Estética burguesa eXXXplícita

En memoria de Andrea Dworkin 1 .

En solidaridad con Lidia Cacho 2 .

“La pornografía no es un campo de entretenimiento libre de víctimas”.

"Vosotras sois animales de placer, instrumentos para el goce momentáneo".

“La pornografía… hoy es una industria rentable, misógina y orientada a la producción y la exportación (…) En la pornografía las mujeres son penetradas por perros, caballos, anguilas, objetos fálicos con púas, cuchillos, pistolas y vidrios, y la piel de las mujeres negras es concebida como un genital femenino más que puede herirse. El mensaje central es que no importa lo que hagan a una mujer y de cuántas maneras la lastimen, a ella le va a gustar. No existe atrocidad histórica, como los campos de concentración, Vietnam o el esclavismo, que no haya sido usada por esos padrotes para crear sus guiones de violación, mutilación y humillación, como si las víctimas sintieran placer sexual (…) ‘Es que es la industria de la fantasía’, me argumentan, y yo digo: una asiática colgada de un árbol es una mujer asiática real colgada de un árbol real. ¡Es un insulto a la conciencia humana que esos actos de gente real se sigan concibiendo como si sólo existieran en la mente de un hombre consumidor, como si esto fuera más importante que la vida de ella!” Andrea Dworkin 3

“…el oscuro sello de lo impúdico4

Leer más

Sobreactuación parlanchina

Los críticos de teatro hablan de sobreactuación, referida a cierta exageración artística de parte de los actores en la representación de su papel, aún cuando, como bien señala Gustavo Bueno, su conducta se deba a un exceso de naturalidad que muchos profesionales de la escena, practican en nombre del realismo, olvidando que el actor no puede identificarse con su personaje. Dicho tecnicismo puede igualmente emplearse para denunciar la reprochable conducta de aquellos personajes públicos a quienes se les nota en sus comparecencias – como también apunta el colega – una cierta intención de subrayar «el divino papel que representan».

No harían mal entonces los Polichinelas de la política en familiarizarse un poco más con el famoso método Stanislavski, quees un sincero esfuerzo de acercamiento a la actuación para determinar cómo una persona puede controlar el rendimiento en los aspectos más intangibles e incontrolables del comportamiento humano, tales como las emociones y la inspiración artística. Claro que en su caso, el esfuerzo parece sobre humano, pues la actuación política no se ciñe únicamente a la representación de una farsa en la que el público es plenamente consciente de su ficción, que como en la magia, también se pretende que los espectadores se crean lo que ven y salgan convencidos de lo que escuchan como si fuera real. ¡Y además! Sin que sospechen que hay truco.

Porque el Método Stanislavski entre otras muchas consideraciones técnicas, trabaja la concentración, relajación, sensualidad, fluidez en la comunicación verbal y no verbal, la interiorización, sentido de verdad, imaginación y creatividad, naturalidad, atender la circunstancia…cuyo resultado debería ser la credibilidad y verosimilitud, cuando sus enseñanzas son aprendidas con suficiencia. Ahora bien, resulta que este método está diseñado para ser llevado a escena por actores y no simples marionetas, por lo que dudo mucho, ahora que caigo en ello, que de su estudio le saquen algún provecho ¡No nuestros actores políticos! Sino los títeres de los mercados en que se han convertido estos Pinchos impenitentes que pretenden confrontar en una pantomima televisiva de dos o tres horitas pactando los planos, los temas, las preguntas, el moderador, etc., todo aquello que han sido incapaces de hacer durante cuatro largos años de legislatura allí donde verdaderamente ha de acontecer el mejor debate de ideas por medio de las votaciones de leyes y presupuestos, que de atenderlos con la sabiduría ancestral de lo que nos conviene, nos llevaríamos las manos a la cabeza, antes de arrojarles tomates y retirarles a todos de inmediato con el mango del bastón sin darles tiempo a que sigan insultando nuestra inteligencia y buen gusto, que a todo se acaba acostumbrando el respetable, como lo demuestra la programación televisiva y que ese fraude orquestado por las dos más perniciosas fuerzas Parlanchinas – me resisto a seguir denominándolas Parlamentarias – se barrunta alcance doce millones de espectadores.

Leer más

Pasa la vida

No nos podemos pasar la vida, generación tras generación, esperando un amo “más humano”, “menos cruel”.

