Archives for Maneras de vivir - Page 47

Lo Que viajamos

Náquera y la memoria del franquismo

Náquera, en avanzado proceso de colonización por las mafias del ladrillo, aún ostenta junto a la madurez altiva de los antiguos lugares de veraneo, el rancio tufillo, entre nostálgico y trasnochado, de la vieja memoria franquista. Recorrer sus pintorescas calles, desde las más céntricas o señoriales hasta las afueras, es como participar en un vía crucis cuyas estaciones exhiben los nombres de mártires, héroes y santos de “La Cruzada”; un pertinaz recordatorio de los vencedores de la Guerra Civil acontecimiento, que en esta población con unos habitantes censados parece resistirse a ser pura y simplemente historia. Que aquella guerra la…
Continuar leyendo
Lo Que viajamos

Sevilleos de tercer orden

En las montañas el camino más corto va de cima a cima; mas para eso es menester que tengas piernas largas. Frederich Nietzsche Del edificio andaluz al libro venezolano . Un edificio juguetón, el Ayuntamiento de Sevilla, con su mancha barroca por un lado y su borrón neoclásico —una pared en blanco— por el otro; un edificio fabuloso para un turista latinoamericano, acostumbrado al mestizaje cultural y estético: esa tarde el Ayuntamiento me había salido al paso en un momento oportuno, justo cuando sentía el peso de la tardomodernidad sevillana —todo ese turismo a borbotones— latir con fuerza sobre el…
Continuar leyendo
Lo Que viajamos

Sevilleos de segundo orden

Antes de cruzar el puente de Triana hacia la catedral, a la que habíamos jurado el día anterior, eso sí, sin persignarnos, volver —¿quién se resiste a una materialidad como la de la catedral, tan voluptuosa, asimétrica y eróticamente abullonada?— esa mañana hicimos dos cosas de rigor que no podíamos, ante el compromiso arquitectónico con la antigüedad, postergar. Primero, desayunamos en una cafetería aledaña que descubrimos a poca distancia del hotel, donde las tostadas con mantequilla y el café, maná de los dioses que andan a pie, olían a Triana, aunque el pan no podía competir con el de otros…
Continuar leyendo
Lo Que viajamos

No estamos todavía muertos, pues todavía nos queda Barcelona

Viva la ciudad de Barcelona (o cualquier ciudad) a pie, mirando despacio cada casa, cada plaza, cada callejón, cada Puede detenerse ante los portales, las puertas, los bares, las mirar fijamente y sin miedo a los ojos de la gente que se cruza en su camino, en su Las ciudades son para vivirlas muy despacio y descubrir que tienen alma,  como usted y como   Recomiendo visitar el Raval y pasear por las calles que han descrito escritores tan poderosos y mágicos como Mendoza, Vázquez Montalbán, Terenci Moix, George El barrio, humilde y popular, del Raval ha dado cobijo, vigor e…
Continuar leyendo
Lo Que viajamos

L’Eivissa que conocí

L’Eivissa de hoy no tiene nada a ver con la de los años 60 del siglo XX. Y no sólo porque Eivissa y el mundo han cambiado mucho desde entonces, sino porque nunca un escenario puede volver a ser el mismo sin la presencia de aquellos que dignifican su recuerdo. Fue, pero, en aquella Eivissa mítica, en aquella isla que contemporizaba perezosamente con el franquismo y la libertad donde yo, un barcelonés puesto-adolescente sediento de vida, se hizo grande de golpe. Llegué sin dinero, cosa que, naturalmente, me llenaba de orgullo, y me alojé en una pensión dónde, por 27,50…
Continuar leyendo

Sevilla, el sur del norte

Hilación es, y necesaria, de cuanto aquí se ha dicho, poder competir estos piratas en crueldad y abominaciones á cuantos en la primera plana de este ejercicio tienen sus nombres, pero creo el que no hubieran sido tan malos como para nosotros lo fueron, si no estuviera con ellos un español que se preciaba de sevillano y se llamaba Miguel ... haciendo gala de mostrarse impío y abandonando lo católico en que nació por vivir pirata y morir hereje. Carlos Sigüenza y Góngora (1690) Verano de 2002. De Granada a Sevilla, el periplo que comenzamos cuatro días antes en Olite,…
Continuar leyendo
Lo Que viajamos

Machado y Barral, en la aurora encantada de Sepúlveda

Sepúlveda, 7 de Agosto, 2007, 07:30 Amanece, hace frío, suenan campanas y una tonalidad rosada intensa tiñe las primeras luces del alba, la aurora encantada,  en expresión de D. Antonio Machado, que hecha piedra, cincelara el ilustre escultor sepulvedano Emiliano Barral y hoy labra Juan Emilio Cristóbal, se cuela por los visillos, gaseosa. Tras la luz, que ya decanta a dorada, los aromas a pan cocido y las humaredas que preceden a la temperatura adecuada del asado, en los hornos árabes, se cruzan con los sabores de la pasta de dientes y el café matutino. Pero el autor de Campos…
Continuar leyendo
Lo Que viajamos

Reflexiones apresuradas sobre vacaciones, turismos y viajes

Hoy es verano y en diciembre también sale el sol y hay tiempo para ir a la playa en bicicleta. Las vacaciones son (o deben ser) actos que rompan la rutina habitual de nuestras existencias. La ruptura total y real con las normas y con los hábitos habituales debería ser la dinámica interior que guíe nuestro periplo estival, para así gozar y disfrutar de unas verdaderas y liberadoras vacaciones. Pero gracias a la intensa y ya crónica obsesión por consumir, todos nos vemos “obligados” a seguir las pautas que nos “marcan” los gurus, los dioses del mercado neoliberal. Actualmente no…
Continuar leyendo
Lo Que viajamos

Pensamientos antes, después, luego… de andar en tu ciudad

Unos pensamientos antes, después, de andar dentro de tu cuerpo, de tu ciudad, de tu mundo, del único idioma que nadie puede compartir, enseñ No hay un antes o un despué simplemente un ahora que contiene una ciudad misteriosa, un cuerpo imposible de conocer, aunque tengamos muchos siglos por Es posible que tampoco yo pueda estar aquí, a tu lado. Es posible que nunca los dos estemos o En estos momentos (o ya son un simple eco), tú te mueves en la cocina, preparando algunos manjares en una noche de verano que nos acompaña y algunas sensaciones me mueven, me…
Continuar leyendo
Lo Que viajamos

Restaurante Puerto Rico La Gran Vía, Madrid

Si jodes con mi sopa: tu mai es la gorda. Calle 13 Y desnudos al anochecer nos encontró la luna. Joaquín Sabina De paseo por la Gran Vía, al momento en que, alrededor del mediodía, ataca un hambre condicionada por el metabolismo usamericanizado, la propuesta se torna clara y simple para el turista, un latino de los Estados Unidos que, con una de muchas universidades estatales, visita España con los programas de Estudios en el Extranjero: se trata de encontrar inmediatamente, en de la zona de La Casa del Libro, un restaurante que, con menos de 10 euros, provea un…
Continuar leyendo

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar