¿Le compraría un coche usado a Rajoy?

La devota y no laica España está dejada de la mano del Señor. El obispo de Alcalá insiste en que es por culpa del aborto y de los ciudadanos homosexuales. En un foro público Richard A. Boucher, embajador de EE.UU., ha ratificado con desdén la caída en desgracia de nuestro país. El aliado incondicional yanqui ha dicho que “nadie quiere ser hoy como España. España solo vale para el flamenco y el vino tinto”. Otro que se lo está pasando bien. Como un rey Borbón.

Con estos amigos no se necesitan enemigos que le ayuden a uno a caer. Pero montamos el estratégico escudo antimisiles en Morón de la Frontera. Somos soberanos.

Todo es agitación en el ambiente. Los indignados del 15-M insisten en cambiar radicalmente el sistema que nutre las arcas de unos pocos, sacrifica a los más y mata el único planeta que tenemos. Los indignados son cada vez más una rebelión de las masas; se oponen al genocidio económico decretado por las élites. Probablemente, se haya decidido en uno de sus cónclaves, como los del enigmático Club Bilderberg. A sus citas asiste regularmente la reina Sofía, aunque no se sepa en calidad de qué.

De momento se está practicando un fascismo de baja intensidad, diluido formalmente con cuentagotas de democracia y ejercido por las grandes corporaciones y la banca. El sistema financiero es el enemigo público número uno. Sus gobiernos lacayos emplean a la policía violenta para reprimir las protestas. En Italia ya se contempla la utilización del ejército para sacar a los protestones de la calle. El déficit sigue subiendo y la prima de riesgo ha superado los 500 puntos.

Otrosí. Las “participaciones preferentes” de la banca han rapiñado impunemente los ahorros de miles de personas. Por otra parte, se habla ya de la implantación en España de un pronto corralito. Lo ha divulgado en su blog de The New York Times Paul Krugman, premio Nobel de Economía. Krugman advertía hace meses que la obsesión merkeliana por el déficit público podía tener para España consecuencias desastrosas por extremadamente recesivas. Así ha sido.

Leer más

La sostenibilidad del sistema, una trampa de caza

La falsedad de un discurso, de cualquier proceso de pensamiento, hay que buscarla siempre en su inicio, que es cuando se ocultan muchas cosas por constituir una zona anaerobia. Hay que estar muy atentos, por ejemplo, al lenguaje inicial. La tarea requiere un sólido análisis porque los protagonistas del discurso suelen servirse de la ambigüedad o de la confusión en su propuesta de arranque. El inicio engañoso contamina todo el proceso dialéctico posterior, ya sea breve o muy dilatado. El Sr. Rajoy es un ejemplo de inicio trucado.

Ante esa posibilidad, hay que ser radical, hay que ir a la raíz. Últimamente se estila hasta la náusea referirse a la «sostenibilidad del sistema», con lo que lo adjetivo, o sea la sostenibilidad, absorbe totalmente la atención del incauto, que acaba por no preguntarse nada importante acerca del contenido sustantivo del sistema, que es lo que debería requerir nuestra máxima atención. Lógicamente, un sistema demanda sostenibilidad, porque de no aspirar a la reproducción, es trivial denominarlo sistema; pero ¿si ese sistema es perverso hemos de luchar por mantenerlo sostenible o hemos de luchar para su desaparición cuanto antes?

El riesgo de esta lucha consiste en que muchos ciudadanos practican la fe del carbonero; pero mantener algo perverso aparece contradictorio con la vida si pensamos en términos morales. Por tanto, repito, hablar de sostenibilidad en este caso resulta una perversión. La sostenibilidad de lo condenable no redime su maldad al ser presentada como una estructura sólida, sino que la agudiza.

Leer más

La mitad de los españoles no sabe…

Hay tantas cosas que no sabemos que de dejar la frase sin completar podríamos concluir silogísticamente que media España es mortal y la consecuencia de ello sería una aberración lógica por culpa de Sócrates quien además de ser un hombre, resulta que solo sabía que no sabía.

Pero sucede que uno de esos estudios que de cuando en cuando forman la opinión de quienes los leen, nos asalta en los medios alertándonos de que “La mitad de los españoles es incapaz de citar el nombre de un solo científico” ¡como si eso fuera con nosotros! ¿Hemos de angustiarnos por ello? ¿Acaso avergonzarnos? ¿Hemos de corregirnos? ¿Por qué saber el nombre de un científico es importante?…¡Calma! ¡Calma! No se me amontonen que preguntar se pregunta con dos palabras y las respuestas requieren su tiempo.

Como prueba la Historia, la memoria humana es muy tiquismiquis a la hora de recordar, pues la química cerebral que rige su fijación depende también de algo más voluble que la voluntad, a saber: el interés o la motivación. Por supuesto, la presión social de la costumbre conduce la mente hacia los objetos o sucesos merecedores de pasar a los anales de nuestra experiencia como lo son bodas, bautizos, comuniones, entierros, finales de fútbol…pasando a la escoria del inconsciente cualquier tarea o acción rutinaria como el comer o dar un paseo, aunque a la postre para el psicoanálisis sean los que acaben gobernando desde las profundidades del olvido nuestra entera conducta por medio de fobias y frustraciones.

Leer más

Tod@s somos elefant@s

"El simbolismo de este animal tiene cierta complejidad y determinaciones secundarias de carácter mítico. En el sentido más amplio y universal, es un símbolo de la fuerza … el uso del elefante en la Edad Media como emblema de la sabiduría, de la templanza, de la eternidad e incluso de la piedad."

Dicen que en Asia, el elefante es elegido como cabalgadura de los soberanos porque es símbolo: del poder, de la sabiduría, de la paz y de la felicidad. Lo que no dicen es que el pobre paquidermo está obligado a soportar sobre su lomo a los reales culos. Caramba… pero qué casualidad! –o más bien causalidad- la vida de las sociedades donde imperan monarquías, reflejan este “orden” según el cual un elefante carga sobre sí a los culos monárquicos… sobre las espaldas de miles de ciudadanos, trabajadores y trabajadoras, recae mantener a estas “realezas”.

Hace pocos días fue noticia en el caso del elefante que murió a manos del rey Borbón. El elefante  terminó  siendo la víctima del festín real que, impunemente le pegó un tiro para su sádico disfrute. En tanto que el rey disfrutaba de su tour de cacería con dineros del sufrido pueblo español, víctima del sadismo real.

Leer más

Los sindicalistas, cuestión de orden público

Por esa razón está en prisión Laura Gómez, Secretaria de Organización de CGT en Barcelona. Por idéntico motivo, en Iruñea, han ido deteniendo a militantes de LAB.

Lo que antes se denominaba Ministerio de Trabajo ahora lo llaman Ministerio de Empleo y Seguridad Social. ¿No sería, acaso, más necesario un Ministerio de Desempleo e Inseguridad Social, dada la situación?

No es de extrañar que al timón hayan puesto a una licenciada por la católica Universidad Pontificia Comillas que responde al nombre de Fátima (Lourdes tampoco hubiese desentonado) y nada raro que la dirección de la Seguridad Social la ocupe un doctor sin licenciatura en medicina ni carrera similar. Nada para la impostura como los impostores.

El citado ministerio gastará más de cuatro millones de euros en publicitar las maravillas que nos depara la reforma laboral que el gobierno del PP ha diseñado y que algunos, en su precipitación, no acaban de percibir. Con las futuras explicaciones interpretativas de su bonanza y las detenciones de broncos sindicalistas y encarcelamiento de estu- diantes que destacaron en la huelga del 29 de Marzo, el orden social volverá a reinar en el reino del rey amante de plantígrados y paquidermos. El triunfo de la reforma exige la ausencia de contestación. Es un discurso unidireccional, si acaso se permitan unos ecos iguales a lo dicho. El diálogo social, tan cacareado por algunos sindicatos, se ha tornado obsoleto, anacrónico dicen expertos politólogos de tertulias. Es del todo intolerable la existencia de piquetes de mirada violenta afeando la conducta del esquirol, cuando se ejerce lo que de un tiempo a esta parte algunos llaman derecho al trabajo. Y qué decir de la rotura de cristales en algunas entidades bancarias des- pués de lo que han arriesgado los pobrecillos al haber facilitado hipotecas a los necesitados de vivienda. No hay Derecho. Amén del mal trago que estarán pasando por necesitar del dinero público, de ese que pagamos vía impositiva los que cobramos un jornal.

Leer más

Cuatro vanguardistas morales

Hace más de un mes, que se dice pronto en democracia, tras las comprensibles protestas ciudadanas ante los abusos del poder durante la jornada de lucha de la Huelga General del 29-M, la juez Carmen García Martínez, en el ejercicio de su intrínseca maldad, envió a prisión sin fianza a tres jóvenes vanguardistas morales imputados de “actuaciones criminales para alterar la convivencia en la ciudad y producir el máximo deterioro de la convivencia democrática” acusándoles del delito de desórdenes, penado con hasta tres años de cárcel, motivo por el cual, esta indigna magistrada justificó tan desproporcionada medida ante la proximidad de actos en Barcelona como la cumbre del Banco Central Europeo o el partido de fútbol entre los dos equipos de la ciudad, ganándose con ello que desde hoy hasta que estas personas sean puestas en libertad, rece todos los días para que nuestro Señor Jesucristo, se la lleve consigo a su Gloria.

Para que tan abyecto comportamiento judicial cometido por esta sin vergüenza de juez, permitido por el canallesco sistema legal, no corregido ¡todavía! por nuestras criminales instituciones, no se quede en anónimos datos, paso a comentar brevemente algo sobre estos cuatro héroes civiles cuyo compromiso social por nosotros les está costando muy caro en sus vidas particulares, como ha de ser cuando uno se sacrifica de verdad, dicho sea de paso:

Ismael y Daniel, aparte de buenos hijos, de excelentes ciudadanos sin antecedentes y cotidianos pagadores de impuestos, gente pacífica, sana y de buenas costumbres, son dos estudiantes brillantes de física que no superan los 20 años de edad. Tampoco Javier, un chaval íntegro, idealista, inteligente y genial que simultanea las carreras de Física y Matemáticas, sin embargo, él ya dio muestras de su compromiso para con los más desfavorecidos del sistema al arriesgarlo todo durante el magnífico asalto al Parlamento Catalán del 15 de junio, en el que fuera detenido por las fuerzas represoras del régimen democrático. Junto a estos tres ejemplos de esfuerzo personal y compromiso cívico a seguir por la juventud libre, también se encuentra encarcelada por “los Malditos” la Señora Doña Laura, una buena madre de familia de 43 años, trabajadora, de espíritu quijotesco, acusada únicamente de hacer una fogata de nada delante de la Bolsa de Barcelona.

Leer más

Que se preparen los clubes de fútbol

El Ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, durante una pasada intervención en el Congreso, adelantó en líneas generales el futuro que nos espera a partir del próximo Junio en la España de Rajoy, donde literalmente, como dice el chiste, ¡no nos podremos quejar! por muy calentito que se prometa el veranito, de salir adelante el otro recorte que está en ciernes, cuál es,  el de las libertades civiles. Porque, si como promulgan los paladines de la democracia no puede haber libertad económica sin libertad política, también así sucede a la inversa, que no debe haber recortes sólo en economía si no son acompañados de recortes en los derechos individuales y colectivos.

Por medio de un anteproyecto de Ley  para reformar – y hasta disciplinar me atrevería yo a decir – el permisivo y ñoño Código Penal vigente, con el propósito de endurecer las penas previstas para actos vandálicos, imputándose delito de pertenencia a organización criminal a quienes convoquen a través de cualquier medio, actos que degeneren en episodios de violencia o alteren el orden público, cosa que comportará una pena mínima de dos años de cárcel, para facilitar a la  fiscalía poder solicitar prisión provisional y al juez, decretarla. Con lo cual, se equiparará los actos vandálicos callejeros con la 'kale borroka' en el País Vasco y Navarra, meta anhelada por todo el espectro político gobernante desde hace tiempo, para asentar debidamente el Estado de Derecho, entendiendo por Derecho ¡Firmes!

Leer más

Semiótica del sonido Telefónico

Una de las tantas experiencias acústicas que la revolución tecnológica produjo, es el repertorio sonoro de los teléfonos. Ningún sonido anterior se le parece y entre las contradicciones de su desarrollo se hace lo inimaginable por generar acústicas que parezcan “naturales”. Eso genera resultados asombrosos y también horrores de todo género. Hoy en los sonidos de cada teléfono hay intencionalidades identitarias -de marca y de persona- cuyo rasgo de individualidad es una mueca que reproducen millones y millones de proveedores y de usuarios en el mundo entero. Y eso implica costos y ganancias descomunales. Imagen es lo que se ve y también lo que se escucha.

Nos envuelve una sonosfera eléctrica cargada con sonidos que le son “naturales” y que son imprescindibles para comprender la sensibilidad acústica del siglo XX -y lo que va del XXI- Sonosfera que se enriquece ahora con la variedad de aportes “digitales” que son reflejo de una creatividad nueva, surgida también del estallido mundial comercializador de teléfonos portátiles y de su asimilación como objetos identitarios, impulsores de una nueva sono-atmósfera y un nuevo mercado del “ring-tone”. Hay para todos los gustos y disgustos. En 2011 la industria del “ringtone” movilizó más del 33% de la industria musical según algunas fuentes.[1]

Leer más

Católicos inhumanos

Se llaman a sí mismos católicos. Van a misa. Se dan golpes de pecho. Pero no practican lo del amor al prójimo sino que contribuyen a la extensión de facto del fascismo. Arremeter contra los ciudadanos discapacitados que sufren sus males, para recortar gasto público e implantar una economía que favorece a los bancos, no es cristiano. Es fascista. Dice la ministra de Sanidad, Ana Mato (Opus Dei), y su jefe Rajoy que no hay dinero para ambulancias. Sólo hay dinero disponible para la banca privada.

Suprimir el transporte en ambulancia a los enfermos de diálisis es cruel y es impresentable. Se juega con unas vidas que dependen de la depuración de su sangre por una máquina a la que están enchufados de por vida, mientras no reciban un trasplante de riñón. Es poco menos que condenarles a un ostracismo atroz y al dolor. En algún caso, a la muerte.

Leer más