Las multinacionales han de pagar por sus delitos contra la gente y la democracia

Nestlé, Auchan, Trafigura, Vinci, Coca-Cola, British Petroleum, Monsanto, Pfizer, Samsung, Tepco, Barklays, Shell en Nigeria, la israelí Mekorot en Palestina, Glencore Xstrata, Lonmine en Sudáfrica, Coca-Cola en Colombia

Leer más

Medioambiente, multinacionales y soberanía

En 2001 Texaco pasaría a ser una filial de Chevron, tras fusionarse ambas. Texaco, famosa por tener el monopolio de extracción petrolera en los Campos petroleros de Lago Agrio, en la Amazonía Ecuatoriana, desde 1967 hasta 1990, cedió sus derechos a Petroecuador y  terminó finalmente la concesión en 1993, abandonando Ecuador.

Se estima que Texaco vertió alrededor de 71 millones de litros de residuos de petróleo, así como 64 millones de litros de petróleo bruto, contaminando el agua de Ecuador y creando, además de graves problemas medioambientales problemas de salud: aunque Chevron niega relación entre la contaminación y los casos de cáncer estos han aumentado, según fuentes afectadas, un 150% en la región.

En 1993, los pobladores de la región, organizados en el Frente de Defensa de la Amazonía demandaron a la compañía en Estados Unidos. Tras fallar una corte estadounidense en contra de Chevron, el litigio sería, finalmente, trasladado a Ecuador, en 2002. Allí una corte ecuatoriana también falló contra Chevron, en 2011.

Desde un inicio, y como es habitual en estos procesos, recursos y demás fueron presentados por Chevron –quien llegó a demandar a Ecuador en 2009-, y hubo, y hay, acusaciones cruzadas entre Chevron y la comunidad afectada.

Leer más

Meter las Manos

Rafael Correa en la Batalla de los Símbolos.

“Éste es uno de los mayores desastres ambientales que ha sufrido el planeta. Esto es Chevron Texaco, esto es lo que dice que no existe. Esta es la mano sucia de Chevron”, dijo Correa.

Con todas las asimetrías en su contra, Rafael Correa libra una batalla histórica para hacer visible uno de los estragos más severos ocasionados por la vorágine del capitalismo. Una y otra vez Correa ha dicho que los daños causados por la petrolera Chevron en Ecuador es 85 veces peor que el derrame de British Petroleum  (BP) en el Golfo de México y 18 veces más que el desastre de Exxon Valdéz en Alaska. Una y otra vez Correa hace lo que está en sus manos para que se vea el daño, para que se comprenda la emergencia y se amplifique la conciencia que impulse la movilización crítica de pueblos y de gobiernos, en todo el planeta. Un reto enorme. 

El Presidente ecuatoriano no se conforma con nutrir los vertederos legales ni se contenta con declaraciones y denuncias… mete las manos en el desastre ecológico y toma su lugar en un escenario de combate mediático donde se juega una carta comunicacional enorme que, de suyo, es una gran convocatoria mundial para entender que semejante batalla no pude ser sólo de Correa ni sólo de Ecuador y que, por el contrario, debe ser bandera internacionalista que no admite indiferencias ni demoras. He ahí uno de nuestros grandes retos en materia de comunicación y una de nuestras deudas mundiales: La unidad en la lucha por la comunicación emancipadora.

Leer más