Exequias del asno

Daniel de Cullá. LQSomos. Novimbre 2018

Cuentan que en la dehesa de Belinchón
Saliendo de la ciudad al Oriente
“los Ratones” y “los Chovillas”
Han desenterrado un cadáver de Asno
Repleto de medallas y de cruces negras
Lo que ha servido de alegrías al pueblo
Que, en seguida, y, al momento
Le han dedicado “la misa del Jumento”
Compitiendo los vecinos y los doce curas
Cuál de ellos todos más aturdía
Prorrumpiendo en cantos horrendos.

Estando en todo su esplendor, cara al sol
Vieron cómo, con presura, bajan del cielo
Aves carroñeras aturdiendo y, con jactancia
Se vienen al prado, convertido, ahora
En solemne necrófago muladar
Gracias al bien hallado Asno muerto
Desgañitándose en comer sin ninguna piedad
Entre graznidos y picotazos, a cual más.

¡Con qué ansia se desgañita el buitre leonado
El buitre negro y, muy astuto, el alimoche¡
¡Qué devoción en los huesos muestran
El milano y el águila real, el quebrantahuesos
Picoteando con gran esfuerzo la carne muerta¡
¡Y no digamos el águila imperial
Que lleva una señal asnal bajo el buche
Que, aunque viene cansado de mordisquear
Conejos de huerta con esmero
Se esmera con estruendo en desgajar
Aplaudiendo los córvidos del propio muladar¡
¡Con qué graznidos más devotos aturden
Las cornejas, los cuervos, las urracas
Las grajillas, los arrendajos y las chovas
Haciéndole la limpieza al muerto animal
Cual lindos devotos prosternados
Exhalando el placer más completo¡
Tal es su contento de ayudar a las grandes aves
Dedicadas a excitar ese cadáver voluminoso
Del bien hallado Asno muerto.

Más, ¡Oh, milagro¡ ¡Ohhhhhhhhh¡
Bajo la custodia de nuestras aves carroñeras
¡El Asno ha resucitado con el mismo cuerpo¡
Quien ha estado ahí, y lo ha visto
Sabe del graznido hecho con santo celo
Y dice ser verídico y no engañar al más lerdo
Pues este Asno subsiste en todo su esplendor
Aunque se lo hayan devorado las carroñeras
Pues es reliquia encerrada en sí mismo
Y el populacho cree ver más marcada
Y más linda su cruz, afirmando, en devoción, que:
-¡Al tiempo ¡ Volverán a hacerse exequias
Al magnífico Asno que nos salvó
Estableciéndose, de nuevo, la fiesta del Asno
Sus grandezas pasadas celebrando
Que con él queremos vivir, y ensalzarle
Y, por premio, por él queremos morir.

Otras notas del autor

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

Poemas llevo

Vari@s autor@s. LQS. Octubre 2018

Hay muertos y muertos

Hay muertos y muertos. Muertos que no merecen ningún respeto.
Muertos que murieron de viejos, masturbados por los curas.
Hay muertos que son puercos.
Muertos que vivieron dejando al pueblo a oscuras.
Muertos que no se fueron con lo puesto,
muertos genocidas.

Hay muertos que sólo merecen el fuego en sus huesos,
hay muertos que aún mandan escupir en el rostro de las víctimas.
Hay muertos corrosivos, sepultados y protegidos
por canallas y asesinos.
Hay muertos audaces que engendran peste.
Hay muertos que no son cadáveres,
que huelen a pólvora, a incienso,
que viven con el aplauso de una España que mutila la memoria
de quienes si fueron muertos dignos.

Hay muertos y muertos.
Hay muertos que no merecen ningún respeto.

Silvia Delgado
.-.-.-.-.-.

Menu. Muy sensible a todo

La inteligencia es
el plato que les sirvan los medios
la sensibilidad es
el plato que les sirvan los medios
la identidad es
el plato que les sirvan los medios
la vida es
el plato que les sirvan los medios

Si no les sirven plato, nada

Jesús Gómez Gutiérrez
.-.-.-.-.-.

Ten cuidado

Ten cuidado si miras para otro lado,
si bajas la voz y la palabra.
Ten cuidado si mientes
si olvidas,
si inventas.

Ten cuidado si obedeces
si rindes pleitesía
si comes pan y vas al circo.

Ten cuidado si participas del saqueo,
si aplaudes leyes criminales,
si vives acorazado.

Ten cuidado si la sangre ni te mancha ni te importa,
si los muertos son lejanos o anónimos,
si tienes coartada para los crímenes.

Ten cuidado, amigo, ten cuidado,
si no ves esta pesadilla,
si llevas esterilizados los sueños,
si no ves que se amontonan los genocidios.

Ten cuidado, amigo, amiga,
si usas demasiado el silencio,
si llevas ásperas las rodillas,
si mueves los hombros
y tienes las ideas quebradizas.

Ten cuidado si llegas tarde
si te acomodas a tu destino
si te haces el dormido.

Ten cuidado si bajo tus pies la tierra es yerma
si a tu alrededor, todo amarillea.
Ten cuidado si bostezas,
si tu sangre no protesta,
si no sientes escalofríos.

Ten cuidado si no ves a los bastardos,
si no señalas el fondo,
si pasas de largo,
si tienes los ojos cansados,
si eres un lacayo.

Ten cuidado, amigo, amiga, tened cuidado.
Está amaneciendo y en el nuevo día
no habrá lugar para los que clavan el puñal
ni para los que lo afilan.

Silvia Delgado
.-.-.-.-.-.

Feliz, feliz la vida
Notas para un coro

Entre el hierro y el hierro de un andamio
Carretas la calle, a la izquierda, hacia Sol
una colchoneta y dos cuerpos de mayores
y la lluvia que se filtra entre el hierro y el hierro
«Pero estamos pagando la deuda —les dicen unas bocas—
feliz feliz la vida, no tengan prisa.»

Entre la piedra y la piedra de una salida de incendios
Carmen la calle, a la izquierda, hacia Callao
bolsas, mantas y un cuerpo de anciana
y el viento que hiela entre la piedra y la piedra
«Pero estamos ampliando esas aceras —señalan unas manos—
feliz feliz la vida, dese un paseo.»

Entre el cristal y el cristal de un cine cerrado
Luchana la calle, a la izquierda, hacia Chamberí
un saco de cuerpo indefinible
y matones que avanzan entre el cristal y el cristal
«Pero todo es muy complejo —se encogen unos hombros—
feliz feliz la vida, respételos.»

Jesús Gómez Gutiérrez
.-.-.-.-.-.

Aprietan las tripas

Aprietan las tripas de dos fuertes animales
Y de otro que les va a la husma
Y no es extraño que, a su vez, elogien
Aquel Rebuzno de animal de tanto aprecio
Mientras cagan esvásticas y medallas
Que desamparan con tesón y empeño
A los agnósticos, laicos y ateos, al pueblo
Anti españolistas llamados
Por los super borriquistas de bostezo
Que no van al escusado, no
Sino que peden y cagan a los cuatro vientos
Por calles y plazas de villas y ciudades
Patentizando las bellas calidades
Las honras y las glorias de los Animales
Y el influjo que tuvieron, comúnmente
De aquel Rebuzno de santa Cruzada
Que dio aquel renombrado Jumento
Cuando cantó el gallo de las armas victoriosas
Y, al instante, Rebuznaron de alegrías
A otros Borricos incitando
Contestando cantando en el momento.

Émulos ellos tres lo son y serán
Y, dignamente, lo comprobará el pueblo todo
Pues sus cagarrutas serán bendecidas
Pues cuentan que aquellos primeros Borriquistas
Cuyo maestro era y sigue siendo
“Muerte a la Cultura” y “Tiro en la Nuca”
Consiguieron salvar la Patria
En vergonzosa fuga poniendo a los republicanos
Confiados en luchar frente del uno el otro
Como hombres valerosos y soberbios
Y no contra escuadrones formidables
De soldados fascistas y cristianos.
Eteles, pues, a los tres Asnos cagando
Aturdiendo con retumbantes pedos el aire
Y gritando: ¡Guerra¡ ¡Guerra¡ ¡A las armas¡

Limpiándose el culo con los dedos
Con ellos dibujando en la pared esvásticas
Regocijo, de nuevo, de los pueblos
Gloriosamente cantando:
Las izquierdas no están hechas a nuestros pedos
Vedles, de nuevo huir precipitados
Al campo y al monte como ciervos
Y a los curas prosternados
Al rumor asinino de nuestros cuerpos
Que bendicen bajo palio
Pues es salvamento de su honor y sus trofeos.

Daniel de Culla

.-.-.-.-.-.
Cárcel en amarillo

Hay voces, gritos,
lanzados en el viento viajero,
soplos sin fronteras,
mensajes de la teva terra.

Forzada distancia
impuestas paredes, impostores muros,
llévame viento del este,
mi ahora es ya mañana, voy.

Susurros, palabras
separadas en distancias ambulantes
volar, correr , salir, llegar
señales de la meva casa.

Us volem lliures, trepitjant la terra

Iñaki AlRui
.-.-.-.-.-.

Futuro sin im-perfecto

No importa lo que venga,
el suceso, el caos o el orden.
Llegará un ahora inevitable,
estamos destinados a ser,
y será en un ya, seremos
¡Esperando y viviendo!
empezaremos.

Iñaki AlRui
.-.-.-.-.-.

  • Ilustración de J. Kalvellido

– Y tenemos más:
Como tú (quieras): poemas
Poemas o llámalo como quieras
Poemas para tod@s, alguien dice
De aquí, de allí, poemas
-Desorden: poemas
– S-u-e-l-t-o-s poemas
– Poemas s-u-e-l-t-o-s
– Des-orden en poemas
– Poemas desorden(ados)
– Desordenados poemas
– Poemas, desorden, en
En desorden, poemas
Desorden en poemas
Poemas en desorden
– Batiburrillos anteriores, clic aquí

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

Dedicatoria de acción de “Poesía a viva voz”

Daniel de Cullá. LQSomos. Agosto 2018

Cuando el pasado viernes, por la mañana, traje al “SanFran” la convocatoria de “Poesía a Viva Voz”, para colgarla en su tablón de anuncios bellamente berretoso, me encontré con Pelayo, un “master chef y barman” de primera, “cum laude”, con másteres conseguidos a puro huevo, no como esos másteres de algunos políticos alcanzados en el Rastro madrileño de ciertas universidades; además de que es un tío majo y está “cañón”, como he escuchado decir de él a alguna chica.

Él me dijo:

Haces el Acto a esta hora de las seis de la tarde, en domingo, porque no vendrá casi nadie, ¿eh?

Yo le respondí:

Pues sí. De este Acto lo que importa es mostrar nuestro apoyo a la Acción Poética Global con todos los Continentes, que se celebra durante este mes de Agosto, celebrando la Poesía y la Cultura atacadas por injustos y excluyentes sistemas de opresión y represión que atacan el pensamiento libre y su canción, y siempre influenciados por las religiones y su nefasta tradición. Además de que si los que cantan o se expresan libres son jóvenes, estos regímenes se abalanzan contra ellos cual hienas, apostándose quién de entre ellos mostrará peor maldad.

En la presente edad muestran lo mismo; y lo mismo será en la venidera.

Desde Chile, con Poetas del Mundo; desde Colombia, con Movimiento Poético Internacional; desde Rotterdam, Holanda, con Poetry International; desde Japón, con Poetry Nippon; desde Nueva Zelanda, con New Zealand Poetry; desde la India con GloMag; desde USA, con Suitcase of Chrysanthemums, desde Burgos, con Poetas del Mundo, nuestros llamados ínclitos resuenan por la Libertad de Prensa y Expresión.

Y si no viene nadie, o se ve a poca gente, poco importa. El Poeta no necesita de esa caterva de la gente que necesitan los políticos y los curas, que en aplausos es muy facultativa y muy experta, demostrando con ejemplos que lo hacen por cuantos bienes procurarles pueda.

Además de que, y pregunto: ¿Acaso necesita el Asno para Rebuznar estar rodeado de gentes? El Asno Rebuzna; y punto. ¿Necesita el pájaro de alguien para cantar? El pájaro canta, ¿o no? Tan sólo la especie humana necesita de toda esa caterva de la plebe, hato de ganado, manada, recua para trajinar, muchedumbre que va una tras de otra, que habita en ciudades, en villas, en cortijos, en aldeas, esperando que “el figura”, o los “figuras”, “Recueros” o arrieros de recua de turno les prefieran, y así la envidia procurarles pueda.

Ahora, a seguido, la presentación y lectura, si es necesario, de este mi libro “La Peseta”, que es una joya de los telares de terciopelo de la Poesía Erótica, cuyo ángulo saliente mira hacia el campo o hacia la alcoba. Cumplo yo el deber de enseñárosle. Aceptad pues benévolos mi ofrenda. Esta gloria tenéis. Tan sólo es vuestra; y la mía el haber cantado con éxito feliz la bella prenda, la “Peseta”.

Nota:
El Acto ha sido todo un éxito. Como no se abrió el bar debido a que su empleado primero, un tal “Gus”, tuvo la osadía de no bajar del primer piso, que está encima del bar poético musical, con una bicicleta colgada en el balcón del dormitorio principal, ”por estar follando como un cosaco”, como dijo un asiduo visitante, puesto que la voz o sonido bronco del jadeo del follaje se escuchaba con altos y con bajos fuertes, el Acto se realizó fuera, en las escaleras que suben al Castillo.

El Poeta y Escritor Daniel de Cullá dio una lección de Academia con su libro “La Peseta” y, al mismo tiempo, manifestó con pelos y señales las barbaridades y atrocidades que sufren los poetas y escritores, los cantautores, la gente de teatro, los raperos en su libertad de expresión y Arte en todo el mundo.

No se entiende cómo de los grupos poéticos colaboradores, excepto el de Poetas del Mundo, no vino nadie, diciendo algunos que mejor estaban “haciendo sus necesidades” en alta mar; otros, tomando el sol panza arriba; y los nudistas, calentando, unos, el percebe; otras, la chirla. También, hubo quien se disculpó diciendo que tratar de materias de solidaridad no entendía; que a ellos les interesa tan sólo el follar, o jugar al bingo.

Fueron trece los asistentes y, al desplegar el Poeta su libro “La Peseta”, todos hicieron una observación bien grata: “Que este libro había sido concebido por un sabio literato y artista; que esa Peseta, que figura la Vagina, que ilustra el libro, “será siempre alabada en demasía, y merece nuestro elogio eterno”.

Gerineldo Fuencisla, siendo las 18,45 h. p.m., calle San Francisco 7, junto al bar “·SanFran”, Burgos.

Otras notas del autor

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

Como tú (quieras): poemas

Vari@s autor@s. LQSomos. Abril 2018

Me rindo

Las matanzas en Palestina continúan. Y a mi ya no me quedan palabras.
Tanto tiempo repitiendo lo mismo, tantos años diciendo que los exterminan gota a gota o los masacran.
Tanto tiempo gastado llamando asesinos a los sionistas que hoy esas sílabas manoseadas me parece que no dicen todo lo que sucede, lo que viene sucediendo en aquella tierra desde hace décadas.
Decir que allí las cárceles están llenas de niños, no impacta.
Decir que la violencia allí es tan rutinaria como respirar, no estremece.
Decir que los palestinos viven en el infierno es no alcanzar a explicar toda la barbarie.
Yo me rindo como poeta, pero no me rindo como ser humano.
Aunque estos renglones que escribo no detengan la sangre preciosa que se derrama.
Aunque estos versos huelan la pólvora sobre el olivo.
Aunque estos versos no sean el detonador que dinamite las alegres casas de los ocupantes.
Aunque estos versos suenen a liturgia inútil.
No tengo el pecho frío, por mis raíces sube el dolor de los oprimidos.
Suena el paso de las muletas acercándose con los heridos.
Suena el llanto estéril de los pasados a cuchillo.
Suenan los huesos partidos de los hijos.
Y en esa carnicería humana llamada Palestina, me rindo como poeta.
Y pido ahora mismo, desnuda de metáforas, que no se fabrique con sus sepulturas más olvido.

Silvia Delgado
.-.-.-.-.-.

Sensibles
De prensa y lágrimas

Llora que te llora el sensible o la sensible (no seamos patriarcales)
porque la prensa estuvo llora que te llora mientras duró la carnaza,
qué indignación, habrase visto
y después silencio
o más llora que te llora si los medios se enganchan a otro llora que te llora
porque todas las lágrimas de los sensibles y las sensibles (no seamos machistas)
son lágrimas del índice de audiencia,
lágrimas de espectáculo,
lágrimas de atención,
lágrimas inexistentes (casos personales aparte)
en ausencia de focos, cámaras, reportajes, columnas.

Claro que sí; a veces hay intenciones urgentes,
empeorar un Código Penal, recuperar la pena de muerte, crear horda,
cosas del profeta Pedro Grullo, de quien Quevedo hizo perogrullada
en tiempos menos dados a sensibles y sensibles (o sea),
pero el objetivo de fondo es la emoción.

Cuando la máquina haya triunfado completamente,
cuando todas las piezas del mecanismo se crean independientes del mecanismo
y lloren desde toda su individualidad hecha de emociones puras
que coinciden en tiempo e intensidad con las necesidades del poder
porque la magia existe y se dan casualidades,
cuando las emociones queden circunscritas al dolor de muelas y el corazón de los medios,
cuando ni una emoción escape al corazón de los medios,
cuando la trampa quede al desnudo (no pornográfico, claro que no)
los hombres y mujeres de hoy podrán ver la verdad más fácil:
que la sensiblería es la puerta trasera del fascismo,
pero oh, vaya, ya estarán muertos.

Jesús Gómez Gutiérrez

.-.-.-.-.-.

Miedos
Versos ñoños

¿Miedo? ¿a qué?
a no ver, a no poder
a pensar, a dejarme llevar
miedo a los sentimientos,
a los impulsos eléctricos,
a un corazón de corriente alterna.

Tiempos perdidos,
recuerdos que caen,
daños que no son
vivir en el bosque que murió
esperar a la flor que nunca salió,
mirarme de frente y saber que soy yo.

No poder olvidar,
seguir drogado en el recuerdo
en el momento mágico, en el lugar dichoso,
vivir, seguir, gozar, estar, ser
pluscuamperfecto de frente,
sencillamente residir el presente.

Abrazar a la locura,
caminar a su lado,
y reclamar ser feliz,
que locos,
chiflados tu y yo
¿miedo? ¿a qué?

Desnudarse, sentir, acariciar,
desear, lamer, besar, abrazar,
romper el circulo que nos encierra,
empezar de nuevo, dos desconocidos,
idealizar juntos, levitar de la mano,
existir, vivir, reafirmarlo.

Iñaki AlRui
.-.-.-.-.-.

Justicia borbónica

¿Justicia igual para todos?
¡No nos toquen las narices!
Son muy distintos los modos
de aplicarla con matices.

Puigdemont no ha delinquido,
tiene la honradez probada,
y está en la trena metido
por una vil borbonada.

Urdangarin de otro lado,
por ser cuñado del rey,
aunque es un ladrón probado
se halla en libertad por ley.

Moraleja: la Justicia
de este reino tan mal anda
que castiga o beneficia
según lo diga el que manda.

Españoles: vuestros fallos
hasta aquí os han conducido,
por aceptar ser vasallos;
lo tenéis bien merecido.

No lograréis otra cosa
con vuestras aspiraciones:
toda España es crapulosa
cuando reinan los borbones.

Arturo del Villar
.-.-.-.-.-.

Las Flores del mal de Baudelaire

Desde criatura, Baudelaire lloraba
Para que le calentara los pañales
Una mujer casada.

Letanías de Satán
Ella le cantaba
A semejanza de un perro
Que ladra al molino
Mientras le apalea el molinero.

Ya, de mayor
Miraba a la criada con disimulo
Y, en un descuido
Él a ella le tocaba el culo.

Que por eso cantan
Unos sobrinos suyos:

“El diablo anda en Cantillana
Y el obispo en Brenes
Haciendo algunos desafueros
Y espantando a las pardalas
Para fines de sus amores”.

Más, como al Amor
Le pintan calvo
Una prostituta judía
Del Barrio latino
Torciéndole la vista
Le contagió la sífilis

Replicando él:
-La sífilis bueno
Yo a vos también
No viene bien, putón.

La examinó de verdad
Y, abandonándola, le dijo:
-Te dejo. Mucho quiero a la mulata
Y ella a mí también.

Como “Rey de los Poetas
Verdadero Dios”

Como le entronizara Rimbaud
Él le cantaba a Satán:

“Príncipe del exilio»
Tú eres el único que se puede apiadar
De mi eterna desesperación
Mientras acomodaba su mano
A su picha
Pretendiendo el amor
De una doncella desposada
Con los miedos
De un querubín disfrazado
Oliendo a ajo.

Daniel de Culla
.-.-.-.-.-.

Dios es un mal tipo

Hablar mal de dios es de mal gusto. Incluso pueden decirte que es delito.
No entiendo esto. Yo no creo en ese tipo, ni en su merchandising. No creo en sus delegados comerciales y no me gusta nada el libro que venden.
No creo en los discursos que difunden para vender su producto. Es más, cuando alguien habla en su nombre siempre pienso que es un reprimido que se toca a escondidas y después se clava cilicios.
El logotipo que difunden no me parece acertado: su barba blanca, su piel blanca, su cara bondadosa y rodeado de serafines. Es ridículo. Antiguo.
Tampoco me gusta el uniforme que llevan sus empleados: Las mujeres faldas oscuras, largas, cubierto el cabello, los hombres de oscuro, algunos también con falda.
Y no me parece bien que en sus contratos prohíban el sexo. ¿No tienen sindicatos?
Dicen que está en todos los sitios y a mí no me gustan los cotillas.
Dicen que es machista y homófobo.
Dicen que pide dinero a los emputecidos a cambio del paraíso.
Dicen que soba a los niños y luego les culpa por tener pito.
Tiene casa en todos los barrios y en todos los pueblos, incluso en los más pequeños y recibe visitas todos los domingos.
A mi me parece un tirano, aparte de a sus funcionarios explota a los voluntarios, dicta perdones y pecados y además te condena al infierno si no le haces caso.
Definitivamente, dios es un mal tipo.

Silvia Delgado
.-.-.-.-.-.

Y tenemos más:
Poemas o llámalo como quieras
Poemas para tod@s, alguien dice
De aquí, de allí, poemas
-Desorden: poemas
– S-u-e-l-t-o-s poemas
– Poemas s-u-e-l-t-o-s
– Des-orden en poemas
– Poemas desorden(ados)
– Desordenados poemas
– Poemas, desorden, en
En desorden, poemas
Desorden en poemas
Poemas en desorden
– Batiburrillos anteriores, clic aquí

Actínula de musa tranquilina

Daniel de Cullá. LQS. Marzo 2018

Hoy me voy afijar con mi lira buena o mala, preciosa, que, por gracia innata y autodidacta alumbra mi entendimiento, en escritores y poetas con vitola y sin vitola, que se presentan en alternancia de generaciones, y no dicen nada, ya que la gran mayoría de ellos son triponides y mierdusos, pues su lengua no produce milagro alguno y su huerto productivo no está más que en las aguas profundas o en cloacas.

El manubrio o la torrija brillan por su ausencia, mientras, en cambio, en los oradores políticos, estos se presentan como órganos visuales sobre todo si son caritativos y perseguidores de todo enemigo con mucho rigor.

Hay escritores y poetas solitarios y coloniales. Y los hay de agua dulce sacro facha en estado mierdusoide. Unos se colorean de verde; otros de hidra parda: cristianos, honrados y prudentes que mantienen su casa con el sudor de su frente; o eso cantan y dicen ellos.

La generación mierdusoide de hoy, de perradios y labios alargados, se presenta con órganos estáticos e institucionales provistos de un macizo exosqueleto calizo. Son autores modernos atacados generalmente por un orden establecido. Son los tranquilinos que se sitúan al borde de un paraguas.

Otros, más comunes en nuestras cuadras y corrales, son producto de una actínula de musa tranquilina sexualmente madura, más dura, que tiene un huerto donde allí coge cosecha del fruto que el tiempo tranquilino trae, particularmente intenso, y que beneficia a individuos soplapoides y mierdusoides.

