Fernando Guillén; el adiós al viudo Rius

Es a partir de 1956 cuando se incrementa considerablemente su prestigio profesional al integrarse a la compañía de Tamayo supliendo a Julio Núñez por unas desavenencias económicas, que él mismo cuenta en el libro “Fernando Guillen, un actor de hoy” de César Oliva y Jesús García de Dueñas, y que con el paso del tiempo parecen ridículas. Cuenta que Julio pretendía cobrar 200 pesetas día y Tamayo solo estaba dispuesto a darle 175, pero esa minucia suponía 750 pesetas mensuales, a mitad de la década de los cincuenta, era el sueldo de un trabajador sin cualificar en Madrid, y daban para alejar algunas incertidumbres de la profesión

Leer más

Carmen Martínez Sierra, decana de los cómicos de todos los tiempos

Como es lo normal en estos casos la noticia no apareció hasta unos días después, y en las páginas del PAIS principalmente, y en algunos otros medios “fusiladores” de noticias, el día 14 aparecía con el nombre de “Concha”, lapsus sin importancia, pero en honor a la verdad hay que decir que era Carmen, como dicen los créditos de sus películas, y porque oportunamente Concha Velasco y su “Cine de Barrio” las rescató del olvido el “Día del Carmen” (16 de julio) del pasado 2011, para felicitarla en la residencia donde se encontraba desde hacía 15 años

Leer más

Se fue “La Prima Angélica”: Lina Canalejas

Su exuberante anatomía no puede pasar desapercibida en aquella sociedad de moral reconducida por curas y golpistas, y poco tarda en debutar en el género de “revista” con la obra “La blanca doble” en la compañía del Maestro Guerrero. Escandalosa obra que concentraba a todas las beatas de Madrid en la puerta del teatro para rogar a Dios por el alma de los que se iban a condenar.

Leer más

Muere Salvador Arias. El gran maestro del doblaje

Una vez Salvador me hizo un favor; cuando escribía sobre Fernando Rey, y como todos, confundía a su padre con Segismundo Casado, aquel coronel que entregó las tropas republicanas a Franco, el me sacó del error. No era el mismo Coronel Casado. Fernando Casado Veiga, el padre del aludido, era un coronel artillero ayudante del presidente Azaña que se negó a huir tras perder la guerra, y fue condenado a muerte y posteriormente indultado, lo que en parte pagó su hijo en el campo de concentración habilitado en el estadio de Mestalla

Leer más

«Risafloja», Manuel Alexandre Abarca

Jamás había pensado Manuel en el teatro, que le gustaba como espectáculo y nada más, lo mismo que el cine, pensaba proseguir sus estudios de abogado cuando acabara la guerra y continuar sus aficiones literarias. Pero aquella inesperada coyuntura tenía, ante todo y sobre todo, la ventaja de que podía librarle del frente de batalla”

Leer más

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar