Cosas cotidianas de Venezuela

Mikel Itulain*. LQS. Marzo 2019

La vida de cada venezolano y venezolana nos enseña mucho más sobre este país que toda la cháchara aburrida y malintencionada

Misión Barrio Adentro

Mientras los europeos de occidente y los norteamericanos malgastan y embrutecen sus vidas atendiendo a las continuas vilezas y falsedades que cuentan los medios de comunicación, en otras partes del mundo, en la mayor parte del mundo, por ser sinceros, se vive la vida con una hermosa cotidianidad, con una sencillez ejemplar, con un saber ser y estar admirables.
Lo estamos viendo estos días en ese país tan archinombrado y vilipendiado que se llama Venezuela, que por pensar más en el día a día de sus compatriotas y olvidar o no atender las órdenes de los propietarios y accionistas de las corporaciones que quieren para sí todo, recibe todo tipo de ataques y vilipendios. Por este motivo les insultan en televivisiones, en radio y en prensa, les roban su dinero a través de los entramados financieros y en esta continua acción de piratería amenazan a quien quiera comerciar, negociar o establecer buena relación con ellos, y además atacan a su sistema energético, para finalmente enviar a escuadrones de la muerte con la oscura misión de asesinar y asustar a la gente, junto a una maquinaria de guerra infernal para que cedan si no por las buenas, por las malas o muy malas. Así son Los gringos y los europeos de occidente.
Por supuesto que les dirán que todo esto no es contra Venezuela, que es contra su gobierno, al que acusarán, cómo no y como es sabido con las consabidas y tan repetidas como falsas acusaciones de ser corrupto, dictatorial, antidemocrático y hasta populista y criminal. Cuando faltan las razones buenos son los insultos, es el argumentario.
Pero la vida de cada venezolano y venezolana nos enseña mucho más sobre este país que toda esta cháchara aburrida y malintencionada. Y ante el sabotaje al sistema eléctrico venezolano por parte de los Estados Unidos impera la sabiduría y el saber vivir, algo que me recuerda a mi propia niñez y que much@s ya dejaron en el olvido.

«Nos sentamos a hacer mecheros en la sala de la casa para alumbrarnos. Yo ya sabía que la vaina era pa’ largo. Era alrededor de las ocho de la noche. Mis dos hijos y mi hija, menores los tres, observaban casi sin respirar mientras su mamá nos ayudaba tratando de localizar una tela, algodón o cabuya en la oscuridad que nos sirviera de mecha. Cuando ésta ya estaba lista, en su lugar, la expectación de todos, coño, adrenalina familiar, porque no eran solo los carajitos que estaban hipnotizados con la vaina, era de película esperando a que en la oscuridad yo encendiera la mecha. Fue increíble, no podría describir la euforia de la familia. Los niños y la niña aplaudían riendo, hasta una lágrima creo que vi en la mejilla de Aurora, su mamá. Esa noche supimos que no podrían con nosotros.» José Antonio Tovar. Habitante de Petare. (1)

 

Nada hay como la fuerza de voluntad, el ánimo vivo y el pensamiento claro. Que emergen con vigor ante la pretensión de desesperación que algunos bien pretendían y querían.

«Cenamos esas noches sin luz. Los carajitos jugaron a echarse cuentos sin luz, le bajamos la fiebre a nuestra niña en la oscuridad. Nos bañamos sin luz. En la oscuridad, amamantamos al menor, se guió por el olor de la teta de su mamá, no necesitó luz. Resistimos sin luz. Sin luz, nos fuimos durmiendo, ese sueño del que está alerta, con las botas puestas, pues. Sin luz, nos despertó el cuerpo caliente de la niña; sin luz le pusimos sus trapitos y sin luz fue bajando la fiebre. En la oscuridad se hizo más firme nuestra resolución terca, intransigente, caribe, de resistir.» Julia Méndez. Barrio Bolívar, La Pastora. (1)

En una sociedad tan egoísta, insolidaria, individualista, pretenciosa y falsa como la nuestra llama la atención la resolución de estas personas en esta situación. Miramos hacia otro lado cuando un vecino nuestro se quita la vida por desesperación, porque perdió su puesto de trabajo hace ya largos años y se le cerraron las puertas, cuando vemos un día sí y otro también seres como nosotros, aunque ya los miremos como espectros, buscando comida o chatarra entre la basura en nuestro barrio a primera o última hora, para no molestar, o cuando esa mujer o a veces hombre que estudió con nosotros en el instituto o en la escuela cambió su vida y recorre la geografía dedicándose a vender su cuerpo, no porque le obligue un chulo, sino porque le obliga el mayor de los proxenetas, la pobreza y la indiferencia de los demás. Si miramos hacia otro lado ante lo que tenemos al lado, puerta con puerta, en la calle o en el barrio, no finjamos que pretendemos hacer lo que aquí no hacemos en lugares lejanos, en primer lugar porque no es algo sincero y en segundo porque entramos allí donde todo lo desconocemos.
Y entonces, ¿por qué la gente de Venezuela apoya con esta decisión a un gobierno tan atacado? ¿Por qué con las consecuencias tan terribles y peligrosas que esto puede conllevar o conlleva?
La respuesta es entendible solo a aquell@s que estén dispuestos a escuchar

En el barrio La Línea, sentada en su pequeña cocina, Beatriz Balazo me dijo que sus niños fueron la primera generación de pobres en ir a un día completo a la escuela, recibir una comida caliente y aprender música, arte y danza. (2)

Hay pues motivos, sólidos motivos para el apoyo al Gobierno bolivariano. No se debe a la propaganda ni a la excesiva ideologización, sino a hechos de la cotidianidad y de la necesidad.

En una habitación, iluminada por un tubo fluorescente, conocí a Ana Lucía Fernández, de 86 años, y a Mavis Méndez, de 95, vino también una madre de 33 años, Sonia Álvarez, con sus dos niños. Una vez, ninguna de ellas podía leer o escribir, ahora sí y estaban estudiando matemáticas. Por primera vez en su historia Venezuela tiene prácticamente un 100 % de alfabetización. (2)

L@s venezolan@s podrían rendirse y volver a su situación de marginación, miseria y olvido anterior, pero una vida así no merece la pena ser vivida, por eso luchan con ahínco, organización y cabeza, sabiendo de experiencias pasadas, como la suya, la de Chile, la de Libia o la de Siria.

Referencias-Notas:
1.- Gustavo Borges. Diez minicrónicas de resistencia en medio del apagón. Misión Verdad. 13.03.2019.
2.- Jhon Pilger. The war on Venezuela is built on lies. Jhonpilger.com. 21.02.2019.
Sobre situaciones o ejemplos a tener en cuenta para Venezuela:
El complot contra el Chile de Allende.
Las lecciones de Libia para otras naciones y para la propia Libia.
Cómo fallamos al pueblo sirio.

PS:
La terquedad chavista como salvavidas.

* LoQueSomos en Red
@MikelItulain

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

El mundo del espectáculo y lo que sucede en Venezuela

Mikel Itulain*. LQS. Marzo 2019

Que personajes como Miguel Bosé, Alejandro Sanz, Maná u otros busquen protagonismo utilizando espúreamente este tema, incluso deseando la muerte al presidente elegido democráticamente por l@s venezolan@s, nos indica su grado de degradación

Obama y Richard Branson, cuando los políticos sirven no a la democracia y al servicio público, sino a los intereses corporativos y reciben su recompensa

Siempre habrá gente que por dinero, prebendas, agasajos, fama o supuesto prestigio social o intelectual hará lo que vea y crea necesario para conseguirlos. Se adapatará a lo que sea y hará lo que sea, sin importar que principios morales o éticos vulnera, atendiendo a la «razón» de que si no le gustan estos principios puedo tener otros.

Los diferentes tipos de artistas, como por ejemplo los de la música, la pintura, la escultura o especialmente también de la escritura, suelen buscar el favor y apoyo de sus mecenas, de las grandes fortunas. Para ello les sirven deleitándoles con sus cualidades y habilidades, y además, cuando la situación lo requiere, les hacen favores de otro tipo. Aquí nos centraremos en los momentos en el que el artista abandona su especialidad y se adentra en el terreno político. Ocurre frecuentemente cuando quienes dirigen el mundo de la economía, en el momento actual las corporaciones, encuentran dificultades para implantar su agenda y lograr sus objetivos, que son en el fondo los económicos. Así está sucediendo ahora en Venezuela, donde pese a que trabaja toda la inmensa maquinaria mediática, en su mayoría absoluta controlada por las familias más ricas, las 24 h atacando y difamando al Gobierno bolivariano de Venezuela, no logra los resultados deseados, primero porque la solidez del chavismo en Venezuela es la de una roca y segundo porque los habitantes occidentales no tienen muy claro eso de entrometerse en Venezuela, viendo los precedentes en otros países y viendo que lo que les cuentan sobre la nación de América del Sur no cuadra demasiado con la realidad. Es por este segundo motivo por el que los dirigentes corporativos buscan otras vías más creíbles y efectivas para poder cambiar la opinión pública occidental, de modo que esta finalmente devenga hacia si no un apoyo a una invasión y ataque a Venezuela, al menos a un consentimiento. Como los medios de comunicación no tienen credibilidad y las organizaciones humanitarias ya ve hasta el menos avezado que trabajan por los intereses de sus financiadores y no por los derechos humanos, se busca que la opinión de personas de relevancia social por su talento cambie lo que bulle y se habla entre la gente. La música es el instrumento perfecto para tal menester, llega a cualquier clase social y tiene poder de convicción, especialmente sus estrellas. Y de hecho ahí los tenemos desde hace ya algún tiempo con este trabajo que no es el suyo y que en vez de dignificarlos los ensucia todavía más.
Vemos al músico dominicano Juan Luis Guerra, muy popular en España en los 90, hacerle el juego al magnate de las finanzas musicales Branson y recibiendo las agudas respuestas de los que piensan más con la razón y el corazón que con otros más oscuros sentimientos.

Haití, en verdadera situación desesperada fruto de la colonización occidental actual es motivo de olvido, al igual que su patria, la República Dominicana, donde tantas y tantos jóvenes han tenido que recurir a la prostitución para calmar su hambre fruto de la severa pobreza originada por la desigualdad social.
A Guerra le recuerdan, que si no sabe o no quiere saber de lo que habla, no intervenga para provocar un enorme sufrimiento y destrucción que solo los enamorados de la muerte y de la codicia desean, que son los que promueven estos conciertos en la frontera colombiana; un país precisamente, Colombia, en la mayor ruina y violencia social.

Que personajes como Miguel Bosé, Alejandro Sanz, Maná u otros busquen protagonismo utilizando espúreamente este tema, incluso deseando la muerte al presidente elegido democráticamente por l@s venezolan@s, nos indica su grado de degradación. Todos ellos han tenido la respuesta adecuada, aunque silenciada o tergiversada en lo posible, de los lectores críticos y también de los artistas honestos ante esta nueva ola de propaganda de la guerra.

Roger Waters valientemente y razonadamente nos decía que hay que dejar en paz al pueblo de Venezuela, pues ellos y ellas tienen una verdadera democracia, que no les gusta a los que prefieren el privilegio propio y la miseria ajena, pero que por eso precisamente es una democracia.
El concierto de Branson y compañía, y otras campañas y eventos en su línea, nada tienen que ver con las necesidades de las personas venezolanas, nada con la democracia, la libertad o los derechos humanos. Que serán utilizados y utilizadas con otros fines bastante inconfesables.

PS:
Sobre el reality show y las mentiras contadas con la operación de propaganda para provocar el enfrentamiento y finalmente la guerra en la frontera venezolana. Sobre el papel de los artistas en la promoción y apoyo a los conflictos bélicos.

* LoQueSomos en Red
@MikelItulain

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

Lo que nos enseña el golpe de Estado en Venezuela

Mikel Itulain*. LQS. Febrero 2019

En el caso de España nos enseña también la hipocresía de una clase política y mediática dirigida por los grandes propietarios que propugnan golpes de Estado contra democracias, mientras en su lugar persiguen y encarcelan a presos políticos por haber propuesto y llevado a cabo un referéndum

Resulta que son los venezolan@s los que eligen por votación secreta, directa y universal a su presidente. No una Asamblea que va en contra de la Constitución de Venezuela y que por ello fue condenada en desacato, no unos medios audiovisuales en manos de los magnates locales o extranjeros, no lo decide Washington y por supuesto tampoco Bruselas.
En las elecciones presidenciales de mayo de 2018 participaron dieciséis partidos políticos, proponiendo seis candidatos, de muy diferentes tendencias. No participaron tres partidos, por una sencilla razón, no veían posibilidad de ganar y como malos perdedores comenzaron a jugar sucio. Así es determinada oposición en ese país, si ganan entonces sí vale, si no lo hacen, si pierden, entonces no son válidas, pese a que el sistema de votación sea de los más fiables del mundo, comprobado cada vez por personas y organizaciones de criterio fidedigno, además de por auditorías objetivas.

Se realizaron 18 auditorías al sistema automatizado. Los representantes del candidato Henri Falcón participaron en las 18 y suscribieron las actas en las que manifiestan su conformidad con el sistema electoral. Las auditorías son públicas y televisadas en vivo por el canal del Consejo Nacional Electoral. Una vez realizadas las auditorías, el sistema se bloquea y la única manera de acceder nuevamente es con la introducción simultánea de los códigos secretos que tiene cada organización política. (1)

Por tanto, el presidente elegido democráticamente y legalmente en Venezuela es Nicolás Maduro, porque ell@s lo decidieron. No lo es un títere, un fantoche formado y entrenado para servir a los Estados Unidos, (2) que también participó en las algaradas violentas organizadas por el entramado oligárquico en 2014 conocidas como La Salida y que provocaron decenas de muertos.

Cada vez se verifica una mayor carga de violencia, racismo, de odio de clase y de fascismo, acompañadas por la presencia de agentes paramilitares y/o sicarios tarifados de bandas criminales que intentan extender y generalizar la pataleta de los niños y niñas malcriados de Venezuela, cofinanciada por gobiernos extranjeros y ONGs que dependen de ellos. (3)

 

Legítimo es el presidente Maduro, pero, ¿saben por qué no lo es la Asamblea Nacional? Vean algunos serios motivos.

E

n relación al acuerdo sobre la declaratoria de usurpación de la presidencia de la República; la Asamblea Nacional violenta los artículos 130, 131 y 132 de la Constitución, en particular el deber que tiene «toda persona» de cumplir y acatar esta Constitución, las leyes y los demás actos que en ejercicio de sus funciones dicten los órganos del Poder Público […].

En efecto, desconocen al Poder Judicial al desacatar sus fallos, al Poder Electoral que realizó el proceso electoral en el cual fue elegido, proclamado y juramentado como Presidente Constitucional de la República Bolivariana de Venezuela para el período 2019-2025, el ciudadano Nicolás Maduro Moros, al Poder Ejecutivo al desconocer la investidura de su titular y, la más grave, al titular de la soberanía, el pueblo, quien lo escogió en comicios transparentes, mediante el sufragio universal, directo y secreto […].

Es inadmisible para esta Sala Constitucional la usurpación de atribuciones de otros poderes, modificando las formas de Estado y de Gobierno. (4)

Y no se sorprenderán demasiado si han estado al tanto, de que la Asamblea Nacional pedía impunidad para delitos como los crímenes, crímenes contra la humanidad.

Finalmente, la Sala Constitucional en sentencia N° 264 de fecha 11 de abril de 2016, declaró nula una «Ley de Amnistía» absolutamente contraria a la Constitución por delitos cometidos contra el Estado y el pueblo venezolano.En esta oportunidad, el «acuerdo sobre la necesidad de una ley de amnistía…», no solo insiste en una amnistía por delitos ya cometidos en los intentos de desestabilización pasados, sino en amparar hacia el futuro cualquier acción delictiva que se cometa, siempre y cuando sea para colaborar en el presunto restablecimiento del orden democrático en Venezuela. Es decir, que rige para hechos futuros y/o inciertos, incluso eventualmente atentatorios de la institucionalidad democrática o crímenes de lesa humanidad que, por sus características, están excluidos del indulto o de la amnistía; por tanto, además de su clara nulidad, por tratarse de un acto dictado por un órgano parlamentario en desacato, debe agregarse su incuestionable irracionalidad jurídica. Así se declara. (4)

El brillante intelectual venezolano Luis Britto nos trae a la memoria la última vez que se impuso desde fuera en su país al dirigente, cuando José Bonaparte, que invadió España, designó un Capitán General. (5)
Los europeos occidentales, salvo excepeciones, no cambian, dictan o quieren dictar lo que otros deben hacer, no de acuerdo a los intereses de estos últimos sino a los de los primeros. Italia ha mostrado sensatez y respeto por la legalidad internacional, como hacía el viceministro de Asuntos Exteriores Manlio Di Stefano.

Italia no reconoce a Guaidó, porque estamos absolutamente en contra del hecho de que un país o un grupo de terceros países puedan determinar la política interna de otro país; se llama principio de no interferencia y está reconocido por la ONU. (6)

La resolución 2131 (XX) es bien clara al respecto, incluyendo el chantaje y la guerra económica o el uso del terrorismo, actos comunes en las prácticas de los Estados Unidos.

A la luz de las anteriores consideraciones, solemne­mente declara:
1. Ningún Estado tiene derecho de intervenir direc­ta o indirectamente, y sea cual fuere el motivo, en los asuntos internos o externos de cualquier otro. Por lo tanto, no solamente la intervención armada, sino tam­bién cualesquiera otras formas de injerencia o de ame­naza atentatoria de la personalidad del Estado, o de los elementos políticos, económicos y culturales que lo cons­tituyen, están condenadas;
2. Ningún Estado puede aplicar o fomentar el uso de medidas económicas, políticas o de cualquier otra índole para coaccionar a otro Estado a ñn de lograr que subordine el ejercicio de sus derechos soberanos u obtener de él ventajas de cualquier orden. Todos los Estados deberán también abstenerse de organizar, apo­yar, fomentar, financiar, instigar o tolerar actividades armadas, subversivas o terroristas encaminadas a cam­biar por la violencia el régimen de otro Estado, y de intervenir en una guerra civil de otro Estado;
3. El uso de la fuerza para privar a los pueblos de su identidad nacional constituye una violación de sus derechos inalienables y del principio de no intervención; […] (7)

Por cierto, los españoles no votaron ni eligieron a su Jefe de Estado, el Rey que impuso la dictadura tras violentar a sangre y fuego al Gobierno de la República y a la mayor parte de la población. En el caso de España nos enseña también la hipocresía de una clase política y mediática dirigida por los grandes propietarios que propugnan golpes de Estado contra democracias, mientras en su lugar persiguen y encarcelan a presos políticos por haber propuesto y llevado a cabo un referéndum donde los catalanes pudiesen decidir cómo organizarse y existir políticamente.
Como para dar lecciones a otros estamos. Más con la enorme presión y censura para no contar estas contundentes verdades que se ocultan con saña al público, tratándolo de engañar con el fin de promover otro golpe de Estado porque una nación piensa más en su propia gente que en los beneficios de los adinerados de dentro o de fuera.
No creo o no quiero creer que se están creyendo las innumerables mentiras y falsas historias del repentino interés de las transnacionales corporativas y los estados a su servicio por el bienestar del trabajador venezolano, nunca lo tuvieron, basta ver como tienen en la precariedad y miseria a tantos dentro del autodenominado mundo civilizado. Aquí, como en tantos precedentes: Libia, Yugoslavia, Chile, Nicaragua, El Salvador, Irak, Irán, Afganistán…, y la propia Venezuela antes de que llegase Chávez, están preparando el saqueo, el endeudamiento y la ruina del país.

Comencemos por el diputado que se cree presidente de Venezuela elegido por nadie. No anuncia programa, plan, ideario político ni primeras medidas de su gobierno de cuchufleta. Reuters informa que considera una solicitud de préstamo a instituciones como el Fondo Monetario Internacional; Hausmann calcula el palo a la piñata en un modesto paquete financiero de 60.000 millones de dólares, más otros 20.000 millones adicionales. El primer acto del bandolero títere sería entonces cargar a Venezuela con una nueva deuda pública externa mayor que la existente, con las presumibles secuelas de Paquete Fondomonetarista y subasta del país […].

Sigamos con los desinteresados delincuentes que lo apoyan. El Reino Unido se “rehúsa a devolver” a Venezuela 1.200 millones de dólares en oro depositados en el Bank of London y otras instituciones, latrocinio sobre el cual, según Bloomberg, “declinaron comentar”. Vale decir: bandolerismo declarado. Ganas dan de confiarle el resto de los recursos de Venezuela, a ver si muerden. 8

Ahora vienen con la «ayuda humanitaria», que no es sino otro frente de la guerra lanzada con el fin de mostrar al Gobierno de Maduro como un ogro despiadado y sin sentimiento bueno alguno, quienes son responsables de los problemas económicos diarios del país y quienes saquean su dinero y sus recursos.
Al carajo de una vez con estos tiranos, que no son precisamente los seguidores del chavismo.

Referencias-Notas:
1.- Pascualina Curcio. ¿Ilegítimo por qué? Desmontando las mentiras con 10 verdades. Aporrea. 23.01.2019.
2.- Dan Cohen & Max Blumenthal. The making of Juan Guaidó: How the U.S. Regime Change Labiratory Created Venezuela’s Coup Leader. Gray Zone. 29.01.2019.
3.- Álvaro Berzi. Guarimbas y su campaña de terror en Venezuela. Radiolaprimerísima 91.7. 23.05.2017.
4.- Sala Constitucional del TSJ ratifica desacato de la Asamblea Nacional y declara nulidad de sus actos. Tribunal Supremo de Justicia. 21.01.2019.
5.- Luis Britto García. Venezuela elige a su presidente
6.- Italia no reconoce a Guaidó como interino de Venezuela. Sputnik. La Jornada. 31.1.2019.
7.- Resolución 2131 (XX) de la Asamblea General de las Naciones Unidas. Declaración sobre la inadmisibili- dad de la intervención en loa asuntos inter­nos de los Estados y protección de su inde­pendencia y soberanía. Dipúblico.org. Derecho Internacional.
8.- Luis Britto. Los activos de Venezuela son inembargables

PS: Un estudio histórico de la economía y la política en Venezuela

* LoQueSomos en Red
@MikelItulain

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

¡Ánimo Venezuela!

