Hamburgo: el anticapitalismo frente al G20

Redacción. LQSomos. Julio 2017

“Ola de protestas G20-Una nueva política es necesaria”

Anticapitalistas venidos de todo el planeta se han dado cita en la ciudad alemana de Hamburgo con el fin de protestar contra la cumbre del Grupo de los Veinte países industrializados y emergentes del mundo que tendrá lugar el 7 y 8 de julio comenzaron a marchar por calles de Hamburgo, al mismo tiempo que se busca denunciar las practicas devastadoras y de explotación que utilizan estos países.

Como acostumbra a pasar en estas respuestas democráticas frente a la actitud de las “políticas” de los países participantes, el G20 recurre al despliegue policial para acallar las voces de la disidencia.

21.000 agentes de policía e incluso con una cárcel montada expresamente para las protestas contra el G20, con capacidad para 400 personas, donde también estarán presentes jueces que tendrán potestad para pronunciarse en comparecencias de urgencia. La Policía ha erigido una zona de 38 kilómetros cuadrados en la que estará prohibido manifestarse durante los dos días que tendrá lugar la reunión de los mandatarios.

G20 de desacuerdos

Previo al G20, Merkel nombró los principales retos de esta edición de la cumbre: el terrorismo, el cambio climático y el proteccionismo: «El mundo está inquieto, hay menos acuerdo”.

Este “menos acuerdo” que nombra Ángela Merkel es personificado sobre todo por el presidente estadounidense, Donald Trump, su homólogo ruso, Vladimir Putin, y el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan. Los tres estarán presentes en Hamburgo y, ya de antemano, está claro que intentarán imponer sus propios intereses. Erdogan busca aprovechar su visita a Alemania para dirigirse a los turcos que viven en Hamburgo. El Gobierno germano le prohibió celebrar mítines en el país. Habrá que ver si se atiene a ello. Trump, por su parte, desea reunirse por primera vez en persona con Putin. Los temas bilaterales abundan: la crisis ucraniana, la guerra en Siria, las sanciones contra Rusia y la presunta injerencia de Moscú en las elecciones presidenciales de Estados Unidos.

Sin olvidar, que entre los temas del G20 estará como siempre la cooperación económica internacional, la política económica y financiera, y een esta ocasión también tendrá un papel relevante el tema del libre comercio.

Cumbre alternativa: El G20 es parte del problema

«Para el G20 es más importante el crecimiento económico que el calentamiento global o detener la destrucción de los medios de subsistencia»

Poco antes de que los jefes de Estado y de Gobierno del G20 se reúnan en Hamburgo, grupos críticos procedentes de la sociedad civil discutirán este miércoles y el jueves en una cumbre alternativa sobre soluciones para lograr un mundo mejor y reclamarán a los líderes un cambio de política.

A la cumbre de la solidaridad mundial, en el centro cultural Kampnagel en Hamburgo, se espera que acudan hasta 1.500 personas de cerca de 20 países. Entre los organizadores se encuentran consejos de refugiados, la Fundación Heinrich-Böll -próxima a Los Verdes-, la organización de protección del clima Robin Wood y el partido de La Izquierda.

A lo largo de un gran número de paneles de discusión y talleres, la cumbre alternativa analizará problemas como el hambre, la huida de las personas de sus hogares, la destrucción del medio ambiente y el racismo. Asimismo, buscarán estrategias para ver cómo evitar que la brecha entre pobres y ricos se agrande, cómo lograr una buena política de paz o cómo conseguir aplicar una igualdad de género.

“Bienvenidos al infierno”

En los días precedentes a la cumbre y hasta el próximo domingo hay convocadas en Hamburgo más de veinte manifestaciones y concentraciones de distinta índole, organizadas mayoritariamente por grupos de izquierda o antiglobalización, sindicatos, colectivos sociales y un sinfín de variadas organizaciones.
La denominada «acampada anticapitalista», que se esperaba que podía concentrar a unas 40.000 personas, dispuestas a quedarse en el centro de Hamburgo hasta el domingo para participar en distintos actos de protesta fue al principio prohibida por las autoridades locales, pero tras recurrir sus organizadores a varias instancias judiciales lograron que se autorizara, aunque solo como lugar de concentración diurno, sin que pueda pasar allí la noche.

Para el viernes próximo el lema “bienvenidos al infierno” recorre la ciudad, grupos autónomos han prometido que intentarán impedir la llegada de los jefes de gobierno al centro de convenciones…

#NoG20
@LQSomos

Deutsche Bank: la caída de un megabanco

Juan Hdez. Vigueras*. LQSomos Enero 2017

Todo lo dicho sobre los banksters podría ser una descripción del caso del Deutsche Bank, según el informe de la ONG SOMO de Ámsterdam. Las multas, los acuerdos de compromiso y las compensaciones obligatorias que el Banco ha tenido que pagar desde 2009 ascienden a casi 20.000 millones de euros. Entre los delitos cometidos encontramos la manipulación del líbor y el euríbor (junto con la mayoría de los grandes bancos europeos y estadounidenses), el lavado de dinero sucio, el fraude fiscal, la manipulación de swaps de tipos de interés, los CDS y otros derivados, adquisiciones fraudulentas mediante falsos pretensiones de garantías públicas y las prácticas ilegales con hipotecas. El banco es también uno de los culpables de los fraudes fiscales revelados por los Offshore Leaks de 2013 y los Luxemburg Leaks. Sin embargo, el caso más espectacular todavía está por cerrarse. El 16 de septiembre de 2016, el Departamento de Justicia de los EEUU presentó una reclamación de más de 14.000 millones de dólares por los métodos ilegales utilizados en el negocio hipotecario estadounidense del Banco antes de la crisis. Aunque el Banco ya se ha dotado de unas provisiones de 5.000 millones de euros para afrontar futuros juicios, el pago de la cuantía total demandada por los EEUU podría llevarle a su colapso. Aunque al final de las negociaciones a puerta cerrada, se puede esperar una reducción de la multa. A esta amenaza jurídica se une la crisis económica del Deutsche Bank que muestran todos los indicadores. Entre el 1 de enero de 2006 y el 29 de septiembre de 2016, su valor en el DAX (índice de la Bolsa alemana) ha caído de 45.300 millones a 14.500 millones de euros; una disminución del 67,9%; una bajada solo superada por el Royal Bank of Scotland con un descenso del 70%.

Fundado en 1870, el Deutsche Bank (DB) ha sido el orgullo de la industria financiera alemana durante muchos años. Ya antes de la Primera Guerra Mundial, el banco era un actor global con importantes filiales desde Buenos Aires hasta Hong Kong, Singapur y Calcuta. Muchos comentarios en Alemania que lamentan la crisis actual de este banco apuntan a esa tradición de 150 años.

Tras sus años de vergonzante colaboración con el régimen nazi, después de la Segunda Guerra Mundial el gobierno militar de Estados Unidos consideró dividir el Banco; pero el comienzo de la Guerra Fría, paralizó estos planes. En las décadas siguientes, el DB se convirtió en el núcleo de lo que se llamaba Alemania Inc. Alemania S.A., una simbiosis con los grandes actores de la industria alemana, como Mercedes, BASF, Siemens, etc. En ese período el DB tenía un asiento en el consejo de 35 de las 100 mayores corporaciones alemanas; y era uno de los principales financiadores de la reconstrucción de postguerra. Sin embargo, a partir de los años noventa, el DB comenzó a integrarse en el nuevo tipo de capitalismo financiero globalizado abierto a la supresión de los controles sobre el movimiento de capitales y a la liberalización vía acuerdos comerciales, así como al estímulo del supervisor alemán. E DB se convirtió en un megabanco sistemáticamente importante a nivel internacional y el mayor banco de la zona euro.

La división de inversiones del Banco, cuya base principal era la sucursal de Londres, se convirtió en el centro de gravitación para el nuevo modelo de negocio; y también el centro de beneficios hasta 2008. En una conferencia del SPD, el partido socialdemócrata alemán, Ackermann consejero delegado del DB, declaró que después de las crisis asiáticas de 1998, «los mercados financieros se han vuelto mucho más estables». Las razones de esta estabilidad eran las «sabias políticas» junto con «el uso de instrumentos financieros innovadores y la aparición de nuevos actores que permiten una mejor distribución de los riesgos. Estamos hablando de instrumentos como los derivados y la titulización». Aunque sucedió todo lo contrario, Ackermann permaneció en el cargo hasta 2012 como personaje arrogante e influyente, sobre todo como presidente del Instituto Internacional de Finanzas, una agencia del lobby bancario global. Sólo después de que los rumores sobre las prácticas delictivas del DB se fueron confirmando, se desvaneció este ejemplo de colusión entre el capital financiero y la política.

* La Europa opaca de las finanzas

Angela Merkel, ¿16 años en el poder?

angela-merkel-loquesomosAníbal Garzón*. LQSomos. Noviembre 2016

Para El PAIS es democracia, no como en Venezuela, Bolivia o Nicaragua

Las recientes declaraciones de un dirigente de la Unión Demócrata Cristiana (CDU) de Alemania, Norbert Merkel, en una entrevista a la CNN [1] sobre que la actual Canciller, Angela Merkel, que se presentará a las Elecciones de 2017 para intentar conseguir su continuo cuarto mandato, han sido infravaloradas en muchos medios de comunicación. Con un fin, no incomodar a la opinión pública.

Una posible victoria electoral de la líder de la Unión Demócrata Cristiano (CDU) sumaría un total de 16 años (2005-2021) en el gobierno alemán, el volante de la Unión Europea de la austeridad. Merkel, la mujer más poderosa del mundo según la revista Forbes [2] en 2016 y por sexto año consecutivo, podría igualar el mismo número de años que el ex presidente de la Alemania Unificada y también miembro de la CDU, Helmut Kohl estuvo en el gobierno alemán.

A pesar de no existir un anuncio formal de su candidatura todavía, en agosto de 2015 el semanario Der Spiegel [3] informó que Merkel tomó la decisión de presentarse a las siguientes elecciones. Afirmaciones más recientes de Alexander Kamkin [4], investigador del Centro de Estudios del Instituto de Europa de la Académica de Ciencias Rusas, “es muy probable que sea Merkel la candidata porque hay déficit de políticos carismáticos”, aunque encuestas realizadas por “Bild am Sonntag” [5], el pasado mes de agosto, concluyó que el 50% de los alemanes no estarían de acuerdo con su reelección.

Finalmente, la decisión de su reelección la tendrá la misma Merkel, su partido CDU y soberanamente el pueblo alemán. En esto no hay debate. Aquí lo que pretendemos analizar es la cuestión de si algunos grandes medios, como ya dijimos productores de opinión pública, están midiendo de la misma manera esta probable situación como experiencias similares en otros países. Principalmente países del Sur con proyectos progresistas críticos con el neoliberalismo.