De tarde en tarde recibo un comentario laudatorio a mis artículos en la Red. Más allá de la complacencia, me parece obligado decir aquí, por las limitaciones de los mismos, que no soy ningún analista político –mi formación escolar acabó en 1950, con 8º de Primaria-, soy la consecuencia de una vida de trabajo y de desordenadas lecturas. Por lo que pido humildemente se me disculpen esas limitaciones. Quizá lo único que me diferencia de esos jubilados que ahora mismo, probablemente, juegan a la petanca en los parques de mi país, sea que leí lo mío y lo de otros, participando aquí y allá en cosas que devinieron en ideología, imprescindible, diría yo, para no pasar por la vida como un siervo más del Sistema y que armé el apasionante proyecto de una modestísima librería –Miguel Hernández- en un barrio obrero de Madrid, que quebró, como tantas otras, al cabo de 27 años de esforzada resistencia.

Aclarado lo cual, proseguiré con mis escritos aquí, como decía nuestro camarada Rafael: “…hasta enterrarlos en el mar…”

A propósito de esas limitaciones he de decir que, si soy tan crítico con el PSOE, no es por la vieja inquina que en el pasado mantuvo alejadas a las bases de ese partido con aquel en el que yo milité en su día –el PCE-. En mi opinión, la misión de un partido de extracción trabajadora -si es marxista mejor- es instalar a los trabajadores en el poder, para, después de cumplida esta misión, desaparecer, disolverse dentro del movimiento revolucionario que propició la revolución, aunque siga permaneciendo como partido, vigilante, como cualquier otra organización que apoyara aquella transformación.

Leer más

Matar al mensajero

Sudoroso y agotado tocaba el timbre esperando hubiese alguien en la casa. Era necesario tomar una decisión de vida o muerte. La guerra había comenzado. Las huestes enemigas cruzarían la frontera y había que preparar la defensa. El mensajero, consciente de su labor, no podía permitir la muerte de inocentes ni menos ver su territorio convertido en colonia.

Para evitar el desastre arriesgó su vida. No escatimó esfuerzos, corrió toda clase de peligros, sorteó espías, pasó hambre y sinsabores, tres días con sus noches, estaba a punto de cumplir su cometido. Se encontraba ante la casa del ministro de Defensa, un viejo caserón, mal iluminado; los guardas lo habían dejado pasar y él no soltaba su dedo índice del timbre. No esperaba honores, tampoco ser objeto de recompensa monetaria. Su único deseo era servir al país que le vio nacer y que tanto amaba. Incluso, a pesar de sus años, pensaba incorporarse a filas con el noble propósito de defender el territorio nacional y la dignidad de sus gentes. Nada hacía prever el fatal desenlace.

El mayordomo, tras unos segundos que a él le parecieron horas, abrió la puerta y los ojos del mensajero alumbraron esperanza. ¡Un mensaje urgente para el señor ministro!, exclamó. De forma displicente, el mayordomo lo miró de arriba a abajo y sacó esa conclusión propia de los mayordomos: era un desarrapado, estará pidiendo algún favor, como muchos que se acercaban a la casa. Con tono autoritario, le solicitó la carta. Ya se la entregaría al señor ministro, su amo. Le hizo pasar al primer recibidor habilitado para personas sin honores ni rangos y, lacónicamente, le dijo que en breve tendría la respuesta del señor ministro.

Leer más

Los puñeteros

A falta de argumentos, que insistir en ello sería por mi parte tan ingenuo como suponérselos, andan los puñeteros de puñetas, desbocados y sin frenos, reiterando bufidos y exabruptos. Son lo que son, hijos de… su tiempo.

La paz los desespera. Y es que han sido tantos los años en que la han venido negando, en los que la han venido mintiendo que, de improviso, encontrarla de nuevo, otra vez delante de su asombro, otra vez posible, los desespera.

“Esos extranjeros no tienen ni puñetera idea del tipo de conflicto que se ha vivido en el País Vasco… Esos extranjeros vienen pensando que están en Irlanda o en Sudáfrica, cuando realmente no tienen ni puñetera idea… Aquí no ha faltado la paz sino que ha faltado la libertad…Los demócratas no hemos necesitado conferencia alguna para derrotar al terrorismo… Se diga lo que se diga, la democracia ha triunfado sobre el terrorismo… Unos han puesto los terroristas y otros las víctimas… Debe haber vencedores y vencidos… No enreden con la palabra paz… Esa conferencia es un insulto a las víctimas y a la democracia… Lo que hace falta es que ETA se rinda y pida perdón…Es una aberración…”

Leer más

Estética del coito: el orgasmo será revolucionario o nada

Preparemos el lecho que entre sus sábanas esconda un arco iris”

 Picasso.

 Felizmente el coito es ese territorio real y surrealista “…punto en el espíritu desde donde la vida y la muerte, lo real y lo imaginario, el pasado y el futuro, lo comunicable y lo incomunicable, lo alto y lo bajo cesan de ser percibidos contradictoriamente…” [1] Canto de carnes y almas en un desplante de vida que hace fluir sus néctares sobre la faz de lo cotidiano. Coreografía de fugas que se electrizan para que estallemos como arco iris insurrectos entre orgasmo y orgasmo. El coito es revolucionario.

Entre las muchas calamidades confabuladas contra el coito hay que inventariar al empirismo y al criticismo, al simplismo, al reduccionismo, al facilismo y al oscurantismo. Ideologías de pajas en ojos ajenos sobre la mesa de las pulcritudes metafísicas que acompañan voluntariosas al autoritarismo macho, al institucionalismo ceremonioso, a la frigidez burocrática, al miedo culpígeno, al cientificismo psicoprofiláctico, al oscurantismo iluminista y al reglamentarismo del usuario feliz promovido por la moral burguesa de algunas “revoluciones sexuales” de la autoayuda. El capitalismo destruye también las fuerzas productivas del coito.

Contra el coito obran designios ideológicos interminables alimentados por cierta perversión enfebrecida que se encaramó en la historia para traicionarlo todo. Se trata de una lógica de la omisión y el ninguneo empeñada en malversar, reprimir, desfalcar, reglamentar, ocultar y vulgarizar. Lógica de la omisión para esclavizar instintos y vidas. Lógica de la barbarie que ha dejado dividendos monstruosos: un imaginario histórico del coito alienado y alienante, ignorancia, culpas, miedo, negación de los cuerpos, entumecimiento brutal de los placeres y una multiplicación descontrolada de patologías y obscenidades. Prostitución y esclavitud burguesa, la alienación coital conduce a un cogedero miserable que ha victimado a sociedades enteras. Cogedero que es la barbarie hecha negocio.

Leer más

Desde lo hondo del pozo

Sigue agitándose, por oleadas, el tema de la despenalización de las drogas. Algunos opinan que dando luz verde y legalizando la venta y el consumo el narcotráfico perdería espacio y la salud pública trataría mejor a los adictos, como sucedió con el alcoholismo. Otros alegan que la marihuana sí debiera ser liberada pero no las drogas sintéticas o estupefacientes, como el crack, la cocaína y el opio.

No tengo opinión propia sobre la materia.  Me pregunto si legalizar el cultivo y el comercio de la yerba no sería un paso para, más tarde, venir con manifestaciones a favor de la legalización del tráfico y consumo de cocaína y éxtasis…

En Zurich presencié, a inicios de los años 90, la liberalización del consumo de drogas en el espacio restringido de la antigua estación ferroviaria de Letten. Allí, protegidos por la alcaldía, y con todos los cuidados de salud, los adictos se inyectaban opio, cocaína, heroína, hasta el punto de ser conocido dicho lugar como ‘el parque de las agujas’. En 1995 se prohibió la experiencia. A pesar de lo restringido del lugar, hubo un aumento del índice de enviciados y de la criminalidad.

No siempre en el debate se pregunta por las causas de la dependencia de las drogas. Es obvio que no basta con tratar solamente de los efectos. Además, en materia de efectos, mi experiencia con adictos, reflejada en la novela “El vencedor”, me convenció de que son importantes los recursos médicos y terapéuticos, pero que no hay nada tan imprescindible como el afecto familiar.

Leer más

II Encuentro por la Soberanía Alimentaria y la Biodiversidad

Durante el 14, 15 y 16 de Septiembre de 2011 un conjunto de organizaciones sociales, políticas y culturales de la región decidimos convocar y encontrarnos, para debatir y proponer alternativas al actual modelo de producción y consumo, en el II Encuentro Hambre Soja – Por la Soberanía Alimentaria y la Biodiversidad.

