Prohibida la alegría

Si no tienes una de esas profesiones precarias que ahora que llega el fin del mundo son curiosamente las indispensables, quédate en casa, si la tienes, si no te han despedido y puedes pagar el alquiler el mes que viene

Leer más

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar