Replica por la LIBERTAD DE EXPRESIÓN

No son los represaliados los que se convierten a sí mismos en presos políticos. Lo son por voluntad del estado, y no tanto por lo que hayan hecho, sino en función de los detestables intereses políticos y propagandísticos de ese mismo estado

Leer más

¡Remunicipalización! ¡No me privatices!

Pretenden limitar gravemente la capacidad de las administraciones públicas para decidir la manera de gestionar los servicios públicos de los que son competentes, creando una situación de incertidumbre laboral a las y los trabajadores afectados

Leer más

Diálogos con… Martxelo Otamendi

Las elecciones al gobierno de Nafarroa, que serán junto con las municipales, es decir el 24 de mayo, serán muy importantes para ver si hay o no un gobierno alternativo en Nafarroa. Si lo hay, abre una puerta muy interesante al cambio

Leer más

22 de Marzo: Un hito en la historia de la lucha

Como ya se ha escrito bastante sobre las Marchas de la Dignidad del 22M, voy a exponer de manera lo más sintética posible mis reflexiones sobre esta grandiosa movilización, que, a mi entender, representa un cambio cualitativo de la lucha social de este país.

* Entre  sus principales y más positivos aspectos, además de su éxito de convocatoria (en número de colectivos implicados y personas participantes), destacaría los siguientes:

– UNIDAD (común denominador) en torno a unos contenidos políticos y de clase de gran calado (como el NO pago de la deuda), superando lemas genéricos de corto alcance

– PLURALIDAD como no se había conocido en muchos años, confluyendo territorios, sectores, mareas, movimientos, organizaciones, sindicatos, partidos y personas de muy diversos colores, banderas, ideologías, edades, condiciones, etc. que caminaban mezclados o en bloques dentro de la movilización unitaria.

– ORGANIZADA CON TIEMPO, y en un proceso en el que se han podido incorporar todos los colectivos y personas interesadas.

– GRAN ENVERGADURA temporal (varios días de marchas por la península) y espacial, ocupando carreteras, pueblos y las vías principales de Madrid, atravesando los barrios y pueblos de trabajadores, y desbordando los límites en los que a menudo nosotros mismos encerramos las protestas con recorridos pequeños y poco visibles a la ciudadanía.

Leer más