Rosario, capital del hambre-soja 2011

Durante el 14, 15 y 16 de Septiembre de 2011 un conjunto de organizaciones sociales, políticas y culturales de la región decidimos convocar y encontrarnos, para debatir y proponer alternativas al actual modelo de producción y consumo, en el II Encuentro Hambre Soja – Por la Soberanía Alimentaria y la Biodiversidad.

Al mismo tiempo, en la Bolsa de Comercio de Rosario, corporaciones transnacionales (CTN) y nacionales de la agroindustria, representantes del Estado Nacional, Provincial y Local, junto a miembros de gobiernos de la región y de Asia, realizaron un mega – evento corporativo autodenominado “Mercosoja 2011, 5to Congreso de la Soja del MERCOSUR”. Los promotores y ganadores del actual modelo de producción y consumo esgrimieron sus argumentos entorno al “progreso”, el “desarrollo” y el “crecimiento”, conceptos que esquivan toda mención a sus inmediatos beneficiarios y las consecuencias directas sobre la vida de los Pueblos, sobre la Naturaleza, y sobre la producción agroalimentaria.

En ese marco, y luego de tres jornadas de debate, concluimos que:

En los últimos años, en nuestro país (como en muchos países periféricos) el aumento exponencial de la actividad agrícola se ha instalado como un nuevo paradigma productivo (extractivista-exportador): el modelo agrario, de agricultura industrial, basado en la extracción de los recursos naturales y en el monocultivo de la soja (sobre todo en nuestra región). Esto es posible, entre otras cosas, gracias a la utilización de semillas transgénicas, cantidades descomunales de agrotóxicos, maquinaria pesada y la ampliación de las fronteras agrícolas hacia áreas marginales, mediante la deforestación y el aniquilamiento de los bosques nativos.

En nuestra región, el Estado, lejos de expresar una ruptura con la lógica nacional, puja por ser la vanguardia de este proyecto de carácter regresivo priorizando, siempre, las altas tasas de ganancia. Ésta coincidencia, para nada casual, se refleja en la coordinada política de llevar adelante el IIRSA (Iniciativa de Integración de las Infraestructura Regional Suramericana). Esta iniciativa política se hace carne en la realización de la Hidrovía Paraná – Paraguay (incluida en el presupuesto nacional 2012), el Plan Circunvalar, etc.

Por otro lado, los impactos ambientales, y sociales (aumento de casos de cáncer, disrupción endróquina, neumonías, alergias, accidentes laborales, perdidas de embarazos, malformaciones, impermeabilización de las tierras, desaparición de humedales, y más concentración y extranjerización de las riquezas), que genera la profundización de este modelo extractivista, se sostiene bajo una superestructura política, jurídica y comunicativa. En este caso, los beneficiarios e impulsores de este modelo no solo son las empresas transnacionales y nacionales de la agroindustria. El actual sistema de dominación ha generado un andamiaje político – cultural que excede el ámbito empresarial y gubernamental. Podemos hacer referencia a instituciones educativas públicas y privadas (por ejemplo la Universidad Nacional de Rosario auspicio el Mercosoja 2011), medios de comunicación y expresiones sociales y políticas (no necesariamente gubernamentales). Estos actores, a cambio de generar una opinión pública favorable al modelo hegemónico, generalmente, reciben jugosos beneficios de la renta del agronegocio.

Leer más

El paso acompañado

Tras casi un año obligados a estar en la cuneta digital, loquesomos abre de nuevo sus puertas. No hemos abandonado en este tiempo las redes sociales, pero nuestra casa es nuestra página. Y ya estamos en ella. Ya podéis entrar.

Abrimos en un otoño de calles resonantes, tras el verano más esperanzador de los últimos (demasiados) años, que ha seguido a la primavera prolongada del 15-M.

Miles y miles de personas han tomado las plazas, han mirado a su alrededor y se han visto rodeadas por compañeros y compañeras en los que se reconocían. Como individuos y como colectivo. La frustración se ha convertido en rebeldía. Libres de institucionalizadas tutelas-franquicia, la individualidad –que nada tiene que ver con el individualismo–, la creatividad, la autoafirmación, se han expresado en esas pancartas personales, donde cada quien ha plantado SU consigna, que siempre ha sido grito –de  denuncia o reivindicación– convergente con muchos otros y, en ocasiones, fogonazo de extraordinaria lucidez concentrada en unas pocas palabras.

Leer más