Elecciones 28-A: PSOE y Sáhara Occidental

Luis Portillo Pasqual del Riquelme*. LQS. Abril 2019

El PSOE jamás ha dicho una sola palabra sobre los juicios-farsa a los detenidos saharauis en Gdeim Izik –no digamos ya prestarse a asistir como observador imparcial en los mismos-, ni ha levantado la voz contra la represión sistemática de las manifestaciones saharauis en los territorios ocupados

No en nuestro nombre, no con nuestro voto

El Partido Socialista Obrero Español (PSOE) dice en su programa electoral para el 28 de abril que promoverá la autodeterminación del pueblo saharaui y trabajará para fomentar la supervisión de los Derechos Humanos.

Que no te engañen. El PSOE no solo no ha hecho nada por el pueblo saharaui, sino que ha trabajado mucho, y en la sombra, en contra de sus derechos e intereses.

La causa saharaui le sirvió a Felipe González para llegar al poder con promesas falsas, con las que logró movilizar a buena parte del electorado. Estuvo el 14 de noviembre de 1976 (primer aniversario de la firma de los infaustos Acuerdos Tripartitos de Madrid) en los campamentos de refugiados saharauis en Tinduf, y allí pronunció aquello de “nuestro Partido estará con vosotros hasta la victoria final”. Bien pronto olvidó esas palabras. Y Mariem Hassan lloró su traición amargamente, en “Shouka” (La espina). Se acabaron las manifestaciones socialistas con banderas saharauis.

Mientras Alfonso Guerra declaraba a su entrevistador que el Frente Polisario había “perdido apoyos”, callaba, sin embargo, que era precisamente el PSOE quien le había retirado el suyo.

Y Felipe González –hasta donde se sabe- viajaba a América Latina para impedir que varios gobiernos sudamericanos reconocieran a la República Saharaui (RASD).

El entonces ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, conseguía hilo directo con el monarca alauita (lo afirma el mismísimo Ali Lmrabet) y cedía sin problemas al chantaje alauita, permitiendo la deportación de Aminetu Haidar a Canarias, en lugar de exigir su retorno a su patria saharaui.

Trinidad Jiménez, premiada también con el ministerio de Exteriores, se abstenía cínicamente de condenar el brutal desmantelamiento del campamento saharaui de Gdeim Izik por las fuerzas marroquíes de ocupación, en la propia tierra saharaui, a pocos kilómetros de El Aaiún, la capital, a la vista del mundo entero a pesar de la férrea censura mediática impuesta por el ocupante marroquí. Y justificaba bochornosamente la invasión y ocupación del Sáhara Occidental por Marruecos aduciendo que se habían llevado a cabo mediante “un tratado legal” (los ilegales e ilegítimos Acuerdos Tripartitos de 1975).

El expresidente José Luis Rodríguez Zapatero viajaba a la ciudad ocupada de Dajla para ser fotografiado ante la foto del rey-ocupante, Mohamed VI, y el mapa del Sáhara Occidental anexionado a Marruecos a sus espaldas, en las sesiones del Foro Crans Montana, un evento propagandístico boicoteado por la Unión Europea, la Unesco, la Unión Africana y hasta la propia ONU, que, como se sabe, desde el año 1991 mantiene en el Sáhara Occidental a la MINURSO (Misión de Naciones Unidas para el Referéndum en el Sáhara Occidental). Las sesiones del mencionado Foro en Dajla ocupada sirven al monarca alauita para atraer y agasajar a prebostes, académicos, ‘celebrities’, (in)expertos y presuntos corruptos para, descaradamente, intentar blanquear y legitimar la ilegal ocupación colonial. Hasta el entonces ministro español de Exteriores, José Manuel García Margallo, hubo de recordar a Rodríguez Zapatero que celebrar “reuniones internacionales en territorios ocupados es ilegal conforme al derecho internacional” y está “en contradicción con los esfuerzos de la comunidad internacional para resolver el conflicto del Sáhara Occidental”. Pero, bueno, también es ilegal invadir y ocupar territorios ajenos; y ya puestos,… Ahora bien, que luego no traten de engañarnos con sus promesas electorales. A fin de cuentas, tanto el PSOE como el Partido Popular (PP), cuando han llegado al poder se han desentendido, ambos, de la causa saharaui.

Y ya en el Gobierno de Pedro Sánchez, su ministro Josep Borrell hizo lo imposible para que el Parlamento español prohibiera a sus diputados –representantes de la soberanía popular- debatir la situación del Sáhara Occidental -excolonia y ex provincia española aún pendiente de descolonización- para no desatar las iras del todopoderoso rey marroquí.

El PSOE jamás ha dicho una sola palabra sobre los juicios-farsa a los detenidos saharauis en Gdeim Izik (ocho condenados a cadena perpetua y, otros, a veinte años de prisión) –no digamos ya prestarse a asistir como observador imparcial en los mismos-, ni ha levantado la voz contra la represión sistemática de las manifestaciones saharauis en los territorios ocupados, ni ha protestado ante nadie por la situación de los presos políticos saharauis y la permanente violación de todos los derechos usurpados a ese pueblo (¡al que el hoy Rey emérito dijo querer proteger porque era la obligación de España!). Ni siquiera se ha quejado públicamente de la invasión de pateras con que el Majzén chantajea a España y a toda Europa.

Muy al contrario, les ha faltado el tiempo a los responsables del PSOE para bendecir aquí y allá el plan de anexión marroquí y para correr a Bruselas a apoyar el continuado expolio de los recursos naturales saharauis, en contra de las reiteradas sentencias del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE).

Y aún más, con motivo de la reciente visita del rey Felipe VI a Marruecos, no solo han ocultado a la opinión pública española e internacional la gravedad de los abusos perpetrados por las fuerzas de ocupación marroquíes sobre la población y el territorio saharauis, sino que, además, han dedicado sus esfuerzos, desde el Consejo de Estado, a halagar con lisonjas al máximo responsable de esa situación.

Grosso modo, esa es la ‘aportación’ del PSOE a la causa saharaui. ¿Cómo se atreven ahora a decir que ese partido promoverá la autodeterminación del pueblo saharaui y trabajará para fomentar la supervisión de los Derechos Humanos? ¡Si ni siquiera ha sacado a sus militantes o simpatizantes a pasear en la una-vez-al-año-manifestación del 14 de noviembre en Madrid! (aniversario de la firma de los Acuerdos Tripartitos). ¿Dónde, en qué actos, en qué medios de comunicación, con qué materiales, en qué debates, en qué centros decisorios ha venido apoyando el PSOE la libertad y la justicia para el pueblo saharaui? ‘Por sus obras los conoceréis’, reza el dicho antiguo: ‘obras son amores, y no buenas razones’.

Así que, en las elecciones generales del 28 de abril, lo coherente es votar a aquellos partidos que, con su acción (y no con falsas promesas) han demostrado que apoyan, y que seguirán apoyando, la noble y legítima causa saharaui; una causa que cuenta con la simpatía y el reconocimiento de una mayoría de población consciente y solidaria, y en la que España tiene una enorme responsabilidad histórica, política, jurídica y ética.

* Doctor en Ciencias Económicas, exprofesor de Estructura Económica Internacional en la Universidad Autónoma de Madrid
#SaharaLibre #SaharaOccidental
Sáhara-LoQueSomos

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Sáhara Occidental: la ONU choca con la firmeza del Frente Polisario

Redacción. LQS. Abril 2019

Gracias a la presión de Francia sobre el Consejo de Seguridad, la ONU se ha convertido en una oficina bajo las órdenes de Marruecos

Durante los últimos años, el informe periódico presentado por el Secretario General de las Naciones Unidas al Consejo se ha convertido en un puñado de elogios y congratulaciones a las autoridades marroquíes al mismo tiempo que ignoraba los excesos y violaciones cometidos por Marruecos en el Sáhara Occidental.

Con respecto a las violaciones de derechos humanos, siempre bajo el dictado de París, el Consejo de Seguridad manda a los saharauis al Consejo Nacional de Derechos Humanos (CNDH), una entidad títere rechazada y criticada incluso por activistas de derechos humanos marroquíes y conocida como un parachoques para los sobrepasamientos del régimen marroquí.

Desde 2007, Francia practica esta política de presión sobre los saharauis para imponer la pseudo autonomía como solución en el Sahara Occidental. El Consejo de Seguridad fue en la misma dirección. Engañados por los franceses, los norteamericanos se dejaron llevar por este peligroso juego, por lo que las resoluciones del Consejo de Seguridad se volvieron escandalosamente parciales convencidos de que los saharauis tirarían la toalla y se arrodillarían ante el chantaje de Francia.

Las autoridades de la ONU comenzaron a ver al Frente Polisario como la parte débil en esta disputa a la que podrían imponer las opciones de Marruecos y su mentor francés. Pero sus cálculos resultaron erróneos gracias a la firmeza de los responsables saharauis.

Ante la decisión franco-marroquí de restringir la libertad de movimiento a los saharauis en los territorios liberados, el Frente Polisario se negó a reunirse con los oficiales de la MINURSO fuera de estos territorios. Guterres habló de ello en su último informe sobre el Sahara Occidental.

« Las relaciones entre la MINURSO y las partes siguen siendo buenas a pesar de discrepancias sobre diversas cuestiones. No se han reanudado las reuniones entre los directivos de la MINURSO y del Frente POLISARIO en Rabuni (Argelia), como había sido la práctica de larga data. Se mantiene una comunicación periódica y contacto de trabajo diarios por medio de la oficina de enlace de la Misión en Tinduf y otros medios electrónicos. Siguieron realizándose sin obstáculos las visitas de mi Representante Especial a los campamentos de refugiados y el contacto con la sociedad civil y otros interlocutores pertinentes en la zona de Tinduf » , dijo en el párrafo 52 de su último informe.

« Como medida provisional, mi Representante Especial se reúne con el coordinador del Frente POLISARIO fuera de la zona de la Misión cuando surge la necesidad. Una reunión de esta naturaleza tuvo lugar el 28 de febrero. Esa práctica esimportante para mantener una comunicación eficaz y una buena relación de trabajo en el cumplimiento del mandato de la MINURSO y facilita directamente la función de la Misión en la prevención de los conflictos. Sin embargo, sigue siendo una medida provisional y todavía no se ha atendido mi anterior llamamiento de volver a la práctica establecida de reunirse en Rabuni. Marruecos ha indicado que se opone a la posición del Frente POLISARIO y a la solución provisional », añadió.

De esta manera y llevado por las viejas costumbres, Marruecos quiere dictar a la MINURSO dónde reunirse con las autoridades saharauis.

En este informe, los frutos de la firmeza saharaui son visibles. Se critica ampliamente a Marruecos al mismo tiempo que se felicita, por primera vez, al Polisario por su decisión de destruir su arsenal de minas antipersonales.

* El correo diplomático saharaui (Magazine)

#SaharaLibre #SaharaOccidental
Sáhara-LoQueSomos

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

Sáhara Occidental: Y Verstrynge cogió su fusil…

Luis Portillo Pasqual del Riquelme*. LQS. Abril 2019

El profesor de Ciencias Políticas se presta a servir de altavoz al Majzen y enmienda a la ONU sobre el Sáhara Occidental y el Pueblo Saharaui

“Tristes tiempos estos en los que hay que luchar por lo evidente” (Friedrich Dürrenmatt)
“Res ipsa loquitur” / “Los hechos hablan por sí mismos” (Frank Ruddy)
“Mala gente que camina y va apestando la tierra” (Antonio Machado)

Jorge Verstrynge, profesor titular en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la Universidad Complutense de Madrid, se descolgó a mediados de marzo con unas excéntricas manifestaciones negacionistas después de haber asistido a un evento propagandístico del Majzen marroquí en Dajla, ciudad saharaui ilegalmente ocupada, una operación “cosmética y de propaganda del Gobierno de Marruecos para dar a entender que existe una situación de normalidad en el Sáhara Occidental” y blanquear e intentar legitimar la ocupación manu militari.

¿Cómo habían rastreado el campus universitario madrileño los servicios de inteligencia marroquíes para hacerse con este estridente académico y llevarlo en volandas a la ciudad ocupada de Dajla para que hiciera de altavoz del Majzen? He ahí una cuestión interesante. Algún tufillo desprendería Verstrynge después de haber pasado de un partido político a otro –cual avezado saltimbanqui- como si tal cosa. El espionaje marroquí siguió ese tufillo y se dijo: “aquí tenemos carnaza”. Y se puso a ello.

Verstrynge se prestó gustoso, pues, habiendo nacido en Marruecos y teniendo también nacionalidad francesa, además de la española, hacía tiempo que había manifestado su inclinación por las tesis irrendentistas del partido Istiqlal -la teoría del “Gran Marruecos”-, asumidas como propias por la monarquía alauita para consolidarse en el poder en sus momentos más bajos. Según las palabras de Verstrynge, “el Sáhara siempre ha sido marroquí”.

Tras mi sorpresa inicial –el Majzen no deja de sorprendernos con sus constantes operaciones de intoxicación y propaganda-, consideré que la opinión del excéntrico profesor Verstrynge, en el marco de su participación en el Foro Crans Montana en la ciudad saharaui ocupada de Dajla, no merecía mi tiempo ni mi esfuerzo. Sin embargo, al constatar la burda utilización hecha por el Majzen y su prensa de la presencia de Verstrynge en Dajla ocupada, y de sus manifestaciones anti-saharauis –era la finalidad para la que nuestro profesor y otros personajes fueron trasladados gratis a esa ciudad ocupada-, comprendí que esas manifestaciones, además de ser fake news y un impúdico ataque al pueblo saharaui y a sus derechos inalienables, constituían también un insulto a la inteligencia, a la Universidad y, muy particularmente, a sus colegas de la Facultad de Políticas y Sociología de la Complutense de Madrid; y que ese ataque y esas falacias no debían quedar sin respuesta.

A subrayar, además, la obsesión con que los gobernantes marroquíes se esfuerzan en llevar gratis y agasajados al Sáhara ocupado (“las provincias del Sur”) –como también a las sesiones de la Comisión de Descolonización de la ONU, para que testifiquen a favor de la “marroquinidad” del territorio saharaui- a magnates, fantoches y funcionarios profanos o corruptos pero de relumbrón, al mismo tiempo que imponen el cerrojazo y expulsan sistemáticamente a multitud de políticos, periodistas, abogados, defensores de DDHH, o simples estudiantes o turistas que pretenden acceder a las zonas ocupadas del Sáhara Occidental para constatar la realidad sobre el terreno. Expulsiones que apenas aparecen en la prensa española, pero que la web Contramutis (“Contra el silencio”) se ha ocupado de divulgar, al igual que ha hecho con la lucha de los saharauis encarcelados por el ocupante marroquí, o con la carta al Papa Francisco ante su visita a Marruecos.

El negacionismo de Verstrynge: el Pueblo Saharaui y el Sáhara Occidental

La noticia podría resumirse así: Después de 43 años de ocupación militar marroquí de la mayor parte del Sáhara Occidental, el profesor Verstrynge se desplaza a Dajla –la antigua Villa Cisneros, hoy ciudad saharaui ocupada- para participar en el propagandístico Foro Crans Montana y allí, clamar a los cuatro vientos los titulares del Majzen: “el pueblo saharaui no existe; es una invención de Argelia / España y de la izquierda española”; “el Sáhara es marroquí y siempre lo ha sido”. Las manifestaciones de Verstrynge no tienen desperdicio.

Esas afirmaciones (más bien, negaciones) de Verstrynge tienen toda la pinta de ser una provocación, una más de sus consabidas provocaciones para figurar en los titulares. Y el Majzen, encantado, claro, con titulares vociferantes en la prensa marroquí. No deberíamos entrar al trapo de tales provocaciones; y si lo hago con estas líneas es para dejar cuatro cosas claras y seguir avanzando, que es lo que precisa el sufrido y ninguneado pueblo saharaui.

Vayamos por partes. Para empezar, y para los interesados, el Foro Crans Montana, al que asistió Verstrynge en Dajla (antigua Villa Cisneros), con patrocinio y financiación marroquí, es la misma organización con sede en Mónaco que en octubre de 2018 dio cobertura a Carles Puigdemont en Ginebra para mantener un “diálogo” con los presidentes de Armenia, Bangladesh y Lesotho. Además, conviene recordar las “excelentes” relaciones entre Jordi Pujol y Mohamed VI (entre otras actividades, en 2011, Pujol participó en Rabat en una conferencia sobre la Administración Pública Regional, donde alabó el Plan de Regionalización de Mohamed VI que contempla incorporar el Sáhara ‘marroquí’ descartando el derecho de autodeterminación de la población autóctona saharaui), las actividades de algunos “honorables infiltrados”… y el llamativo silencio que –en mi opinión- los independentistas catalanes han mantenido últimamente sobre quienes sí tienen reconocido por la ONU el derecho a la autodeterminación: los saharauis.

El mencionado evento –a cuya celebración y asistencia, en sesiones anteriores, en una ciudad militarmente ocupada, se opusieron la ONU y otras instituciones, como la Unión Africana (UA)- sirve a Marruecos de plataforma dulzona y recreativa para publicitar su plan de autonomía amañada para los territorios saharauis ocupados, única opción que deja a los saharauis, eliminando el ejercicio legítimo de su derecho a la libre determinación. Los gobernantes españoles de la época arruinaron la posibilidad de una descolonización pacífica y consensuada con la represión de la Intifada de Zemla y la ‘desaparición’ del dirigente saharaui Bassiri.

El sentido común nos permite entender perfectamente a qué se hace referencia cuando se dice pueblo saharaui, pueblo español, catalán, madrileño, francés, americano o marroquí. “La soberanía reside en el pueblo español”, reza la Constitución Española. Nadie se cuestiona si somos “una creación” romana, fenicia, cartaginesa, castellano-leonesa o visigoda. En cualquier caso, si lo que pretende el Sr. Vestrynge, de conformidad con sus patronos alauitas, es hacer del concepto una disquisición metafísica más –a estas alturas de la película-, no seré yo quien vaya a definir el concepto, doctores tiene la Iglesia. De hecho, España realizó un censo de la población saharaui con derecho a voto para el referéndum de autodeterminación que habría de celebrarse en el primer semestre de 1975, y que Marruecos logró primero postergar y después impedir por miedo a perderlo (James Baker). Incluso la Audiencia Nacional tiene abierta una causa por intento de genocidio del pueblo saharaui, una querella criminal interpuesta en 2006 y en la que han declarado, entre otros ciudadanos saharauis, Aminatu Haidar. Verstrynge quiere ser más papista que el Papa, cuya visita a Marruecos pretende utilizar también el Majzen, ¿cómo no?, para intentar legitimar la ilegal ocupación del territorio saharaui, que dura ya más de cuatro décadas.

Que “el Sáhara es y siempre ha sido marroquí”, es un simple exabrupto personal sin fundamento alguno. O sea, que el Tribunal o Corte Internacional de Justicia de La Haya (Dictamen de 16 de octubre de 1975), la Asamblea General y el Consejo de Seguridad de la ONU estarían –según las manifestaciones de Verstrynge- rotundamente equivocados. Como es sabido, la Corte Internacional de Justicia, en 1975 y a petición de los Gobiernos marroquí y mauritano, falló que ni Marruecos ni Mauritania ostentaban soberanía sobre el territorio del Sáhara Occidental. Las manifestaciones de Verstrynge en Dajla ocupada también se ven impugnadas por las numerosas resoluciones de la ONU sobre el Sáhara Occidental, el dictamen Corell (2002), las sentencias del Tribunal de Justicia de la Unión Europeo (TJUE) de 2016 y 2018, el fallo del Tribunal Supremo de Sudáfrica sobre la propiedad de los recursos naturales del Sáhara Occidental, … La soberanía del sultán jamás alcanzó más allá del Uad Dráa (actual límite norte de la provincia de Tarfaya), como consta en los documentos históricos.

“Los intereses de España”, Sr. Vestrynge, no pueden confundirse con la sumisión al triple chantaje alauita: pateras, droga y terrorismo (en palabras del propio rey Hassan II: “la Marcha Verde fue un chantaje horrible”). ¿Y los intereses y derechos del pueblo saharaui? He aquí las palabras que, el 2 de noviembre de 1975, sólo tres días antes del inicio de la ‘Marcha Verde’, pronunció el entonces Jefe de Estado en funciones, el príncipe Juan Carlos, en El Aaiún (capital del Sáhara Occidental): “España cumplirá sus compromisos y tratará de mantener la paz… Deseamos proteger también los legítimos derechos de la población civil saharaui, ya que nuestra misión en el mundo y nuestra historia nos lo exigen”. Días más tarde, el 14 de noviembre, se firmaban los Acuerdos Tripartitos de Madrid, ilegales, ilegítimos y jamás denunciados, y que abrirían la puerta a la guerra y al largo ‘conflicto’ del Sáhara, que arrastra ya cuarenta y tres años.

De manera que no estamos ya en esa fase de retorno a los supuestos orígenes, Sr. Vestrynge, que quedó definitivamente zanjada en 1975, con el Dictamen del Tribunal Internacional de Justicia. No nos retrotraiga usted, de nuevo, al eterno bucle intoxicador del Majzen para consumo interno y propaganda barata en el exterior. La fase en que estamos ahora es la de presionar a Marruecos, incluso aplicando el Capítulo VII de la Carta de la ONU, para que deje de ser un Estado chantajista y cumpla con la legalidad internacional. No intente despistarnos usted más. ¿Por qué no se imponen a Marruecos, cuando menos, las mismas sanciones que se imponen a otros países por hechos similares? El asunto –al igual que la ilegalización de los Acuerdos Tripartitos de Madrid- merecería ser materia de reflexión en su Facultad de Ciencias Políticas, ¿no cree?

Los gobernantes marroquíes, en lugar de avanzar a partir de la verdad y la legalidad, siempre vuelven sobre alguna cuestión anterior ya resuelta y superada, para retornar de nuevo al bucle melancólico y entorpecer y paralizar todo el proceso de solución al ‘conflicto’, ocultando precisamente los hechos relevantes. A esto es a lo que se presta ahora el Sr. Verstrynge.

Adoptar medidas

Ya es hora de que los gobiernos de los países democráticos adopten las oportunas medidas de reciprocidad y retorsión frente a esa práctica vejatoria de Marruecos contra los nacionales de otros países. Por ejemplo, prohibiendo la entrada en España de determinadas personas de nacionalidad marroquí, poniéndoles diversas trabas legales o burocráticas, procediendo a similar número de expulsiones de nuestro país cada vez que Marruecos expulse a un/a ciudadano/a español/a. No como hasta ahora, poniendo cara de haba, mirando para otro lado, escondiendo los hechos a la opinión pública y cediendo a las exigencias de Palacio.

No hay que achantarse –como se viene haciendo- ante los chantajes alauitas ni conformarse sin más con las expulsiones de ciudadanos de otros países. Al contrario, hay que insistir y presionar a los responsables marroquíes para que cumplan la legalidad internacional y se comporten como una nación civilizada, no como un Estado irresponsable y gamberro. La legalidad internacional es el conjunto de normas y prácticas que los humanos nos hemos dado, con mayor o menor acierto, para vivir en paz y resolver nuestras diferencias por vía pacífica. Son, por así decir, las normas de convivencia. Si no se respeta, o se viola, esa legalidad, se pone en peligro la convivencia y la paz. Esto es lo que hay que entender y por lo que hay que trabajar continuamente, siendo beligerantes con quienes incumplen la ley, ya sea contaminando el Planeta o invadiendo territorios ajenos. El relevante papel que pretende atribuirse Marruecos –según proclaman sus dirigentes- en el desarrollo de África y como socio de Europa no exime a sus gobernantes, en modo alguno, de su obligación de cumplir con la legalidad internacional, descolonizar el Sáhara Occidental permitiendo a su población autóctona ejercer su derecho inalienable a la libre determinación y dejar de chantajear a los países vecinos y a Europa para que acepten sus ilegítimas pretensiones sobre el territorio saharaui ocupado.

Para finalizar, sólo dos breves comentarios. En primer lugar, acudir a Dajla ocupada, en la nómina del ocupante y financiador, para hacer de altavoz del Majzen, no es precisamente una heroicidad, sino pura mendacidad. Lo que, en cambio, sí hubiera sido una actuación digna de un profesor de Ciencias Políticas era decir la verdad, en el plenario, a los asistentes al evento pergeñado por el ocupante: que Marruecos invadió ilegalmente el Sáhara Occidental, que el territorio saharaui no le pertenece, que viene obstruyendo sistemáticamente el proceso de descolonización, que debe dar al pueblo saharaui la oportunidad de ejercer su derecho a la autodeterminación y que libere a los presos políticos saharauis, varios de ellos (Gdeim Izik) condenados a cadena perpetua.

Y, en segundo lugar, que, visto lo visto, los estudiantes de Ciencias Políticas deberían tener mucho cuidado al someterse a la docencia de determinados profesores de esa Facultad madrileña.

Sepa el Sr. Vestrynge que el Movimiento Internacional de Solidaridad con el Pueblo Saharaui está con la legalidad internacional y la defiende; y, precisamente por ello y como consecuencia de ello, apoya la justa causa de ese pueblo, avalada, por añadidura, por decenas de resoluciones de Naciones Unidas, torpedeadas por quien todos sabemos e incumplidas sistemáticamente. Y estamos también a favor del hermanamiento de los pueblos, de todos los pueblos, que es precisamente lo que no desea el Majzen ni sus poderosos lobbies, para así poder seguir manteniendo su poder, sus beneficios y sus privilegios. Habrá que decírselo al hermano pueblo marroquí, engañado por sus dirigentes y carente de libertades democráticas, Sr. Vestrynge.

#SaharaLibre #SaharaOccidental
Sáhara-LoQueSomos

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

Los clamorosos silencios del lobby promarroquí español

Luis Portillo Pasqual del Riquelme*. LQS. Marzo 2019

Lo cierto es que lo que realmente protegen esas “muy cuidadas” relaciones políticas es la ocupación ilegal del Sáhara Occidental, la impunidad frente al genocidio del pueblo saharaui… con napalm, fósforo blanco, bombas de fragmentación y ametrallamiento aéreo…

Con motivo de la reciente visita de los reyes de España a Marruecos, el diario El País publicó el 12 de febrero pasado un artículo de opinión firmado por María Teresa Fernández de la Vega, en su condición de presidenta del Consejo de Estado, titulado “Marruecos y España, unidos en la diversidad”. Formaba parte de un amplio dispositivo propagandístico ideado para complacer al régimen alauita y publicitar las presuntas razones del viaje que emprendían – ¡por fin! – los monarcas españoles al país vecino, después de varias intentonas fallidas (léase “desplantes” de Mohamed VI). En dicho dispositivo publicitario participaban, en diversos medios de comunicación, otros destacados miembros del lobby promarroquí: José Luis Rodríguez Zapatero, en su condición de expresidente del Gobierno, en el diario La Razón; Ana Palacio, exministra de Exteriores y también ‘miembra’ del Consejo de Estado, en El Mundo; Amirah Fernández, investigador del Real Instituto Elcano, en El País; Josep Borrell, actual ministro de Exteriores, a través de declaraciones a diversos medios; o Luis Planas, exembajador en Marruecos, ministro de Agricultura y conspicuo lobbista merecidamente condecorado por Marruecos -como también lo fuera el exministro de Exteriores Miguel Ángel Moratinos– con el Gran Cordón de la Orden del Wissam al Alaoui, por los servicios prestados, como siempre entre bambalinas…
El artículo publicado en El País subrayaba –al igual que los publicados en otros medios- la importancia ‘estratégica’ de Marruecos y los intereses mutuos; cantaba las excelencias del vecino alauita y, sobre todo, las inmejorables oportunidades para los buenos negocios…; destacaba el “momento particularmente dulce” que atraviesan las relaciones comerciales bilaterales y señalaba que va en interés de todos “cuidar el excelente trato político y comercial” para así poder “seguir trabajando en beneficio de la paz, el progreso y la democracia”. En opinión de la firmante, el ‘estratégico’ viaje de los Reyes servía, también, para que las dos Casas Reales “forjen sus relaciones personales”, que –siempre en su opinión- hermanan a sus pueblos, como puede hacerlo también el fútbol con la candidatura conjunta para el Mundial de 2030, sugerida por el presidente Pedro Sánchez en su anterior visita a Mohamed VI.

Rebosante de jabón, lisonjas y florituras, el mencionado artículo eludía y silenciaba –al gusto de Rabat- una cuestión crucial, no solo en la relación de España con Marruecos sino también en el terreno de las relaciones internacionales, el derecho internacional y la justicia universal, y que se pretende ocultar a los lectores y al mundo: la invasión y ocupación militar del territorio saharaui por el ejército marroquí, 43 años de ignominia colonial, la pertinaz represión del ocupante, la sistemática expulsión del Sáhara Occidental de eurodiputados, juristas, observadores, periodistas y estudiantes para impedirles constatar la realidad; la culpabilidad de los gobernantes españoles, la traición de los ‘socialistas’, el abandono de los principios anticolonialistas, el permanente chantaje alauita, la impune violación de la legalidad internacional por un régimen al que se le siguen vendiendo armas con las que se reprime al pueblo saharaui,… y la ejemplar resistencia de un pueblo que lucha pacíficamente por el respeto de los derechos humanos, por su legítimo derecho a su propia tierra, a sus recursos naturales, a su propia vida en paz y libertad, y que ha sido capaz de construir su propio Estado, la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), de cuya proclamación (Bir Lehlu, 27 de febrero de 1976) se cumplen ahora 43 años, con el reconocimiento de más de ochenta países, a pesar de tantas maniobras rastreras en su contra. En resumen, un panegírico falaz y una operación propagandística de un cualificado elenco de aduladores entusiastas del régimen alauita, que silenciaba también la gran deuda de la Monarquía española con el pueblo saharaui y que pretendía vendernos la burra de un Marruecos inocente y sus excelsas relaciones con España.

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) ha fallado reiteradamente que el Sáhara Occidental es un territorio distinto y separado de Marruecos, conforme al estatus de territorio no autónomo –pendiente de descolonización- establecido por la ONU. A pesar de ello, el lobby promarroquí también ha trabajado denodadamente en las instituciones de la Europa comunitaria, con el inestimable apoyo de los funcionarios españoles, llevando a cabo oscuras maniobras para que prosiga el latrocinio de los recursos nacionales saharauis y la violación del derecho internacional, como señalan los propios eurodiputados. ¿No decía el Sr. Felipe González Márquez que en el Sáhara Occidental no había riqueza ni actividad económica alguna? A un expresidente del Gobierno se le supone suficientemente informado, por lo que tales manifestaciones solo pueden calificarse de mentiras o cinismo. O ambas cosas a la vez.

El panegírico de la Sra. Presidenta del Consejo de Estado oculta deliberadamente la verdad, tratando de blanquear así el crimen colonialista de Marruecos, como quiere el Majzén y como se viene haciendo desde que se diera la orden de “encapsular el tema del Sáhara Occidental”. Y ahora, ya no sólo impiden hablar del Sáhara Occidental en el Congreso de los Diputados, ¡en nuestro propio país!, por pavor al rey marroquí, sino que, además, deportan y entregan al enemigo a quienes huyen del régimen alauita perseguidos por el mero hecho de ser saharauis. Un ‘encomiable trabajo’ conjunto de los ministerios de Interior y Asuntos Exteriores (‘Asuntos Marroquíes”) que ha sido inmediatamente denunciado ante la Comisión Europea por la eurodiputada de Izquierda Unida (IU) Marina Albiol.

Que hayan tenido que ser nada menos que la presidenta del Consejo de Estado de España, el expresidente del Gobierno y también consejero estatal, Sr. Rodríguez Zapatero, y la no menos consejera ‘binacional’, Sra. Ana Palacio, los principales encargados visibles de poner alfombra roja a la fanfarria real alauita, puede dar una idea de hasta dónde han llegado el poder y los manejos del lobby promarroquí y en qué opacas y sumisas tareas anda metido el susodicho Consejo de Estado, que todos sufragamos. Si el Departamento español de Exteriores es conocido despectivamente como ‘Ministerio de Asuntos Marroquíes’, nada de extraño tiene que también el Consejo de Estado se dedique, en sus ratos libres, a hacer lobby en beneficio de la monarquía alauita y en contra del pueblo del Sáhara Occidental, en coherencia con los “intereses estratégicos” clarificados por la señora Fernández de la Vega y sus compañeros del lobby.

Al rey marroquí –que siempre quiere más y más ‘pasta’ de la UE- le sobran dineros, palacios, lujos, propiedades y viajes de placer, que muy bien podría dedicar a mejorar la vida de su pueblo, en lugar de pedir dinero y chantajear al vecino

Respecto a la afirmación de la presidenta del Consejo de Estado de que “las relaciones políticas [España-Marruecos] han estado siempre muy cuidadas”, mediante “una política de Estado que protege la estabilidad de nuestra relación”, lo cierto es que lo que realmente protegen esas “muy cuidadas” relaciones políticas es la ocupación ilegal del Sáhara Occidental, la impunidad frente al genocidio del pueblo saharaui (con napalm, fósforo blanco, bombas de fragmentación y ametrallamiento aéreo), la violación del IV Convenio de Ginebra, de las resoluciones de NN.UU, de la jurisprudencia de la UE, de la legalidad internacional. Y todo eso, en última instancia, sí que genera inestabilidad, inseguridad, desafección, odio y descrédito institucional. Como también es cierto que esas relaciones y esa política han sido de subordinación y sumisión de España a las exigencias del Majzén (“la otra rendición de Breda”): primero, se vendió al pueblo saharaui mediante los ilegales e ilegítimos “Acuerdos Tripartitos de Madrid” y, después, se le intenta utilizar descaradamente como moneda de cambio, para hacer buenos negocios, tapar las vergüenzas y humillaciones de los gobernantes españoles y procurar superar los chantajes alauitas. En cambio, lo que sí debiera ser una honesta ‘política de Estado’ es la definitiva, y de una vez por todas, descolonización del Sáhara Occidental -vergüenza pendiente de nuestra inacabada Transición-, que España, como potencia responsable de iure, debiera liderar, en lugar de mirar para otro lado como si nada hubiera sucedido.

Por su parte, la también muy influyente lobista, consejera estatal y ¡simultáneamente! también consejera de la empresa pública marroquí de fosfatos, OCP, Ana Palacio, parece haber abjurado hoy de su firme posición de antaño: “El Sáhara no es moneda de cambio. Nuestra postura sobre el Sáhara está fundada en muchísimas cosas, pero desde luego en ningún caso será moneda de cambio para mejorar nuestras relaciones con Marruecos” (El País, 26/09/2002). La carne es débil y el bolsillo también, pero el Sáhara Occidental y el Pueblo Saharaui no tienen por qué ser moneda de cambio de las intrigas y traiciones de nadie; y mucho menos para calmar las ambiciones expansionistas de la monarquía alauita.

Al rey marroquí –que siempre quiere más y más ‘pasta’ de la UE- le sobran dineros, palacios, lujos, propiedades y viajes de placer, que muy bien podría dedicar a mejorar la vida de su pueblo, en lugar de pedir dinero y chantajear al vecino y a Europa con el terrorismo, el narcotráfico y las pateras. Y lo mismo cabe decir del ingente gasto militar y de seguridad, y de la montaña de prebendas utilizadas para mantener la ocupación militar de la mayor parte del Sáhara Occidental usurpado, mientras un 91 por ciento de los jóvenes marroquíes manifiestan su deseo de abandonar su propio país, aunque sea jugándose la vida en patera (digital marroquí LesEco.ma).

Lo dice muy claro Ignacio Cembrero (elconfidencial.com): «Ese pavor a indisponer a Marruecos explica, entre otras muchas cosas, la doble vara de medir del Ejecutivo socialista, y también del PP, en relación a su defensa de los derechos humanos más allá de las fronteras de España. Hasta el 20 de enero el número de presos políticos, cerca de 500, según dos ONG locales, era muy superior en Marruecos al de Venezuela —273 según el Foro Penal Venezolano—. La gran mayoría de los marroquíes encarcelados no son islamistas, sino jóvenes activistas rifeños víctimas de la represión que padece la región desde mayo de 2017.» “Desde 2014, la inmigración, los problemas de Ceuta y Melilla y la fluidez de la relación política al más alto nivel han ido a peor,…—la económica va viento en popa—“. “La mayoría relativa (un 22%) de los [inmigrantes] que llegan por mar son marroquíes, muchos de ellos jóvenes rifeños. Algunos cuentan al desembarcar a la policía que no tuvieron ningún impedimento para zarpar de la costa del Rif, como si las autoridades de Rabat les quisieran facilitar la salida para rebajar así la presión social dentro del país.” “El 80% [de los menores no acompañados, MENA] son marroquíes que no pueden ser repatriados por la falta de colaboración de Rabat.” “Atenazado por la inmigración y la necesidad de contar con Marruecos en la lucha antiterrorista, el Gobierno español ha multiplicado los gestos hacia el vecino del sur. Se ha batido el cobre en Bruselas para conseguir los 140 millones de euros en ayudas o para que los nuevos acuerdos de asociación y pesca entre la UE y Marruecos incluyan al Sáhara Occidental. Gilles Devers, el abogado francés del Frente Polisario, ya ha anunciado que recurrirá los nuevos acuerdos y, según fuentes jurídicas, tiene todas las de ganar.”

Ese testimonio de un muy acreditado profesional de la información –y hay multitud de tales testimonios- desautoriza de plano las aduladoras lisonjas de los panegiristas del lobby, que no dicen ni una sola palabra de todo lo anterior, lo ocultan, silencian, mienten, intoxican o simplemente desinforman. Como ha señalado Javier Cercas en otro contexto (“El triunfo de los mentirosos”), hay que denunciar una y otra vez las mentiras y los silencios cómplices, la manipulación mediática e institucional, la ocultación interesada de la verdad; en nuestro caso, la responsabilidad de España y Marruecos en la tragedia saharaui. Sería inútil pedir a los cualificados miembros del lobby que no nos vendan las pretendidas bondades de Marruecos ni los suculentos negocios basados en ‘intereses mutuos’; pero ya que no tienen capacidad moral para defender los legítimos derechos del pueblo saharaui, al menos podrían limitarse a describir simplemente la realidad, no a ocultarla o tergiversarla. En palabras del senador Pablo Rodríguez Cejas: “no es admisible que las relaciones de España con Marruecos sean un pretexto para encubrir y silenciar una situación de injusticia, de ocupación por la fuerza, de intransigencia e impunidad por parte de Marruecos, que incumple sistemáticamente las normas básicas del derecho internacional”.

Fútbol y elecciones

Marruecos no puede ser admitido por la FIFA como país candidato para el Mundial de Fútbol 2030. El Mundial es un importante evento deportivo que representa un reconocimiento internacional y un honor –además de cuantiosos beneficios económicos- para el país finalmente designado. Ni Marruecos lo merece ni el mundo puede permitirlo. Marruecos debe ser excluido de ese honor y esos beneficios mientras sea un Estado gamberro que viola impunemente los derechos humanos y la legalidad internacional, persiste en la ocupación manu militari del Sáhara Occidental y en la represión del Pueblo Saharaui, mantiene en condiciones infrahumanas a los presos políticos, chantajea a los gobiernos europeos, impide el acceso al territorio no autónomo del Sáhara Occidental y, en definitiva, constituye un serio obstáculo para la paz en la región.

Quienes promuevan, permitan o autoricen, en su caso, la inmerecida candidatura de Marruecos, serían cómplices de la ilegal e ilegítima ocupación del Sáhara Occidental condenada por la comunidad internacional, de los crímenes que se perpetran cotidianamente por causa de dicha ocupación, y de obstaculizar una verdadera solución a la ilegal ocupación marroquí del territorio saharaui, la última colonia en África. Adicionalmente, aceptar arteramente la candidatura de Marruecos para ese evento deportivo, en su actual condición de potencia ocupante del Sáhara Occidental, podría suponer el desprestigio de la FIFA (respaldando la violación de la legalidad internacional por parte de Marruecos) y el boicot y una campaña mundial de protestas, como ya sucedió con el boicot internacional a la celebración del Mundial 1978 en Argentina bajo la dictadura de los generales, hoy juzgados y condenados.

Hay que seguir trabajando cada día en apoyo de la causa saharaui. Estamos ahora a las puertas de las elecciones generales en España, el 28 de abril; y de las autonómicas, locales y al Parlamento Europeo, el 26 de mayo. Podemos contribuir a solucionar el ‘conflicto saharaui’ votando a aquellos partidos y formaciones políticas que han demostrado su apoyo a la justa causa del pueblo saharaui y a su derecho a la autodeterminación, incluida la opción de la independencia, y que así lo lleven en sus respectivos programas electorales. De esta manera podremos aunar esfuerzos con nuestros representantes electos y reclamarles que cumplan y trabajen por lo que han prometido a sus electores: ¡Justicia y Libertad para el Pueblo Saharaui!

* Doctor en Ciencias Económicas, exprofesor de Estructura Económica Internacional en la Universidad Autónoma de Madrid

#SaharaLibre #SaharaOccidental
Sáhara-LoQueSomos

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

Dos años a prisión para periodistas saharauis

Redacción/Agencias. LQS. Septiembre 2018

El periodista Mohamed Salem Mayara, y el fotógrafo Mohamed Aljomayaai han sido condenados a dos años de prisión el pasado 5 de septiembre por el llamado Tribunal de Primera Instancia de El Aaiún capital en los territorios ocupados del Sáhara Occidental

Los informadores saharauis fueron detenidos en la ciudad de Smara, en el Sáhara Occidental, el pasado 27 de marzo, bajo la acusación de participar en altercados, los dos periodistas estaban documentando una manifestación pacífica para el medio en el que trabajan «Smara News».

Tanto Mohammed Salem Mayara, como Mohamed Aljomayaai negaron todos los cargos en su contra, se quejaron de malos tratos, señalando en este contexto que fueron arrestados por su trabajo como blogueros y activistas de medios en la red de corresponsales «Smara News», y por su posición de defensa y reivindicaciones del derecho del pueblo saharaui a la autodeterminación e independencia.
Sobre las condenas a los dos periodistas saharauis la jurista española Inés Miranda, miembro del Consejo General de Abogacía español, presente en numerosos procesos contra saharauis, que en el caso no haya otros elementos probatorios y que la acusación se haya limitado a la diligencia policial.
Marruecos sigue cerrando acceso al territorio a los observadores internacionales, vetando la entrada a abogados, parlamentarios, asociaciones de DD.HH, continúa con su bloqueo informativo a las zonas ocupadas del Sahara Occidental y aplacando cualquier voz que pretende reivindicar el derecho de los saharauis a un Sahara Occidental Libre.

Mohammed Salem Mayara es uno de los fundadores de Equipe Media creado en 2009, y está formado por un grupo de periodistas saharauis favorables a la autodeterminación del territorio y que intentan romper el bloqueo informativo.
Los dos periodistas condenados aparecían en el informe: ‘Bocas y manos atadas en el Sahara Occidental’, un trabajo sobre la libertad de prensa en el territorio pendiente de descolonización según la ONU. El informe mencionaba el bloqueo mediático y hacia un recorrido por los periodistas extranjeros expulsados del territorio –se cita, entre otros al fotógrafo español Bernat Millet, expulsado en febrero de 2017- e investigadores independientes, mientras solo se permite la presencia de los favorables al Sahara marroquí.

También se citaba que a los corresponsales extranjeros en Rabat sólo se les permite acceder al territorio con una autorización previa de las autoridades marroquíes, y que además se les exige ahora firmar un escrito de compromiso en el que no deben abordar temas sensibles como la situación en el Sahara. El informe ‘Bocas y manos atadas en el Sahara Occidental’ fue elaborado por Equipe Media Sáhara, en completa sintonía con las calificaciones sobre Marruecos de Reporteros sin Fronteras (RSF) sobre la libertad de prensa mundial.
También la ONG Liga Marroquí para la Defensa de los Derechos Humanos cuando presentó su informe anual en Rabat destacaba que la situación de Derechos Humanos en Marruecos en 2017 registró un deterioro más acusado “en la libertad de prensa y el derecho de expresión” con un “aumento de las persecuciones judiciales de periodistas mediante el Código Penal, en lugar del Código de Prensa”.

La Unión de Periodistas y Escritores Saharauis (UPES) ha mostrado su solidaridad con los dos condenados, además de denunciar la represión contra la libertad de información en el territorio saharaui que controla Marruecos haciendo un llamamiento a las organizaciones de derechos humanos y sindicatos de prensa internacionales para que se proteja a los periodistas saharauis que se enfrentan todos los días a la ocupación marroquí.

#SaharaLibre #LibertadDeExpresión #SaharaOccidental #DerechoALaInformación #IndependenciaYa #Sahara
Sáhara-LoQueSomos

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

Asesinado un estudiante saharaui en la Universidad de Agadir

Redacción*. LQS. mayo 2018

Estos actos son el fruto de la inquina sembrada por el Majzén entre la población estudiantil contra los saharauis. El propio ministro de Educación marroquí alimenta el odio

Abdul Rahim Badri, de 24 años, fue asesinado tras unos ataques con armas blancas ocurridos por un grupo de amazigh (bereberes) en la facultad de Letras de la Universidad Ibn Zohr de Agadir.

Badri fue brutalmente agredido a la entrada de la facultad por decenas de individuos armados con ganchos y cuchillos, la víctima no recibió atención médica durante el tiempo que permaneció allí, moribundo, hubo un gran retraso en llegar de la asistencia sanitaria y la ambulancia para su traslado al hospital Hasán II de Agadir, donde fallecería.

El Colectivo de Estudiantes Saharauis ha apuntado a un grupo de estudiantes bereberes que son utilizados por las autoridades marroquíes, como fuerza de choque, para frenar el activismo estudiantil. Los agresores se estuvieron paseando desde el viernes con la cabeza cubierta y portando armas blancas que quedaban bien visibles por su tamaño, de entre 30 y 40 centímetros sin que la Policía hiciera nada. Abdul Rahim Badri, habría sido asesinado «con el beneplácito de las autoridades marroquíes» según la agencia Equipe Media.

El Colectivo de Estudiantes Saharauis sostiene que este asesinato es una venganza contra Badri debido a su activismo político, sobre todo por ser el organizador de un acto con motivo del último aniversario de la creación del Frente Polisario el 10 de mayo pasado. Badri era uno de los estudiantes más activos en la Defensa de los Derechos de los estudiantes saharauis y del derecho a la autodeterminación.

No es la primera vez que ocurren estos enfrentamientos; en enero de 2016 se produjeron otros similares entre grupos bereberes y saharauis en la misma universidad y en la de Marraquech que terminaron con la muerte de dos estudiantes.

Estos actos son el fruto de la inquina sembrada por el Majzén entre la población estudiantil contra los saharauis. El propio ministro de Educación marroquí alimenta el odio. Sin ir más lejos, este sábado 19, en uno de los exámenes, el tema era «Las milicias del Polisario y su supuesta relación con Irán». Quieren inculcar en los marroquíes la idea de que el Pueblo Saharaui y su representante son criminales.

#SaharaLibre #saharaoccidental #independenciaYa #sahara
Sáhara-LoQueSomos

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

Sahara occidental: la ONU presiona para un compromiso en los próximos seis meses

Marie Bourreau*. LQS. Mayo 2018

La Minurso ha sido renovada por seis meses con el único fin de poner presión máxima sobre Marruecos y el Frente Polisario

Veintisiete años después de su creación, la misión de la ONU en el Sahara occidental es objeto de una renovación anual tormentosa entre los aliados de Marruecos, con Francia y Estados Unidos en primera línea, y los del Polisario

Antigua colonia española, el territorio del Sahara occidental es objeto de disputa entre los independentistas del Frente Polisario – apoyados por Argelia – y Marruecos, que controla el 80 % del territorio saharaui desde 1975. El Polisario reclama la celebración de un referéndum de autodeterminación, tal y como quedó fijado por las Naciones Unidas, mientras que Rabat considera que la zona forma parte íntegra de su territorio, y propone un estatuto de autonomía. Desde 1991, se decidió aplicar un alto al fuego y un área de amortiguación.

Vencimiento de seis meses

Tras varias semanas de negociaciones y de tres días de aplazamiento del voto, el viernes 27 de abril, las partes han acordado finalmente un texto que pone presión máxima a retomar negociaciones directas y llegar a un « compromiso justo y duradero » para el Sahara occidental.

Sin embargo, Rusia, China y Etiopía, y en menor medida Suecia, se han manifestado en contra de un texto que consideran demasiado favorable a Marruecos pero sin oponerse a la renovación de la Minurso (Misión de las Naciones Unidas para el referéndum del Sáhara Occidental), a la que han reconocido un « papel estabilizador ».
No obstante, por primera vez, el Consejo fija una fecha límite. El mandato sólo ha sido renovado por seis meses, hasta el 31 de octubre de 2018, en lugar de por un año. Esto debería permitir, según un diplomático, « poner presión » sobre las partes para volver lo antes posible a la mesa de negociaciones bajo los auspicios del nuevo enviado especial, el ex presidente alemán Horst Koehler.

De lo contrario, los americanos han avisado: «En caso de fracaso, deberemos asumir nuestras responsabilidades», tal ha sido la amenaza de Amy Tachco, coordinadora política de la misión americana. «Tras veintisiete años, el status quo ya no es aceptable. Estados Unidos quiere que por fin las cosas avancen».

Conflicto congelado

El texto solicita a las partes unirse a la mesa de negociaciones «sin condiciones y con buena fe» y reafirma la voluntad del Consejo de «ayudar a las partes a alcanzar un solución política realista, justa, duradera y mutuamente aceptable y que permita la autodeterminación del pueblo saharaui». Ahora falta un entendimiento en la semántica de la palabra «realista». Los americanos han indicado que el plan de autonomía propuesto por los marroquíes podía representar «un posible acercamiento que satisfaga las aspiraciones del pueblo saharaui». Una propuesta que rechaza categóricamente el Frente Polisario. Rusia ha objetado inmediatamente que «todo reglamento debía ser mutuamente aceptable».

El enviado especial Horst Koehler, que espera relanzar un quinto ciclo de negociaciones directas, se ha mantenido muy prudente hasta ahora, y ha indicado que las partes habían dado muestras de un «cierto deseo» de alcanzar una solución. Al finalizar la votación, la intensidad de este deseo parecía estar ya bastante mermado.

