Estoy de huelga… y unos versos

Hemos abandonado el trabajo de expreso intento. Me encuentro en la huelga con Paco, que se cree descendiente de aquel escultor que lo fue, como su mujer Gertrudis, que hizo el sepulcro de Fernando VI y la estatua de Cibeles que adorna el prado de Madrid; con Juancho, que se cree descendiente de Juan Simón discípulo de Murillo, a quien superó; con Antoñito, que se cree descendiente del poeta y autor dramático de Chiclana , cuya obra más notable fue “Venganza Catalana”; con Diego, que se cree capitán colonizador de Costa Rica; y con otros como el “Altamirano”, “el de la Estrada”, “el de la Concha”.
 
En este espacio sin vacío entre piezas que han de encajar una en otra, queremos hacer la forzosa para que se nos conceda una sociedad atea y republicana. Lo que el pueblo soberano pide y sigue pidiendo, con un reparto de la riqueza, igualdad de oportunidades, vivienda digna, trabajo justo para todos, libertad de prensa y expresión.
Leer más

Se presenta un libro: La conspiración del Triángulo

 

En 1816, un general de los Reales Consejos y un sastre madrileño, trataron de dar muerte al rey Fernando VII en el prostíbulo de Pepa la Malagueña de la calle del Ave María, siendo ahorcados por ello en la Plaza de la Cebada en mayo de ese mismo año. Aquella conjura en la que estaban implicados los más destacados miembros del liberalismo, fue conocida como “La Conspiración del Triángulo” por su constitución en forma piramidal para proteger el anonimato de sus cómplices en caso de fracaso.

 

Utilizando este marco como referencia, la obra fabula sobre el tercer vértice de aquel “triángulo”, ya que tan solo dos fueron los ejecutados. Para ello, tras situarse en la cotidianidad del Madrid de principios del XIX, retrocede hasta 1789 para de la mano de un médico salmantino que llega a instruirse al Gabinete de Cirugía de Atocha, ir acompañando al lector por los acontecimientos históricos que acaecieron en esta villa que un cuarto de siglo atrás se había convertido en corte.

 

Aquel Madrid comprimido por unas tapias que tenían sus límites en las puertas de Toledo, Atocha o Alcalá, tan reconocible aun en nuestros días, se llena de los personajes que lo habitaron y que nos conducen por sus “mentideros”, sus cafés, sus conventos, sus paseos y sus mercados, hasta hacernos audible el tañer de las campanas, visibles las polvaredas levantadas en calles invadidas por rebaños y carreteros, y perceptibles las pestilencias de albañales y muladares.

Leer más

Revolución del Relato

Uno habla, incluso si no se da cuenta, obedeciendo los formatos lógicos, los modelos sintácticos y los repertorios de palabras que, más o menos, conoce. Pocas veces elegimos, muy pocas ponderamos y menos veces perfeccionamos nuestros relatos con base en las necesidades dinámicas que tenemos, con base en los interlocutores y sus exigencias o con base en lo que realmente deseamos. En suma hablamos como podemos, a veces como queremos y no siempre como necesitamos. Se nos que de invisible mucho y mucho queda silenciado.

 

La realidad nos exige diariamente un esfuerzo revolucionario, en materia de relato, para dejar de hablar como nos ha impuesto el modelo lógico-funcional capitalista y comenzar a relatar, cada episodio de nuestra lucha, como lo requiere la diversidad, lo nuevo y lo dinámico de las revoluciones sociales en marcha. No se trata de mandar al basurero los manuales ni los diccionarios… se trata de someterlos a la crítica de la praxis científica revolucionaria y socialista que hoy nos demanda formas más ricas de contar la historia emancipándonos de los modelos burgueses acartonados.

Leer más

La Ciudad, de Frans Masereel

«Esta es la ciudad, y yo soy uno de los ciudadanos

Lo que los interesa a los demás me interesa a mí…»

Walt Whitman

 

Novela en imágenes de Frans Masereel, quien fue el artista más grande del grabado en madera de nuestro tiempo. Un pacifista en la Primera Guerra Mundial, que siempre trató de hacer su arte accesible y comprensible a todo el mundo sin distinción. Sus obras fueron prohibidas por los nazis y ampliamente distribuida en los países “del Este”.

 

La ciudad es uno de los libros que más ha influido en el cómic y la novela gráfica del siglo XX. Esta novela sin palabras, publicada en 1925, fue realizada con grabados en madera y ha sido considerada por artistas como Will Eisner una obra maestra absoluta del arte del pasado siglo. Masereel representa escenas de la vida cotidiana de una ciudad enmohecida por el hollín de las fábricas y la oscuridad de la pobreza. Este ambiente contrasta con el brillo y la majestuosidad de las zonas ricas de la misma urbe. Hombres de capa y sombrero, obreros de rostros enjutos, prostitutas y damas de la alta sociedad son parte de los habitantes de este libro. 

Leer más

Pawel Kuczynski: Ilustrador del realismo

En el reciente Salón Internacional del Cómic de Asturias, fue premiado con el Haxtur de humor: Pawel Kuczynski. Un dibujante, ilustrador que desde la observación nos plasma en sus dibujos la condición humana con una sana y satírica visión, en la que plasma su crítica social.

Dibujante polaco, graduado en la Academis de Bellas Artes de Poznan, desde 2004 lleva plasmando sus dibujos e listraciones en las páginas de decenas de  publicaciones del este de Europa como la Gazeta Wyborcza o el Pulse of Bussines.

En sus ilustraciones, critica el mundo político, social, económico y medioambiental que nos rodea. Sus dibujos, cargados de imaginación,  nos hacen reflexionar sobre lo que está pasando a nuestro alrededor.

Leer más

El asesinato de la literatura

Asistimos al asesinato moderno de la literatura. Digo moderno porque aunque es algo que siempre ha sucedido, de una u otra maneradesde la censura a la tergiversación hasta llegar al desprecio, hoy también sucede. ¿Cómo?. Mediante la falsificación del arte de escribir. La literatura se ha convertido en una técnica y en un montaje, el resto queda fuera.

Que el libro como objeto sea una mercancía tiene su lógica, por ser algo material que se produce y que requiere de unos beneficios para seguir haciendo libros, pero se ha dado tanta importancia al sustrato material que su contenido, en especialla literatura, también se ha convertido en una mercancíamás y la cultura en un mercadillo de palabras, pero sobre todo de reconocimientos y producción de autores y obras, de contenidos diseñados en un mundo literario absolutamente despersonalizador.

Hay muchas formas de asesinar a una persona, desde el envenenamiento, por estrangulación, clavar un puñal o disparar sobre alguien. También hay diversas maneras de asesinar la literatura, veamos dos para entender cómo se asesina hoy al arte.

Leer más

Libertad (poema socializado)

Antes de que la devastación de los días reduzca a escombros nuestros luminosos cuerpos de ayer. En la lejana memoria de aquella primera noche en la playa en que me abriste por primera vez, de par en par, las puertas de tu cuerpo y saciaste mi sed en cada uno de sus manantiales.

Sobre esas feas fotos de niños de corta edad condenados a limpiar las lunas de los automóviles de alta gama en las grandes ciudades, sobre las de aquellos que se ven forzados a sobrevivir en los basurales del Mundo; sobre las fotos de los que trabajan en los talleres clandestinos de India, en las tintorerías del Magreb; sobre todos los niños desescolarizados y sobre los niños soldados…

sobre la mujer salvajemente violada, sobre la que es cruelmente maltratada, aquella que fue asesinada, la lapidada, la joven que fue a su pesar prostituida; sobre el sándalo de tu aliento, sobre la bóveda de tu boca, allí donde nace la llama de las palabras que se alzan sobre la asamblea universitaria…

Leer más

«El rey que no amaba a los elefantes»

Desde la primavera de 2008, cuando salió a las librerías mi libro "Juan Carlos I, el último Borbón", fue implacablemente perseguido, atacado, ninguneado por los grandes distribuidores complacientes con el poder con vistas a que las graves denuncias y los presuntos delitos que en él se desvelaban en relación con la, hasta entonces, almibarada figura del rey Juan Carlos I, no fueran de dominio público en este país. A pesar de todo ello, la primera edición del libro (varios miles de ejemplares) se agotó rápidamente pero la editorial que lo publicó (Styria de Barcelona) se vio bloqueada en todas sus ventas, no solo las relacionadas con mi trabajo, y finalmente tuvo que cerrar a finales de 2010.

Ante las continuas peticiones de cientos de potenciales lectores que no encuentran el libro, he intentado publicar una segunda edición, corregida y aumentada en tres nuevos capítulos relativos a mis denuncias del monarca en todas las instituciones del Estado y a su reciente y desgraciada aventura en Botsuana. Con un nuevo título: "El rey que no amaba a los elefantes". No me ha sido posible porque las grandes editoriales siguen haciéndole la pelota más y mejor (ya veremos hasta cuando) a esta ya amortizada monarquía del 18 de julio de 1936, y las pequeñas todavía arrastran un comprensible temor a ser defenestradas sin contemplaciones. Esta es, amigos, la imitable democracia que seguimos disfrutando en este país.

Leer más

Rebuzno lelo de puro cariño

Voy siguiendo el Rebuzno del Asno

Y del conjunto de sus sones claro infiero

Los efectos que el Rebuzno asinino

Cultural, literario y novelesco

En todas partes del Globo

Viene a ser lo mismo:

Los Asnos alemanes, los holandeses

Los Asnos de Francia, los suecos

Los Asnos de Rusia, los ingleses

Los griegos, los turcos,

Los Asnos de Italia, los suizos

Los Asnos lusitanos, los iberos

Leer más

De abuelos…

Putos abuelos

¡Que no tengo abuelos¡

Al menos, no me acuerdo de ellos

Tan sólo sé lo que otros

Me han dicho de ellos:

Que las abuelas eran unas santas

Mejores que las del presbiterio

Pero los abuelos

¡Ay abuelos¡ Ramón y Febo

Sembrasteis alazor

-cierta planta de flores color azafrán

De las que se extrae un tinte-

Y nació anapelo, acónito

-cierta planta venenosa-

Los dos fuisteis

Leer más