Mikel Itulain*. LQS. Enero 2019

Que los dirigentes de la Unión Europea o de Washington quieran decirnos que no es válida la decisión democrática de los venezolanos y que es legítimo como presidente alguien no elegido por ellos y no quien fue verdaderamente apoyado por sus compatriotas, Nicolás Maduro, forma parte de la prepotencia y carácter antidemocrático de los primeros

Otro golpe de Estado en Venezuela

Si recuerdan, en abril del año 2002 la otrora gobernante oligarquía venezolana, que mantenía en la miseria y el olvido a la mayor parte de la población de su país, preparó junto a su poderoso aliado externo de Norteamérica y en colaboración de algún aliado europeo como España, una campaña violenta que tenía como propósito acusar al Gobierno bolivariano de tales luctosos hechos, para deslegitimarlo internacionalmente y así usurpar la presidencia de Venezuela con estas malas artes, al no haberlo podido hacer con el refrendo popular que no tuvieron.
Consistía en poner, provocar, los muertos necesarios, como comunicaba mediante telegrama el embajador español Manuel Viturro y de esta forma causar el pretexto y la indignación buscadas. 1

No fraguó y no lo hizo pese que contaban con infinidad de recursos: medios de comunicación internos y externos trabajando a destajo, y la potencia mundial del momento y sus socios subordinados; sin embargo, no contaban con lo más importante, el apoyo del pueblo venezolano, que valientemente salió a defender y liberar a un presidente muy apreciado, Hugo Chávez, cuando se preparaba su magnicidio.
Sobre el papel de televisiones, radios o prensa debemos tener presente su parte fundamental en toda esta trama.

Tenemos un arma letal: los medios de comunicación. Y ahora que tengo la oportunidad, permítame felicitarle.[Victor Rámirez Pérez]. 2

Fue un golpe de Estado organizado muy directamente por los medios de comunicación, es decir, no es que los medios de comunicación apoyaran el golpe, sino que los medios de comunicación participaron directamente en la organización del golpe, es más la infraesctructura misma del golpe partió probablemente de los medios de comunicación venezolanos.RTCV había sido una cadena que había participado de forma directa, quizás había sido la más beligerante de todas.RCTV quizás fue la más virulenta, la más activamente comprometida con el golpe de Estado. [Carlos Fernández Liria] 1

Y en esas siguieron años después, tras la muerte, natural o no, del más destacado político de fines del siglo y comienzo del siguiente. Intentando de nuevo magnicidio y golpes de estado, esta vez contra el sucesor bolivariano, 3 Nicolás Maduro, elegido como su antecesor de forma democrática y mayoritaria.

Hoy vuelven a las andadas, diciendo como antes que hay muertos, los que causan ellos, la adinerada clase social alta de este país y sus colaboradores y amos exteriores. La violencia en Venezuela tiene su origen y principales perpetradores en la denominada oposición, del mismo modo que el desabastecimiento y la guerra económica, no se engañen.

 

¿Qué ocurre entonces? Desde antes que el Bolivarianismo ganara las elecciones ha habido una guerra del sector económico privado contra el bolivarianismo, porque primero empezó a tomar medidas sociales, y después se declaró a partir del año 2004 socialista.Hay una guerra económica entre el sector privado y el sector público. El sector privado ha hecho un acaparamiento sistemático de bienes, para retirarlos de circulación, por ejemplo productos de higiene personal. El sector venezolano tiene las más altas tasas de consumo en productos de higiene personal de Latinoamérica. Entonces, escondían los productos más esenciales de higiene personal para causar molestia a la población que tiene hábitos de limpieza muy acentuados. Además de eso empezaron a ocultar ciertos grupos de alimentos, no es que subieran de precio, sino que los ocultaban, los hacen desaparecer repentinamente. 4

Que ahora les vengan otra vez con la cantinela de los derechos humanos aquellos que no los respetan verdaderamente y los utilizan con turbias intenciones políticas y económicas, no deja de ser tan penoso como dramático para una sociedad tan desinformada como la nuestra. Ahí tienen en estos momentos a la Comisión interamericana de Derechos Humanos, pero hagan memoria.

…durante el golpe de Estado de 2002, la CIDH [Corte Interamericana de Derechos Humanos] , como Estados Unidos, reconoció abiertamente a la dictadura de Pedro Carmona en una carta que Santiago Antón, entonces secretario de la CIDH, dirigió a ése. Maduro no dejó de recordar este episodio que arroja una sombra sobre la credibilidad y la fama de la entidad interamericana: “La Comisión reconoció a los golpistas y negó el apoyo al presidente Hugo Chávez”. 5

También de su descarada parcialidad.

…desde la llegada de Hugo Chávez al poder en 1999, la CIDH multiplicó las decisiones e informes desfavorables a Venezuela, en proporciones ampliamente superiores al resto de América Latina. Así, desde su creación en 1959 y hasta la llegada de Hugo Chávez al poder en 1999, la CIDH sólo emitió cinco decisiones condenando las violaciones de los derechos humanos en Venezuela. En cambio, entre 2000 y 2012, la CIDH condenó a Caracas 36 veces. Así, en el espacio de 12 años, la CIDH condenó a Venezuela 7 veces más que durante los 40 años anteriores, marcados por exacciones de todo tipo y particularmente el Caracazo del 27 y 28 de febrero de 1989, sublevación popular contra la vida cara, que el ejército y la policía reprimieron en sangre, dejando un saldo de 3.000 civiles asesinados. 5

Las cosas claras y al pan, pan y al vino, vino. El Sistema Interamericano de Derechos Humanos, compuesto por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y de su corte, la Corte Interamericana de Derechos Humanos, es un órgano de la Organización de Estados Americanos al servicio de Washington, como lo es la propia Amnistía Internacional utilizando los derechos humanos.

Que los dirigentes de la Unión Europea o de Washington quieran decirnos que no es válida la decisión democrática de los venezolanos y que es legítimo como presidente alguien no elegido por ellos y no quien fue verdaderamente apoyado por sus compatriotas, Nicolás Maduro, forma parte de la prepotencia y carácter antidemocrático de los primeros, de sus viejos malos hábitos, que afortunadamente están siendo desafiados y derrotados por un nuevo mundo multipolar, donde la lacra del colonialismo y los colonialistas, tan viva todavía en los partidos políticos europeos, comienza a ser derrotada.

¡Animo Venezuela!

Referencias-Notas:
1. Cuarto Poder. Los medios en la sociedad de la información. Tres y un perro
2. David Edwards & David Cromwell. Newspeak in the 21st century. Pluto Press.2009.
3. Assasination and coup plot in Venezuela foiled: Maduro. nsnbc. 14.02.2015.
4. Venezuela / Luis Britto García: “En una guerra, si el adversario te está golpeando tú tienes que responder”. Resumen Latinoamericano. 25.04.2018
5. Salim Lamrani. Por qué Venezuela se retira de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. 22.8.2012.

PS: Sobre la legitimidad del Gobierno de Venezuela: ¿Ilegítimo por qué?. Respuesta de Nicolás Maduro a la estupidez de Pedro Sánchez.

* LoQueSomos en Red
@MikelItulain

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

El mito de la libertad en las sociedades occidentales

Mikel Itulain*. LQS. Enero 2019

Es difícil hablar de nuestra autonomía, de nuestra capacidad de decisión cuando la inmensa mayoría social no cuenta realmente para nada en las decisivas y trancescentales decisiones sociales

Creemos que vivimos en una sociedad libre, donde cada cual puede expresarse como quiera y hacer lo que quiera. Libre a sí mismo de ideologías y de cualquier control del pensamiento.
Son otros, habitualmente los países o gobiernos rivales, los que tienen restricciones a sus libertades y están sometidos a lo impuesto por regímenes, como acostumbramos a denominar a aquellos que no se dejan dominar.
Tales opiniones, es necesario tener en cuenta, no son sino creencias, ya que no somos tan independientes como presumimos y nuestro entorno social está fuertemente dominado por imperativos y prejuicios de toda índole, que si son vulnerados implican unas muy severas consecuencias para el infractor.
Estados Unidos es el paradigma de esta ficción que hemos construido. Pero que con un análisis sosegado y riguroso queda fácil y claramente desmontado. Lo hace aquí el historiador de América del Norte Michael Parenti, recordándonos que precisamente una de las enseñanzas ideológicas más persistentes y extendidas en su país es pensar que ell@s están libres de tales ideologías. Viendo tantas veces la paja en ojo ajeno y no los mucho mayores obstáculos en el propio. Pero eso es lo cotidiano y lo cotidiano pasa desapercibido.

Sin embargo, a los americanos se nos adoctrina sobre ciertos preceptos, como el patriotismo, el hombre rico hecho así mismo y la viabilidad rentable del mercado libre. También recibimos nociones sobre raza, clase y relaciones de género, y sobre la distribución democrática del poder en nuestra sociedad pluralista. 1

Democracia de palabra, en contradicción con los hechos. Pues es una minoría muy reducida y muy rica la que dicta el rumbo de este o aquel gobierno y por tanto el rumbo social. No son los presidentes que salen de las elecciones los que toman las decisiones finales, por mucho que los canales de televisión nos lo digan.

La institución Brookings es un think tank de la política de EE.UU. presidido y financiado por Fortune 500 [el grupo de corporaciones más ricas y poderosas] y representa a los políticos responsables de la inmensa mayoría de la política tanto doméstica como exterior de Estados Unidos. Mientras que algunos pueden creer, ingenuamente, que el presidente Obama o los representantes electos de los Estados Unidos se sientan detrás de sus escritorios a altas horas de la noche escribiendo el futuro de América, en realidad, simplemente utilizan sus escritorios para refrendar lo que los think-tanks como Brookings les pasan. 2

Los pensadores y directores que trabajan para las grandes fortunas son bien conscientes de tal circunstancia.

El Estado-Nación como unidad fundamental de la vida organizada del hombre ha dejado de ser la principal fuerza creativa: los bancos internacionales y las corporaciones transnacionales son [actualmente] actores y planificadores en los términos que antiguamente se atribuían los conceptos políticos de Estado-Nación. 3

No hablemos de democracia cuando estamos realmente ante una oligarquía, forma de gobierno donde el poder está en unas pocas manos pertenecientes a las clases sociales privilegiadas.

El expresidente Jimmy Carter dijo en 2015 que Estados Unidos no es una democracia, sino una oligarquía, es decir, un país dirigido por una pequeña clase superior y rica que constituye, como mucho, el 1 % de la población total. Carter explicaba que un candidato a las elecciones presidenciales estadounidenses necesitaba al menos 300 millones de dólares para participar. En Estados Unidos hay más de 320 millones de habitantes, ¿pero cuántos de ellos pueden disponer de esa cantidad? Si no pertenecen a la oligarquía, no tienen ninguna posibilidad de ser un día elegidos presidentes de Estados Unidos. Siempre se elige al presidente entre los ricos. Los 100 senadores también pertenecen a la oligarquía: se reúnen en un Senado que no es un cenáculo de «viejos sabios», sino una asamblea de ricos. De media, la riqueza de un senador ronda los 3 millones de dólares. Aquellos que tienen funciones ejecutivas son incluso más ricos: algunos miembros del Gobierno de Trump no son millonarios, sino multimillonarios. Sus intereses son defender su fortuna y hacerse aún más ricos, algo clásico en un sistema oligárquico. Por tanto, es la oligarquía de Estados Unidos la que dirige este Imperio. 4

Y aún a pesar de todo eso seguimos en ese mundo imaginario creado por los medios de comunicación, que transmiten esa alineación y ocultan la realidad. Tales creencias, advierte Parenti, circulan ampliamente, libres de cualquier análisis crítico, riguroso y se considera que representan el orden natural de las cosas. Pocos las cuestionan públicamente, se sigue gregariamente el pensamiento general, inducido e inculcado por las clases dominantes. El común de los mortales hará y pensará de cara a los demás lo que estos mismos hagan. Que es normal, pero que evidencia nuestra falta de libertad.
Es difícil hablar de nuestra autonomía, de nuestra capacidad de decisión cuando la inmensa mayoría social no cuenta realmente para nada en las decisivas y trancescentales decisiones sociales. El ciudadano occidental a optado en vez de por una respuesta valiente, organizada y seria, por la sumisión, por la derrota sin luchar, convirtiéndose en un mero títere que ni se atreverá a cuestionar a aquell@s que con sus desmesurados egoísmos y carencias morales dejarán en el desamparo económico a miles de personas. Y para colmo nuestros vecinos arremeterán contra aquellos gobernantes y gobiernos que sí se preocupan por su gente, a los que descalificarán como déspotas, tiránicos o incluso hasta sanguinarios, adulterando la realidad al seguir discurso y vocabulario de las corporaciones que denigran a aquellos que ponen coto a su barbarie y codicia.
Nuestro mundo no es uno donde cualquiera puede expresar su opinión libremente sin que eso tenga unas severas consecuencias y no por vulnerar principios morales o éticos básicos, sino por transgredir unos límites a la libertad de expresión ocultos pero bien estrechos.

Generalmente los publicistas, eruditos y profesores pueden trabajar libremente solo en tanto se mantengan dentro de ciertos parámetros ideológicos. Cuando entran en territorio prohibido, manifestando o haciendo cosas iconoclastas, experimentan las restricciones estructurales impuestas a su subcultura profesional por la jerarquía social más elevada. 1

No son conocidos o son olvidados por el público estos casos, no escasos, de censura y persecución. Como el del periodista Gary Webb, quien tuvo la honestidad y valentía de denunciar el tráfico de drogas llevado a cabo por la CIA hacia Estados Unidos, donde inundaba con estas sustancias mortíferas los barrios pobres de las ciudades, deshaciéndose de gente no útil o molesta para los grandes propietarios, y con el provecho obtenido financiaba los escuadrones de mercenarios de la Contra, que masacraban al pueblo de Nicaragua. Él mismo expresa su «pecado», que le llevó a sufrir un linchamiento de los órganos mediáticos de propaganda y a su marginación y exclusión profesional, provocando finalmente su muerte, inducida o ejecutada.

Si nos hubiéramos conocido cinco años antes, no podrían haber encontrado un defensor más firme de la industria del periodismo que yo… Estaba ganando premios y dinero, dando conferencias, aparecía en la televisión y formaba parte de jurados de periodismo… Y entonces escribí algunas historias que me hicieron darme cuenta de lo tristemente equivocado que estaba. La razón por la que había disfrutado de tanto prestigio durante un tiempo no había sido, como yo presumía, por mi trabajo bueno, cuidadoso y diligente… La verdad era que todos esos años yo no había escrito nada lo suficientemente importante como para ser censurado. 1

Hay miedo a ser verdaderamente responsables, hay miedo a la libertad y al pensamiento libre.

Referencias-Notas:
1.- Michael Parenti. La lucha de la cultura. Hiru. 2007.
2.- Tony Cartalucci. US Brookings wants to «bleed» Syria to death. Land Destroyer. 28.05.2012.
3.- Carlos Arteaga Basurto, Silvia Solís San Vicente (coordinadores). VV.AA. La política social en la transición. Universidad Nacional Autónoma de México. Escuela Nacional de Trabajo Social. 2001
4.- Daniele Ganser. La mayoría de las gueras libradas por miembros de la OTAN empiezan con mentiras. UMOYA. 28.12.2017.

* LoQueSomos en Red
@MikelItulain

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

Relatos sobre mi experiencia en Libia

Mikel Itulain*. LQS. Enero 2019

Debemos recordar que ya desde ese año 2011 nos informaba a través de su blog y este libro sirve además de testigo de lo que había sido este país, para vergüenza nuestra que lo destruimos

A lo largo de la vida, por muy extensa que esta pudiera ser, no se encuentran tantas personas verdaderas como uno quisiera. Personas fiables, honestas, con principios, aunque con ellas no se tenga por qué coincidir en tantos y tan variados aspectos de la vida.
Estos seres humanos no se mueven como las veletas según la dirección del viento dominante, sino de acuerdo a la de sus propias y sólidas convicciones, algo como saben poco común. No piensan exclusivamente en ellas, no se ensañan con los congéneres caídos en desgracia ni abusan de los más débiles. Son, por todos estos motivos, mujeres y hombres esenciales; en quienes se piensa cuando se tiene poca confianza en el género humano.
Leonor Massanet es una de ellas y ellos. La conocimos cuando valientemente y contra viento y marea nos hablaba de la barbaridad que se estaba perpetrando desde Europa occidental y Norteamérica contra un país denominado Libia, tan cercano geográficamente pero tan lejano por nuestro desconocimiento sobre él y que Leonor nos mostraba.

En el año 2011, cuando una retrógrada agresión colonial se llevaba a cabo en el norte de África y en Oriente Medio, puesta en marcha mediante la denominada «Primavera Árabe», se desató una vez más una histérica e intensa propaganda de guerra, demonizando al sistema de gobierno, la Yamahiriya, y a su líder, Gadafi, que habían llevado a su nación de una dependencia de las potencias occidentales y de una pobreza extrema, a ser independiente política y económicamente, siendo la más próspera de su continente y la mayor inversora en otros estados de África.
Siempre encuentran los que por intereses comerciales desean las agresiones militares, gente que por codicia, falsos premios y reconocimiento a su labor mercenaria y degradante les presten sus servicios para engañar a la gente ignorante de que la intervención es necesaria. Por un puñado de dólares harían cualquier cosa y ahí tuvimos a los «progresistas» de nuestros lares en tan luctuosa tarea.

Si tienen interés por cómo era Libia en el plano político y económico les dejo estos enlaces: Una comparativa entre democracias y Luces y sombras. Y sobre lo que hicieron con el Ataque de la OTAN y sus escuadrones de la muerte: Al Qaeda en el poder.
Dicho esto, vayamos ya al conocimiento de esa sociedad libia que tanto necesitamos y que nos trae Leonor en una obra publicada en 2014, Relatos sobre mi experiencia en Libia, que ella me hizo llegar con una dedicatoria y que agradezco enormemente.

Debemos recordar que ya desde ese año 2011 nos informaba a través de su blog y este libro sirve además de testigo de lo que había sido este país, para vergüenza nuestra que lo destruimos.
En el prólogo Purificación González de la Blanca nos adelanta:

A lo largo del relato se respira humanidad. Y deseo de informar, de derribar tabúes y barrer con algunas de las deformaciones mentales, equívocos, y hasta infundios, extendidos y arraigados a través de los siglos sobre la cultura musulmana.

No era un estado atrasado, sino avanzado, no obstante, conservaba su cultura y no se avergonzaba de ella, señala Leonor Massanet:

Los libios conservan sus costumbres ancestrales mientras que han ido o van a la universidad, tienen información sobre el mundo entero gracias a la TV vía satélite que hay en todas las casas, hablan idiomas, viajan en sus estudios universitarios o postgrados… Todo ello da lugar a una amalgama singular y apasionante que vale la pena conocer.

En un mundo tan excesivamente materialista como el nuestro chocan otras perspectivas más sensatas.

El hogar lo hacían las personas y no las cosas. Posiblemente esta sea una de las bases más importantes que nos diferencian en estos momentos y que a mí más me llegaron al corazón.

Nuestro progreso, que muchas veces no es tal, nos ha conducido a una notoria deshumanización, perdiéndonos aquello que realmente vale la pena en la vida. Desde luego no es ver la superficialidad de la televisión o de Twitter.

Recuerdo cuando era niña y nos sentábamos todos los hermanos con mis padres en la terraza por la noche para mirar las estrellas y hablar. Pasábamos horas dejando que las ideas, sueños o pensamientios fluyeran todos juntos, relajados, mientras mi padre nos enseñaba los nombres de algunas estrellas o nos contaba alguna historia de su infancia o de la guerra civil. Luego la TV, la informática y toda la tecnología y sociedad de consumo nos ha convertido en robots.

En relación a las diferentes costumbres debemos tener en cuenta nosotr@s y también ell@s lo siguiente.

Porque la realidad es que la misma sorpresa que nos produce a nosotros unas formas tan diferentes a las nuestras, ellos sienten lo mismo respecto a nosotros.

El desconocimiento de otras culturas, determinadas por su hábitat y clima, se presta a utilizaciones políticas tendiendo al fácil ataque y la calumnia sin base alguna. La recurrente historia de que se tapan las mujeres siempre por imperativos religiosos o machistas.

A los pocos días de estar en la casa familiar pensé que gustaría empezar a leer el Corán para encontrar la relación entre algunas costumbres del país y el Corán, como por ejemplo el hecho de que las mujeres se tapen la cabeza que según occidente es una ley musulmana. La realidad es que averigüé que simplemente es una costumbre de los países muy cálidos del desierto y nació para proteger la piel de las personas tanto hombres como mujeres o para protegerse del viento.Pero es que en el sur se ven tantos hombres con la cabeza tapada como mujeres al igual que la cara. Incluso yo misma en el desierto me tapo siempre la cabeza y muchas veces durante el día también la cara porque el aire es tan seco y el sol tan intenso que la cara se queda hecha un pergamino en un santiamén.

Las preocupaciones de las «feministas» y de los «progresistas» de nuestros lares por la vida y suerte de las mujeres africanas o de Oriente Medio no son sino un dramático fraude, resultando ser sus más letales enemigos. Lo vimos claramente con Libia: La guerra y los derechos de las mujeres.
Ni en Libia ni aquí toda la gente era estupenda, si así fuese el mundo de ese talante sería, pero no lo es. No pensamos, pese a los malos dirigentes que tenemos, que se bombardeen nuestras infraestructuras: agrícolas, industriales, de servicios… Nos parecería loco, sin embargo, es lo que hicimos en Yugoslavia, Irak, Siria y este país de África. A pesar de que ellos tenían direcciones políticas que tenían preocupación por sus ciudadanos y habían conseguido un importante avance social.

La naturaleza humana es la misma de base por todo el mundo y sabemos que siempre hay gente más respetuosa, y otras que viven aprovechando al máximo la energía de los demás.

Donde más se acusaban las diferencias entre este país que relata Leonor y nuestras sociedades «civilizadas» es en el aspecto económico. Que se prorize la vida personal y social sobre el puesto de trabajo, dando todo tipo de facilidades y tiempos, con la aceptación del empresario como algo normal, hecho que se comenta en el libro, aquí nos parece sueño. Podemos engañarnos a nosotr@s mism@s y decir que ellos disponen de grandes recursos energéticos, como el petróleo, no obstante, ya los tenían antes de llegar al poder Gadafi y entonces eran la población más pobre del continente, después fueron los más prósperos. Lo mismo lo aplicamos a Venezuela, de la miseria de la era preChávez al progreso real obtenido, pese al chantaje de las oligarquías locales y foráneas, acompañado de la inmensa manipulación mediática.

* LoQueSomos en Red
@MikelItulain

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

Tabúes occidentales: Yugoslavia

Mikel Itulain*. LQS. Noviembre 2018

Estudiando el caso de Yugoslavia se verá que su destrucción fue planificada por los Estados Unidos y por Alemania, que dictaban lo qué hacer al resto de compañeros de la CEE o de la OTAN. Por ese motivo lanzaron tanto una guerra económica, como miltar y mediática. La opinión pública, una vez más, fue completamente engañada

En los países occidentales predomina tanto la soberbia como el desconocimiento sobre lo que sucede en el mundo más alla de sus fronteras. Siempre parecen estar dispuestos los europeos y norteamericanos a juzgar esto o aquello, a decir cómo otros tienen que hacer las cosas, sin preocuparse no solo de enterarse de lo que realmente sucede, que rara vez coincide con lo que estos engreídos ignorantes piensan, pues no se molestaron en comprobarlo, sino que también desprecian lo que otros habitantes de otros lugares decidieron y deciden libremente si no encaja con las ideas ya preconcebidas inculcadas en las mentes ciegas de los primeros.
No espere usted un argumento racional y sereno sobre lo que sucedió con Yugoslavia o posteriormente en Libia, Siria o Venezuela. No lo encontrará porque las creencias del ciudadano de nuestros países son eso, creencias, no basadas en hechos, en pruebas reales, sino en difamaciones, en historias inventadas donde la exageración y el cuento de los buenos y los malos impera. La mentalidad infantil ha desplazado a la propia de un adulto, pero sin su inocencia. Algo verdaderamente peligroso.
Si por el contrario dejamos de lado esta alienación generalizada y nos comportamos como debiéramos, como personas autónomas con libertad de pensamiento, no nos será difícil entender por qué los países anteriormente mencionados fueron atacados y sus gobiernos, gobernantes y estados demonizados o ridiculizados.

Estudiando el caso de Yugoslavia se verá que su destrucción fue planificada por los Estados Unidos y por Alemania, que dictaban lo qué hacer al resto de compañeros de la CEE o de la OTAN. Por ese motivo lanzaron tanto una guerra económica, como miltar y mediática. La opinión pública, una vez más, fue completamente engañada.
Tanto el régimen de Tudjman en Croacia, como el de Izetbegovic en Bosnia, contrataron a una empresa de relaciones públicas para mejorar su imagen de cara a occidente y para difamar también a los serbios, esta era Ruder Finn, similar a la Hill&Knowlton contratada por Kuwait en la Guerra del Golfo. Ruder Finn se puso en marcha para difundir la existencia de campos de concentración serbios y para ello contactó con tres organizaciones judías con el fin de que tuviese mayor credibilidad. Publicaron una abundante propaganda en el New York Times y realizaron una manifestación de protesta ante Naciones Unidas. Como comenta su director, James Harff: “Enseguida pudimos hacer que la opinión pública asociara serbios y nazis”, “de un plumazo nosotros conseguimos presentar el asunto de forma simple, con buenos y malos”. Ello produjo que ya se acusara a los serbios de ser los nuevos nazis, de tener campos de exterminio y de promover la limpieza étnica; de modo que ya nadie se atreviera a defender su causa o sus razones. Era un cuadro en blanco y negro que en nada se correspondía con la realidad, pero era el preciso y necesario para que triunfase la propaganda de guerra. Las consecuencias fueron trágicas.

Los jóvenes «mejor preparados», como los adultos, cayeron en esta loca vorágine, incapaces de ver lo que sucedía. No obstante, no era tan complicado de entender para alguien mínimamente informado y con algo de honestidad. Los grandes propietarios occidentales, poseedores de las grandes compañías y de los medios de comunicación, tenían interés en la destrucción de este estado, tanto por ser un adversario económico como por ser un ejemplo para otras naciones. La estrategia que se siguió es una que lleva tiempos inmemoriales aplicándose. Nos la recordaba ya Arthur Ponsonby cuando se provocaba la Primera Guerra Mundial y que cito textual dada su importancia: “La gente ignorante e inocente de cada país no es consciente en el momento de que están siendo engañados, y cuando todo ya ha pasado, sólo aquí o allí se descubren las falsedades y son mostradas. Como todo es ya historia pasada y los efectos deseados ya se han producido, nadie se preocupa por investigar los hechos y mostrar la verdad.”

Yo comentaba no hace tanto tiempo, como hablando con una maestra de Nápoles, esta me decía que allí la gente era muy pobre, que no había apenas industria y que esta se había ido a la cercana Serbia, con mano de obra cualificada dispuesta a trabajar a cualquier salario y horario. Bien, esto es producto de la destrucción de la industria y del Estado yugoslavo. Los trabajadores de este país pidieron solidaridad a los sindicatos occidentales cuando la OTAN iba a bombardear sus infraestructuras y empresas, como la enorme Zastava, de propiedad pública. Creo que ya saben que no les hicieron ni caso, es más, apoyaron la barbarie de la OTAN con las mentiras humanitarias, abriendo el camino a las transnacionales para el expolio del país eslavo. Al final, como un boomerang, se volvió, ya lo ha visto, contra los mismos trabajadores de la Europa occidental. Cosas de la vida cuando eres un cobarde, un irresponsable o no sabes o no quieres saber por donde andas.

No esperen un reconocimiento de los errores pasados, como necios, los occidentales siguieron en las andadas y así les va en unas sociedades más y más desiguales, donde impera la precariedad; y ellos y ellas cavando cada vez más profundo su pozo, no haciendo nada efectivo por cambiar una situación tan desfavorable, es más agravándola cuando como esclavos mentales son dirigidos a atacar a aquellos pocos estados del mundo que todavía priorizan el bienestar de la gente sobre la codicia de unos pocos.

Socius fit culpae qui nocentem sublevat.

* LoQueSomos en Red
@MikelItulain

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

Nacionalismos y populismos

Mikel Itulain*. LQS. Octubre 2018

Si los catalanes peninsulares quieren separarse de España, tal vez deberían pensar los españoles porque así es. ¿Por qué no miran una historia de persecuciones una y otra vez contra su lengua, sus costumbres, sus bienes, sus derechos y su identidad?

La prensa corporativa se muestra insistente en su intento de desprestigiar a todos aquellos que desafían la tiranía actual que ejercen las familias dueñas de las grandes compañías financieras e industriales.

Así, según su interés, no son buenos aquellos nacionalismos que puedan romper su hegemónico control sobre las naciones existentes. En cambio, sí lo era cuando promovieron, llevando a cabo una guerra económica y enviando armas, la destrucción de un estado social como fue Yugoslavia. Aquí les convenía su desaparición, porque era una economía dominada por el interés general y no el particular, con pleno empleo y bienestar social. Un país no explotable para ellos, además de un competidor, algo inaceptable para el egoísmo de estas gentes que crearon la CEE y hoy dirigen la UE.

Tenemos aquellos que critican el nacionalismo de otros, al que descalifican como de «periférico», incluso de «étnico», cuando ellos mismos están defendiendo una nación, que es tan «periférica» como todas las demás, ya que la superficie de una esfera como la Tierra puede tener el centro que bien nos de la gana; y tan «étnico» como cualquier otro, pues no hay ninguna lengua, ni el francés, ni el inglés, ni el español, que no proceda de ni tenga un carácter étnico.

Si los catalanes peninsulares quieren separarse de España, tal vez deberían pensar los españoles porque así es. ¿Por qué no miran una historia de persecuciones una y otra vez contra su lengua, sus costumbres, sus bienes, sus derechos y su identidad? ¿Por qué ese desprecio existente hacia la lengua catalana, a la que se considera como de segunda ante la castellana? ¿Quién no estaría harto de pedir permiso para ser como uno es, de depender de los caprichos y vaivenes de este u otro gobierno o dictadura de Madrid? Piensen en ello, que a algun@s buena falta les hace.

Ya respecto a los denominados populismos, palabra abundantemente utilizada con sentido peyorativo respecto a aquellos sistemas políticos que supuestamente explotan y utilizan las emociones y necesidades de la gente, cabe bien decir que estamos ante otro caso de campaña desinformativa y propagandística. Algo muy común en los medios de comunicación. De este modo se ha conseguido inculcar la creencia que presidentes electos con claridad democrática reconocida por todos los análisis objetivos, sean considerados como populistas. El ejemplo más conocido fue Hugo Chávez y ahora Nicolás Maduro.

Pero, y aquí hay un pero importante, ¿por qué las clases populares, ante la enorme campaña mediática en contra y ante las amenazas económicas y de violencia militar y paramilirar interna y externa insistían e insisten en elegir a estos políticos? La respuesta uno la puede obtener si se molesta en preguntarles a ellos y ellas, y nos la ofrece con meridiana claridad el historiador norteamericano Michael Parenti.

