Médicos cubanos y “Madre de Calcuta”

Han transcurrido 2000 años desde que el cristianismo inventó la caridad como fórmula para apaciguar la rebelión de los esclavos contra el sistema esclavista, con la prédica, “todos los hombres son iguales ante dios”. En esos 2000 años el cristianismo ni apaciguó la pobreza ni ha  reconocido la igualdad de los  hombres entre sí. Todo lo contrario, ha aupado la pobreza, hermanada con la ignorancia, como  caldo de cultivo para imponer su creencia, por medio de la cruz, la biblia, la espada, el caballo y el arcabuz.

La apología de la pobreza, la caridad, la salvación – ¿salvación de qué? – son parte fundamental de la ideología del cristianismo. Ideología cuya predica, el emperador Constantino, la utilizó como instrumento para frenar las rebeliones de esclavos que desde Enio y Cleón, la primera; Trifón y Atenión, la segunda; Espartaco, la tercera y las que durante doscientos años estallaron por todo el imperio –los “indignados” de entonces – amenazaban con derribar el sistema económico imperante. Decir en aquel tiempo, “todos los hombres son iguales ante dios”, era un gran atractivo para las masas irredentas. Pero, la eufemística frase culminó en ¡gran farsa! por cuanto la Iglesia jamás ha reconocido que todos los “hombres son iguales entre sí.”

Leer más

Cuba: Ernesto Fernández, Premio Nacional de Artes Plásticas 2011

El verdadero premio que no esperaba Ernesto.

No recuerdo si habían llegado los años 80, ni si yo aún era periodista o ya la jefa de redacción de la revista Somos Jóvenes. Pero se organizó un intercambio de regalo y a Ernesto Fernández, hijo, le tocó obsequiarme a mí. Era un jovenzuelo que no llegaba a los 20 años, flaco, con una sonrisa permanente y unos ojos claros.

El día de la fiesta, porque de eso se trataba el intercambio, Ernesto se me apareció con una foto inédita de Fidel en un campo de caña quemada. Junto al retrato me regaló el negativo y mi emoción llegó a los ojos. Fidel era, es, será, mi héroe predilecto y yo era dueña de una imagen suya que nadie más tendría.

En estos últimos días he buscado esa foto ¡¡¡y el negativo!!! por cuanto vericueto hay en la casa. Supongo que aparezca en las páginas de un libro o en un sobre en algunos de los tantos bultos de papeles que he acumulado en mi vida.

Mi interés de encontrar esa imagen era adornar este texto sobre el autor de la foto, Ernesto Fernández, padre, que es el Premio de Artes Plásticas 2011, selección que yo he disfrutado mucho porque si lo conocí a él personalmente mediante su joven hijo, he admirado sus fotos desde que las vi en los periódicos y revistas, fundamentalmente en trabajos periodísticos relacionados con la épica revolucionaria.

Leer más

Sumbe, nuevo filme cubano sobre la epopeya de Angola

Una nueva película sobre la presencia cubana en la guerra de Angola, esta vez centrada en la batalla que libraron maestros, constructores y médicos colaboradores en Sumbe, llegará aquí hoy a las pantallas.

Dirigida por el realizador Eduardo Moya, se trata de la segunda entrega de una trilogía iniciada en 2008 con Kangamba, de Rogelio París, que cerrará con la batalla librada en Cuito Cuanavale (1987-1988).

En rueda de prensa, su director afirmó que con este capítulo se propuso reflejar de manera sintética la historia real de 175 mujeres y hombres que se enfrentaron durante 30 horas ininterrumpidas a cinco batallones de las fuerzas élites del organización opositora armada Unita, en marzo de 1984.

Es, dijo, un homenaje a esos combatientes que se unieron para defender la libertad e independencia de un pueblo hermano y sobre todo un testimonio histórico de las páginas gloriosas sobre la solidaridad de nuestro país, que quedará registrado para las futuras generaciones.

Leer más

The Secret Of The Bat: Bacardi Between Rum And Revolution

Havana Club, marca de rones cubanos propiedad de la familia Arrechavala, producida en el occidente del país y tradicional competidora de Bacardí, asumió el liderazgo internacional y la personalidad del ron cubano, el mejor del mundo, levantándose de la ruina y el abandono en que la dejaron sus antiguos propietarios

Leer más

De Cuba a Jamaica: entre la salsa y el reggae

Del centro prepotente, una historia de tantos golpes, al margen de las aguas calientes, donde las olas se la pasan batiendo los tiempos de muchas tempestades, me cupo la suerte —¿a quién le cabe el derecho?— de reclamar, al comienzo de una década feroz —los noventa— esta plenitud esplendente: en la inauguración de la época Clinton —una mano que apretará mucho a México— aterricé en La Habana —ciudad maldita— desde la península que imantó, tantos años antes, desde Puerto Ric0

Leer más