sello Emi-Odeón, como solista del "Cuncumén", dos villancicos que le fueron entregados por su amiga Violeta.

En 1960 asiste en la dirección a Pedro de la Barra en el montaje de "La Viuda de Apablaza", de Germán Luco Cruchaga, para el Ituch. Posteriormente, dirige "La Mandrágora" de Machiavello.

En 1961 y en calidad de director artístico del conjunto, viaja con el "Cuncumén" por Holanda, Francia, Unión Soviética, Checoeslovaquia, Polonia, Rumania y Bulgaria.

Compone "Paloma quiero contarte", canción que marca el inicio de su trabajo de creación musical y poética.

Es, también, asistente de dirección de Agustín Siré en el montaje de "La madre de los Conejos", de Alejandro Sieveking.

1962: regresa al teatro y dirige "Animas de Día Claro", de Alejandro Sieveking para la compañía del Ituch.

Graba "Paloma quiero contarte" y "La canción del minero", contenidas en el LP "Folklore Chileno", del grupo "Cuncumén" para el sello Emi-Odeón.

Entre 1963 y 1968 se desempeña como director de la Academia de Folklore de la Casa de la Cultura de Ñuñoa. Entre 1963 y 1970 forma parte, también, del equipo estable de directores del Instituto del Teatro de la Universidad de Chile, Ituch.

En el año 1963 es asistente de dirección de Atahualpa del Cioppo en el montaje de "El Círculo de Tiza", de Bertol Brecht, para el Ituch. El mismo año dirige: "Los Invasores", de Egon Wolf, para el Ituch; "Parecido a la Felicidad", de Alejandro Sieveking, para Canal 9 de Televisión de la Universidad de Chile y "Dúo", de Raúl Ruiz, para la Compañía de Los Cuatro.

Entre 1964 y 1967 ejerce como profesor de Actuación en la Escuela de Teatro de la Universidad de Chile. En 1964 vuelve a montar "Ánimas de Día Claro", de Alejandro Sieveking también con el Ituch y la lleva de gira por la Argentina, Uruguay y Paraguay.

En 1965 compone la música y dirige la obra "La Remolienda", de Alejandro Sieveking, para el Ituch. Dirige el montaje de "La Maña", de Ann Jellicoe, para el Ictus. Recibe el premio "Laurel de Oro" como mejor director del año por el montaje de las dos obras señaladas y el premio de "La Crítica" del Círculo de Periodistas a "La mejor Dirección del Año", otorgado por el montaje de "La Maña".

Entre 1966 y 1969 es director artístico del conjunto Quilapayún. Y entre 1966 y 1970, actúa como solista en "La Peña de los Parra".

En el año 1966 dirige "La Casa Vieja", de Abelardo Estorino, para el Ituch; asiste en la dirección a William Oliver en el montaje de la obra "Marat Sade", de Peter Weiss, también para el Ituch.

Monta "La Remolienda", de Alejandro Sieveking, esta vez, para Canal 9 de Televisión de la Universidad de Chile. 1966 es además el año de la aparición de su primer LP como solista. Lo edita el sello "Arena" con el título "Víctor Jara".

El año siguiente, 1967, es el sello Emi-Odeón el que edita el LP "Víctor Jara" y "Canciones Folklóricas de América", junto a Quilapayún. En el ámbito teatral, monta nuevamente "La Remolienda". Es invitado a Inglaterra, en su calidad de director teatral, por el Consejo Británico. Recibe el premio de "La Crítica" por su dirección en la obra "Entretenimiento a Mr. Sloane" y el Disco de Plata del Sello Emi-Odeón.

Durante 1969 dirige el montaje de la obra "Viet-rock", de Megan Terry, para el Ituch; y "Antígonas", de Sófocles para la Compañía de la Escuela de Teatro de la Universidad Católica. Fue profesor invitado en dicha Escuela de Teatro.

Gana el primer premio en el "Primer Festival de la Nueva Canción Chilena" con el tema "Plegaria a un labrador". Viaja a Helsinki invitado a cantar en el Mitin Mundial de Jóvenes por Vietnam, que se realiza en la capital de Finlandia. El sello Dicap edita su LP "Pongo en tus manos abiertas".

Es invitado a la Conversación Internacional de Teatro, en Berlín en 1970. Participa en el Primer Congreso de Teatro Latinoamericano de Buenos Aires. Renuncia al Instituto de Teatro de la Universidad de Chile para realizar recitales por todo el país en el ámbito de la campaña electoral de la Unidad Popular. Emi-Odeón edita un nuevo LP suyo: "Canto Libre".

Es embajador cultural del gobierno de la Unidad Popular. En el año 1971 trabaja intensamente con el compositor Celso Garrido Lecca en la música para el ballet "Los Siete Estados", de Patricio Bunster, para el Ballet Nacional. Ingresa, junto a Isabel Parra e Inti-Illimani, al Departamento de Comunicaciones de la Universidad Técnica del Estado. En calidad de embajador cultural realiza una gira de recitales y programas de televisión por Méjico, Costa Rica, Colombia, Venezuela, Perú y Argentina. Es editado, por el sello Dicap, su LP "El derecho de vivir en paz". Obtiene el premio "Laurel de Oro" como el mejor compositor del año.

En los años 1972 y 1973 compone la música de continuidad para Televisión Nacional de Chile. Durante 1972 investiga y recopila testimonios en la población "Hermida de La Victoria" los que forman parte de su disco "La Población" para el sello Dicap. Realiza una gira musical por la Unión Soviética y Cuba. Es invitado al Congreso de Música Latinoamericana organizado por "La Casa de las Américas", en La Habana. Dirige el homenaje a Pablo Neruda en el Estadio Nacional, al regreso del poeta a Chile, luego de recibir el Premio Nobel.

Es invitado por los campesinos de Ranquil para crear una obra musical acerca del lugar. Se incorpora a los trabajos voluntarios con ocasión de la huelga de los camioneros que busca paralizar al país.

En 1973 participa en la campaña electoral parlamentaria, realizando conciertos en favor de los candidatos de la Unidad Popular. Dirige y participa como cantante en un ciclo de programas de televisión en contra de la Guerra Civil y el Fascismo, acogiendo el llamado hecho, en ese sentido, por Pablo Neruda.

Realiza un gira de conciertos en Perú, patrocinado por el Instituto Nacional de Cultura de Lima. Trabaja en la grabación de sus últimas composiciones para 2 LP's que no alcanzaron a ser editados. Graba el disco "Canto por travesura", recopilación del folklore picaresco de Chile, que no llegó a salir a la venta.

El 11 de Septiembre de 1973 Víctor se dirige a la Universidad Técnica del Estado, su lugar de trabajo, donde cantaría en la inauguración de una exposición, desde la cual se dirigiría al país el presidente Allende. Los militares rodean el recinto universitario tomándolo por la fuerza el día siguiente, deteniendo a todos los profesores y alumnos que se encontraban en su interior.

Aparece acribillado el 16 de septiembre, pocos días antes de cumplir 41 años, en una fosa común tras haber sido torturado en el Estadio de Chile por los esbirros de la dictadura de Pinochet. Su cuerpo es encontrado en la morgue como NN.

 

Otro cine es posible, otro mundo es posible

Terminó el 9º Festival Internacional de Cine de Las Palmas de Gran Canaria (en el que, durante ocho días tomé parte como jurado popular) y aunque decepcionado por la concesión de los premios, ya que no por las películas que se exhibieron en la Sección Oficial, quiero recomendaros unas pocos filmes que, a mi juicio, me parecen de gran interés, por si tenéis ocasión de verlos en los cines de vuestras respectivas ciudades.
Por lo que respecta a la selección de los trabajos aquí presentados, he de decir que me pareció francamente loable que se apostara por ese cine que pone sus ojos, mayoritariamente, en la fragilidad humana,  en este preciso momento, veinte años después de que se suicidase el socialismo (o lo arrojasen por la ventana, como en el drama de Darío Fo), que parecía entonces que iba a ser también el fin de todos nuestros males, con la caída del Muro y el regreso de la democracia a aquellas tierras tan castigadas por las ideas marxistas.

Como digo, lo que más me ha conmovido de esos ocho días de cine ha sido la vulnerabilidad a que se ve sometido el ser humano como consecuencia del retroceso que se viene denunciando desde todos los campos de opinión en el campo humanístico.

UNA CHICA DE VERDAD. Graig Gillespie (EE.UU.) 2007.
Un joven, incapaz de relacionarse con una mujer y muy apreciado en la población rural donde reside, en compañía de su hermano y su cuñada, un día compra por Internet una muñeca del tamaño de una mujer real e inicia una convivencia con ella, al principio incomprendida por la comunidad donde reside, más poco a poco cede la incomprensión hacia un respeto y unas cotas de afecto hacia ambos que permite la completa integración de la nueva vecina en la comunidad.
***
                                                                                                                              
CRIME AND PUNISHMENT. Coproducción chino-francesa, de Zhao Liang,
2007.
Se desarrolla en la frontera china con Corea del Norte. No ficción. Cine directo o más bien documental. La cámara registra la cotidianidad de una remota y pobre región, donde la autoridad china se ve en la obligación de perseguir y castigar a humildes campesinos por recoger basura sin licencia y por robar leña de los bosques comunales para obtener un dinero con el que comprar un regalo para la familia en la fiesta del Año Nuevo. **

STRIZH. Abay Kulbayev (Kazajstán) 2007.
Es un filme que viene a mostrarnos imágenes de la vida de una adolescente incapaz de integrarse en la vida académica y donde la separación de sus padres le impide la madurez de una vida afectiva más plena en medio de un ambiente gélido y gris.*

TUSSENSTAND (BETWEEN). 2007, de la holandesa Mijke De Jong.
Un adolescente que se encierra en el mutismo de su habitación y que se cuela en casas ajenas mientras estas están desocupadas, incapaz también de asumir la separación por divorcio de unos padres que no se ven sino es para discutir y en los restaurantes y sitios públicos. ***

HAFEZ (Irán-Japón). 2007 de Abolfazl Jalili.
Narra la historia de un joven que conoce de memoria todos los versículos del Corán, lo que le lleva a la casa de una joven a la que debe iniciar en la religión musulmana, pero el amor no es ajeno a esta historia. *

L,AIMÉE. (Francia) Arnaud Desplechín, 2007.
No ficción. Es la breve historia de una mudanza. Padre e hijo, a lo largo de unas horas, conversan acerca de unos personajes que dejaron su huella a lo largo de sus vidas, entre viejas fotografías y antiguos documentos que esperan un nuevo destino. ***

JAPÁN, JAPÁN (Alemania-Israel). 2007 Lior Shamriz.
Imri, un joven israelí vive extraviado entre la confusión de la ciudad de Tel-Aviv y el vivo deseo de marchar a Japón. *

AI NO YOKAN (The rebirth). Japón 2007. Masahiro Kobayashi.
Dura historia de dos personas: Ella, madre de una joven que acaba de asesinar a un compañero de estudios. Él, padre del joven asesinado, redactor de un periódico, que decide cambiar su trabajo y que le lleva a coincidir diariamente en la residencia con la madre de la joven asesina. ****

 EL HOMBRE ROBADO. (Argentina 2007) Matías Piñeiro.
Esta es una de las películas que menos interés despertó en mí de todo el festival, por lo que voy a pasar de comentarla.

GARAGE. (Irlanda 2007) Leonard Abrahamson.
Josie es un hombre sencillo que atiende una gasolinera en una tranquila población rural. La aparición en la estación de servicio de un adolescente transformará la vida del protagonista. **** 

WITH A GIRL OF BLACK SOIL. Jeon Soo-il (Corea del Sur-Francia) 2007.
En una explotación minera, (de ese lejano país desde el que nos llegan esos magníficos coches)  el padre de dos niños, enfermo y arrojado a la bebida, ante la negativa de la empresa de hospitalizarlo, verá como, la más pequeña, ante el aviso de desahucio, lleva al hermano, con síndrome de Down, a un centro de acogida, quedando ella misma atrapada en medio de la nada más absoluta. ****

FÓSTER CHILD. Brillante Mendoza (Filipinas 2007).
Entre la ficción y la realidad, se nos muestra la realidad de las madres de acogida que, por unos dólares mensuales, cuidan, en medio de la mayor pobreza y un gran despliegue de cariño, de unos niños que, en cuanto se les encuentre unos padres de acogida, tendrán que entregar, precisamente cuando ya formaba parte del núcleo familiar. ***

LES COEURS BRULÉS. (Los corazones quemados) Ahmed El Maanouni (Marruecos 2007).
De una gran belleza en cuanto a fotografía. Amín, un joven arquitecto, regresa desde París a la Fez de su infancia, donde agoniza su tío, para reconstruir, a través de los amigos y los paseos por la ciudad natal, una cruel y ya lejana infancia. ***

WONDERFUL TOWN. Aditya Assarat (Tailandia 2007).
A pesar de la nacionalidad de la cinta, disponeos a disfrutar de una de las producciones más bellas del Festival. Un joven arquitecto recala en una ciudad costera asolada por el tsunami hace tres años. Durante su estancia se enamorará de la dueña del hotel donde se aloja. ***

ANDARILHO (Dando tumbos). Cao Guimaräes (Brasil 2007).
La vida de tres vagabundos que, errantes por carreteras y bosques de Brasil, abandonaron la gran ciudad para buscar la paz en los inescrutables caminos donde a diario transitan. (Premiada con el Lady Arimaguada de Oro del Festival) **

THE SAVAGE (La familia Savage). Tamara Jenkins (EE.UU. 2007).
Wendy y John son dos hermanos a los que la difícil situación de un padre, enfermo de alzheimer y alojado en una residencia de ancianos, pone en la disyuntiva de hacer frente a sus frustraciones y a las últimas horas del enfermo. ****

Independientemente de los premios de toda cucaña o festival que se precie, me permito recomendaros algunos de los filmes que, a mi juicio, valen los seis euros que nos quitan en taquilla cuando acudimos al cine y no es con un pase.

Evidentemente, en esta muestra se aprecia un creciente interés de los realizadores jóvenes por la fragilidad humana y por su vulnerabilidad ante la brutal presión del despiadado mercado capitalista, donde prevalecen los números sobre las vidas de los que viven bajo su dictadura.

Quizás no sea ésta la valoración más justa en cuanto a la calidad de las películas exhibidas aquí. Vosotros, como receptores de ellas, también tendréis algo que decir al respecto.

¡¡Viva la República!!

Ángel Escarpa Sanz

Festival de cine de Las Pamas

Residencia de Estudiantes… Patrimonio Europeo

arte11Cristina Calandre Hoenigsfeld. LQSomos. Marzo 2008

El reconocimiento de la categoría de “Patrimonio Europeo” recientemente otorgado a la Residencia de Estudiantes oculta al Hospital de Carabineros y a su refugio antiaéreo, dando una visión histórica incompleta, con un elevado sesgo fascista de dicho espacio de la memoria.

La Residencia de Estudiantes fue una de las más interesantes creaciones de la Junta para Ampliación de Estudios y una de las más influidas por las ideas pedagógicas de la Institución Libre de Enseñanza. Su actuación fue múltiple, pues por un lado era un lugar donde se alojaban estudiantes universitarios, además era un centro de enseñanza en  el que se impartían algunas asignaturas complementarias a la Universidad y en donde trabajaban algunos de los científicos más importantes españoles del momento (Pío del Río Hortega, Calandre, Negrín, Achúcharro, etc.) y finalmente fue un lugar de difusión de la cultura por medio de cursos y conferencias y ediciones de varias publicaciones. En la Residencia han vivido personalidades de la cultura española como Unamuno, Juan Ramón Jiménez, Ángel LLorca, Federico García Lorca, Federico de Onís, F.Jimenez de Asua, etc.

Una vez dadas unas pinceladas sobre la Residencia de Estudiantes histórica pasamos a mostrar un resumen del  formulario de solicitud de inscripción en la lista del programa “Patrimonio europeo”, preparado para acceder al sello de “Sitio español de patrimonio europeo” y que le fue concedido en el año 2007 a la Residencia de Estudiantes de Madrid.

1. Propietario y gestión delegada

El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) es el propietario de los edificios de la Residencia de Estudiantes. El 4 de Septiembre de 1990, una vez constituida la Residencia como Fundación, el CSIC cede a esta la utilización de sus edificios e instalaciones. La Fundación Residencia hace uso de los edificios, gestionando su uso y conservación.

2. Descripción del bien cultural, monumento, etc.

La Fundación es presidida desde 1999 por SAR el Príncipe de Asturias.

Los pabellones de la Residencia fueron proyectados y construidos entre 1913 y 1915. La Residencia simbolizó hasta 1936 la conexión entre España y Europa. A partir del estallido de la guerra civil, los edificios de la Residencia fueron pasando por diferentes situaciones administrativas.

En Junio de 1986 el CSIC inicia el proyecto de recuperación.

3. Sistema de protección del bien de interés cultural, monumento.

El conjunto de la Residencia tiene incoado un expediente BIC concedido por el Ministerio de Cultura en la categoría de Monumento, con fecha del Boletín de 23-11-1978.

Además están protegidos los edificios por estar en el Catálogo de Edificios Protegidos del Plan General de Ordenación Urbana de Madrid de 1997, al igual que sus jardines.

4. Estado de conservación.

Comenzó su rehabilitación en 1987 y se concluyó el 2001. El proceso se inició con el encargo, por parte del CSIC, de la redacción de un Plan Director de la Colina de los Chopos, como marco general que define las bases para la intervención en los distintos edificios, por los arquitectos Pérez Pita y Jerónimo Junquera.

Seguidamente el proyecto de rehabilitación de los edificios fue redactado por los mismos arquitectos. Las obras se iniciaron en 1991 con el Pabellón Trasatlántico y en 1994 tras la firma del acuerdo entre la Residencia, el Ministerio de Economía y Hacienda (Dirección General del Patrimonio del Estado) y el CSIC, comenzaron la rehabilitación del Pabellón Central y en 1998 los Pabellones Gemelos.

5. Lista del Patrimonio europeo.

La iniciativa de crear una lista ha sido impulsada por algunos de los países de la Unión Europea, destacando Francia, España y Hungría. Los ministros de Cultura de estos países  concretaron su creación en los Encuentros europeos sobre diálogo intercultural que se celebraron en Granada en el año 2006. Finalmente fue proclamada dicha lista en marzo de 2007 en el Real Monasterio de Yuste, siendo cuatro los lugares seleccionados: Archivo de la Corona de Aragón, Cabo de Finisterre, Monasterio de Yuste y Residencia de Estudiantes.

Con todo ello, se pretende según sus promotores: “fomentar la difusión, protección y preservación del rico Patrimonio Europeo… para un mejor conocimiento de la historia del continente. El patrimonio cultural es uno de los elementos fundamentales de nuestra identidad y la Europa de hoy es el fruto del continuo intercambio y del diálogo… a lo largo de la historia”.

El sello es otorgado por el Comité de Patrimonio Europeo formado por los ministros de Cultura y Patrimonio y con la participación como observador de la Comunidad Europea.

Breve resúmen cronológico de las actuaciones en la Residencia de Estudiantes.

1978. Incoado expediente de Bien de Interés Cultural concedido por el Ministerio de Cultura con la categoría de monumento (23-11-1979) al conjunto de la Residencia (ministro de Cultura, Pío Cabanillas).

1987. El CSIC inicia el proyecto de recuperación de la Residencia, solicitando la redacción de un Plan Director de la Colina de los Chopos, como marco general a los arquitectos Estanislao Pérez Pita y Jerónimo Junquera.

1988. Se publica el libro “La Junta para Ampliación de Estudios 80 años después”, resultado del Simposium Internacional que sobre la JAE tuvo lugar en diciembre de 1987 en el CSIC, coordinado por el catedrático y académico de la Lengua, José Manuel Sánchez Ron.

1990. Se constituye la Residencia como Fundación y el CSIC cede a ésta la utilización de sus edificios e instalaciones, que la Residencia se compromete a conservar.

1991. Se inicia la rehabilitación de las obras en el Pabellón Trasatlántico, que es el que estaba más deteriorado. Actualmente allí se encuentra la Biblioteca, el Centro de Documentación y las oficinas.

1994. Tras la firma con el Ministerio de Economía y el CSIC, se comienzan la rehabilitación del Pabellón Central. Actualmente esta ubicado el comedor, cafetería,sala de exposiciones y los dormitorios de los residentes.

1997. Protección de los edificios a través de su inclusión en el Catálogo de Edificios Protegidos del Plan General de ordenación Urbana de Madrid (alcalde de Madrid, Alvarez del Manzano).

1998. Comienza la rehabilitación de los Pabellones Gemelos, donde actualmente estan los dormitorios de los residentes.

1999. Comienza la Presidencia de Honor en el Patronato de la Fundación S.A.R el Príncipe de Asturias.

Además se publica el libro “Un siglo de ciencia en España”, editado por la Residencia de Estudiantes, a partir de la exposición que tuvo lugar en la Residencia en 1998-99 y coordinado por el profesor Sánchez Ron.

2001. Se concluye la rehabilitación de los edificios.

2007. En marzo se le otorga a la Residencia de Estudiantes el sello o label de “sitio español del patrimonio europeo”.

2008. Tiene lugar, con motivo del Centenario de la Junta para Ampliación de Estudios, una exposición en la Residencia de Estudiantes, que incluye la publicación de un catálogo y posteriormente tiene lugar el II Congreso Internacional de la JAE, en la Residencia de Estudiantes y en el Edificio Rocasolano (antiguo Instituto de Física y química). Ambos eventos tienen como coordinador principal al catedrático de Historia de la Ciencia y académico de la Lengua J. M. Sánchez Ron.

La Comunidad de Madrid, a través de su Dirección General de Patrimonio Histórico, emite informe negativo de la existencia del Refugio, a pesar de mis investigaciones publicadas y presentadas como pruebas.

Comentario

Desde que en 1978 el Ministerio de Cultura otorgara el BIC (Bien de Interés Cultural) en la categoría de Monumento a la Residencia de Estudiantes, hasta hoy en día (30 años), no se ha reconocido la existencia de un refugio antiaéreo, construido por el Gobierno de la República entre 1937-39, en el subsuelo de la “Colina de los Chopos“ como parte integrante de su patrimonio y su cultura. Tanto el Ministerio de Cultura, como el Ayuntamiento de Madrid y el sello patrimonio europeo, es decir la UE, con sus diferentes protecciones dadas a la Residencia, ignoran el Refugio.

En los libros y exposiciones que se citan en la cronología, tampoco se hacen eco de este importante vestigio de la República los investigadores implicados.

Durante la guerra española, la Residencia de Estudiantes se convirtió en un importantísimo Hospital del Cuerpo de Carabineros (cuerpo de élite dependiente del Mº de Hacienda y organizado por el que fuera presidente del Gobierno, Juan Negrín) dedicado a salvar a cientos de milicianos republicanos enfermos de una epidemia de malaria, contraída en los Frentes de la Defensa de Madrid.

Estuvo dirigido dicho Hospital de Carabineros por el eminente cardiólogo Luis Calandre Ibáñez, discípulo del premio nobel de medicina, don Ramón y Cajal.

Además, Luis Calandre había estado vinculado durante 22 años a la Residencia como médico de dicha institución (1914-1936) y como investigador y docente en uno de sus Laboratorios, el de Anatomía Microscópica (1914-1931). Por su importante labor en la Residencia durante la guerra y por lo bien que estuvo cuidada, fue nombrado por el gobierno legítimo de la República española subdelegado de la Junta para Ampliación de Estudios, institución muy relacionada con Europa por su importantísimo programa de becas en el exterior y sus investigaciones científicas, que situó a España a nivel de los países europeos más avanzados. Durante todos esos años y debido al carácter científico de su director adquiridas en la Junta para Ampliación de Estudios, en el Hospital se llevaron a cabo actividades científicas, como las sesiones clínicas que además se publicaban en un boletín y todo esto en plena guerra.

Para los solicitantes del ”sello sitio patrimonio europeo“ todo vale, ya que en el apartado de “descripción en el formulario de solicitud“ no tienen el mínimo reparo en poner que “a partir del estallido de la guerra civil los edificios fueron pasando por diferentes situaciones administrativas”, equiparando unos cuantos meses que estuvo la Residencia en manos de los guardias de asalto, que por cierto la descuidaron, a los más de dos años desde febrero de 1937 a marzo de 1939, que fue convertida en un Hospital ejemplar y en donde fueron cuidados y mejoradas sus instalaciones y jardines.

Durante los 30 años que han pasado desde la primera figura de protección otorgada en 1978 hasta ahora, se ha obviado totalmente la importante labor de dicho Hospital de Carabineros y del Refugio relacionado con el, no interesándose en investigar la documentación que sobre dicho Refugio existe en el Archivo histórico de la Guardia Civil de Madrid y sobre el Hospital de Carabineros en al Archivo de la Residencia.

Además, no cabe duda que durante las obras de rehabilitación debieron verse en el  ubsuelo las galerías, aunque niega haberlas visto el arquitecto responsable, Jerónimo Junquera (según el informe de la Comunidad de Madrid).

Tanto el Ministerio de Cultura, CSIC, Ayuntamiento de Madrid, el  equipo arquitecto redactor y ejecutor de los proyectos de rehabilitación, la Comunidad de Madrid, todos los investigadores implicados en las diferentes publicaciones y exposiciones y por supuesto el Patronato de la Fundación  Residencia, son “cómplices y responsables” de esta ocultación histórica republicana y europea.

Desgraciadamente para todos ellos y dado que estaba investigando la vida de mi abuelo, Luis Calandre Ibáñez, he publicado, sobre dicho Hospital y refugio relacionado con él, dos artículos en la revista Gefrema, nº 10 de julio de 2007, nº 11 de noviembre del 2007 y en el diario El País (9-Agosto 2007). No obstante, parece que no sirvió de nada dicha información, pues la Comunidad de Madrid, a través de la Dirección General de Patrimonio Artístico, me contestó negativamente el 18 de febrero de 2008 a mi solicitud de agosto de 2007, en donde pedía que se inventariara, estudiara y protegiera dicho vestigio  epublicano de la guerra civil.

Todavía queda una esperanza para conseguir la protección del Refugio antiaéreo unido al recuerdo del Hospital de Carabineros y a la memoria del Dr. Luis Calandre y a la de la República y es la siguiente:

Al haber sido otorgado el sello de “sitio español de patrimonio europeo”, esto incluiría al subsuelo de dicha Residencia, lo que implicaría integrar al Refugio en dicha protección,  pues se trata de proteger, difundir y preservar el rico patrimonio europeo, según consta en los requisitos de dicho programa europeo.

Perteneciendo el Hospital y la Residencia a la memoria colectiva de la Defensa de Madrid, es uno de los referentes de la conciencia europea en una retaguardia donde la  esperanza revolucionaria, la defensa de la República y la lucha antifascista se confunden en una legitimidad histórica.

Incluir el Refugio y el recuerdo del Hospital de Carabineros agrandaría dicha historia europea de la Residencia  y por ello debería, el actual Patronato de la Fundación Residencia, presidido por SAR el Príncipe de Asturias, haberlo promovido y no ocultado a la hora de solicitar el “sello”. Todavía no se ha dado cuenta dicho Patronato, que es un honor tener dicho refugio, que agranda la historia de la Colina de los Chopos, la de Madrid, la de España y la de Europa.

El director del Hospital, el Dr. Calandre fue uno de esos hombres europeístas de la Institución Libre de Enseñanza y de la Junta para Ampliación de Estudios y que ostentó además el cargo de subdelegado de la Junta para Ampliación de Estudios durante ese durísimo periodo de la guerra. Y si buscamos más vínculos con Europa para reforzar el argumento necesario para conseguir dicho “sello”, podemos incluir que sirvió para curar y proteger a los republicanos de los ataques que en el frente y en la retaguardia les hacían los fascistas europeos, alemanes e italianos (esos nazis que unos años después asesinarían a 20 familiares míos, judíos polacos).

Estos pueden ser buenos motivos, pero que han sido intencionadamente olvidados a la hora de cumplimentar el formulario de solicitud de inscripción por las autoridades españolas competentes y que tendrán que rectificarlo, en honor de la verdad.

No reconocer dicho Refugio antiaéreo, relacionado con el Hospital de Carabineros y con su director, el  Dr. Luis Calandre, puede ser un delito, pues ignoraría a la reciente Ley de la Memoria Histórica aprobada por el Parlamento que dice “hay que honrar y recuperar a los que lucharon por los valores democráticos, como los integrantes del Cuerpo de Carabineros..” y otro delito sería no tener en cuenta que Luis Calandre fue condenado por los diferentes Tribunales franquistas a no ejercer la medicina por cinco años y a la cárcel, especialmente por “haber dirigido el Hospital de Carabineros, curando demasiado rápido a los enfermos“.  En definitiva, todo esta relacionado, por lo que no aceptar la existencia del Refugio es quitar importancia al Hospital de Carabineros al que servía y a la labor de su director y por tanto a su honor, contradiciendo a los propios tribunales franquistas que si reconocieron la importante labor de dicho Hospital, situado en la Residencia de Estudiantes, en apoyo de la República y que por ello condenaron a Luis Calandre.

Más artículos de la autora

La concesión del Óscar

"Los que, teniendo voz callan, no son hombres". Max Aub.

La concesión del Óscar a J. A. Bardem, por su trabajo en su última película, está siendo motivo de numerosas adhesiones por parte de sus admiradores, a las que yo quiero unirme desde aquí, aunque solo sea en recuerdo de aquel papelón suyo en Los lunes al sol.

Aún no he visto la peli y no voy a emitir aquí un juicio sobre ese último trabajo suyo. Pero lo que hoy me trae aquí no es una película, ni siquiera una ceremonia destinada a potenciar el consumo de los productos made in usa, si no las breves palabras que nos llegaron del actor en cuestión.  

Parece ser que, entre el mundo de la farándula, fue singularmente bienvenido que este actor les dedicara este trofeo a los cómicos.

En aquel momento en que pillé de refilón la noticia en la tele, aparte de alegrarme por él y escuchando su saludo, sobre todo teniendo en cuenta la filiación política de su tío J. A. Bardem y de su madre en el PC (algo que siempre obliga), un pensamiento se sobrepuso a la alegría: fue el uso que hizo de esos minutos de gloria que le brindaba el sistema ante una ceremonia que estaba dando la vuelta al mundo. Entonces no pude por menos de echar de menos una palabra de condena para los responsables del momento tan cruel que le ha tocado vivir al mundo. 

Para ser exacto, mi reflexión en ese momento se limitó a un: qué lástima.., por toda esa realidad que discurre a diario bajo nuestras narices y que nos impide disfrutar más plenamente de los días en que de nuevo florecen los almendros, sobre todo si nos acordamos de ese pueblo saharaui que, generación tras generación, ve pudrir sus sueños de independencia.

Sí, qué lástima porque, a pocos minutos que le sean asignados a los premiados, ¿os dais cuenta de lo importante que hubiera sido que este actor o cualquiera de los premiados esa noche se hubiera detenido a mencionar allí los nombres de tantas causas, algunas ni se mencionan en los telediarios por no haber muerto ningún niño ese día?  

Sí, hubiera sido un gesto francamente hermoso escuchar de la boca del parado aquel de Los lunes al sol, que apedreaba la farola como gesto de rebeldía contra un sistema que le negaba el sagrado derecho al trabajo, ante aquel auditorio de hermosas mujeres, de rostros sonrientes, de cuerpos evidentemente bien alimentados, de seres amados y admirados, aún en los lugares más recónditos del planeta… por ejemplo, pedir una vez más cuentas al presidente de ese país por la sangría desatada a lo largo de su mandato en Iraq; por ejemplo, exigir de todos los gobiernos y los pueblos del mundo un firme compromiso en la descolonización del Sáhara Occidental; por ejemplo, que se haga justicia con las reivindicaciones del pueblo kurdo; que se acabe con el bloqueo de Cuba para que ese pueblo siga buscando, en la forma de gobierno que conquistó, su destino; que se acabe con las intervenciones de los piratas que están desertificando el planeta, los que, previendo tiempos de escasez, chantajean a pueblos de África y de América Latina para que les cedan sus recursos acuíferos, poniendo fuera del alcance de sus ciudadanos bien tan universal; que se suprima la pena de muerte en EE.UU.; que cese definitivamente esa carrera armamentística que mantiene al mundo en suspenso, pendiente de cual va a ser la próxima locura del huésped de la Casa Blanca, para que esos recursos vayan destinados a paliar el hambre de África; que se permita vivir en paz y de sus propios recursos a aquellos países productores de cobre,  plata o cualquier otra materia prima codiciada por los que hoy dominan el mundo; que esos directores y productores, que ostentan tanto poder desde las imágenes de sus producciones, dediquen sus recursos en beneficio de una sociedad más justa, en lugar de comernos el tarro con productos sensibleros destinados a entretener al personal y, de paso, sacarles un dinero.  

Evidentemente, esta relación de peticiones podría ser interminable pues, cómo estar en ese poderoso centro de poder (el poder de la imagen) y no exigir una vez más la retirada de Israel de las tierras ocupadas en Palestina, cómo no exigir a los poderosos que cesen en la caza y captura de tanto ser humano como tiene que abandonar a diario el paisaje que le vio nacer, su cultura, su familia para tratar de sobrevivir dignamente en América o en Europa. Pedir una vez más, exigir responsabilidades, aunque no nos escuchen, por esos niños escuálidos devorados por las moscas, mientras la muerte va estrechando su cerco sobre esos pueblos, esas caravanas de mujeres de flácidos y agotados pechos y de abatidos ancianos que se echan a los caminos y que nos escupen su desprecio desde las imágenes que nos pasan las grandes cadenas por TV.  

Sí que me conmovió el gesto del director de fotografía de Las trece rosas cuando, al concedérsele el Goya por esta peli, pronunció los nombres de todas y cada una de aquellas jóvenes mujeres que fueron asesinadas en el Madrid de la cruel venganza de posguerra.

¿Lo soñé o por el contrario una vez vi al director turco de Yol (El camino) subir, con el puño en alto, a recoger la Palma de Oro en el Festival de Cannes, como aquellos atletas norteamericanos de aquellas memorables olimpiadas? ¿Fue que lo soñé, en plena pesadilla de la guerra de Vietnam, o tal vez es cierto que una vez  J. P. Sartre renunció a recoger el Premio Nobel en 1964?

A veces los gestos son estériles, pero nos queda la belleza de estos.    

¡¡VIVA LA REPÚBLICA!!

Más artículos del autor

Josep Renau. Cronología. 1907-1982

Mar G. Orozco*. LQSomos. Enero 2008

– 1907. El 17 de mayo nace en Valencia José Renau Berenguer, hijo mayor de José Renau Montoro y Matilde Berenguer Cortés. En esta ciudad vivirá su niñez y juventud. Pasando los veranos en un pueblecillo: Fontanar, al sur-este de Valencia, donde, posteriormente, en uno de los cuartos de esta casa de veraneo instalo su taller y realizó trabajos que pasaron a la historia

– 1915. A los 8 su padre pintor, profesor de dibujo y restaurador de pinturas, lo saco del colegio parroquial, entendiendo que la cultura intelectual arruinaría y turbaría la pureza retiniana con la que el pintor tenia que enfrentarse con «el natura».

– 1918. El 16 de agosto inicia el primer Cuaderno de Dibujos.

– 1920. Ingresa en la Escuela de Bellas Artes de San Carlos de Valencia. Obtiene sus primeros éxitos en concursos de carteles locales y nacionales los cuales le permitieron vivir por sus propios medios, inscribirse a la revista Occidente y comprar libros para calmar el deseo de conocimientos, su formación intelectual fue autodidacta

– Pinta al óleo Bodegón .

– 1921 . Realiza el segundo Cuaderno de Dibujos , que titula Álbum de apuntes del natural.

– 1923. Compagina los estudios de bellas artes con el trabajo en la Litografía José Ortega de Valencia.

– Pinta al óleo el Retrato de Gloria .

– 1925. Ilustra la portada de la revista Germanía, con un retrato de Francisco Almarche, presidente de la sociedad Lo Rat Penat de Valencia.

– 1927. Finaliza los estudios en la Escuela de Bellas Artes de San Carlos de Valencia , donde obtuvo el premio de Teoría de las Formas Arquitectónicas y Arte Decorativo y el premio del Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes de Teoría e Historia de las Bellas Artes.

– Realiza el cartel publicitario para la exposición del pintor Guillot.

– Pinta el Retrato de Matilde .

– 1928. Primer viaje a Madrid. En otoño, se presentó en Madrid con una preselección de pinturas, la mayoría al temple, que con anterioridad había ido trabajando en el tiempo libre que le quedaba de su trabajo de lito-publicitario de La Esfera , con una recomendación de su padre para José Francés, secretario por aquellos entonces de la Real Academia de San Fernando.

– Segundo premio del Concurso Internacional del Aceite de Oliva Español.

– Diseña el cartel para la Feria y Fiestas en Játiva.

– Primera exposición individual en el Círculo de Bellas Artes de Madrid.

– Primer premio del Concurso de Carteles de la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Valencia.

– 1929. Segundo viaje a Madrid. En 1929 expone en el Círculo de Bellas Artes de Madrid un conjunto de obras que revelan la influencia de la Vanguardia valenciana. A partir de este año comienza a trabajar en sus célebres fotomontajes

– Realiza el primer fotomontaje titulado El hombre ártico . Una versión de esta obra la publica en la revista Murta (Valencia 1931).

– Ilustra portadas de las revistas madrileñas La Esfera, Nuevo Mundo, Mundo Gráfico y Nuevo Estilo .

– Diploma de la Exposición de Pintura, Escultura, Dibujo y Grabado organizada por el Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes, Barcelona.

– Colabora en la revista Taula de Lletres Valencianes , Valencia.

– Publica el Manifiesto A Raíz de la Exposición de Arte de Levante , organizada por el Ayuntamiento de Valencia.

– Primer premio del Concurso de Carteles del Patronato Nacional de Turismo de la Exposición Iberoamericana de Sevilla.

– Primer premio del cartel Gran Feria de Valencia , que organiza el Ayuntamiento de Valencia.

– 1930. Escribe e ilustra los libros de poemas en castellano: Estrellamar e Intento de amanecer.

– Premio honorífico de la Exposición Nacional de Bellas Artes, Madrid.

– Ilustra las portadas de los textos Introducción al estudio de la filosofía , de Francisco Valera; La familia, su pasado, presente y porvenir , de Edmundo González; Cómo se forma una biblioteca , de Federico-Carlos Sainz de Robles; Introducción a la historia natural de Enrique Rioja; El mundo de habla española , de Leopoldo Basa; Cómo nació España , de Gonzalo de Reparaz; Higiene de la primera infancia , de Luis Valencia; Teresa de Jesús, lejos de la santidad y el histerismo , de Teófilo Ortega; Emilio Cautelar: verbo de la democracia , de Luis Guarner; etc., de la Colección Cuadernos de Cultura (Valencia, 1930-34).

– Ilustra las portadas e interiores de los textos Toronja a 51º de Latitud Nord , de Lluís Guarner; Terra eixuta , de F. García Sanchiz; El maniquí d’argila , de Carles Salvador; etc., de la Colección Nostra Novela (Valencia 1930).

– Realiza algunos trabajos publicitarios como Fotograbado E. Vilaseca , etc.

– Diseña el cartel Valencia, Jardín de España , editado por el Patronato Nacional de Turismo.

– Inicia la realización de carteles de cine. En la década de los treinta y sobre todo el periodo que va de 1932 a 1936, la llamada Edad de Oro del Cine Español , el público español por fin acude masivamente a ver producciones nacionales, prefiriéndolas a aquellas que llegan de Hollywood en Estados Unidos o de Joinville en Francia. Películas como: “ La verbena de la Paloma ”, “ Nobleza baturra ”, “ Morena Clara”, “Rumbo al Cairo”, “La hija de Juan Simón”, Currito de la Cruz, El hombre que se reía del amor; Tchapaief, el guerrillero heroico; los marinos de Cornstad , etc. ; directores como Benito Perojo, Eduardo Marquina, Edgar Neville, Florián Rey; actores como Imperio Argentina, Angelillo, Manuel Luna, Miguel Ligero, Raquel Meyer; y productoras CIFESA y Filmófono conforman un periodo de creatividad e interés al que hay que añadir el cartelismo que acompañó su distribución. Un trabajo que retomaría en su exilio mexicano.

– 1931. Se afilia al Partido Comunista de España.

– Realiza algunas obras cercanas en espíritu a la Escuela de Vallecas (como buen polemista, años después se enfrentara en la presa con el escultor Alberto Sánchez).

– Firma el “Manifiesto” dirigido a la opinión pública y poderes oficiales de la Agrupación Gremial de Artistas Plásticos.

– Realiza la serie de dibujos Variaciones sobre la Cueva del Civil .

– Diseña el cartel para la Gran Feria de Valencia , que organiza el Ayuntamiento de Valencia.

– Diseña el cartel para la Feria y Fiestas en Játiva .

– Inicia sus colaboraciones gráficas con la revista Estudios (Valencia 1931-36), donde publicaría, posteriormente varias series de fotomontajes a color e ilustraría diversas portadas de la revista y de la editorial de libros.

– Realiza trabajos publicitarios como Vino de España ; Usad Jo-Bo-Sil , etc.

– 1932. Profesor de Arte Decorativo de la Escuela de Bellas Artes de San Carlos de Valencia (1932-36).

– Empieza a trabajar en la imprenta Gráficas Valencia, 1932-36.

– Ilustra las portadas de los libros Huelga de vientres , de Luis Bulffi; Las ruinas de Palmira , de Conde Volney; El dolor universal , de Sebastián Fauré ; La conquista del pan , de Pedro Kropotkin; El botón de fuego , de José López Montenegro; El dolor universal , de Sebastián Fauré, etc., que publica la Editorial Estudios (Valencia 1932-34).

– Diseña el cartel Las Arenas. Balneario. Piscina Luminosa , Valencia.

+ Ilustra la portada del Catálogo de la Exposición Nacional de Bellas Artes , Madrid.

+ Participa en la creación de la Unión de Escritores y Artistas Revolucionarios .

– Se casa con la artista Manuela Ballester Vilaseca.

– Director gráfico de Orto, Revista de Documentación Social (Valencia 1932-34), donde colabora con portadas, ilustraciones y publica los textos: Fundamentaciones de la crisis actual del arte , nº 1, Valencia, marzo 1932; Cinema: América y Europa , nº 2, Valencia, abril 1932 y Cinema: El camino de la vida , nº 5, Valencia, julio 1932.

– 1933. Realiza la portada de la revista Octubre , órgano de la Asociación de Escritores y Artistas Revolucionarios, Madrid, octubre-noviembre.

– Participa en la Primera Exposición de Arte Revolucionario, organizada por la Asociación de Escritores y Artistas Revolucionarios de Madrid.

– Inicia sus colaboraciones gráficas con La Revista Blanca (Barcelona 1933-34).

– Pinta un mural en la sede de la Marítima Terrestre del Sindicato de Estibadores de la Federación Anarquista Ibérica del Puerto de Valencia.

– Publica el artículo El cinema y el arte del futuro, Nuestro Cinema, nº 8-9, Madrid 1933.

– Realiza la serie de artículos de textos y fotografías Páginas negras de la guerra (Lo que se ocultó al pueblo) , que publica en la revista Estudios , Valencia.

– 1934. Realiza la serie de fotomontajes Los diez mandamientos , que publica en la revista Estudios , Valencia.

– Jurado de la Exposición Regional de Bellas Artes de Valencia.

– Diseña la portada de la revista El Agrario Levantino , Valencia.

– Realiza la portada de la revista La República de les Lletres , Valencia.

– Diseña la portada de la revista Bandera Roja , órgano central del Partido Comunista de Cuba.

– Diseña el cartel de la Gran Feria de Valencia , que organiza el Ayuntamiento de Valencia.

– Nace su hijo Ruy Renau Ballester.

– 1935. Realiza las series de fotomontajes Las cuatro estaciones y Hombres grandes y hombres funestos de la historia , que publica en la revista Estudios , Valencia.

– Funda la revista Nueva Cultura, de corta pero intensa vida (Valencia 1935-37), donde escribe, diseña portadas y realiza la serie de montajes lecto-visuales Testigos negros de nuestros tiempos .

– Participa en la sección de grabado de la Exposición Nacional de Bellas Artes, Madrid.

– Primer premio del concurso de carteles de la Gran Feria de Valencia , que organiza el Ayuntamiento de Valencia.

– Premio del concurso de carteles Gran Corrida de la Asociación de la Prensa, Madrid.

– 1936. Realiza las series de fotomontajes Amor en la historia y La Lucha por la vida , que publica en Estudios , Valencia y el díptico Estampas de Primavera , que publica en el semanario gráfico Crónica , Madrid.

– El 31 de julio, poco después de estallas la Guerra Civil Española, asume la dirección con Max Aub del periódico Verdad , diario de unificación del Partido Socialista Obrero Español y el Partido Comunista de España.

– Miembro del comité ejecutivo del Círculo de Bellas Artes de Valencia y de la Al-liança d’Intel-lectuals per a Defensa de la Cultura.

– El 6 de septiembre es nombrado Director General de Bellas Artes del Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes.

– El 20 de septiembre nombra a Pablo Ruiz Picasso director del Museo del Prado.

– Como director general coordina la defensa del Tesoro Artístico Nacional, crea el Consejo Nacional del Teatro y promueve las Milicias de la Cultura.

– Da una conferencia sobre la Función social del cartel publicitario , en la Universidad de Valencia.

– En el mes de diciembre viaja a París para invitar a una serie de artistas españoles para que participen en el Pabellón Español de la Exposición de París.

– Diseña los carteles de guerra : Obreros, campesinos, soldados, intelectuales, reforzad las filas del Partido Comunista ; Campesino, defiende con las armas al gobierno que te dio la tierra; El fruto del trabajo del labrador es tan sagrado para todos como el salario que recibe el obrero; 7 de noviembre, Madrid; El pueblo en armas; El comisario nervio de nuestro Ejército Popular; Industria de Guerra, potente palanca de la victoria ; etc.

– 1937. A principios de enero de 1937, Josep Renau en nombre del gobierno de la República encarga a Picasso un cuadro para exponer en el pabellón español a la Exposición Universal de París de 1937, España está en plena Guerra Civil y el gobierno legítimo quiere hacer un llamamiento a la comunidad internacional para romper el aislamiento de la causa republicana

– Publica el artículo Contestación a Ramón Gaya , Hora de España, nº 2, Valencia. Y los textos: El sentido popular y revolucionario de la fiesta de las fallas , Nueva Cultura, nº 1, Valencia, marzo; Función social del cartel publicitario (II), Nueva Cultura, nº 3, Valencia, mayo.

– En febrero, el pintor mexicano David Alfaro Siqueiros, da una conferencia sobre El arte como herramienta de lucha en la Universidad de Valencia, donde conoce personalmente a Renau.

– Vive unos meses en París, donde coordina con Max Aub y José Gaos las tareas organizativas del Pabellón de la República Española en la Exposición de París.

– Realiza una serie de fotomontajes murales para la muestra del pabellón, según un proyecto de los arquitectos Luís Lacasa y Josep-Lluís Sert.

– En junio, organiza el Consejo Central de la Música del Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes.

– En el verano de este año da en París una conferencia sobre L’organisation de la défènse du patrimoine arquistique et historique espagnol pendant la guerre civile , que publicará más tarde en la revista Museion , París.

– Publica el libro Función social del cartel publicitario , Nueva Cultura, Valencia.

– Se traslada a vivir con su familia a Barcelona.

– Diseña el cartel de guerra: 1808-1936: De nuevo por nuestra independencia .

– Nace su hija Julia Renau Ballester.

– Publica el artículo: Los mitos se resquebrajan (Guadalajara), Hora de España, nº 4, Valencia, abril.

– 1938. El 5 de abril cesa como Director General de Bellas Artes.

– Se hace cargo de la Propaganda Gráfica del Comisariado General del Estado Mayor Central del Ejército de la República Española.

+Realiza la serie de fotomontajes Los Trece Puntos de Negrín , destinados a la Feria Internacional de Nueva York de 1939.

– Diseña los carteles de guerra: Hoy más que nunca, victoria; Por la independencia de España; 1º de Mayo, pasaremos, ofensiva en todos los frentes; Un anhelo, una esperanza, una victoria , etc.

– Publica los artículos: Misión del Consejo Central de la Música, Música , enero; Entre la vida y la muerte , La Vanguardia, Barcelona, 16 de febrero.

– 1939. En el mes de febrero se refugia en Francia, es internado en el campo de concentración de Argelès-sur-Mer y luego se exilia con su familia a México. El 6 de mayo embarca con su familia en el vapor Vendamm, que hace la ruta Saint Nazaire-Nueva York. En el barco van, asimismo, los miembros de la Junta de Cultura Española: José Bergamín, Josep Carner, Luisa Carnés, Rodolfo Halfter, Eugenio Imaz, Paulino Masip, Emilio Prados, Miguel Prieto, Antonio Rodríguez Luna, Eduardo Ugarte, etc.

– Se instala con su mujer, hijos Ruy y Julia, suegra y cuñadas Rosa y Fina en un modesto apartamento de la Ciudad de México.

– Trabaja en la Imprenta Galas, donde se gana la vida haciendo calendarios y publicidad comercial.

David Alfaro Siqueiros firma un contrato para la realización de un mural interior para la sede del Sindicato Mexicano de Electricistas. El edificio fue proyectado y realizado (1938-40) por los arquitectos mexicanos Enrique Yáñez y Ricardo Rivas, miembros de la Unión de Arquitectos Socialistas. Forma un equipo de artistas integrado por los mexicanos Luis Arenal, Juan Pujol y D. A. Siqueiros y los españoles Miguel Prieto, Rodríguez Luna y Josep Renau.

– 1940. Inicia sus colaboraciones gráficas con la editorial y la revista Futuro (1940-1946), órgano de expresión de la Universidad Obrera de México, que dirige el líder sindicalista Vicente Lombardo Toledano.

– El 24 de mayo, D. A. Siqueiros y un grupo de correligionarios del Partido Comunista Mexicano asaltan a tiros la casa de León Trotsky en el barrio de Coyoacán. Secuestran y matan a uno de los guardianes. Meses más tarde Siqueiros es detenido en el Estado de Jalisco.

– Publica los artículos Reflexiones sobre la crisis ideológica del arte , España Peregrina, nº 2, México, marzo y La nube y el reloj , un libro de Luis Cardoza y Aragón , España Peregrina, nº 9, México, octubre.

– Se disuelve el colectivo de artistas del mural Retrato de la burguesía , que finaliza el propio Josep Renau con ayuda de Manuela Ballester.

– Presenta al Sindicato Mexicano de Electricistas un proyecto de mural titulado La marcha del proletariado , que no se lleva a cabo.

– El gobierno de México le concede la naturaleza de ciudadano mexicano, nacionalidad que conservaría hasta el final de su vida.

– Participa en la Exposición Colectiva de la Casa de la Cultura Española en México, donde exponen obras Manuela Ballester, Enrique Climent, José Moreno Villa, Pablo Picasso, Rodríquez Luna, etc.

– Nace su hijo Totli Renau Ballester.

– 1941. Diseña portadas para la revista Lux , órgano del Sindicato Mexicano de Electricistas.

– 1942. Primer premio del concurso de carteles del United Hemisphere International Posters Competition del Museum of Modern Art de Nueva York.

– Diseña la campaña gráfica para la Central de Trabajadores Mexicanos.

– 1943. Ilustra el libro Salambó , de Gustave Flauvert para la Editorial Atlántida.

– Diseña la portada de Nuestra Bandera , revista del Partido Comunista de España.

– Nace su hija Teresa Renau Ballester.

– 1944. Realiza unas pinturas de decoración mural para el Restaurante Lincoln en la Calle Revillagigedo de la Ciudad de México.

– Diseña la cabecera e ilustra algunas portadas de la revista Mediterrani , publicación de la Casa Regional Valenciana de México (1944-46).

– Primera exposición de Picasso en la Sociedad de Arte Moderno, México. El catálogo incluía textos de Alfred H. Barr, Carlos Mérida y Josep Renau.

– 1945. Realiza una serie de ilustraciones para El libro del mar, Mitología y ciencia , del biólogo Enrique Rioja.

– 1946. El empresario Manuel Suárez le contrata para realizar el mural España hacia América , para el Hotel Casino de la Selva de Cuernavaca.

– Primer premio del Concurso de Carteles de la Organización de Naciones Unidas convocado en México.

– Diseña la cabecera y realiza una serie de colaboraciones en la revista Las Españas , México.

– Dirige la colección de libros La Enciclopedia de la Imagen , para la Editorial Leyenda de México.

– Publica el artículo El pintor y la obra , Las Españas, México, noviembre.

– Pinta el mural De las fuerzas naturales se obtiene la electricidad , con motivo del Primer Congreso de la Industria Eléctrica Nacional de México.

– 1947. Realiza diversos carteles para el Seguro Social de México.

– Publica los artículos El color del desaliento , Las Españas, México, septiembre; y El arte en llamas , Las Españas, nº 7, México, noviembre.

– 1948. Primer premio del concurso de Carteles de la Cámara Nacional de Electricidad de México.

– Se traslada con su familia a Cuernavaca, instalándose en el Hotel Casino de la Selva.

– Pinta con Manuela Ballester el techo del café-bar del Casino de la Selva con los signos del zodíaco.

– 1949. Miembro del comité de redacción de Nuestro Tiempo (México, 1949-55), revista cultural del Partido Comunista de España en México. Publica un ensayo sobre Abstracción y realismo. Comentarios sobre la ideología en las artes plásticas , Nuestro Tiempo, Año I, nº 1, México, julio.

– Inicia el ciclo de fotomontajes The American Way of Life (1949-1966).

– Diseña un calendario para el periódico Mundo Obrero con ilustraciones basadas en Los Trece Puntos de Negrín

– 1950. Finaliza el mural España hacia América, en el Hotel Casino de la Selva de Cuernavaca, México.

– Rompe la relación laboral con Manuel Suárez.

– Crea el taller de diseño gráfico Estudio Imagen , que instala en la Ciudad de México.

– Realiza el material gráfico de La serpiente de los mares , para la Enciclopedia Teleimagen de México.

– Publica un ensayo sobre Abstracción y realismo. La crisis ideológica en el arte de nuestros días , Nuestro Tiempo, Año I, nº 4-5, México, septiembre.

– 1951. Publica algunos fotomontajes en España y la Paz , periódico del Partido Comunista de España en México.

– Escribe el artículo Los comunistas españoles ante los monumentos de la tradición histórica , Nuestro Tiempo, Año III, segunda época, nº 1, México, septiembre.

– 1952 +Participa en la Exposición Conjunta de Artistas Plásticos Mexicanos y Españoles Residentes en México.

– Primer premio del Concurso Internacional de Carteles convocado por Peoples Congress for Peace de Viena y el International Labour Organisation Stamp de Nueva York.

– Publica el artículo Sobre la bienal franquista ; Nuestro Tiempo , Año IV, segunda época, nº 6, México, julio.

– 1953. Viaje a viarias ciudades de la Europa Socialista: Varsovia, Praga, etc.

– Publica el artículo Leonardo da Vinci, genio progresista de la humanidad; Nuestro Tiempo , Año V, segunda época, nº 8, México, marzo.

– 1954, Viaja a varias ciudades de la Europa socialista: Moscú, Leningrado, Kiev, Tbilisi, etc.

– Realiza una serie de carteles para Ferrocarriles Nacionales de México.

– Miembro de la Unión de Intelectuales Españoles en México.

– Empieza a colaborar en la revista satírica alemana Eulenspiegel, Berlín, República Democrática Alemana.

– 1956. Publica diversos artículos sobre el tema Panorama de la pintura española contemporánea. Esquema informativo y crítico a través de las Exposiciones Bienales , Boletín de la Unión de Intelectuales Españoles en México, nº 1, México, 15 de agosto; nº 2, México, 15 de octubre y nº 3-4, México, noviembre-diciembre. Firma los artículos con el seudónimo de Juan Romaní.

– Primer premio del Concurso de los Cien Años de la Primera Estampilla Mexicana.

– 1957. Conoce a Walter Heynowski, director de la Deutscher Fernsehfunk en el Congreso de la Paz celebrado en Moscú.

– 1958. Tras una corta estancia en Nueva York, marchó a Berlín, capital de República Democrática Alemana. Empieza a colaborar con la televisión alemana. Realiza los filmes animados: Politisches Poem (Poema político ); Stürmische Zeit (Época tempestuosa); Ein hartnäckiges Volk (Un pueblo obstinado); Eine fruchtharc Wüste (Un fecundo deseo); Lenin-poem (Poema a Lenin); Rote-Fahme (Bandera roja); Die 10 Gebote (Los diez mandamientos) y Neues Poem (Nuevos poemas), para la Deutscher Fernschfunk de la República Democrática Alemana.

– Visita a John Heartfield en Berlín.

– 1959. El 17 de mayo firma un contrato con la Oficina de Proyectos Industriales de Berlín, del Ministerio de Obras Públicas del gobierno de la República Democrática Alemana para la realización de varias pinturas murales en Berlín-Adlershof.

– Diseña el proyecto mural La conquista del sol .

– Llegan a Berlín, desde México, Manuela Ballester y sus hijos Pablo y Teresa. Se instalan en el barrio de Kartshorst de la capital alemana.

– El 17 de agosto recibe una invitación del Ministerio de Defensa Nacional de la República Democrática Alemana para colaborar como ilustrador de la colección Arte combatiente .

– El 25 de diciembre acude al Sexto Congreso del Partido Comunista de España, que se celebra en Praga. Allí se encuentra, por primera vez terminada la Guerra Civil Española, con el escultor Alberto Sánchez y el pintor Doro Balaguer.

– Es nombrado miembro suplente del Comité Central del Partido Comunista de España (1959-72).

– Inicia el filme Lenin Poem (1959-61).

– Participa en la Exposición de Artistas Valencianos de la Casa Regional Valenciana de México.

– 1960. El 17 de octubre escribe a la revista Nuestras Ideas expresando sus desacuerdos con algunos compañeros del Partido Comunista de España en el exilio.

– Publica diversos fotomontajes del ciclo The American Way of Life en la revista Eulenspiegel (Berlín 1960-61).

– El 28 de noviembre redacta desde Praga un informe sobre la creación de un núcleo de documentalistas españoles integrado por Francisco Espresate, Honorio Rancaño y Ruy Renau.

– Publica el artículo Die Matrosen von Kronstadt vertsidigten auch Madrid , Sonntag, Berlín, 31 de julio y The American Way of Life: Fotomontagen-Zykius über die norda merikanische Lebesweisse , Eulenspiegel , Berlín, 4 de septiembre.

– 1961. Escribe el ensayo Sobre el realismo socialista .

– El 4 de febrero escribe a la revista Nuestras Ideas , ofertando varios artículos sobre temas artísticos: Defensa de Plejanow; Crítica y autocrítica del gusto; Dialéctica del tiempo-espacio en artes visuales; El realismo crítico en la pintura rusa del siglo diecinueve; La pintura soviética y el realismo socialista, para La revista, creada en 1957 y promovida entre otros por Jorge Semprún, que no publicó ninguno de los trabajos de Renau.

– El 13 de agosto empieza a levantarse el Muro de Berlín. Realiza con ese motivo una gráfica-mural para el techo de la Berlín Ausstellung.

– Abandona su trabajo en la televisión alemana.

– Publica el texto El cartel de Paz. Un grito pegado a la pared , Mujeres del Mundo , nº 9, Berlín.

– 1962. Se queda sin trabajo.

– Publica diversos fotomontajes alusivos al primer ministro alemán Konrad Adenauer en la revista Eulenspiegel de Berlín.

– Publica el artículo David Alfaro Siqueiros , Armee Rundschan, Berlín, junio.

– 1963 +Publica el texto Die Eihnheit des Volkes wird Franco stürzen; Neues Deutschland, Berlín, 2 de junio.

– El 4 de diciembre inaugura una exposición personal en el Museum Eröffnung de Rostock, República Democrática Alemana. Exhibe carteles, grabados y una parte del ciclo de fotomontajes The American Way of Life .

– Da una conferencia sobre el Rango universal de la pintura mexicana , que editaría posteriormente la Universidad de Rostock (1964).

– 1964. Exposición individual en el Kulturhitorisches Museum de Strabsund, República Democrática Alemana.

– Publica el ensayo Auditur et altera pars. Sobre la problemática actual de la pintura , Realidad , nº 3, septiembre-octubre.

– 1965. Publica el ensayo Auditur et altera pars. Sobre la problemática actual de la pintura , Realidad, nº 5, enero-febrero.

– Conferencia sobre Rango universal de la pintura mexicana, en la Universität Rostock, República Democrática Alemana.

– Publica el artículo Sobre la problemática actual de la pintura, Cuadernos de Cultura , nº 76, Buenos Aires, septiembre-octubre; la conferencia Rango Universal de la Pintura Mexicana , Wissenschafliche Zeitschrift der Universität Rostock, nº 14, Rostock, República Democrática Alemana; y el texto Zwischen Euklid und Prometheus: Gedanken zur Kunst von David Alfaro Siqueiros , Bildende Kunst, nº 6, Berlín.

– 1966. Firma un contrato con la editorial Eulenspiegel Verlag para publicar The American Way of Life .

– Realiza el ciclo de fotomontajes Über Deutschland .

– Se separa de su mujer Manuela Ballester Vilaseca y se traslada al domicilio de Kastanienallee, 11 en el barrio de Mahlsdorf-Sud en el extrarradio de Berlín.

– Realiza el panel mural La conquista del cosmos para el Círculo de la Televisión de Berlín en la República Democrática Alemana.

– Publica los artículos Die friedlichen Leute im Krieg: Spanien 1934 bis 1936 Skizzen aus Revolution (I)”, Sonntag, nº 41, Berlín, septiembre; y Spanische Mythen: Spanien 1934 bis 1936 Skizzen (II), Sonntag, nº 43, Berlín, 9 de octubre.

– Diseña la portada de la revista Nuestra Bandera , París, mayo-junio.

– 1967. Le conceden la medalla Käthe-Kollwitz con motivo del certamen de arte gráfico Intergrafik’67 que organizaba la Unión de Artistas Plásticos de Alemania.

– Publica Fata Morgana Usa . Eulenspiegel Verlag, Berlín, recopilación parcial e incompleta del ciclo de fotomontajes The American Way of Life .

– Recibe el encargo de unas pinturas murales para el Centro de Formación de la Industria Cerámica de la ciudad de Halle-Neustadt.

– 1968. Inicia el proyecto de un mural exterior para el Centro Cultural de Halle-Neustadt, República Democrática Alemana que finaliza en 1974.

– Ilustra la portada de la publicación Zeitdienst , Zúrich, 6 de septiembre, con el fotomontaje Tropical poem.

– Publica el artículo Meine Wurzeln liegen in Spanien , Bildende Kunt, nº 8, Berlín.

– 1969. El 20 de enero adjudican uno de los murales de Halle-Neustadt a los artistas Helmut Diehl, René Graetz y Herbert Sanderg, antiguos miembros del colectivo de artistas creado por Renau.

– En febrero Renau vuelve a formar el colectivo con los artistas Ernest Reuter y Karl Rix.

– El Centro de Educación y de Información de Berlín-Wuhlheide le encarga una pintura mural que titula El hombre socialista bajo las condiciones de la revolución científico-técnica . El proyecto no se realiza.

– El 29 de julio vuelven a encargarle los murales de Halle-Neustdat.

– 1970. Comienza el mural exterior El uso pacífico de la energía atómica , para los edificios del Hallenser Energiekombinastes de la Thälmann Platz que finalizaría en 1971.

– Publica el artículo Montage von José Renau , Forum, Berlín, 1 de mayo.

– 1971. Su discipula y colaboradora Marta Hofmann se traslada a vivir a la casa-estudio de Renau. Ella será la que termine el mural de Erfurt

– Encargo de una pintura mural para la ciudad Schwecit-Oder, que no llevaría a cabo.

– 1972. Le conceden la Medalla al Mérito Patriótico del Gobierno de la República Democrática Alemana.

– El 18 de julio escribe una carta al Comité Ejecutivo del Partido Comunista de España, renunciando como miembro del Comité Central de la organización.

– Redacta el informe Sobre la organización funcional y estética del espacio exterior central de la Veg Staatliche Porzellan-Maufaktur Meissen .

– 1973 . Por encargo de Gonçal Castelló realiza un fotomontaje sobre el tema Failes 1974, para la portada de la revista Gorg, Valencia.

– Profesor invitado en la Escuela Superior de Artes Plásticas de Dresden, República Democrática Alemana.

– Publica el artículo In meinem Leben, meiner Kinst , Sonntag, Berlín, 20 de enero.

– 1975. Eva-Marie Thiele publica el ensayo Renau , editado por la Verlag der Kinst, Dresden.

– Inicia una nueva serie de fotomontajes en blanco y negro, sobre el tema general de la mujer y la naturaleza: Madre Tierra; Naturaleza; Sueños de agua (1977); Cartel didáctico para menores (1977); Memoria de Alberto Sánchez (1978), etc.

– 1976. El 14 de marzo el pintor Eduardo Arroyo y el crítico de arte Manuel García visitan a Renau en Berlín, con motivo de la Biennale di Venezia. De ese encuentro nace la obra El problema del tamaño y el tamaño del problema , basada en las interpretaciones de Arroyo y Renau de la obra de Velázquez : El bufón Sebastián de Mora , con alusiones a Salvador Dalí.

– Participa con el ciclo de fotomontajes The American Way of Life en la exposición España. Vanguardia artística y realidad social, 1936-1976 de la Biennale di Venezia.

– Viaja a Venecia, Roma y Madrid.

– El 6 de agosto llega a Madrid tras varias décadas de exilio en México (1939-1958) y la República Democrática Alemana (Berlín 1958-1982).

– Publica el texto Mi experiencia con Siqueiros , Revista de Bellas Artes , nº 25, México, enero-febrero.

– Participa en la Mostra d’Art Actual del País Valencià, organizada en Morella por la Galería Cànem de Castellón. Con ese motivo escribe en el catálogo de la exposición el texto: Sóc un valencià simètric .

– Publica el artículo Carteles de paz; Cuadernos para el Diálogo , Madrid, 5 de junio; y el libro Función Social del Cartel , en Fernando Torres Editor, Valencia, con una introducción del crítico de arte Aguilera Cerni.

– 1977. Inicia una serie de exposiciones de su obra en la Galería Fontan d’Or de Gerona, la Galería Punto de Valencia y la Galería Yerba de Madrid (1978).

– Realiza ediciones gráficas de las obras: La gran puta Babilonia , 1972; Autorretrato del gran capital , 1975; Recollons-Beach , 1977; etc., que patrocina la Galería Punto de Valencia.

– Imparte una serie de conferencias en el Foto-Centro de Madrid y el Colegio de Arquitectos de Valencia.

– Publica el libro The American Way of Life, Fotomontajes, 1952-1966 en la editorial Gustavo Gili, Barcelona, con un epílogo de Tomás Llorens y escribe el texto Notas al margen de Nueva Cultura , para la edición facsimil de la revista Nueva Cultura , Topos Verlag, Liechtenstein.

– 1978. El 23 de mayo inaugura la muestra Renau. Pintura, Cartel, Fotomontaje y Mural , primera retrospectiva de su obra en el Museo Español de Arte Contemporáneo.

– Escribe el texto Sobre la forma más democrática de la pintura , que publica en el catálogo de la exposición que incluye textos de Valeriano Bozal, Manuel García y Tomás Llorens.

– En la rueda de prensa de la exposición se reencuentran, por vez primera desde el Pabellón de París de 1937, Joan Miró, Josep Renau y Josep-Lluís Sert.

– El 8 de junio anuncia públicamente en el Ateneo Mercantil de Valencia la donación de su legado artístico al pueblo valenciano.

– El 10 de noviembre se crea en Valencia la Fundació Josep Renau . Forman parte de la misma Ferran Arche Domingo, Doro Balaguer, Eliseu Climent, Rafael Solbes, etc.

– El poeta Vicent Andrés Estellés publica el libro: Lletra al pintor valencià Josep Renau , Eliseu Climent Editor, con un epílogo de Joan Fuster.

– Publica el texto La lección decisiva de John Heartfield , en el suplemento cultural del diario Informaciones , Madrid, 1 de junio; y el libro La batalla per una Nova Cultura , Eliseu Climent Editor, Valencia, con una introducción de Manuel García.

– Regresa a Berlín, República Democrática Alemana.

– Diseña el cartel del Primer Congrè del Partit Comunista del País Valencià.

-1979. El 12 de enero se inaugura la muestra retrospectiva de Renau, Pintura, Cartel, Fotomontaje y Mural, en el Museo de Bellas Artes de Valencia.

+ La Fundació Josep Renau inicia una muestra itinerante de Renau por Sevilla, Zaragoza, Palma de Mallorca y diversas poblaciones del País Valenciano.

– El 28 de agosto firma contrato con el Consejo del Distrito de Erfurt para realizar una pintura mural que titula La naturaleza, el hombre y la cultura , para el Complejo Cultural del Stad Moskau de Erfurt.

– Diseña el cartel El Buho.Compañía de Teatro , por encargo del crítico teatral Juan Antonio Hormigón.

– Publica el texto A raíz del ciclo de fotomontajes The American Way of Life , Cimat, nº 5, Valencia, septiembre-octubre.

– 1980 . Publica el libro Arte en Peligro , 1936-1939, una edición de Fernando Torres Editor y el Ayuntamiento de Valencia.

– Imparte una conferencia en el Pädagogischen Hockschule de Erfurt sobre la pintura mural.

– Publica los artículos Ni turista, ni jubilad o, Valencia Semanal, nº 102, Valencia, enero; y Les dones donen valor… , Trellat, Valencia, primavera.

– 1981. Expone sus fotomontajes en la Galerie Berlín, que dirige Manfred Schmidt.

– Antoni Asunción, alcalde de Manises, le ofrece un espacio para instalar su futuro Taller-Estudio Producción y Prospección Visual que denominará Art-Ull .

– Participa en el Homenatge a Joan Fuster , tras un atentado contra su casa-estudio en Sueca.

– Con motivo de la recuperación del Guernica, escribe el texto Connotaciones testimoniales sobre el Guernica , para el catálogo Guernica-Legado Picasso, Museo del Prado, Madrid.

– Colabora con el texto Homenaje a John Heartfield en la revista de fotografía Photovision, nº 1, julio-agosto.

– Publica los artículos Ya está aquí , El País (Suplemento Artes), Madrid 24 de octubre; Albures y cuitas con el Guernica y su madre , Cimas, nº 13, Valencia, mayor; y el poema Exili , L’Espill, nº 15, Valencia, otoño.

– 1982. Da una serie de conferencias en el Departamento de Estética de la Universidad de Valencia que titula: Mirar y Ver .

– Publica el texto Més m’estime la gestació , Saó, nº 46, Valencia, abril.

– Ese mismo mes de abril regresa a Berlín.

– El 11 de noviembre fallece en el hospital Regierungs Krakenhouse de Berlín, República Democrática Alemana.


Una Recopilación de Mar García Orozco para LoQueSomos.org

– Josep Renau, fotomontador. Cronología de Manuel Garcia . IVAM

– Diccionario del cine español. VV.AA . Alianza Editorial.

– Cartelismo. Museo de la Universidad de Alicante
http://descargas.cervantesvirtual.com/servlet/SirveObras/

– “Josep Renau. Fata Morgana USA: The American Way of Life”. Carmen Lumiére. http://www.margencero.com/lumiere/renau/remau_articulo.htm

* Miembro de la Asamblea de Redacción de LQSomos
En Twitter @LaMariadeO

El Laboratorio de España: la JAE, 1907-1939

El Laboratorio de España: La Junta para Ampliación de Estudios e Investigaciones científicas , 1907-1939”

Una exposición sin corazón y sin memoria republicana.

La exposición “que tiene lugar en la Residencia de Estudiantes y que estuvo hasta el 2 de marzo del 2008, insiste de nuevo en expulsar de su análisis histórico a la JAE del Frente Popular, durante la Guerra Civil.

Si bien es verdad que el  profesor José Manuel Sanchez Rón, uno de los comisarios de dicha exposición, pasa de puntillas sobre dicho periodo, no da en absoluto una visión de conjunto, pues solo informa de algunos nombramientos y el funcionamiento de algunas instituciones (Centro de Estudios Históricos, Laboratorio matemático, Instituto Cajal) pero no de todas las actividades que tuvieron lugar entre Madrid, Valencia y Barcelona. Están ausentes de su análisis por un lado la actividad de la Residencia de Señoritas en Valencia, el Instituto Escuela, El Museo Nacional de Ciencias Naturales, los Laboratorios también en Valencia y posteriormente toda la colaboración con el Institut D´Estudis Catalans en Barcelona, al que solo hacer una referencia y por otro lado, todos los científicos e intelectuales, además de personal auxiliar, que en esas durísimas condiciones colaboraron incondicionalmente para apoyar al gobierno legítimo de la República.

Y tiempo no les ha faltado a los organizadores, pues desde que se publicó una carta mía al director en el diario El País, el 13 de marzo (en el ingenuo supuesto de que no lo sabían desde hace muchos años) en donde advertía del olvido de este periodo de la JAE por parte de las Instituciones, han tenido tiempo los investigadores que participan en dicha Exposición, en estudiar los numerosos documentos que existen sobre el tema, muchos ya digitalizados.

En el apartado de “Los Protagonistas”, la ausencia de la JAE del Frente Popular es total y en ninguno (excepto el de Ignacio Bolívar) de sus integrantes aparece esta etapa en su perfil biográfico. Tendríamos el caso de Tomás Navarro Tomás, Jose Royo Gómez, Luis Calandre, Manuel Sánchez Arcas, Antonio de Zulueta, entre otros.

Y es que decididamente no quieren resaltar la simpatía de todos estos intelectuales y científicos por la República, ya que por ejemplo, en la biografía de Luis Calandre, en vez de decir que dirigió un Hospital de Carabineros en la Guerra, nombre por el que siempre se le ha conocido, lo sustituyen por “centro de asistencia clínica” y en la biografía de Juan Negrín se olvidan que fue ministro de Hacienda y presidente del Gobierno, lo cual da que pensar.

Con ese anti-republicanismo manifiesto, es difícil que reconocieran en dicha exposición que justo debajo de ella, en el subsuelo, existe desde 1937-39 un Refugio antiaéreo construido por la República a través del Instituto de Carabineros, para proteger a los enfermos del Hospital de Carabineros que estaba instalado en la Residencia de Estudiantes y a los que habitaban en la “Colina de los Chopos” y eso que ya en 1987, a petición del que era director de la Residencia, José García–Velasco, el CSIC encargo al estudio de arquitectos Jerónimo Junquera-Pérez Pita la redacción de un Plan de ordenación y una vez realizado el “Plan Director de la Colina de los Chopos” se le encomendó al mismo estudio de arquitectos la rehabilitación de la Residencia, que incluía la construcción de un subterráneo que uniría entre sí los tres pabellones y el Trasatlántico. No cabe duda que vieron el Refugio.De este Refugio y del Hospital al que servía salió un artículo en el periódico El País, el 9 de agosto de 2007, escrito por Rafael Fraguas con datos que yo le suministré.

La confusión que viene reinando en la Conmemoración del Centenario de la JAE durante todo el año 2007 queda claramente plasmada en la siguiente afirmación:

Y aunque la JAE no sobrevivió a la Guerra Civil porque fue disuelta por un Decreto franquista en 1938, su labor continuó en la zona republicana”, según escribe al principio del catálogo Mercedes Cabrera  Calvo Sotelo, ministra de Educación y Ciencia.

A lo que yo contrapondría: “que dicho Decreto franquista era inexistente, dado que al estar emitido por un gobierno ilegal e ilegítimo, el de Burgos, todas sus consecuencias eran nulas y sino lo que sería ilegal sería el nombramiento de mi abuelo, Luis Calandre, en octubre del 1938, por el gobierno legítimo de la República, como subdelegado de la JAE en Madrid“.

Como bien dicen los autores de la exposición y de su catálogo, la JAE estuvo inspirada en la Institución Libre de Enseñanza, organización privada y laica y muchos de sus protagonistas eran institucionistas, lo que no dicen en la citada exposición, en cambio, es inminente el derribo de los edificios de la Institución Libre de Enseñanza por decisión de personas e Instituciones que promueven esta exposición de la JAE, lo que nos corrobora la esquizofrenia reinante en ese entorno: Se esta ensalzando a la ILE por un lado como fuente de inspiración de la JAE y a la vez se la quiere eliminar de la faz de la tierra, para edificar “La ILE del siglo XXI”, de nuevo formato. ¿A quién servirá esta ILE de inspiración?

Pues seguramente como nuevo trampolín a los que ya han utilizado la Residencia de Estudiantes para promocionar sus carreras y les ha salido muy bien, eso sí, al precio de esconder a la ciudadanía desde hace años un vestigio de la República, como es el Refugio antiaéreo de la “Colina de los Chopos”, unido al recuerdo de un Hospital de Carabineros que curó a cientos de enfermos de paludismo del Frente del Jarama y que estuvo dirigido por el que fuera nombrado delegado de la JAE en Madrid, Luis Calandre Ibáñez.

Cristina Calandre Hoenigsfeld

Renau no tiene centenario (oficial)

Se detectó a comienzos de año y se ha estado remediando como se ha podido: no se había previsto a nivel valenciano ninguna conmemoración oficial de alguien que, nacido en Valencia en 1907, fue figura universal de la imagen, hasta su fallecimiento en Berlín el 11 de octubre de 1982: Josep Renau. Se cumple este año por tanto no sólo el centenario de su nacimiento, sino el veinticinco aniversario de la muerte por lo que, con tanta afición conmemorativa que tenemos, parece extraño el olvido.

En marzo, la Universidad de Valencia y Acció Cultural han anunciado una exposición para el mes de mayo, y la Fundación Josep Renau, a quien el artista donó una parte importantísima de sus fondos, prevé para octubre otra exposición itinerante de su actividad como cartelista. El Ministerio de Cultura conmemorará con un libro el evento, con lo que tampoco se han puesto a la altura que la circunstancia requería: recordar a un artista que tuvo un amplio significado social y político iniciado en los años prometedores de la Segunda República y continuado sin descanso en los años terribles de nuestra guerra incivil y, tras ella, en el exilio mexicano y berlinés.

Rememoraremos de todas formas en este centenario, al que las instituciones públicas valencianas parecen dar la espalda, a quien fuera director general de Bellas Artes durante la guerra, cuando dos secuencias biográficas son de ineludible recuerdo: el traslado de una gran parte de los fondos principales del Museo del Prado a las Torres de Serrano de Valencia, para protegerlos de la destrucción del Madrid asediado por el fascismo; o el encargo del Guernica a Picasso para la Exposición Internacional de París en 1937. Son dos actos administrativos importantes de alguien que era también un militante excepcional: desde su pertenencia al Partido Comunista de España, iniciada en 1931, organizó tareas colectivas como la fundación de la Unión de Escritores y Artistas Proletarios (1932) o de la revista Nueva Cultura, que dirigió desde 1935 a 1937.

En esta conmemoración podemos realizar el repaso de lo que fue, junto a algunos murales en México y Alemania, su creación principal, el cartelismo, basado en el fotomontaje: sus carteles de propaganda en la guerra, más condicionados por la circunstancia concreta, se unen a algunos mensajes visuales de valor perdurable: Fata Morgana USA/The American Way of Life, con ese dólar inmenso y amenazante que es el globo terráqueo, resulta el anuncio de una época en la que todavía estamos.

Este precursor de tendencias artísticas nos dejó una metáfora histórica que no ha perdido actualidad: la brutalidad de Maternidad en Hiroshima, con la figura en primer plano, ante la llamarada, de la madre y el niño calcinados; la conjunción de Celebridades norteamericanas en las que el águila, la imagen enmarcada de Georges Washington, el manuscrito de la Declaración de la Independencia, el perrito caliente y la coca-cola, se unen mediante collage a la silla eléctrica y al hongo nuclear; el hombre-máquina, adorado por un grupo de mujeres, que es El fascinante rey del petróleo; la brutalidad de la ejecución en Descansen en paz o Final feliz, con la pareja de enamorados besándose ante el ahorcado; la garganta abierta de un hombre desgañitándose, que lleva corbata con un pasador en el que se ve una gran paloma blanca, subido a un tanque y flanqueado por dos inmensos cañones con el título El presidente habla sobre la paz…

Figuras, imágenes, pesadillas, que respondieron a una época en la que un artista valenciano determinaba, mediante las técnicas de la vanguardia histórica que luego retomará el pop-art, una visión de la realidad que Renau a veces explicó como un juego surgido en la infancia: es la famosa anécdota, relatada a Carmen Lumière, una de sus estudiosas, de que cuando niño recortaba y juntaba fotografías «como otros niños coleccionan sellos», y un día vio juntas dos imágenes del mismo personaje, el rey de Inglaterra Jorge V, y notó la diferencia entre las dos, ya que en una parecía un Júpiter majestuoso y en la otra era un hombrecillo sin ninguna grandeza, un ser insignificante, que le permitió entender la diferencia entre la propaganda y la realidad.

La creación artística de Renau, surgida en momentos dramáticos del siglo pasado, exigiría una conmemoración oficial que en Valencia no han asumido ni el ayuntamiento, ni el IVAM, ni la Generalitat, a los que se ha hecho propuestas. Pensé que el rechazo venía por la indudable contrariedad que el pasado les causa a algunos, pero, tras recordar sus metáforas visuales, presiento que quizá lo que moleste más es la terrible actualidad de las mismas y el insoportable presente que profetizaron.

* JOSÉ CARLOS ROVIRA, Catedrático de Literatura Hispanoamericana de la Universidad de Alicante.
Fuente: Levante-EMV