Millones de sus compatriotas perciben correctamente a Chávez por ser el único presidente que ha prestado alguna vez atención a las zonas más pobres de la nación. Su gobierno representa una forma completamente diferente de organización social, en la cual las naciones del mundo deberían poner a la gente por delante de los beneficios, usando la riqueza de la nación para servir a la población trabajadora en vez de a los pocos privilegiados. 1

No son por tanto gobiernos populistas, sino populares. Con respaldo real y sincero de la mayoría de la población.
Por el contrario, un gobierno populista utiliza y engaña a la gente para su beneficio propio. Es el caso de Venezuela, pero antes de la llegada de Chávez en 1999. Veamos lo qué ocurría entonces.

Los indicadores monetarios favorables y lo que se ha descrito como «la posición privilegiada de Venezuela», no obstante, enmascaran y oscurecen la cruda realidad: el drama interno de la pobreza rural y urbana, la desnutrición infantil y el desaliento de grandes sectores de la población. Las formalizaciones parciales del economista liberal excluyen de manera conveniente esta realidad de su modelo interpretativo… 2

El público occidental, tan ignorante como creyente en una superioridad moral, cultural e intelectual, está completamente engañado y es una perdición, no así el de otras naciones

Todos los medios de comunicación de Venezuela, prácticamente todos, están en contra del gobierno bolivariano. Que éste haya ganado prácticamente todas las elecciones, en alguna forma da cuenta de cómo el pueblo tiene claridad y puede derrotar la mentira de los medios. 3

Populistas son así mismo aquellos que dirigen nuestros países en la UE y que se arrodillan y piden permiso a l@s grandes magnates, olvidándose de la gente de la calle, a la que conducen a la extrema explotación.

Lo que se dirime en estos tiempos no es algo menor. Mucha gente se dio cuenta que la archimencionada globalización no tenía que ver con un mundo más amable, más solidario y pacífico, sino con un enorme incremento de la pobreza para una mayoría y del privilegio para una minoría. Un mundo sórdido que debe ser finiquitado. Las políticas realmente nacionales, protectoras, son una amenaza para tal horror. De ahí las campañas mediáticas a las que asistimos.

Referencias-Notas:
1.- Michael Parenti. The face of imperialism. Paradigm Publishers. 2011, p.118.
2.- Michel Chossudovsky. La miseria en Venezuela. 1976. Enlace
3.- Es falso que en Venezuela exista una dictadura: Luis Britto. La Jornada, 27.04.2014.

* LoQueSomos en Red
@MikelItulain

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

Sus guerras, nuestras muertes

Mikel Itulain*. LQS. Septiembre 2018

Ahora sigan defendiendo que Libia era una dictadura brutal como lo es Siria, que la Primavera Árabe fue una revuelta espontánea y popular en el Norte de África y en Oriente Medio…

A la llegada del Rey de España a Barcelona con motivo del aniversario de los atentados terroristas de agosto de 2017, no recibió la mejor de las acogidas; tanto por su equivocada y obtusa postura respecto a Cataluña, como por ser aliado de uno de los mayores sustentadores del terrorismo islamista en el mundo, la dictadura de Arabia Saudí.

Si bien la denuncia tiene buen fundamento, no deja de mostrar solo la superficie del problema.

Nos causan horror los crímenes cometidos por estos fanáticos en nuestras ciudades, pero, de forma terriblemente contradictoria, no los vemos igual cuando autores similares hacían incluso cosas peores y en mucha mayor cuantía con los habitantes de pueblos y ciudades en Libia o Siria. Y esto tiene su causa en que los medios de comunicación han faltado a la ética y al rigor una y otra vez, falsificando a propósito la realidad cruenta que allí se sufría y que aquí no se atendía, disfrazando y mostrando a escuadrones de la muerte a sueldo como revolucionarios que luchan por inexistentes ideales de democracia y libertad. El mundo imaginario de las pantallas y las ondas no es inocente, pretende ocultar los horrores creados por sus dueños para dominar a otras naciones. Son las corporaciones occidentales las que han planificado concienzudamente estas guerras y el vandalismo que generan, está escrito y detallado, no pertenece al campo de las elucubraciones o de lo que carece de pruebas; sin embargo una sociedad demasiado estupidizada y cretinizada no tiene el talento ni el criterio para ver el origen de sus problemas y de sus muertos, de sus propios muertos, como aquellos que perecieron sin saber quién ni como lo hizo, o los que les seguirán de una forma igualmente absurda y penosa. Lo trágico no solo han sido las muertes y destrucción generadas, lo realmente trágico es que todo esto se podía haber evitado, que nadie de tod@s est@s hombres y mujeres debía haber acabado allá, que deberían estar ahora con tod@s nosotr@s. Pero desde milenios los seres humanos se siguen comportando de forma hipócrita, dañando al prójimo, haciendo lo que marca la corriente dominante de su tiempo, aunque en su fuero interno para nada crean en tal pensamiento hegemónico. Es nuestro sino y uno de los graves riesgos que acechan a nuestra especie.

Ahora sigan defendiendo que Libia era una dictadura brutal como lo es Siria, que la Primavera Árabe fue una revuelta espontánea y popular en el Norte de África y en Oriente Medio, sigan con ello no entendiendo el mundo en el que viven ni cómo de este modo pueden generar hasta su misma muerte.

Toda la vida viviendo con miedo para acabar del mismo modo, bajo el miedo.

* LoQueSomos en Red
@MikelItulain

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

Madeleine Albright: la gran dama de la política alerta de los nuevos fascismos

Mikel Itulain*. LQS. Agosto 2018

Albright no es ninguna gran dama, porque en primer lugar no es ninguna gran persona, bien al contrario

Este titular del artículo para cualquiera algo informado, siempre una minoría en la sociedad, no deja de ser algo ridículo y bastante vergonzoso, pero es el que nos ofrece en una entrevista un folleto propagandístico en forma de revista de los medios corporativos (1).

Albright no es ninguna gran dama, porque en primer lugar no es ninguna gran persona, bien al contrario.
Fue ella quien reflexionando serenamente corroboró públicamente las terribles actuaciones de la Administración estadounidense contra Irak. En las que las sanciones llevaron a la muerte a más de medio millón de niños. Esta mujer fue Secretaria de Estado desde comienzos de 1997 a comienzos de 2001.

«Creo que es una dura elección, pero el precio [a pagar en coste de vidas humanas para conseguir los objetivos]–nosotros creemos que el precio merece la pena» (2).

Y no extrañará que fuese una de las instigadoras de la guerra contra Yugoslavia y de su bombardeo, y promotora del ascenso y llegada al poder de organizaciones mafiosas implicadas en el tráfico de drogas, prostitución y órganos humanos, junto a limpiezas étnicas y miles de asesinatos para destruir el Estado yugoslavo. como el ELK y su líder Hashim Thaci (3).
Esta señora nos quiere alertar de los «nuevos fascismos». No hay nuevos fascismos, sino los de siempre, empujados por las poderosas corporaciones occidentales contra los trabajadores y las naciones que no hincan la rodilla y dicen amén.
Cada época ensalza a sus mandatarios, por muy ruines que estos fuesen. Pero la verdadera historia, la que relata la fidelidad de los hechos, los pone finalmente en su lugar. En este caso no es el lugar del honor, sino el del horror.

Notas:
1. Madeleine Albright: la gran dama de la política alerta de los nuevos fascismos. Entevista de Christoph Scheuermann en el XLSemanal del 5 al 11 de agosto de 2018.
2. Rahul Mahajan. “We think the price is worth it”. Media uncurious about Iraq policy´s effects–there or here. Extra! November-December 2005. Fairness&Accuracy in Reporting.
3. Michel Chossudovsky. KOSOVO’S “MAFIA STATE”: From Madeleine to Hillary: The US Secretary of State’s “Love Affair” with the KLA. Global Research. 6.04.2012.
* LoQueSomos en Red
@MikelItulain

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb