Sobre la mediocridad

Hace un tiempo un poeta me dijo que para que se hablara de su libro pensaba ir a una manifestación cargado con un montón de ellos y arrojárselos a los antidisturbios a la cara, como si fueran un arma, un explosivo.

Esto, que sospecho luego ni siquiera se atrevió a hacer, me avergonzó.

Me pareció símbolo de la mediocridad en la que nos sumergimos con frecuencia los escritores.

Imagino la cara del policía de turno recibiendo librazos y me da la risa.

Hoy me puse a pensar en estas cosas porque en mi opinión, al menos yo como poeta, no creo que pueda cambiar nada, no creo que sean mis poemas tan eficaces como para subvertir el orden esclavista, no creo que con mis versos explique o ilumine nuevos caminos, ni nuevas formas de lucha, lo que digo yo lo dicen otros, lo dijeron tantos.

Y desde esta perspectiva, tomando conciencia de que el poeta, sólo es voz, es como puedo  acercarme  sencillamente a la realidad.

Leer más

Querido Rimbaud

Yo también soñé con ser un artista adolescente, pero me faltó tu audacia y tu pasión por lo imposible. Yo también senté a la Belleza en mis rodillas y la injurié al descubrir que su rostro era amargo y venal. La Belleza es una prostituta que finge amarte en una pensión barata, susurrándote al oído que nadie le ha hecho sentir algo semejante. Yo también soñé con corazones que se abrían y liberaban ríos de arañas y murciélagos. La esperanza es una araña negra que juega con nuestras ilusiones, tejiendo falsas auroras, mañanas irrealizables, improbables reencuentros. Yo también celebré la condenación de mi alma y me regocijé al sentir que la maldad corría por mis venas, estrangulando el último vestigio de ternura. No tardé en descubrir que la poesía es un vino agrio, un veneno insidioso, una estrella enferma. Al releer tus poemas, siento que una copa de cristal estalla en mi garganta. Tus versos son dos amantes que se inmolan en la pira del incesto, lamiéndose la piel con una lengua áspera y sedienta.

Leer más

Campaña Poetisas Silenciadas ¡dales voz!

Campaña "Poetisas silenciadas, ¡Dales voz!" nace con el objetivo de recuperar los nombres de algunas de las grandes poetisas de nuestro país y analizar los prejuicios que han llevado a calificar su trabajo como de menor calidad.

¿A cuantas escritoras conocemos y estudiamos en los libros de texto? ¿Podríamos nombrar a alguien mas que a Emilia Pardo Bazán o Rosalía de Castro? Es difícil porque siempre se ha intentado borrar a las mujeres de la creación artística. No es lo mismo ser hombre que mujer ni siquiera en la creatividad. Estudiamos en masculino y por tanto, también construimos nuestros referentes en masculino.

Pero también han existido magnificas escritoras que han dejado una huella indiscutible en nuestra literatura, a pesar de no haber gozado de visibilidad. Sus obras también merecen ser juzgadas, pero no porque las hayan hecho mujeres, sino porque las han hecho artistas y eso esta por encima de todo porque es un don.

Leer más

Mi ventana favorita

Me gustan esas ventanas donde el sol primero de la mañana hiere con sus reflejos los cristales más sucios y humildes de la chabola del arrabal de la gran ciudad.

Me gustan aquellas que se asoman a un río flanqueado por frondosos álamos, copiados éstos por las agitadas aguas.

Me gustan las ventanas orientadas al norte, de donde llega el más amable de los vientos en el tórrido verano.

Me gustan las orientadas al oriente, que me traen murmullos de canciones, perfumes árabes, visiones de hermosos rostros de mujeres cubiertas por el pudor de la leve gasa de un coqueto velo, así como el rumor de la oración del muecín y el amable aroma del tibio té de la amistad.

Leer más

Réquiem

Van a morir. Los matarán. Con excusas de salvapatrias. Caerán los cuerpos como caen las balas, como caen las bombas, como caen las lágrimas.

Van a morir, todo está listo.
Caerán abatidos, masacrados, reventados.
Caerán los niños, caerán.
Caerán los viejos, caerán.
Caerán uno tras otro, sin edad, sin pecado.
Van a morir o a malvivir en tierra ocupada.
Van a morir o a malmorir en su tierra quemada.
Los dioses de barras y estrellas
calientan el infierno con sus falacias.
Desean muertos para alimentar la hoguera.
Muertos que son menos muertos porque viven lejos.
Muertos que son menos muertos
porque tienen su credo.
Muertos que son menos muertos
porque les da la gana.

Leer más

Chuchita de Alvia

Chuchita, diminutivo familiar de Jesusa

Quien se dice descendiente de Melania

Santa que vivió en el siglo V

Y fundó en el monte de los Olivos

Un convento donde murió un 31 de diciembre

Como su abuela del mismo nombre

También tenida por santa

Casada con Cholo, indio civilizado

De Puebla de los Ángeles

Acaricia su Toti, avechucho

Ave de figura desagradable

Colocada sobre una especie de palma

En el cobertizo situado

En la popa de un barco abandonado

Junto al asta de la bandera

Dándole menjurje, mescolanza

De diversos ingredientes

Mientras él le dice que no es un Toti

Sino un Chopi, tordo argentino.

Leer más