Centroamérica. La historia se repite, pero con nuevas semillas de libertad

Como hace 183 años, las mismas fuerzas reaccionarias siguen atentando contra la unidad centroamericana.

Hubo un tiempo en el cual América Central fue una sola tierra, una sola nación, una sola patria. Su existencia no llegó a cuajar en instituciones que perduraran en el tiempo, y quizás no pudo ser más que el nacimiento de una idea y de un sentimiento. Pero esto fue suficiente para que las fuerzas conservadoras comprendieran que esa “apenas intención” era lo más amenazante para sus privilegios.
Hoy, Honduras es víctima de las mismas clases aferradas a los mismos privilegios. El golpe de Estado es la reedición de una antigua historia de dominación, pero esta vez ha despertado una conciencia que latía en el pueblo, esperando su oportunidad.

Juan Bautista Vico (1668-1744), reconocido historiador italiano y fundador de la filosofía de la historia, en su obra “La Ciencia nueva” reconoce el mundo de la historia como objeto propio del conocimiento, porque en él los seres humanos son producto de su acción. En este sentido, dice Vico, la historia no avanza de forma lineal empujada por el progreso, sino en forma de ciclos que se repiten, y que implican siempre avances y retrocesos. Son esos los cursos y recursos de la historia en los que hay un retorno cíclico de las épocas, un movimiento de flujo y reflujo, de marchas y contramarchas, de idas y vueltas.

Pero no se trata de un eterno retorno de todas las cosas, sino un volver a un estadio que se creía superado, pero ahora visto desde una nueva perspectiva. Según Vico, la humanidad avanza y retrocede, pero cada retroceso dispara con ímpetu la siguiente etapa de avance, que tampoco será definitiva y volverá a retroceder (1).

Leer más

Honduras es un laboratorio para profundizar el modelo neoliberal

 

Rechazo a la prórroga del Programa Nacional de Empleo por Horas.

Las tres centrales sindicales hondureñas – CTH, CGT y CUTH – dieron a conocer su total rechazo ante las pretensiones del Parlamento hondureño de prorrogar el Programa Nacional de Empleo por Horas, aprobado el año pasado con el supuesto objetivo de reducir los altos índices de desempleo en el país, aunque a costa de la pérdida de los principales derechos laborales.

Según Carlos H. Reyes, presidente del Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Bebida y Similares (STIBYS) y miembro del Comité Ejecutivo Mundial de la UITA, a casi un año de su entrada en vigor – el 5 de noviembre de 2011 –  dicho Programa resultó ser un gran fracaso. Además, comportó una enorme inversión y la utilización de fondos públicos para su promoción e implementación.

Leer más

Panamá vive la ilusión del neoliberalismo

El dirigente sindical Genaro López habla sobre la creación del FAD (Frente Amplio por la Democracia) y la esperanza de cambios en el país.

Llegando a Ciudad de Panamá, lo que más llama la atención al visitante es la imagen de desarrollo, modernidad y bienestar que te devuelve la capital. Rascacielos de más de 80 pisos y un sistema de transporte metro en construcción, un Ferrari que hace rugir su motor en el semaforo y miles de personas en movimiento por sus anchas avenidas abarrotadas de tiendas, no es algo normal en la región centroamericana.

Sin embargo, para Genaro López, dirigente de la CONUSI (Confederacion Nacional de Unidad Sindical Independiente) y del FRENADESO (Frente Nacional por la Defensa de los Derechos Económicos y Sociales), esa imagen, sumada a los conceptos de “pleno empleo” y “crecimiento económico” que enorgullecen al actual gobierno de Ricardo Martinelli, son elementos que sólo sirven para generar un espejismo detrás del cual se esconde una realidad de país muy diferente.

Un Panamá post invasión norteamericana (1989), asegura López a Opera Mundi, que nada tiene de democrático y que sigue siendo sacudido por los altos índices de pobreza, la injusta redistribución de la riqueza, puestos de trabajo precarizados y flexibilizados por poderosas transnacionales, represión social y una corrupción generalizada.

Ante esta situación, el dirigente obrero asegura que el país se encuentra en una encrucijada: continuar viviendo de espejismos o buscar alternativas reales para una refundación del país. En este sentido, el proceso de formación del partido Frente Amplio por la Democracia (FAD) desde las propias entrañas de los movimientos sociales, populares y sindicales de Panamá, representa – dice López –  “un paso decidido hacia el rompimiento del espejismo que atrapa al pueblo panameño y que apunta a un cambio real”.

Leer más

“La movilización del YO”

Unos por poco. Otros, por demasiado. Y una ¿menudencia?, con tanto de hipocresía como de ingenuidad. Esas podrían ser algunas de las definiciones que caben a lo sucedido el jueves a la noche.


El “poco” atañe a quienes, desde el Gobierno y sus alrededores, minimizaron por completo la magnitud de la protesta. Al margen de discusiones bizantinas sobre el número aproximado de manifestantes, fue mucha gente. Mucha. No provino con exclusividad de los barrios acaudalados. No fue sólo en Buenos Aires. Vamos: con ese mismo volumen de muchedumbre, si es del palo decimos que fue imponente. O, por lo menos, que revela la fuerza popular del modelo siendo que ya lleva casi diez años. Y también es veraz que el origen estuvo en las redes sociales, porque no podría haber sido de otra forma a partir de que la oposición dirigencial no existe. Este último dato, en gran medida, es lo que llevó a desmerecer la convocatoria porque su proyección sería nula, al carecer de quienes la articulen. Pero eso no significa que deje de prestársele atención. Si es verdad que “siempre volveremos”, como dijo la Presidenta, también lo es que siempre amenaza la existencia de un núcleo de derecha, activo en más o en menos según las épocas; y conformado por factores de poder que se nutren del privilegio propio, junto con la tilinguería que les hace el coro. Eso está y que sea un paquidermo medio dormido, o espontaneísta, no quiere decir que deje de ser un elefante. Tienen recursos, ya lo demostraron en 2008 y, precisamente por no habérselos atendido, se sufrió una derrota que pudo haberse evitado. De esa pérdida se salió fugando para adelante, cuando nadie lo apostaba. Y es eso lo que vuelve a imponerse: a más reacción, más acción. Lo de la re-re es una estrategia equivocada que les proporciona gimnasia aglutinante. Es lo único de que pueden valerse y por eso lo amplifican.

Leer más

Cuba. Romper el silencio en torno a los Cinco

Campaña mediática financiada por el gobierno estadounidense sirvió para crear clima de odio durante juicio en Miami.

 

Durante una conferencia de prensa brindada a pocas horas de cumplirse 14 años de la detención de los cinco antiterroristas cubanos (12/9), Eduardo Martínez Borbonet, embajador de Cuba en Nicaragua, destacó la importancia de seguir rompiendo el silencio y el cerco mediático, que las grandes cadenas de noticias han levantado alrededor de ese caso.

 

Gerardo Hernández (2 cadenas perpetuas más 15 años), Antonio Guerrero (22 años), Ramón Labañino (30 años) y Fernando González (18 años) guardan prisión desde 1998, mientras que René González fue liberado en octubre del año pasado y obligado a permanecer en Miami durante 3 años bajo libertad supervisada. 

 

El encuentro fue ocasión para informar a los medios nacionales e internacionales de importantes novedades surgidas alrededor de la injusta detención de los antiterroristas cubanos.

 

Según el embajador, habría pruebas suficientes que demuestran que el gobierno de Estados Unidos "les pagó a 84 periodistas de El Nuevo Herald y The Miami Herald", para desatar una campaña propagandística de odio y hostilidad contra los acusados. 

 

Entre el 27 de noviembre de 2000 – día en que empezó el juicio – y el 8 de junio de 2001 – cuando fueron declarados culpables – en estos dos periódicos aparecieron 1,111 artículos, "manipulando totalmente los hechos, inventando acusaciones, creando un ambiente de terror psicológico en la comunidad. Prácticamente los compañeros fueron condenados antes de que empezara el juicio", dijo Martínez Borbonet.

Leer más

Honduras. En el Bajo Aguán, toletazos, gases y cárcel contra campesinos en lucha

“Nos acusaron de manifestación ilícita y nos liberaron a las dos de la mañana. Ahora pretenden que no participemos en protestas públicas, pero no podemos dejar de reclamar justicia, ni abandonar la lucha por nuestros derechos”

La criminalización de la protesta campesina en Honduras no para. En días pasados, la capital hondureña fue escenario de una nueva y violenta represión policial contra cerca de 350 campesinos y campesinas pertenecientes a diferentes organizaciones del Bajo Aguán, quienes fueron desalojados de las instalaciones de la Corte Suprema de Justicia a punta de toletazos y gases lacrimógenos, cuando exigían una solución rápida y urgente al conflicto agrario de la región norte del país, así como el cese de la represión y el fin de la impunidad.

Específicamente, las organizaciones campesinas del Bajo Aguán pedían reunirse con el presidente de la Corte Suprema de Justicia, Jorge Alberto Rivera Avilés, para plantearle la necesidad de que se juzgue con imparcialidad el caso de las tres fincas en posesión del Movimiento Autentico Reivindicador Campesino del Aguán (MARCA). Los campesinos pedían también la suspensión inmediata de los juicios amañados en su contra, así como la liberación de 25 campesinos que fueron detenidos el pasado 21 de agosto.

Leer más

Honduras. Represión, criminalización e impunidad en el Bajo Aguán, señalan organizaciones y redes internacionales

A través de un extenso comunicado condenan actos de represión, violencia y criminalización de la lucha campesina en el Bajo Aguán y exigen fin de la impunidad

A través de un comunidao difundido este 31 de agosto, 14 organizaciones y redes internacionales¹ de la sociedad civil expresaron su profunda preocupación sobre los recientes actos de represión, violencia y criminalización contra las organizaciones campesinas del Bajo Aguán.

Leer comunicado

En el extenso documento, las organizaciones y redes señalaron que el 21 de agosto pasado, centenares de campesinos fueron brutalmente reprimidos mientras protestaban pacíficamente frente al edificio de la Corte Suprema de Justicia en Tegucigalpa, Honduras. La actividad había sido organizada para pedir una reunión con el Presidente de este poder del Estado, y así solicitarle juzgar con imparcialidad el caso de las tres fincas en posesión del Marca (Movimiento autentico reivindicador campesino del Aguán) y poner fin a la criminalización de la lucha campesina.

“En vez de aceptar la solicitud de diálogo, la policía preventiva procedió con uso excesivo de la fuerza contra las y los manifestantes, dejando tres heridos hospitalizados, entre ellos un menor de 16 años. Asimismo, fueron detenidos 27 manifestantes, entre ellos dos mujeres y directivos del Muca (Movimiento unificado campesino del Aguán)”, señala el documento. Los detenidos fueron sucesivamente acusados de “manifestación y asociación ilícita y daños”, y puestos en libertad con medidas sustitutivas a la prisión.

Leer más

11/9/1973: Golpe de estado contra el gobierno democrático de Chile

Las elecciones de 1970 las ganó la "Unidad Popular". La personalidad carismática era la del médico socialista Salvador Allende. Integraban la coalición de Izquierda: el partido socialista, el partido comunista, los radicales, el MAPU (Movimiento de Acción Popular Unitaria de la Izquierda Cristiana) y la API (Acción Popular Independiente).

La Unidad Popular se presenta como la "vía chilena al socialismo". Nacionalizó las explotaciones de cobre y unas 200 compañías. Estatizó la banca privada y el comercio exterior. Impulsó la reforma agraria, incentivando formas colectivizadas de producción. Siempre condicionado su accionar por  los controles rígidos de una constitución liberal-burguesa que atrasaba la realización de medidas de contenido social más avanzadas.

Las élites, desplazadas temporariamente de los centros gubernamentales de poder, pusieron en marcha un plan desestabilizador, contra la institucionalidad y deslegitimaron al gobierno popular. Este pacto mafioso contó con el respaldo incondicional del Pentágono, la CIA, los medios de comunicación y las transnacionales yanquis, en particular la ITT (International Telephone & Telegraph). Los "momios" (como los "gorilas" argentinos, la ultraderecha) hicieron lo acostumbrado -desde la guerra civil española en adelante-: bancaron huelgas de camioneros que provocaron desabastecimiento en los núcleos urbanos, a pesar de las acciones de un voluntariado civil que trataba de ejecutar el esfuerzo de productividad que les había pedido el “Chicho” al proletariado industrial y al campesinado. Mujeres de clase media y alta (residentes de lo que aquí en Argentina sería la Recoleta) empuñaron “cacerolas de teflón” para hacer sonoras demostraciones contra el "hambre".

Leer más

Venezuela. Por las buenas… o por las malas también

A poco más de 30 días de las elecciones presidenciales, no sólo los venezolanos viven pendientes de la continuidad del proceso bolivariano, sino que de ello depende en buena medida el futuro de integración, complementación y unidad de Latinoamérica y el Caribe.

En el último mes ha recrudecido la guerra sicológica estimulada desde los medios cartelizados, en busca de crear crispación en la población y manipularla con fines electorales y también subversivos, habida cuenta de que –según todas las encuestadoras-  la brecha entre el candidato a la reelección Hugo Chávez, y el abanderado de la derecha, Henrique Capriles Radonsky, sigue siendo grande.

Es cierto: la especulación tiene plazo fijo hasta el 7 de octubre, pero lo cierto es que no es solo Venezuela la que vive en tensión por lo que pueda suceder, porque una eventual derrota del bolivarianismo –de este proceso de inclusión social y equidad en un camino hacia un nuevo concepto de socialismo- significará un retroceso no solo para este país del norte del sur, sino para todos los proyectos a futuro para los pueblos latinoamericanos.  El futuro común de la región también está en juego.

Leer más