Justamente, analizando el diario español El País, experto en la doble vara según sus intereses geopolíticos bajo el proyecto empresarial PRISA, el pasado mes de agosto hizo una nota en su sección internacional titulada “Merkel aspirará a la reelección para un cuarto mandato, según ‘Der Spiegel” [6]. Título y contenido que no ponen en duda el funcionamiento democrático en Alemania.

Comparando una situación política semejante, uno de los líderes del Sur más atacados fue el ex presidente venezolano Hugo Chávez. Tras su primera victoria en 1999, y su Reforma Constitucional en 2009 mediante Referéndum para poder ser reelegido cualquier cargo de elección popular indefinidamente (funcionamiento democrático usado en la mayoría de países europeos), El País presentó un titular muy diferente al de Merkel: “Chávez logra un cuarto mandato como Presidente para estar 20 años en el poder” [7].

Un titular muy diferente al de Merkel, al añadir dos aspectos objetivos para generar negativa interpretación. El tiempo (los largos 20 años, aunque nunca se cumplieron con la muerte de Chávez), y el uso de la palabra Poder y no de vocablos de cultura más democrática como Gobierno o Presidencia. Dos casos con muy diferente enfoque.

Buscar ejemplos de Venezuela en El País nos llevaría a un libro entero, pero qué mejor que usar ejemplos de otros países para un análisis más completo. Otro caso es el del Presidente boliviano Evo Morales. Presidente desde 2006 y que fue elegido bajo la Nueva Constitución Política del Estado (NCE) a finales de 2009. La Carta Magna anuncia en el artículo 168 que Presidente y Vicepresidente sólo pueden ser reelegidos una vez. Así, Evo Morales y Álvaro García Linera como Vicepresidente fueron reelegidos con mayoría absoluta en primera vuelta en 2015, como último mandato. Su alta popularidad llevó al debate si era necesario cambiar el artículo 168 de la Constitución para que cualquier Presiente y Vicepresidenta pudiera presentarse las veces que quisiera. Se convocó así un Referéndum Popular en febrero de 2016 para modificar ese artículo. Referéndum que no ganó Evo Morales al obtener el 49% de los votos.

El diario El País rápidamente enfocó su línea a que el mismo Presidente Evo violaba límites de campaña [8], por salir en la televisión inaugurando obras dos meses antes de la jornada electoral, con el único fin de vencer el Referéndum… el Poder por encima de la Gobernabilidad. Cuando el fin del Referéndum no era que Evo ganase las elecciones de 2019 sino simplemente poder presentarse, él y cualquiera, por tercera vez consecutiva. Algo normal en Europa.

El caso más reciente es el de Nicaragua. La Asamblea Nacional aprobó en 2014 una Reforma Constitucional que garantiza a cualquier cargo presentarse a la reelección las veces que quiera. El pueblo decidirá en las urnas. Antes de las Elecciones Generales del pasado domingo 6 de noviembre, donde arrasó Daniel Ortega con el 72,5% de los votos [9], El País publicó una editorial titulada “La Nicaragua de Ortega” [10]. Un título que arrastra una connotación de autoritarismo, por el simple hecho de presentarse Ortega a las Elecciones.

El País llegará a titular, si finalmente de manera oficial Merkel se postula por cuarta vez a las elecciones alemanas, “¿Merkel logra un cuarto mandato como Presidenta para estar 16 años en el Poder?”, reflejando Poder y no Gobierno. O que ¿Merkel transgrede las normas en busca de la reelección?, por salir dos meses antes de las Elecciones en la televisión inaugurando unas obras. O ¿La Alemania de Merkel?, por el simple hecho de tener todos los pronósticos de ganar las Elecciones Generales de 2017.

La doble vara de medir de algunos medios. Mientras en el Norte de la Austeridad la reelección de un/a Presidente/a es “Democracia” bajo mandando popular, en el Sur de la Anti austeridad es “Tiranía” bajo mandato imperativo. La doble vara de medir de EL PAÍS.

Notas:
[1]http://edition.cnn.com/videos/world/2016/11/15/merkel-germany-intv-amanpour-pleitgen-norbert-roettgen.cnn
[2]http://www.elfinanciero.com.mx/mundo/merkel-la-mujer-mas-poderosa-del-mundo-segun-forbes.html
[3]http://www.infolibre.es/noticias/mundo/2015/08/01/merkel_aspira_cuarto_mandato_ira_las_elecciones_2017_36151_1022.html
[4] https://mundo.sputniknews.com/europa/201611161064884167-alemania-merkel/
[5]https://sputniknews.com/europe/201608291044722897-german-voters-oppose-merkel-migrants/
[6] http://internacional.elpais.com/internacional/2015/08/01/actualidad/1438439071_252257.html
[7] http://internacional.elpais.com/internacional/2012/10/07/actualidad/1349633710_923402.html
[8] http://internacional.elpais.com/internacional/2016/01/04/actualidad/1451936451_045155.html
[9]http://www.hispantv.com/noticias/opinion/314073/elecciones-nicaragua-victoria-daniel-ortega
[10] http://elpais.com/elpais/2016/11/13/opinion/1479053623_148141.html

* Leyendo el mundo en tus manos
Alemania – LoQueSomos

¿Qué hay detrás de la «masacre» a Volkswagen?

econo33Guillermo Barba*. LQSomos. Octubre 2015

En el artículo “Putin anota otro ‘gol’ a Obama por Siria», le platicamos que debido a la abrumadora crisis de refugiados que agobia a Europa, un gran aliado de Estados Unidos como lo es Alemania, dio su visto bueno y apoyo para que Rusia, acudiera en apoyo al régimen del presidente sirio Bashar al-Asad.

Putin sacó ventaja de ese apoyo y propuso a Obama -a través de su ministro de Exteriores, Serguéi Lavrov-, coordinarse contra el Estado Islámico (Isis, por sus siglas en inglés), el enemigo común. La comunicación se dio entre el Lavrov y John Kerry, secretario de Estado de los Estados Unidos, el 16 de septiembre pasado. A regañadientes, a Washington no le quedó otra opción que dar un giro a su postura respecto al conflicto sirio. Derrocar al presidente Asad como querían, con el respaldo de Moscú, se volvió casi imposible.

Este cambio sin duda fue humillante, lo que nos lleva a preguntarnos: ¿podría haber sido un factor decisivo a la hora de asestar un golpe -que podría ser mortal-, a la empresa alemana Volkswagen (VW)? Así parece. En asuntos de poder no hay casualidades. La armadora automotriz es un emblema nacional de Alemania, y de ningún modo es imaginable que un ataque de estas dimensiones pudiera pasar sin el visto bueno de la Casa Blanca. De antemano las autoridades sabían que tendría repercusiones mundiales.

Algunos analistas incluso consideran que la existencia misma de la compañía, en el peor de los escenarios, podría estar amenazada. La oleada de multas, cargos criminales e indemnizaciones a las que tendrá que hacer frente es enorme y sus ventas, podrían caer.

En cualquier caso, el efecto dominó que comenzó en Estados Unidos, fue un mensaje durísimo para Berlín: acercarse a Rusia es intolerable.

De hecho, el escándalo VW que estalló el 18 de septiembre pasado, marcó una clara división entre dos actos simbólicos alemanes, uno de desafío a Washington -con el apoyo a Rusia que el medio alemán Deutsche Wirtschafts Nachrichten dio a conocer el día 12-, y otro de completa sumisión. Este último ocurrió el martes 22 de septiembre cuando nada menos que la televisión pública de Alemania difundió que Estados Unidos desplegaría 20 nuevas bombas nucleares en el país, cada una, con un poder destructivo cuatro veces mayor al usado en Hiroshima.

Por supuesto, la noticia cayó como bomba en el Kremlin, que amenazó con responder en consecuencia si eso ocurre. El gobierno Obama, evidentemente, busca la manera de echar abajo cualquier acuerdo como el que se supone se negocia para combatir de modo conjunto en Siria contras Isis.

Quizá el ex alto funcionario del Tesoro estadounidense, Paul Craig Roberts, tenga razón al afirmar que a pesar de que Rusia quiere paz, Estados Unidos busca provocarlo a cada instante, quiere guerra. La razón es que “la única manera en la que Rusia puede ser aceptable para Occidente es si acepta el estado de vasallo”. Lo que Washington quiere es que Moscú se someta, igual que Alemania y el resto de Europa, a sus órdenes. Roberts ve en la reticencia rusa y china un grave peligro de que sus países sean atacados incluso con armas nucleares, por lo que los insta a no bajar la guardia ni confiarse de cualquier “acuerdo” con la Unión Americana.

Por lo pronto, ayer se anunció que a petición de Putin, habrá un encuentro con Obama en Nueva York la próxima semana durante la Asamblea General de Naciones Unidas. Veremos qué resulta del mismo.

Como se ve, detrás del escándalo de Volkswagen hay mucho más que una mera violación a las leyes de emisiones de gases contaminantes. En el fondo, las patadas por debajo de la mesa continúan entre dos super potencias militares.

Debido a ello, Alemania haría bien en dejar su sumisión a Estados Unidos y actuar en interés propio, a pesar de represalias como la “masacre” a Volkswagen. Las sanciones contra Rusia infligen un innecesario daño mutuo entre ese país y Europa -en especial Alemania- sólo por obedecer los dictados de la Casa Blanca. Con esos “amigos”, no hacen falta más enemigos.

* Inteligencia Financiera Global

Más información:
El escándalo de Volkswagen pone en jaque a la industria del diésel
Cómo llegó Volkswagen a una de las peores crisis de su historia
Así falseaba Volkswagen las emisiones

Negar el derecho de asilo con carros de combate

losotros106Xavier Caño Tamayo*. LQSomos. Junio 2015

Cuatro mil quinientos refugiados, en barcas inestables a la deriva por el Mediterráneo, fueron rescatados frente a Italia hace unos días. Ya son 38.000 las personas salvadas en el mar este año, pero son más de setecientos los muertos. En 2014 hubo más de 3.400 ahogados y más de 200.000 personas intentaron cruzar el Mediterráneo en 2015.

Los gobiernos insisten en la intensa presión migratoria para justificar sus erráticas políticas y actuaciones. Pero no analizan causas y menos las afrontan. Es más, promueven una confusión interesada entre inmigración y refugio. En el mismo saco, refugiados e inmigrantes. Peor, hacen pasar por inmigrantes a quienes son refugiados.

Según la Convención de Ginebra refugiado es quien por temor fundado a perder la vida se ve forzado a marchar de su país. Esos miles de personas no emigran sin papeles por una vida material mejor, aunque es su derecho. Se arriesgan a un viaje peligroso (como demuestra la media de más de sesenta ahogados por semana en los últimos años), porque en sus países de origen también peligran su integridad física, su libertad.

¿Qué responde la vieja y caduca Europa? Tapa el problema, lo disfraza… y regatean los rácanos gobiernos cuántos refugiados tocan a cada país. Y ahora, para más inri, la Unión Europea acuerda una misión naval con buques de guerra y helicópteros de combate para luchar contra lo que llaman mafias, que así magnifican a quienes ilegalmente transportan emigrantes por el Mediterráneo en barcas inseguras. Una “operación de gestión militar de crisis” y destruir esas embarcaciones, llegado el caso. Como combatir un tumor cerebral con aspirinas. O matar al mensajero porque trae malas noticias.

Pero muchos de quienes se arriesgan por el Mediterráneo o intentan saltar la valla de Melilla no son inmigrantes sin papeles en sentido estricto. ¿Por qué aumentan las personas que se lanzan al mar precisamente cuando se agravan el conflicto y la violencia en el próximo oriente con la irrupción del Estado Islámico? Por cierto, el profesor canadiense Michel Chossudovsky, director del Centro de Investigación sobre la Globalización de Montreal, ha demostrado con abundantes pruebas que el llamado Estado Islámico, también conocido como ISIS, fue creado por la CIA, el MOSSAD y el MI6 para reventar Siria.

Pero, más allá de la responsabilidad occidental en el aumento de violencia, como indica el filósofo Augusto Klappenbach, “estos emigrantes tienen derecho a exigir asilo en otros países. La legislación internacional es clara al respecto”. Así es y ese derecho está recogido en la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea. Pero la timorata Europa se pasa el derecho de asilo por el forro.

Aunque no debería sorprender esto cuando el primer ministro británico Cameron anuncia medidas fascistoides para controlar la llamada inmigración irregular, como confiscar los sueldos de los indocumentados e incluso considerar el trabajo irregular como delito penado con cárcel. Aberrante. Mientras, el gobierno español devuelve en caliente a inmigrantes irregulares detenidos, contra toda garantía jurídica y pisoteando derechos elementales.

La respuesta militar europea es un grave error, porque esas mafias solo existen en la manipuladora mente de los mandatarios europeos. Quienes se lucran organizando huídas de personas desesperadas por el Mediterráneo no forman una organización que pueda ser designada mafia. Ni tampoco hay una flota fija, porque se utilizan barcos de pescadores locales para cada travesía. El navío contrabandista de hoy fue pesquero ayer. Y viceversa. Así lo ha descrito Patrick Kingsley, corresponsal de The Guardian, quien asegura que en la costa libia ese contrabando de gente es un negocio disperso con redes superpuestas e informales que surgen, cambian o se desvanecen.

¿Se pueden poner puertas al mar? Kingsley afirma que “hará falta algo más que una acción militar en Libia para frenar a los refugiados desesperados y a las personas pobres migrantes”.

¿Qué hacer? Desde luego no el plan de la Unión Europea. Organizaciones ciudadanas solidarias y defensoras de derechos humanos proponen medidas en dirección opuesta: desarrollar una verdadera política de inmigración basada en derechos de las personas y organizar una estructura de salvamento para evitar que muera más gente en el mar. No helicópteros de combate. Además de garantizar el vigente derecho de asilo y afrontar las causas reales de esas navegaciones masivas forzosas y asaltos a la valla de Melilla.

* Periodista y escritor, @xcanotamayo. (CCS)

Viviendo y dejando vivir en el paraíso naturista (Alemania)

nat22Paola Álvarez*. LQSomos. Mayo 2015

El que esté pensando en pasar unos días de sus vacaciones de verano en Berlín disfrutando de la combinación entre vida urbana y natural, con sus parques interminables y sus lagos a las afueras, que se prepare para conocer un detalle poco comentado en general. A los berlineses les encanta el nudismo, mucho más allá de lo que nuestra conciencia colectiva considera normal.

Y es que uno puede entender que en un lago, por muy cerca que esté de la ciudad, alguien se sienta integrado en la naturaleza y se decida a disfrutarla… como Dios lo trajo al mundo. Pero estar paseando por uno de los parques emblemáticos de la ciudad, a solo unos minutos de la puerta de Brandenburgo y encontrar una explanada verde repleta de gente desnuda… reconozcámoslo, le choca a cualquier europeo del sur conservador.

Lo bueno es que ellos lo llevan con absoluta naturalidad. El nudismo forma parte de la cultura alemana desde hace mucho tiempo. Una de sus épocas más conocidas es la de la división alemana, cuando en la RDA se puso de moda lo que llamaron cultura del cuerpo libre, FKK en sus siglas en alemán. Los campamentos nudistas proliferaron y la desnudez se convirtió en un símbolo de la libertad que faltaba en otras áreas.

Probablemente por eso, tampoco al Gobierno socialista le apasionó nunca la idea de la FKK (que, sin embargo, ha pasado a la historia como una de las características de aquel sistema). De la misma manera, a los nazis no parecía gustarles demasiado el naturismo, que muchos relacionaban con la libertad de los tiempos de la República de Weimar. Los archivos de cinematografía que se conservan en el Ministerio de Asuntos Exteriores alemán muestran el rechazo de los nazis a los documentales de esa época que mostraban la cultura del nudismo.

Hoy por hoy, en cambio, está más que socialmente aceptado. Desde los recatados que toman el sol en el centro de la ciudad en ropa interior, pasando por los que utilizan bañador en los lagos pero después se cambian abiertamente, sin ocultarse (a la mismísima canciller, Angela Merkel, la pillaron in fraganti en pleno cambio hace un par de veranos) hasta, por supuesto, los fans absolutos del naturismo.

A tanto llega la pasión de estos últimos, que ya hay decenas de agencias de viajes especializadas en vacaciones de este tipo. Una web alemana ofrece incluso el primer vuelo nudista (europeo, porque en Estados Unidos ya existen), además de cruceros y ¡hasta safaris! Todo lo que puede hacerse en vacaciones, puede hacerse también sin ropa.

En cualquier caso y a pesar de la conmoción inicial, la tendencia a quitarse toda la ropa posible en cuanto el termómetro sube más allá de los 30 grados acaba transmitiendo realmente cierta sensación de libertad. Para los que vengan dispuestos a integrarse del todo, se recomienda tener a mano un traje de baño -solo para superar las primeras reticencias-. Y los que no, pues que no se asusten, que tampoco es que la gente vaya desnuda en el Metro. Miren para otro lado, vivan y dejen vivir.

* El Periódico

El gusto por andar en bolingas en la Alemania comunista

Fráncfort: fuertes protestas contra el BCE

fuertes-protestas-contra-BCE-lqsRedacción. LQSomos. Marzo 2015

¡Frankfurt se incendió!
La chispa: la inauguración de la nueva sede del Banco Central Europeo.

La Policía ha cargado con exceso de violencia contra los manifestantes que protestaron este pasado miércoles frente a la nueva sede del Banco Central Europeo (BCE). Hay numerosos detenidos y heridos. La Policía ha utilizado cañones de agua y gases lacrimógenos para dispersar a los manifestantes, que intentaban bloquear pacíficamente el acceso al nuevo edificio del BCE, que se inauguraba.

“Blockupy”, uno de los grupos anticapitalistas que llamaba a la movilización y protesta, condenó la violencia tanto de la policía como de algunos manifestantes.

«No fue lo que habíamos programado y acordado (…) Comprendo las emociones de la gente afectada por la política financiera del BCE pero incluso si protestamos contra la política europea debemos comportarnos a la manera europea», dijo el portavoz de Blockupy Ulrich Wilke.

La diputada del partido de La Izquierda, Sahra Wagenknecht, que se encuentra en Fráncfort para apoyar la protesta, calificó al BCE de «gobierno en la sombra» y «antidemocrático».

«El BCE es la institución más poderosa de la Unión Europea», dijo la diputada al diario Neues Deutschland.

Según Wagenknecht, esta institución es «un gobierno en la sombra que utiliza su poder despiadadamente para ahogar las políticas de izquierda antes de que puedan desarrollarse».

En la protesta también se encuentra Stelios Fotopoulos, miembro de Syriza y del Instituto Nicos Poulantzas.fuertes-protestas-contra-BCE-lqs1

«Prácticamente está toda la izquierda europea: Podemos, Izquierda Unida, Syriza, Die Linke», declaró Fotopoulos.

El político detalló que hasta la ciudad llegaron manifestantes en «autobuses de 40 ciudades diferentes y trenes de toda Alemania», y calculó el número de manifestantes en 20.000, mientras que Cristoph Kleine, uno de los organizadores, rebaja la cifra a los 6.000.

Mientras tanto, Mario Draghi cortó la cinta inaugural de la nueva sede en un acto al que han asistido 100 selectos invitados.
«El edificio es un símbolo de lo mejor que puede alcanzar Europa unida», afirmó Draghi en su discurso…

Las protestas han recorrido la ciudad hasta altas horas de la madrugada del jueves.

Alemania-LQSomos

La Policía toma varios barrios de Hamburgo tras anunciar el cierre de un centro social

Después de los enfrentamientos por el desalojo de un centro cultural de izquierdas, Hamburgo ha establecido una llamada zona de peligro que ofrece a la policía el derecho a detener y registrar a las personas. Los críticos advierten de que esta medida supone una violación de derechos.

Tres distritos de Hamburgo han sido puestos bajo esta «vigilancia policial especial», después de los enfrentamientos registrados en los últimos días entre grupos de la extrema izquierda y las fuerzas de seguridad –Altona, St. Pauli y Sternschanze– se encuentran desde el domingo bajo permanente vigilancia de la Policía, que patrulla por sus calles y tiene potestad para registrar a cualquier persona que resulte sospechosa.

La medida fue adoptada después de los disturbios en los que degeneró una manifestación organizada el pasado 21 de diciembre en favor del mantenimiento del centro social Rote Flora, amenazado de cierre por vencer el contrato de arrendamiento, como se puede ver en este vídeo:

La policía pretende impedir con ello que la llamada «defensa» de la izquierda de su centro social acabe en disturbios como los ocurridos en la década de 1980 en varios edificios ocupados por jóvenes junto al Rote Flora. Los graves incidentes en esa ciudad estallaron cuando la policía atacó a unos 10.000 manifestantes opuestos al desalojo de un tradicional centro cultural de la izquierda

«En las últimas semanas, agentes y edificios policiales han sido objeto de repetidas agresiones», ha argumentado la policía, que ha denunciado que el 28 de diciembre «varios policías sufrieron heridas graves».

Pero no es como cuenta la policía, ya que no se muestran pruebas de dichos ataques aun habiendo cámaras de seguridad en las comisarías. De hecho, un abogado confirma en un comunicado que nunca tuvo lugar un segundo ataque (en alemán: http://www.publikative.org/2014/01/05/gab-es-keinen-zweiten-angriff-auf-die-davidwache/ ).

La declaración de «zona peligrosa» ha precipitado las convocatorias en las redes sociales de «paseos» colectivos hacia las inmediaciones del centro cultural, en protesta por las acciones policiales.

Las autoridades de Hamburgo, por su parte, no han aclarado por cuánto tiempo piensan mantener las medidas especiales y han explicado que se tomarán las decisiones oportunas en función de la situación de seguridad.

Más información

Gefahrengebiet
Amenaza de desalojo sobre el centro social Rote Flora

Alemania-LQSomos

 

 

El “no se puede” de Merkel y su extraña familia

La contundente victoria de Angela Merkel en unas elecciones nacionales que se han validado en clave continental supone la confirmación del dominio de la canciller sobre las políticas de la Unión Europea y un serio aviso para navegantes: la larga marcha a través de la instituciones está vedada para la izquierda que no renuncie a sus atributos.

Los electores alemanes que han refrendado en las urnas la gestión de la crisis realizada por Merkel, a cambio de provocar situaciones de emergencia social para rescatar al sistema financiero, quieren que siga apretando esa soga y frene cualquier iniciativa que entrañe repartir los sacrificios entre todos socios de la UE. Por eso, por primera vez desde que la recesión apareció y arreciaron las traumáticas reformas, un gobierno de la eurozona no ha sido derrotado en una consulta electoral. El desplome de los partidos que se han ido turnando en el poder en Portugal, Italia, Grecia o España, por poner solo el ejemplo de los países que integran el despectivo acrónimo PIGS (cerdos), se ha traducido en una revalidación cum laude en el caso de la Alemania merkeliana.

Esto confirma que nada bueno cabe esperar a partir de ahora de Bruselas para las sociedades más golpeadas por la crisis. El plebiscito germano hacia la figura de la meliflua “lideresa” significa institucionalizar una Europa a dos velocidades sin marcha atrás, pero con la suficiente respiración asistida para que Alemania siga disfrutando del privilegio de ser el mayor proveedor de las economías del entorno. Es como si el mensaje de los votantes pro Merkel dijera “adelante, duro con ellos, más maderos”. Sin buscar ninguna cacofonía histórica, lo cierto es que el ideal de una Europa de los pueblos que cerrara las heridas de la Segunda Guerra Mundial, presente en el espíritu del inaugural Tratado de Roma de 1957, se frustrara al gravitar otra vez todo el peso de esa comunidad de naciones en construcción que es la UE sobre el Estado que desató el conflicto bélico.

Pero además, esta especie de empresa político-económica de suma cero, por la cual el ganador se lo lleva todo, introduce una suerte de numerus clausus ideológico que descarta a la izquierda como opción de poder. No porque la CDU haya superado por goleada al SPD en los recientes comicios, sino porque hace tiempo que esa misma izquierda arruinó cualquier planteamiento que recuerde sus orígenes radicales. El tropismo de la socialdemocracia alemana hacia zonas calientes del neoliberazlismo desfloró cuando el canciller Gerard Schröder aprobó la famosa agenda 2010 como hoja de ruta para robarle su clientela a la derecha.

Aquella contrarreforma, basada en la suicida devaluación social que ahora impone la Troika para manejar la crisis, tuvo un doble y asimétrico efecto bumerán. Por un lado, provocó la derrota del SPD en el 2005 por el voto de castigo de los trabajadores alemanes, pero por otro cimentó las estructuras que iban a hacer posible la fortaleza de la economía germana hasta convertirla en una excepción en el contexto recesivo generalizado de la UE. Neurotizada en esa encrucijada, la suerte estaba echada para la vieja socialdemocracia. A tal nivel de rigor llegó la conversión del SPD al neoliberalismo que no dudó en aportar un ministro de Hacienda al gobierno de coalición presidido por Angela Merkel que sucedió a Schröeder. Por más señas. la cartera la desempeñó Peer Steinbrück, el mismo candidato socialdemócrata que antes de la cita del 22 de septiembre dejaba claro urbi et orbi que rechazaba de plano un pacto con Die Linke y Los Verdes “ahora y en el futuro”.

Semejante declaración de intenciones, en realidad un certificado de últimas voluntades, deja el juego parlamentario en mera ficción. En las democracias del capitalismo global la alternancia en el poder está confiada al rodillo del duopolio partidista que se reparte el centro, pero no existe alternativa real. Los conceptos derecha e izquierda como diferentes visiones del mundo carecen de sentido, están amortizados por la realpolitik. Ni siquiera cabe el consabido duelo gobierno-oposición. Gracias a esa progresión continua de las burocracias políticas hacia su total inmersión en el sistema, los ciudadanos han pasado de titulares de la democracia a ser meros contribuyentes de un Estado que conspira contra los intereses de la mayoría social.

Renunciar de antemano a formar un frente de izquierdas en el país motor de la Unión Europea para tratar de rebañar votos de la derecha, y que además tal vuelco sea protagonizado por la formación emblemática de la izquierda continental, constata una rendición sin condiciones al statu quo. Dirigentes y dirigidos, gobernantes y gobernados, explotadores y explotados, arriba y abajo, ya no serán términos ambivalentes sino recurrentes. Aunque una rutinaria perfomance electoral se encarga cada cuatro años de mantener vivo el simulacro derecha-izquierda para que la fiesta no decaiga.

Este giro copernicano no es una exclusiva alemana, se ha adueñado de toda la izquierda institucional realmente existente. Ya no hay nadie que pueda decir de esa cicuta no beberé. Ni radicales ni progresistas escapan al contagio, aunque cada uno lo vive a su manera. La extraña familia de depredadores de votos, nacida del instinto de supervivencia política, no repara en contradicciones. Logró que Felipe González considerara como su maestro político al ex canciller Helmut Kohl, el líder de la CDU que prefirió abandonar la política a revelar a los tribunales qué manos estaban detrás de la financiación ilegal del partido. Y una cepa del mismo virus parece haber alcanzado al coordinador de Izquierda Unida en Andalucía, Antonio Maillo, que ha mostrado públicamente su convicción de que la derecha puede ser la próxima cantera de la izquierda, porque muchos votantes desencantados del PP “votarán a IU” (El País. edición andaluza, 22/09).

Tanta sinceridad acojona. Pero lo que más alarma produce es constatar como el “no hay alternativa” a la explotación se ha instalado en los códigos de los partidos del sistema. Lo predicó la conservadora Margaret Thatcher respecto al neoliberalismo de primera hornada. Lo ha repetido ahora en su misma franja ideológica la centrista Angela Merkel sobre las políticas de austeridad en el seno de la Unión Europea. E incluso nuestro “estadista” de cabecera, el oráculo del PSOE Felipe González, rema en idéntica charca cuando advierte con la solemnidad que le caracteriza eso de que la independencia de Catalunya “es imposible, imposible, repito”. Y ya se sabe: reunión de pastores, oveja muerta.

* Publicado en Rojo y Negro

Alemania-LQSomos

Alemania. Rel-UITA y FIAN Internacional: una colaboración que va por más

Las dos organizaciones listas para firmar Convenio de cooperación mutua.
En los últimos años, la Rel-UITA y FIAN Internacional han venido colaborando y aunando esfuerzos en el apoyo a la defensa de los derechos humanos en América Latina.
Durante la gira de conferencias que la Rel-UITA está realizando en Alemania, conversamos con Martin Wolpold-Bosien, coordinador para Centroamérica de FIAN Internacional, acerca de las perspectivas de esta colaboración.
-¿Cuál es tu evaluación del trabajo conjunto desarrollado hasta el momento por FIAN Internacional y la Rel-UITA?
-Hay una gran coincidencia entre ambas organizaciones en la orientación del trabajo desarrollado en conjunto en América Latina y a nivel internacional. Además, creo que esta relación tiene mucho potencial por desarrollar en el futuro.
La gira de conferencias que estás realizando en Alemania sobre monocultivos, agrocombustibles y represión en Centroamérica, dando amplio destaque al drama que se vive en el Bajo Aguán, es un ejemplo muy claro de cómo esta colaboración puede concretarse.Esto es posible porque las dos organizaciones coincidimos plenamente en la acción de acompañar y dar relevancia y difusión internacional a las luchas de las comunidades campesinas y de los trabajadores y trabajadoras rurales en defensa de sus derechos.

Todo el trabajo desarrollado, entre otros, con la Misión Internacional de Verificación, la Audiencia Pública, las sesiones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), ha sido fundamental para lograr resultados importantes en esta región.

-¿Qué tipo de resultados?

-Por ejemplo el retiro del crédito para ampliar el monocultivo de palma africana a uno de los principales terratenientes locales por parte de importantes bancos y empresas internacionales.Asimismo, ha sido relevante el trabajo de documentación, investigación e información que ha permitido profundizar el proceso de concientización sobre las consecuencias de la expansión de los monocultivos, la concentración de la tierra y la pérdida de soberanía alimentaria.

En este sentido, el documental “Bajo Aguán: Grito por la tierra” es una herramienta muy valiosa para este tipo de sensibilización en el ámbito internacional.

-Nos encaminamos hacia la firma de un Convenio de colaboración entre las dos organizaciones enfocado hacia la tarea de comunicación e investigación. ¿Cuál es el objetivo de este acuerdo?

-El Convenio vendría a fortalecer el trabajo internacional sobre casos y temas que son de interés común y de mutua preocupación. Además del Bajo Aguán en Honduras y del Polochic en Guatemala, hay otros casos en América Latina que ameritan ser investigados conjuntamente y visibilizados internacionalmente.Se trata de temas muy importantes para la Rel-UITA y FIAN a nivel mundial, como el salario de los trabajadores y trabajadoras rurales, los derechos laborales y el derecho a la alimentación. En esto hay total coincidencia con FIAN Internacional.

-Hay una preocupación creciente ante la posibilidad de que se ratifique el Acuerdo de Asociación (AdA) entre Centroamérica y la Unión Europea…

-Estamos pidiendo a la Unión Europea (UE) que detenga cualquier incentivo a la producción de agrocombustibles, porque los efectos en los países productores son devastadores.La contribución que dieron la Rel-UITA y ALBA SUD con la realización del documental, junto a todo el trabajo de información que se ha realizado, incluyendo esta gira de conferencias, es de suma importancia ante la necesidad de concientizar al pueblo, no sólo de Alemania, sino de toda Europa.

En este sentido, el próximo 7 de junio el Consejo Federal de Alemania tendrá que decidir sobre la ratificación del AdA. Tenemos la esperanza de que algo positivo pueda pasar, porque hay que detener este proceso y los efectos de la expansión de los monocultivos para la producción de agrocombustibles.