En un comunicado del Frente Polisario, Mahmed Khadad indicaba «no aceptar nada menos que [nuestro] derecho legal a la autodeterminación y a la independencia» pero «estar dispuesto a implicarse en las negociaciones». Por su parte, Omar Hilale, representante de Marruecos en la ONU, ha considerado «que no podría haber proceso político» si el Polisario no se conformaba con la resolución que le ordena retirarse de la zona de amortiguación de Guerguerat, escenario de tensiones entre Marruecos y el Polisario desde 2016.

Las partes disponen de seis meses para encontrar un terreno de entendimiento, de lo contrario Washington ha enviado una advertencia apenas velada lamentando que la Minurso «se haya convertido en el típico ejemplo de un conflicto congelado y de una misión que ya no sirve como objetivo político».

* Marie Bourreau, corresponsal de Le Monde en Nueva York, Naciones Unidas. Artículo original, clic aquí
Traducido para LoQueSomos por Mireille Tumba

Sáhara-LoQueSomos
Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

¿Abril, el mes de la guerra? Sáhara-Marruecos

Guadi Calvo*. LQS. Abril 2018

El próximo día 25 de abril, Francia deberá presentar el informe ante el Consejo de Seguridad de la ONU, en el que se cree se prorrogara hasta el 30 de abril de 2019, la presencia del MINURSO en espera que Marruecos y el RASD continúen las negociaciones y puedan detener la escalada de declaraciones amenazantes

Como cada abril, mes en que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU), debe examinar el informe del Secretario General, tras lo que se deciden sobre la continuidad del mandato de la MINURSO (Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum en el Sáhara Occidental), el reino marroquí denuncia actividad militar del Frente Polisario (Frente Popular de Liberación de Saguía el Hamra y Río de Oro) en los territorios en disputa desde hace cuarenta tres años.

La República Árabe Saharaui Democrática (RASD), quien debía tomar el control tras el retiro de España de su territorio en 1976, todavía no ha podido hacerlo. Una espuria componenda entre la monarquía española y la marroquí, en que se han dividido las extraordinarias riquezas del pueblo saharaui, lo han impedido con guerras primero y arreglos políticos desde el alto el fuego de 1991.

Sus ricas canteras de fosfatos, como la de Bu Craa, un yacimiento de 250 kilómetros cuadrados, la explotación más grande del mundo de este mineral, hoy es usurpada por compañías españolas, francesas, israelitas y la alemana Krupp; otra empresa alemana la emblemática Siemens construye con empresas de la familia real marroquí varios parques eólicos, lo que podría explicar la razón por la que ha sido designado como enviado personal del secretario general de ONU, el portugués António Guterres, para el Sáhara Occidental, el ex presidente alemán Horst Koeler. Además existen firmes indicios que el subsuelo saharaui guarda importantes reservas de gas y petróleo por la que entre otras empresas la francesa Total, ha iniciado hace varios años una intensa campaña de búsqueda. A este panorama de la riqueza saharaui hay que sumarle uno de los bancos de pesca más ricos del mundo, a la que la RASD podría acceder desde sus potenciales 1200 kilómetros de costas sobre el Atlántico. Estas riquezas que son explotadas por consorcios fundamentalmente españoles, de los que el ex rey Juan Carlos sería un afanoso accionista, negándole al pueblo saharaui el derecho a acceder a sus ricos recursos mientras se hacina en campamentos de refugiados instalados en la provincia de Tinduf, al sudeste de Argelia.

Tras la retirada española y mientras Franco agonizaba, el rey Hasán II de Marruecos en contubernio con el Borbón, daban lugar a la invasión de la ex colonia española lo que se conoció como “La Marcha Verde”, donde unos 300 mil ciudadanos marroquíes fueron obligados a ocuparlos, al tiempo que los saharauis eran aniquilados por la aviación de Hasán II, iniciado el conflicto que dura hasta hoy.

En 1975, tras el “Acuerdo tripartito de Madrid” España, Marruecos y Mauritania, liquidaron los derechos saharauis a su territorio, 266 000 km², un poco mayor que el Reino Unido, del que Marruecos controla el 80%, mientras que el Frente Polisario solo accede a un poco menos del 20%, ya que los cascos azules administra una zona conocida por los marroquíes como de “amortiguación”, mientras que el Polisario ni duda en denominarla como Territorios Saharauis Liberados.

La zona fronteriza de Guergarat, una tierra de nadie en el extremo sur de la frontera con Mauritania, es donde según Rabat, registró el nuevo “atropello” del Polisario. Con movimiento de tropas en cercanías de la frontera, aunque las investigaciones de ONU, aseguró que no había detectado ninguna incursiones.

Marruecos ha advertido que actuará militarmente en la región si las fuerzas del Polisario no se retiran de la frontera donde se eleva un muro de arena y piedra, de unos 1560 kilómetros de extensión. Además en noviembre último Marruecos ha puesto en funcionamiento un satélite, que le permite monitorear los movimientos del Frente Polisario en las áreas restringidas de Mahbes, Tifariti, Guerguerat y Bir Lahlou.

Según fuentes prooccidentales el Polisario habría amenazado con trasladar sus instalaciones, incluido el Ministerio de Defensa a Bir Lahlou, a unos 250 kilómetros de Es-Semara, una de las áreas reclamadas por los saharauis.
La localidad de Bir Lahlou, tiene un gran valor simbólico para los saharauis ya que allí fue declarada la RASD en 27 de febrero de 1976 y allí también descansas los restos Mohamed Abdelaziz (1947-2016) líder histórico de su pueblo, ex secretario general del Polisario y primer presidente de la República Árabe Saharaui y Democrática.
El actual presidente, Brahim Gali, habría ordenado al Ministerio de Defensa, cambiar sus posiciones y restablecer la artillería pesada para situarse en posición de combate, con la orden de abrir fuego contra quien intente cruzar el muro.

El próximo día 25 de abril, Francia deberá presentar el informe ante el Consejo de Seguridad de la ONU, en el que se cree se prorrogara hasta el 30 de abril de 2019, la presencia del MINURSO en espera que Marruecos y el RASD continúen las negociaciones y puedan detener la escalada de declaraciones amenazantes. La Republica Saharaui espera desde hace años llegar al referéndum en la región que podría cambiar radicalmente su posición en el conflicto, mientras que Marruecos con el apoyo de las potencias occidentales, consigue postergarlo año tras año.

Por su parte Argelia, prácticamente el único aliado del Polisario tras la caída del Coronel Gadaffi, y que históricamente ha respaldado su lucha, permitiendo la instalación de campamentos de refugiados y asistiendo al Frente política y militarmente, no se ha implicado en estas nuevas acusaciones, y prefirió mantenerse al margen del conflicto ya que, Argel y Rabat, mantiene una vieja disputa fronteriza que los llevado enfrentarse en dos guerras la primera en 1963, conocida como la Guerre des sables (la guerra de la arena) y la segunda en 1976, tras el reconocimiento argelino de la independencia de RASD.

Una guerra posible

Mohamed VI en una seguidilla de declaraciones y amenazas, que se prolongó a lo largo de la última semana dejó en claro que estaría dispuesto a ir a la guerra no solo contra los saharauis, sino contra la propia Argelia, un país con el que comparte una frontera cerrada de 1560 kilómetros, y militarmente mucho más poderoso. El autócrata alauita dijo que no se quedará de “brazos cruzados” mientras que continuará estimulando el desarrollo de “las provincias del sur”.
La diplomacia marroquí denunció este último domingo al Consejo de Seguridad de la ONU que los combatientes del Frente Polisario habían entrado en la ciudad nororiental de Mahbes en vehículos militares, donde levantaron tiendas de campaña, cavaron trincheras y han fortificado posiciones con sacos de arena, violando el acuerdo de 1991.
Nasser Bourita, ministro de asuntos exteriores y cooperación del reino, adelantó que su país podría volver a la guerra contra el Frente Polisario, para “defender sus legítimos derechos Nacionales con todos los medios a su disposición, incluida una guerra relámpago para desalojar al Frente Polisario de la zona de amortiguación.
Mientras que Brahim Ghali, el presidente saharaui, declaró que el Ejército de Liberación del Pueblo Saharaui (SPLA) estaba listo para responder con firmeza a cualquier intento de la ocupación marroquí de los territorios liberados.

Marruecos además ha informado a Argelia, que está listo para intervenir militarmente si el Polisario continúa en su postura. Amenazas a las que Argel, respondió que estudian todas las posibilidades, lo que incluye un enfrentamiento entre las Fuerzas Armadas Reales de Marruecos (FAR) y las fuerzas del Frente Polisario, que sin duda involucrara a Argelia. Tanto Marruecos como Argelia cuentan con el mismo número de hombres, unos 150 mil, aunque se cree el ejército argelino está mejor preparado y mejor armado.

Por otra parte la diplomacia saharaui, sufrió un duro golpe este último martes tres, al conocerse la muerte, tras una larga enfermedad, del veterano diplomático Ahmed Boukhari, representante permanente en las Naciones Unidas, quien por estos días tendría que desarrollar funciones claves para la RASD.
Nadie sabe con certeza si la escalada de declaraciones bélicas, es solo para posicionarse diplomáticamente o podría pasar a los hechos, como ya se ha dicho, en cualquier momento, por lo que solo queda preguntarse ¿si será abril el mes de la guerra?

* Escritor y periodista argentino. Publicado en Línea Internacional
Sáhara-LoQueSomos
Marruecos – LoQueSomos
Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

Aislados, sin asistencia: Saharauis retenidos en Barajas

Redacción. LQSomos. Septiembre 2017

Diversos colectivos sociales han manifestado su queja del aislamiento y la falta de asistencia que están teniendo los solicitantes de asilo saharauis en el aeropuerto de Madrid-Barajas

Así lo manifestaba la activista de la Plataforma de Apoyo Político al Pueblo Saharaui (PAPPS) Granada Buñuelos cuatro saharauis han mostrado resistencia pacífica y se les ha vuelto a llevar la sala de inadmitidos de la T-1.

Los catorce saharauis que iban a salir el sábado en un vuelo hacia Argel a las 11.40 horas tras haber sido denegada su petición de asilo mostraron también «resistencia pacífica» y bajaron del avión. Por el momento, estos últimos se encuentran en la actualidad en una sala de la T-4, que depende directamente de la Policía.

Todos ellos, según ha explicado Granada Buñuelos, se encuentran «muy nerviosos», se quejan y están «muy agotados», ya que continúan en huelga de hambre desde hace más de una semana y «no están recibiendo ninguna asistencia».

«La Policía no les asiste, no atiende a ninguna de las peticiones que hacen y están aislados. Antes la Cruz Roja les daba dinero para que se pudieran comunicar, ahora ya no tienen monedas para llamar y no les están dando la posibilidad de tomar medicación a algunos«, ha criticado esta activista.

Por otra parte, distintos colectivos sociales se concentraron el sábado en la Terminal 1 del aeropuerto Madrid-Barajas, cerca de medio centenar de personas protestaban por «las flagrantes vulneraciones de derechos básicos» de un grupo de saharauis en el procedimiento de solicitud de protección internacional. Convocados por entidades sociales, los participantes han coreado consignas como «Ningún ser humano es ilegal», «Europa, canalla, abre la muralla», «Ni muros, ni rejas, no somos ovejas», «Marruecos culpable, España responsable» o «Dónde están los derechos humanos»

De las 71 personas que desde el 25 de agosto se encontraban en el aeropuerto de Barajas a la espera de la concesión o no de la protección internacional, «sólo la obtuvieron 19», según informaciones de Marina Gómez, de la Asociación ‘Sin Papeles Madrid’.

Desde ACNUR aseguraron este sábado estar «preocupados» tanto por la situación de los saharauis solicitantes de asilo en Barajas, con quienes han mantenido «contacto directo» como por la falta de recursos para dar una atención adecuada para gestionar las peticiones.

Además, la Agencia de la ONU para los refugiados señaló que este incremento de solicitudes de asilo «está en consonancia con la tendencia general del incremento de solicitudes de asilo de toda España».

Asimismo, este viernes, técnicos del Defensor del Pueblo realizaron sin previo aviso una visita a las instalaciones. La Institución, que dirige en funciones Francisco Fernández Marugán, acudió a Barajas tras recibir quejas por hacinamiento e insalubridad en las instalaciones en que se halla retenido este grupo que ha solicitado protección internacional.

Según informó este organismo en un comunicado, los técnicos del Defensor se entrevistaron con estas personas, con los responsables de la sala y con intérpretes, abogados, ONGs acreditadas y otros intervinientes en el procedimiento de asilo que también se encontraban en estas dependencias. También inspeccionaron las instalaciones y el trato que reciben las personas que allí se encuentran.

Imagen de EFE/Víctor Lerena
Sahara – LoQueSomos
@LQSomos

Represión marroquí en el Sahara ocupado

Redacción*. LQSomos. Agosto 2017

El Frente POLISARIO a través de su Delegación para Canarias ha denunciado la situación que atraviesa la población civil saharaui en las Zonas Ocupadas del Sahara Occidental por Marruecos, tras la sentencia dictada por un tribunal marroquí contra los presos políticos saharauis de Gdeim Izik.

En un comunicado dado a conocer el lunes, la Delegación Saharaui para Canarias expresa su más enérgica condena y rechazo al juicio farsa y a las duras sentencias dictadas contra los activistas saharauis y exige “a todas las ONG’s, partidos políticos, sindicatos, y medios de comunicación amantes de la justicia y la paz, aunar esfuerzos para aliviar los sufrimientos de la población civil saharaui indefensa en las zonas ocupadas, a través de visitas a las principales ciudades donde se han sucedido concentraciones y manifestaciones y donde la población indefensa saharaui ha sufrido la opresión, violencia, tortura, malos tratos y vejaciones”.

Texto del Comunicado de Delegación Saharaui para Canarias:

La Delegación Saharaui para Canarias, mediante este comunicado quiere denunciar ante la opinión pública la situación que atraviesa la población civil saharaui en la zona ocupada del Sahara Occidental por Marruecos, después de la sentencia-secuestro dictada por un tribunal marroquí en Marruecos, contra los presos políticos saharauis de Gdeim Izik que no han cometido mas delito que la defensa de sus ideales de libertad y democracia así como la defensa al derecho a la autodeterminación del pueblo saharaui de forma pacífica, ideales que son la aspiración de todo demócrata, y es por lo que estos presos son alejados de su pueblo y de su tierra.

En estos días la represión se ha acentuado de forma brutal por parte de la gendarmería y los aparatos de seguridad marroquí contra la población civil indefensa en la ciudad de Aaiun ocupada, familias saharauis fueron desalojadas de sus jaimas y destruidas de forma violenta en una sentada de protesta pacífica, así como agresiones físicas, principalmente la familia del anciano e icono de la resistencia saharaui Deida Yazid, el cual junto a su hija en estado de gestación fueron llevados al hospital, fotos obtenidas de forma clandestina de esta barbarie actuación del Régimen marroquí están recorriendo los medios de comunicación social.

Estamos siendo testigos a diario de la gran preocupación tanto de políticos como medios de comunicación de situaciones muy distantes geográficamente, y sin embargo a vuelta de la esquina a penas a 100 kilómetros de las Islas Canarias hay un pueblo que está siendo masacrado a diario, donde los aparatos de represión marroquíes actúan con total impunidad ante los ojos de un mundo que se hace llamar “civilizado y demócrata”. Un pueblo donde la causa saharaui es utilizada por los políticos como puerta giratoria, terminada su vida política activa terminan traicionando al pueblo saharaui, y ofreciendo sus servicios al régimen opresor marroquí, empezando por Felipe González con innumerables políticos por medio de todos los colores y terminando con la Sra. Ana Palacios como último fichaje, no les basta con que el pueblo saharaui lleva más de 42 años enfrentándose a la barbarie marroquí, sino también lo ha de hacer frente a los políticos en retiro.

Consideramos que los medios de comunicación deben de estar al lado de las causas justas y ser la voz de aquellos sin voz haciendo honor a la profesión, pero aún no hemos visto ninguno de los principales medios que se haya interesado en visitar a las ciudades de Aaiun, Villacisneros o Smara a pesar de la cercanía geográfica y que no hace muchos años estas ciudades formaban parte de la geografía española, y conocer de primera mano la barbarie que el Régimen marroquí comete contra la población civil saharaui indefensa y no ser cómplices de estas atrocidades.

Por todo ello pedimos a todas las ONG’s, partidos políticos, sindicatos, y medios de comunicación amantes de la justicia y la paz, en aunar esfuerzos para aliviar los sufrimientos de la población civil saharaui indefensa en las zonas ocupadas, a través de visitas a las principales ciudades anteriormente mencionadas, el Régimen marroquí no puede impedir estas visitas y si lo hace es que algo esconde, y que se debe denunciar.

* Sahara Press Service
Sáhara-LoQueSomos
@LQSomos
#SomosGdeimIzik #MoroccoAgainstJustice