En Méjico, por seguir un ejemplo, por la mañana, en domingo, como siempre acostumbran, se presentan como narcomierdosos provistos a menudo de un largo filamento aprehensor, a veces muy criminal y venenoso; y son ramplones del Verbo y la Palabra en su abertura oral reducida.

Los escritores y poetas mierdusoides están diferenciados en campanas natatorias que suenan porque tienen que dar un recado, y sirven para la flotación del verso o el renglón, mirando de lejos los gorriones que todo lo echan perder, dejando el cerebro a pájaros.

Están, también, los escritores y poetas calcóforos, ermitaños del Verso, plagiadores más o menos solitarios, y cornúpetas, que alcanzan la madurez tirándose a la Eudoxia de turno; su Musa intercalada en los radios de tercer orden de su inspiración que entra en huerto ajeno y pica su sembrado.

Y, luego, los sexóforos, que forman un grupo más vasto, que cuidan y echan alpiste a su pájaro de amor dispuesto a lo largo de un estolón filiforme, y tienen un cerebro discoidal atabacado, apareciendo sus rostros en la cara inferior del disco que han grabado o van a grabar.

Se les ve, también, en las aguas litorales y clitorales, o extendidos sobre las playas después de las marejadas, del Cantábrico al Mediterráneo, enseñando su preponderante miembro en estado transitorio de desarrollo y erección.

En todos ellos, la métrica o el verso libre, o la longitudinal escritura son constantes. En sus bolsas gástricas sucumbe la Musa que se inserta en ellos a través de un embudo en forma de cáliz con un corto pedúnculo.

No nos olvidemos que están los esquizóos, encerrados dentro de una habitación, que se presentan sin ausencia de celo, su cabello abundante de caspa, pudiendo asumir los caracteres de un verdadero escritor o poeta, presentado sus escritos una consistencia cartilaginosa. Y una métrica característica, con sus órganos sensoriales al margen.

Los labios orales y del manubrio en poetas y poetisas, escritoras y escritores se presentan notablemente desarrollados. A veces, se pueden comunicar entre sí, formando un seno marginal que comunica con el exterior por medio de páginas excretoras o clavas sensitivas que se presentan en forma de maza o clava.

Las mofetas olfativas y los mierdusos que compran sus libros y no les leen, y aunque les lean, presentan incluso celos visuales por ellos.

El ciempiés anárquico

Daniel de Cullá. LQSomos. Enero 2018

El joven estaba en unas condiciones tan particulares que se sentía en una espiral de Libertad, pues se le oía cantar en la bañera a los Policlados, los Nemertinos, los Poliquetos, los Gasterópodos y los Lamelibranquios, en una manera rotativa y orientada a una inclinación de 45º respecto al eje de sus nuevos.

A la segmentación de sus huevos, le seguía la diferenciación de las hojas de lecturas a las que había dado gran importancia, pues en su concepto eran hojas germinales o embrionarias de Paz y Amor. Había hecho una ordenación epitelial de las mismas y las había puesto anillas, construyendo una especie de ciempiés de papel.

Eran hojas arrancadas a textos de Sebastián Faure, Proudhon, Godwin, Rousseau, Stirner, Bakunin, Kropotkin, Nietzsche, Voltaire, Oscar Wilde, Baudelaire, John Henry Mackay, Eliseo Reclus, Malatesta, Benjamín Tucker, Francisco Ferrer, y otros, basadas en una esquematización teórica.

El joven se reía muy inocentemente pues decía que los esbozos de las hojas eran esbozos presuntivos de inocencia o blasfemias bellas antes de individualizarse independiente de sus libros en los que se sentía comprendido. Además, las había pegado con liga de paz y libertad, o goma arábiga.

Le estuvo bueno, porque un día que fue a visitar el lugar donde estuvo la choza del libertario “Seis dedos”, en Casas Viejas, Cádiz, donde murió acribillado a balazos por los defensores de la burguesía felona y criminal de entonces, se encontró con un ciempiés de anillas rojas y negras que no habían perdido valor y que estaban ligadas a la derivación de su sensible cuerpo.

Le llevó a casa y le metió en un frasco de cristal, de esos que usa su madre para guardar conservas de tomate, pimientos en tiras y bonito, sin decir en casa las maravillas que se le atribuían al rojinegro ciempiés, aunque esto le hubiera costado mucha sangre y las tierras de la Península estuvieran llenas de tipos anarquistas en sus estadios de segmentación donde fueron asesinados y acribillados.

Un día, de tanto repetirse dentro del frasco el animalito, y dejada la tapa abierta por el muchacho, se salió del frasco y se fue por los cerros de Úbeda, en simetría bilateral, a lo largo del eje longitudinal de su cuerpo en metamería de paz y libertad. La madre que lo vio y le encontró, asociada a la dinámica de la tradición con olor a orín rancio de yegua preñada e incienso de oración nocturna, le cogió y le clavó un candado en su tierno cuerpo afectándole todo su sistema orgánico, en particular el esquelético, muscular, nervioso, circulatorio, excretor y reproductor.

Cuando el joven llegó a casa, una vez salido del colegio, la madre le cogió por banda y le echó una bronca de órdago, indicándole que los seres humanos se dividen en ricos y pobres, poderosos y esclavos; que la represión se agrupa en unidades de élite que defienden a los reyes, césares y dictadores.

Que el señor que guarda la viña, y para meter, a diario, más miedo, tiene en la mano un hacha grande, esa misma hacha que responde a las características de la vida diaria y la miseria del espectáculo.

– Acuérdate hijo mío, le dijo, tú que eres mi primara joya de prole precoz que al salir del cuerpo materno ya iniciaste una vida autónoma difiriendo mucho de los demás que son animales en desarrollo e ineptos, cuando, por vivir y pensar libremente, un día que te tocaste la pilila para hacerte una masturbación, vino tu padre, que fue pastor y, después de esos verderoles que cantara García Lorca, con una hacha, y le hizo una raja a tu cerdito hucha, porque tenías dibujada en su jamón una (A) anarquista.

Otras notas del autor

Sapo mostrenco barbudo

Daniel de Cullá. LQSomos. Enero 2018

Era un país de “Tócame Roque” donde gobernaba un tal “Pejerón” parecido a aquel bufón de los Condes de Benavente, fresco, robusto, bien conservado, listo y sagaz y al mismo tiempo algo pillo y maleante por el empeine del pie; labihendido en alguna parte de sus morros.

Su bandera era amorronada (bandera morrón).

El pueblo subyugado y sumiso con unas costillas un tanto achatadas, de cuyos bordes o de ambos salían unas como púas o dientes más o menos finos y menudos, entre los cuales se hacía figurar la Pasión de Jesucristo entre una carda de Cruzada, al fin y al cabo un instrumento de tortura, le conocía como el pejemuller, pejepalo, pejerrey, pejesapo, pejeángel, pejearaña, pejediablo y algunos otros.

Calzaba zapatos de siete leguas talla 155, que le llevaban por los Cerros de Úbeda montado en una yegua tan trotona como falsa a la que llamaban “Caracandao”. Mula rastrera que largaba sus juanetes en las puntas del morral del que salían páginas de una constitución boliche cuando el viento era flojo y de popa.

Según las encuestas de personajes adivinos y gurús, la mitad de su población era holgazana, majadera, imbécil, sinvergüenza, chupatintas de condiciones despreciables a juicio de las putas; mientras la otra mitad, la de los del laboreo, que a veces le iba a la morra, a golpes con la población holgazana, era un pueblo de morondonga, de escarnio para sí mismo, que quiere despreciarse, pues sabe que no tiene otro destino que el de obedecer, estar avasallado y recibir hostias a mansalva.

Este pueblo trabajador, incluido el desahuciado, el sin papeles, metido en un novelucho de morondonga, parece feliz, pues tiene una parte carnosa en el pescuezo que los curas bendicen en las iglesias, y su vahído o vértigo son oración y salmo salidos de sus hocicos abultados, queditos y sin hacer ruido.

La felicidad era bebida, chupada a lo morroncho: mansa, apacible, suavemente. Las vírgenes gobernaban los Ayuntamientos, mientras los ediles decretaban sobre esterillas, haciéndose los mortecinos, lo mismo en sentido material que espiritual.

La foto del sapo mostrenco barbudo, descendiente de los Condes de Benavente, el “Pejerón”, cansado, laborioso, penoso, dominaba la pared principal del Pleno, así como los curatos y algunos monasterios.

Al pie de la sala había un mortero grande que se usa para calentar con ascuas, en tiempo frío, la acción de mortificarse los ediles, domando sus pasiones, y refrenando sus malos instintos sometiendo el cuerpo a asperezas y malos tratos; a veces, sacudiéndose las chispas que salen del fuego.

Liberarse de ese cuadro, que mortifica o desazona, era un deseo de algunos que se llaman “oposición”; pero que están en babia, atando moscas por el rabo; mientras los “otros” cuentan cada una de las doce plumas que tiene el ave de rapiña a continuación de las aguaderas; en este garito o peladero, desde donde se gobierna haciendo trampas y fullerías, y se escalda al pueblo para pelarlo.

Otras notas del autor

Cabezas cuadradas

Daniel de Cullá. LQSomos. Enero 2018

Junto a la Vida, veo pasar muchos cabezas cuadradas; algunos, son pocos, tienen cabeza de pepino o de balón de rugby. Me dicen que éstos últimos son gente encumbrada, adinerados por una forma particular de asociación entre individuos de la misma sangre, o por desangrar al pueblo, sacando ventajas de sus vidas miserables causándoles, si es preciso, el mayor daño.

Mía un gato junto a mí, y me acuerdo de esa Simbiosis entre actinias y un ermitaño (Pagurus striatus), de la Guía del Acuario de Nápoles, advirtiendo que nuestra simbiosis es idéntica, casi igual. Nuestra asociación de vida está constituida por dos animales: el ermitaño: el que embauca, el que miente, el que inmatricula, el que roba, el que maltrata, viola o mata; y la actinia, cual gato o gata que recuerda de buen o mal modo que le den su porción en el banquete de masa vegetal de hidras y zooclorelas, algas y hongos sometidos, domesticados; todos con cabeza cuadrada.

¡Zape allá! es la respuesta, cuando la asociación resultante es más ventajosa para el ermitaño, pudiéndose hablar de dominación, dictadura, con la que el crustáceo se aprovecha ofreciendo capsulas de libertad urticantes para la actinia: huelgas, manifestaciones, dejándoles ir para cebarles con el vicio y, después enmascararlas y disfrazarlas, aprovechando los celentereos su dominación y volverlas contra ellas, las actinias, haciéndoles cantar sin pito al rey de España o al señor de Gran Canaria.

Voy a mear, y veo cabezas cuadradas; voy a acostarme, y veo cabezas cuadradas; voy a peer, y veo cabezas cuadradas; voy a cagar, y veo cabezas cuadradas. Y sus cabezas cuadradas vienen desde muy lejos. Desde que estudiamos en Cátedras de Rebuznos, en Conventos, Seminarios y Colegios de la Caña de la Doctrina , el Palo y Tente Tieso, nuestros padres no supieron engendrar más que cabezas cuadradas, enviando a sus hijos a conchas de Bellas Artes o Letras, de Humanidades o Filosofía donde comer de los residuos de la comida del profesorado.

Nada más recordar una pequeña anécdota: cuando el profesor o profesora nos ordena comprar un blog de hojas, siempre nos ordena que sea con cuadriculas. Así no es raro ver cómo logramos nuestra traza, trabajo y diligencia como las Zooclorelas, Clorofíceas, Actinias Radiolarios, Zooxantelas, Criptomonadinas, todos pareciendo acertar y ganar, sin darnos cuenta que hemos salido con daño y pérdida, pues quedamos obligados a someternos a las substancias orgánicas y al oxígeno del ermitaño. Verificándose, igualmente, esa simbiosis como la del cangrejo Dromia vulgaris y la esponja Suberites domuncula, parecida a la que se da entre los ejércitos y la Iglesias todas que lo enmascaran.

Vivimos, queramos o no, entre grandes ruinas y restos de haber sigo grandes ciudades e inmensos rebaños, como las Bacterias y Ciliados, en el tubo digestivo del Capital mamífero herbívoro, y parece que siempre será así porque nuestra digestión es como la de los Flagelados que necesitan los termes, los embustes y las mentiras: el comensalismo de la Política y la Religión como el de los Insectos mirmecófilos que viven en los hormigueros (Lomechusas, Termitoxenias).

Pero algunas veces, muchas, todas, estos comensales, que nos invitan, pueden resultar dañinos por consumir las reserva alimentarias o las reservas de las pensiones de nuestros mayores; pero esto no parece importarle muchos a las larvas que nos habitan, pues vemos cómo, cual hormigas golosas de las secreciones azucaradas de los ricos mantenemos a los Áfidos, o pulgones, que nos dominan y reprimen.

Las hormigas, como las Berenjenas de Almagro, son un referente a nuestra especie. Por ejemplo: la Formica sanguínea captura individuos de otra y los reduce a la esclavitud, llegando hasta el caso límite de hoy día en que toda la sociedad está constituida por una población de esclavos dominados por una reina, rey o dictador de especies diferentes, de cabeza de pepino o balón de rugby tirando a cuadrada.

Hay otro ejemplo de comensalismo, y este es el de la polilla Galleria mellonella, parecida a la Curia vaticanal que se sustenta de cera y de miel hecha con el vil metal del dinero. Algunas especies se aprovechan como inquilinos, y vienen a pedir a las jóvenes universitarias que no aborten y recibirán dos mil euros como recompensa, diciéndoles:

-Pare, hija, que la vida le da.

Respondiéndoles ellas:

-Bercicas las engendro yo, que berzanganas no.

Estas especies de ermitaños inquilinos típicos son, como los acuáticos que se sujetan en los cuerpos de otros: tal los Cirrípedos, los Poliquetos tubícolas.

Cuando me levanté del sitio donde estaba sentado, advertí que lo había hecho yo no sé si sobre el escudo de una tortuga marina, sobre la piel de un Cetáceo, o sobre el exosqueleto de un Crustáceo. Lo cierto es que me miré en el arroyuelo de agua cristalina de al lado, reflejándose mi cabeza cuadrada justo al lado de un pececillo que me pareció el Fierasfer, que vice en la cloaca de las Holutorias; las cloacas del Mundo.

Otras notas del autor

Poemas para tod@s, alguien dice

Vari@s autor@s. LQSomos. Enero 2018

Buen año para los luchadores

No sé si mi verdad
sea única y verdadera,
pero no dejo de pensar
que otros pensarán lo mismo,
que la mejor es la suya.

¿Si la mía no es auténtica,
seré capaz de cambiar?
Nos ciega la vanidad,
pero de algo estoy seguro:
yo amo la libertad,
la justicia y la igualdad.

Detesto las tiránicas leyes
que sirven al poder y al capital,
oprimiendo a los pueblos
con su sistema policial.
Seguimos con temor y miedo
pero si no tenemos nada
nada nos podrán quitar.

Si mi verdad sigue siendo
equivocada o veraz,
dedicaré todo mi esfuerzo
en este nuevo y próximo año,
a conservar a los amigos
y a luchar por la libertad…

Buen año para los luchadores…

Helios Salas

.-.-.-.-.-.
Ahora nos dejan solos…

y como chiquillos
que en mitad de la noche
silban, con falsa viveza,
su miedo,
tendemos nuestros brazos
el uno al otro,
y esperamos,
con el corazón en vilo,
la llegada de la luz,
acechando en el silencio
cualquier ruido amigo,
cualquier movimiento vivo.

Quizá, cuando nazca la mañana
dejando gotas de rocío
en nuestros párpados espantados
y en nuestros cuerpos entumecidos,
vuelvan los demás,
y con su jolgorio y su bullicio
nos arranquen
una sonrisa de perdón.

José Batlló

.-.-.-.-.-.
Judith

Tus dedos pequeños como el silencio . . ./ Tus labios inmensos como tu risa./ Tu decir que venías todas las noches/ y tu quedarte lenta hasta la muerte./

Las palabras se me cayeron en los cálices./ Mis palabras están llorando tu nombre/ y el cielo estaba llorando tu orgasmo./ Sólo pude cortar tu clítoris con cristales./

Sólo pude besarte con navajas./
Y sólo pude traspasar tus pezones
azules con alfileres mohosos./

Tu rosa entre tus piernas era de trigo./
Viruta de tu vulva contra el alma. ¡El
amor . . . era una experiencia terrible!

Yvan Silén
Puerto Rico
.-.-.-.-.-.
Apenas Silvia

Yo quise ser como Dolores,
o Tania o Rosa Parks.
Hubiera querido defender a los mineros en Asturias,
cargar con un fusil por Sierra Maestra
o quedarme sentada en el autobús hasta que ni una sola mujer negra más fuera humillada
Pero me llamo Silvia.

Yo quiero ser como Leila Khaled,
o Angela Davis
o Arundhaty Roy
pero me llamo Silvia
Sólo me llamo Silvia.
Sólo escribo poemas,
apenas nada,
apenas unas palabras
mientras otras pierden la vida
en manos de militares,
mientras otras van a la cárcel,
mientras otras son olvidadas en fosas que nadie sabe.

Me llamo Silvia Delgado
confieso que sólo escribo poemas,
apenas nada
en un mundo donde no urgen poetas
si no partisanas.

Silvia Delgado
.-.-.-.-.-.
Amigo mío

Tirado en la acera
todos los días de estos meses
a veces, con un cartón de vino
y siempre solo.
Tiene mi edad. Quizá es más joven.
Me da igual si tiene mi edad o no.
Todos los días de estos meses
tirado en la acera
a veces, pide un cigarrillo
y siempre solo.
Tengo su edad. Quizá soy mayor.
Me da igual si tengo su edad o no.
Tirado en la vida
mierda de vida
¿humanidad?
Ya no recuerdo la última vez que la vi,
amigo mío.

Jesús Gómez Gutiérrez
.-.-.-.-.-.

La noche de las Águedas

No hablemos del hambre,
estridente reclamo del vacío intransferible,
y qué decir del frío,
excrecencia o punzada en los nudillos,
hasta la médula y la nuca desolladas,
si no escribo de la pesarosa penumbra de zapatos
ni del tacón que falta en la esperanza,
con ropas desflecadas, ya sin marca de fábrica.
Una esmerada educación todo lo salva
y me solidarizo con la anorexia del gourmet,
disiento de la conveniencia del visón con los vaqueros,
y prosigo la eterna discusión sobre el fondo y la forma,
con esta protocolar impertinencia de duquesa arruinada,
que gastó a manos llenas, sin crédito ni avales.

Secretamente conjuro a Jean Genet:
en su honor degüello a un rentista ahorrativo,
descuartizo a los inapetentes comensales de un festín,
y ahorco con hilos de lamé trenzados
a ociosas benefactoras de la alta costura
en insomnios beatíficos después de no cenar.

Clotilde Tabroni (Seudónimo)
.-.-.-.-.-.

Un rey mago blanco

Allí arriba, arribita, allí en Carabanchel Alto
Un padre, amigo mío, me habló de su hijo
Que no era rarito, pero estaba muy raro.
Él me dijo que tenía un dolor profundo
Que, cuando chiquito, se ponía a hablar con él
El niño siempre le contestaba lo mismo:
-Hijo, mío ¿qué tal te va en el Colegio?
-Caca, culo pis; respondía.
¿Qué tal con las profesoras que son tan rebonitas?
-Caca, culo, pis.
¿Y el Catón, la Geografía, y los libros de Religión?
-Caca, culo, pis.
Y la Comunión, para la que te preparas
¿Por qué no quieres recibirla?
-Caca, culo, pis
Luego, hijo mío, viene la Confirmación
Porque ya eres mayorcito
Y, dentro de poco, bailarás con las niñas
En el baile o en la Procesión.
-Caca, culo, pis.
Como yo soy psicólogo del Culo
Me he ofrecido a mi amigo por librar a su hijo
De algún mal o suceso que, de pequeño, ha sufrido.
El padre, amigo mío, me dio autorización
Con el consentimiento del niño.
Al instante, me han llevado a su casa
Cercana a Cuatro Vientos
“Porque no se puede dejar esto para otro día”.
Como en un tú y yo, codo con codo
Nos hemos sentado los dos
Diciéndome el niño que si me recibía
Era porque su padre era mi amigo.
Yo comencé a hablarle de esta manera:
-Carlitos, hijo de mi buen amigo, tu padre:
Tus padres te quieren y te tienen puesto en un altar
Aunque eres feo como un bicho
Orejudo como un burro, y patizambo
(El niño como no era así, comenzó a reír).
Yo, que nunca hice mal, seguí:
-La pena que tú tienes debe ser por algo malo
Que alguien importante te hizo
Y tu deseo reprimido es que ese alguien importante
Te la tiene que pagar
Como cortarle la cabeza o la mano principal
¿A que sí?
El niño asintió con la cabeza
Comenzando a cantar de la forma más hermosa:
–Señor Psicólogo del Culo, amigo de mi padre
Cuando chiquito, me llevaron a ver los Reyes Magos
Como tanta gente había
Mi padre se adelantó porque un Rey era su amigo
El Rey Mago blanco me cogió
Me levantó
Y me sentó sobre sus rodillas
Yo, a él, sólo y malamente
Le veía un careto lleno de pelos blancos y amarillos
En el que sobresalía una boca como Ojete
Con una lengüeta que entraba y salía.
Me agarró la tripa con su mano izquierda
Y con la derecha me apretó el ojete
E hizo sonar mis huevecillos.
Esto se me quedó grabado, por siempre, en el corazón
Pues creí que había perdido mi ojete
Y mis huevecillos que era lo que más quería.
Ya, desahogado, Carlitos me miró
Me sonrió como sonríen los chicos.
Peinando yo su pelo
Con los dedos de mi mano derecha, le dije:
-No te preocupes Carlitos, aprovecha la ocasión
Olvídate de lo sucedido
Que a todos nos ha pasado lo mismo:
En nuestra vida de niños
Siempre hay un alguien, ángel o demonio
Que del rabo nos ha cogido
Y que, calladamente, nos dice al oído:
Por ti la vida pierdo o la he perdido.
Anda vete, Carlitos
Ve y abraza a tus padres que son tus únicos amigos
Y mete, de vez en cuando, tu mano en el bolsillo
Para sentir si tu pájaro está muerto o vivo
Que ya llegará el día
Cuando, al ladito de una cama
Tú des, o te den, tres o más puñaladas de amor
A las doce y media en punto
De tus noches o tus días.

Daniel de Culla
.-.-.-.-.-.
Y tenemos más:
De aquí, de allí, poemas
-Desorden: poemas
– S-u-e-l-t-o-s poemas
– Poemas s-u-e-l-t-o-s
– Des-orden en poemas
– Poemas desorden(ados)
– Desordenados poemas
– Poemas, desorden, en
En desorden, poemas
Desorden en poemas
Poemas en desorden
– Batiburrillos anteriores, clic aquí

Sí, al fin se armó el belén

Daniel de Cullá. LQSomos. Diciembre 2017

Porque al fin de cada día, el padre Dámaso esto les quería decir a su esposa Gloria y a sus tres hijos que intentaban poner un belén “como dios manda”, y conseguir el premio que les había prometido, que era el traer un pavo para cenar en esta fiesta principal de Navidad, sin saber que una paloma, que tenía su nido en el corral donde esperaba el pavo a que le llevaran de fiesta, le dijo que no se dejara coger y escapase, pues se le llevarían a casa y que, bien asado, se le comerían. El pavo compadeciéndose de ella, pues tenía envidia de que no la llevaran como a él de fiesta, le aconsejó que volara alto y que no bajara al suelo, pues el cazador aprovecha el momento de su ausencia para robarle los pichones del nido, que son, también, un buen manjar para estos días. El pavo le dijo que no tenía miedo, pues, donde él iba, era a una casa de beatos, y para distraer a los hijos; que sabía de cierto que no le arrancarían las plumas ni le troncharían la cabeza, porque le había oído decir a la señora de la casa:  “Que al pavo y al cura por Navidad se les busca”.

Otras notas del autor