El juego parlamentario

El cambio está en las personas que habitan los barrios y los pueblos, en la manera de organizarnos y relacionarnos. El cambio está en la capacidad para crear espacios autogestionados y horizontales, en crear relaciones de colaboración, en tomar decisiones de manera colectiva generando estructuras de participación directa

Leer más

Relájate y goza

Ser hombre debería requerir un ejercicio consciente y constante de deconstrucción que no implicaría olvidar los aprendizajes y consignas de la sociedad patriarcal sino analizarlos, desmenuzarlos y diseccionarlos para conocer los mecanismos que nos movilizan y nos posicionan y, desde este punto, reconstruir la forma de relacionarnos con las demás personas

Leer más

Las palabras no son inocentes

Las personas son un elemento de la ecuación que incomoda al estado español. Las personas que quieren decidir sobre su propia forma de gobierno apuntan de forma directa a la idea de democracia que es, precisamente, aquello que el gobierno español dice que está amenazada. Conjurar esta contradicción empuja al estado a convertir a esas personas en cosas manipuladas

Leer más

Religiosamente aconfesionales

La práctica de gobierno de la derecha va dirigida a imponer una mirada rígida sobre la historia española imponiendo sus valores, principios y creencias y ocultando aquellas que las cuestionan y que ofrecen una imagen del pueblo español más diversa y menos proclive a compartir las convicciones de las élites que no son, de ninguna manera, universales

Leer más

Pensamiento, palabra liberada y acción

El 15M, este movimiento colocó a los políticos frente a las personas contra las que iban dirigidas sus políticas y sus decisiones y les asustó. Con los escraches y las concentraciones alrededor del Congreso de los Diputados y otros parlamentos disminuyó su sensación de seguridad e impunidad

Leer más

Indefensión aprendida

La pasividad es una dolencia que afecta a una gran mayoría de la sociedad occidental. Se mantiene cierta capacidad crítica que no conduce a la acción porque la sensación es que no hay nada que hacer. El trabajo capitalista condena a la depresión que impide ver que existen posibilidades reales de cambiar la sociedad en que vivimos

Leer más