Una tesis doctoral destruye el mito de “Franco salvador de judíos”

Cristina Calandre Hoenigsfeld. LQSomos. Febrero 2016

Me gustaría resaltar una primicia de la investigación, como es la lista de brigadistas internacionales que fueron asesinados en Auschwitz, y la lista de judíos nacidos en España y que finalizaron también en Auschwitz y otros campos

En noviembre del 2018, se presentó en la Universitat Autónoma de Barcelona la tesis “La Memoria del l´Holocaust a l´Estat Espanyol”, de la socióloga Marta Simó. Consiguió la máxima calificación. (1)

Hace tiempo que conozco a Marta Simó , ya que hizo un video en el año 2014, “Camins” sobre mi familia judío polaca, los Hoenigsfeld, dentro del proyecto del Memorial Democratic. (2)

Esta Tesis doctoral, de gran calado, no solo recoge minuciosamente toda la bibliografía anterior, comentándola, sino que incluye muchas historias de vida, muy variadas. Entre ellas, los Hoenigsfeld, páginas 116-117.
También se incluye la normativa antijudía de paso de fronteras de 11 de mayo de 1939, página 123, que tantas veces he reivindicado. (3)

Me gustaría resaltar una primicia de la investigación de Marta, como es la lista de brigadistas internacionales que fueron asesinados en Auschwitz, pagina 105, y la lista de judíos nacidos en España, pagina 111, y que finalizaron también en Auschwitz y otros campos.
Creo que la exposición, que estuvo en Madrid, más de un año, sobre “Auschwitz, no tan lejos, no hace tanto” no incluía a estos asesinados.
En sus Conclusiones, nos dice la doctoranda, que aunque persiste el mito de Franco como salvador de judíos y España como país neutral durante el Holocausto, en esta Tesis se muestra lo contrario.

Opino que ahora como consecuencia, las exposiciones y catálogos que han sido promovidos desde el Ministerio de Asuntos Exteriores, como:
“Visados para la Libertad” 2007-14
“Más allá del deber» 2014-18
“Beyond Duty“ 2017-18
En donde se oculta la normativa antisemita franquista, haciendo énfasis solo en los “diplomáticos salvadores de judíos”, rectifiquen sus graves omisiones.

Espero que pronto esta magnífica investigación, publicada en catalán, se traduzca al castellano, para que tenga mayor divulgación.

Notas:
1.- La memòria de l’holocaust a l’estat espanyol. Des d’una perspectiva sociològica i una perspectiva històrica
2.- Camins. Memòries d’una Europa en guerra
3.- Normas para el paso de las fronteras españolas y modelo de solicitud deautorización para entrar en España

Más artículos de la autora
Holocausto-LQSomos

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

Diplomáticos traidores a la Segunda República ¿Homenajeados?

Cristina Calandre Hoenigsfeld. LQS. Enero 2019

Estos diplomáticos franquistas homenajeados, rompieron con el orden constitucional de 1931, y esta exposición esconde la verdadera realidad del régimen franquista y su relación con el Holocausto, a través de la aplicación de normativa antisemita, que estuvo vigente por lo menos, hasta el año 1942

Unos diplomáticos traidores a la Segunda República, homenajeados en el hospital madrileño «12 de Octubre»

Llega el mes de enero, y con él, las conmemoraciones en recuerdo de las víctimas del Holocausto.

En esta ocasión, uno de los lugares elegidos para presentar la muestra “Visados para la libertad” es en el Hospital madrileño 12 de Octubre. Esta exposición, lleva dando vueltas por el mundo desde el año 2007 (1).

Participaron en su apertura, el vice consejero de humanización de asistencia sanitaria, de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Diego Sanjuanbenito, la embajadora de Hungría, el hijo del diplomático “salvador de judíos” Sanz Britz , y otros.

Sobre esta exposición, ya he publicado mi opinión en muchas ocasiones, y por lo visto sin el menor resultado.
Esos diplomáticos españoles: Bernardo Rolland, Eduardo Propper de Castejón, Sebastián Romero Radigales, Julio Palencia, José Rojas Moreno, José Luis Santaella y Ángel Sanz Briz fueron cesados por el gobierno legítimo de la II República como diplomáticos por haberla traicionado.

Nos dicen los organizadores:

“… que la exposición estará hasta el 17 de febrero, y que profesionales, pacientes, sus familias, niños en edad escolar, podrán acercarse hasta el Espacio para la Ciencia y la Cultura María Curie del Centro de Actividades Ambulatorias del Hospital, para disfrutar de los paneles que muestran de forma pedagógica el Holocausto, sus consecuencias y la labor humanitaria de estos diplomáticos españoles, con rigor histórico… ”

Yo corregiría dicha explicación, diciendo que en esa exposición, se miente descaradamente, y se oculta que había leyes antisemitas franquistas, como la de paso de fronteras españolas de 11 de mayo de 1939 (2) y la de depuración de médicos, de 6 de octubre de 1939 (3), en sintonía con las de los nazis alemanes, con los que la España franquista quería llevarse bien.

Los médicos militares eran los encargados de levantar acta de los fusilamientos que se hicieron a los republicanos, tras los consejos de guerra

Estos diplomáticos franquistas homenajeados, rompieron con el orden constitucional de 1931, y esta exposición esconde la verdadera realidad del régimen franquista y su relación con el Holocausto, a través de la aplicación de normativa antisemita, que estuvo vigente por lo menos, hasta el año 1942.

Lo que la Consejería de Sanidad madrileña tiene que hacer, en aplicación de la Ley de la memoria, es quitar el nombre del Hospital Gómez Ulla, pues este médico, cirujano y militar franquista, fue nombrado por Franco , jefe de los Servicios de Sanidad Militar en 1941 y Presidente de la Organización médica colegial de España, y desde dichos cargos responsable máximo de la depuración de los médicos republicanos, como mi abuelo, el doctor Luis Calandre Ibáñez.

Además de los médicos militares eran los encargados de levantar acta de los fusilamientos que se hicieron a los republicanos, tras los consejos de guerra. Y su máximo responsable fue el Dr. Mariano Gómez Ulla (de 1941 al 45 cuando falleció).

En cuanto a las exposiciones que se pueden presentar en esa sala del Hospital 12 de Octubre, les propongo, por ejemplo, una que trate al Hospital de Carabineros que dirigió Calandre durante la guerra de España, en la Residencia de Estudiantes, y donde se curó una epidemia de malaria a cientos de milicianos, ( 1937-39) que se había extendido por los frentes de Madrid.

Eso sí que es pedagogía, y tiene que ver con la verdadera historia de España, de la II República y de Defensa de Madrid.
Seguro que a muchos profesionales, pacientes, familiares, les parecerá novedoso e interesante. Pero este tipo de temas, no les interesa a la Comunidad de Madrid, pues ellos están muy lejos de ser republicanos.

Notas:
1.- El Hospital 12 de Octubre se suma a los actos conmemorativos internacionales de la Memoria del Holocausto
El 12 de Octubre se suma a los actos que conmemoran la Memoria del Holocausto
2.- Normas para el paso de las fronteras españolas y modelo de solicitud de autorización para entrar en España
3.- Normas para la depuración política y racial en los Colegios de Médicos

Más artículos de la autora
Holocausto – LQSomos

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

El Conde de Vallellano y su implicación en el Holocausto

Cristina Calandre Hoenigsfeld. LQS. Diciembre 2018

El Conde de Vallellano, Fernando Suárez de Tangil, Grande de España, fue nombrado Presidente de la Asamblea Suprema franquista de la Cruz Roja por Franco desde Burgos en septiembre de 1936 (1).

Nada más ganar la guerra, los franquistas promulgaron una normativa antisemita de paso de fronteras, el 11 de mayo de 1939 desde el departamento Nacional de Políticas y Tratados, que dirigía el Conde de Casa Rojas, del Ministerio de Exteriores, siendo su ministro, el Conde de Gómez Jordana, y en donde participaba también el ministerio de Gobernación, dirigido por el antisemita Ramón Serrano Suñer (2).

Un día después, el 12 de mayo de 1939, el Conde de Vallellano, nombra a Juan Manuel Agrela, Conde de la Granja “…Delegado de la Cruz Roja con plenos poderes para todas las acciones de repatriación de los civiles y militares residentes en los Campos de Concentración o Centros de refugiados en Francia…”

Juan Manuel Agrela, Conde de Agrela, abriría dos oficinas de la Cruz Roja, una en Irún y otra en Hendaya, para el trámite de canje de prisioneros.
Fue además nombrado el 27 de junio de 1939, Vicecónsul honorario en Hendaya por el Cónsul Fausto Navarro, con el visto bueno del Ministro Jordana y el embajador en París, Lequerica.

La firma de Fausto Navarro, aparece en el visado de mi abuela Rosa, (sello del consulado de Hendaya) judía polaca, a la que se le aplicó la normativa antisemita de paso de fronteras de 11 de mayo de 1939, que pudo sortear, al tener el aval franquista del Marques de Ibarra. Con ella pasó mi madre Ruth, y gracias a esto, se salvaron del Holocausto, y yo estoy aquí para contarlo, aunque a muchos les moleste.

En ese momento era Vicecónsul en Hendaya el conde de la Granja, a la vez compaginaba su puesto con el de delegado de la Cruz Roja, bajo la autoridad de su Presidente y su amigo, el Conde de Vallellano
Este fue cesado en enero de 1941, mientras que el Conde de la Granja, pasó a ser jefe de Gabinete de información Internacional de la oficina central de la Cruz Roja, a partir de noviembre de 1941.
La vida siguió para ellos llenos de premios, medallas y reconocimientos, para eso habían ganado la guerra.
Pero ¿cuántos judíos, no pudieron pasar la frontera por esa normativa antisemita que estuvo vigente hasta al menos 1942, y acabaron exterminados? Nadie se ha molestado en estudiarlo.
La normativa, sigue sin estar anulada al día de hoy, a pesar de mis protestas, ya que en los demás países europeos hace años fueron anuladas las leyes antisemitas.

¡Eso sí es una infamia!

Notas:
1.- Boletín Oficial de la Junta de Defensa Nacional de España. — Burgos 23 septiembre 1936
2.- Normas para el paso de las fronteras españolas y modelo de solicitud de autorización para entrar en España

Más artículos de la autora

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

La exposición de Auschwitz, reconoce la normativa franquista antijudía

Cristina Calandre Hoenigsfeld. LQS. Junio 2018

En diciembre del 2017 se inauguró en Madrid, en la sala Centro del Canal de Isabel II , la exposición : “Auschwitz, no hace mucho, no muy lejos”, que han prorrogado hasta octubre del 2018 (1).

Tarde en ir a verla, pues ya había estado hace años en AUSCHWITZ -Polonia, pues tuve 18 antepasados exterminados en el Holocausto.
En abril de 2018 me anime a ir a la exposición.
Ya habían corregido un grave error, y estaba un panel dedicado a los republicanos españoles exterminados en Mauthausen, incluido en la exposición (2).

Esto me animo a poner una sugerencia a los organizadores de la exposición, a través de su web, pues me llamo la atención que no hicieran ninguna referencia a la normativa franquista antijudía, de paso de fronteras de 11 de mayo de 1939, y la de depuración de médicos, que tanto daño supuso para los judíos que intentaban pasar, huyendo del nazismo, y que todavía no han sido anuladas.
Mis abuelos maternos judíos polacos, la padecieron, pero como tenían un aval franquista, pudieron salvarse y mi madre Ruth también.
Les mande mi página web Hoenigsfeld.com (3), donde aparecen dichas leyes.
Al poco tiempo me contestaron, diciendo que lo estudiarían. Paso un mes, y he visto, que el 3 de mayo, en su web, sección apuntes históricos, aparece un artículo del historiador catalán, Josep Calvet, donde escribe (4):
“… El gobierno español, presionado por Alemania, restringió la emisión de visados de entrada al país, donde seguía vigente la normativa sobre paso de fronteras claramente antijudía…”

Luego , un poco más abajo, venia indicado el libro que escribió Calvet, “Huyendo del Holocausto” (2014), pero contenía un error, pues que donde se pone bien las normativas antijudías de paso de fronteras, es en la 2º edición del libro, año 2015, ya que en la primera se ponía la fecha de promulgación el 11 de marzo de 1939, que tuvo que corregir por mis quejas, a 11 de mayo de 1939 (página 44 ).
Se lo indique al historiador ayer, y este a los encargados de la web, que la modificaron inmediatamente.

En la librería de la exposición, pude ver que este libro que estaba a la venta, era el correcto, el de 2º edición año 2015. Me extraño no ver uno de los libros más importantes sobre este tema: “Franco y el Holocausto” del historiador Berth Rother, del año 2005.

En cambio en la exposición, sí que dedican un panel al diplomático franquista Sanz Britz “salvador de judíos”, donde aparece un retrato suyo (5).
El caso, es que ahora, tras la corrección de los errores, ya se ve claramente la vinculación de Franco con el Holocausto, en dicha exposición, y esto puede ser un buen argumento de apoyo, a la proposición de ley que va a presentar el en Congreso de los Diputados el PSOE, para sacar al Dictador Franco del Valle de los Caídos, y para anular todas las sentencias del franquismo( 6).
Hay que romper definitivamente con el franquismo y su heredera la Monarquía, y enlazar con la legalidad republicana de su Constitución de 1931.

Notas:
1.- Auschwitz , no hace mucho, no muy lejos
2.- Las víctimas españolas del nazimo
3.- http://hoenigsfeld.com/
4.- Los Pirineos españoles, la escapatoria del nazismo para más de 15.000 personas
5.- La lista de Ángel Sanz Briz, el Oskar Schindler español
6.- Congreso de los Diputados. Proposición de Ley. 122/000157

Más artículos de la autora
Holocausto – LQSomos

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

Encubriendo las leyes raciales franquistas

Cristina Calandre Hoenigsfeld. LQS. Febrero 2018

El Ministerio de Exteriores de Israel, oculta las leyes raciales franquistas, en una exposición

Hace unos años, fue el Ministerio de Asuntos Exteriores español, el que sistemáticamente, ocultaba las normativas antisemitas franquistas, tanto en sus exposiciones, en el años 2007-2014 “Visados para la Libertad” (1), como luego desde el 2014- 2018 “Más allá del deber” (2).

Recordemos que desde la España franquista, nada más finalizar la guerra civil, se promulgaron y aplicaron leyes antisemitas, que todavía no han sido oficialmente reconocidas y anuladas (3):

La de paso de fronteras fuer aplicada a mis abuelos maternos, los Hoenigsfeld, para pasar a España en agosto de 1939.
La de depuración del colegio de médicos, a mi abuelo paterno, Dr. Calandre, por republicano.

Tras mucho esfuerzo, conseguí que fueran reconocidas dichas leyes, por varios historiadores en sus libros, en el año 2015 Josep Calvet (4) y Ángel Viñas (5), Paul Preston en el 2016 y en un video de la Generalitat de Cataluña en el 2016 (6).
También que lo reconociera la Comisión Europea, en el año 2014, a través del EHRI (7).

Y ahora nos encontramos, con que el Ministerio de Exteriores de Israel, acaba de inaugurar el día 5 de febrero un memorial y una exposición, para honrar a los diplomáticos “justos de las naciones”, que lleva el título “Beyond Duty” (8).
Entre los diplomáticos de diferentes países, están cuatro españoles: Eduardo Propper de Callejón, Sebastián Romero Radigales, José Ruiz Santaella y Ángel Sanz Briz (conocido como el Ángel de Budapest).

En la web sobre la exposición, en el apartado dedicado al diplomático Romero Radigales, se pone (9):
“Spain did not enact anti-jewish laws”

Lo cual es falso, pues si que lo hizo, y además las aplico, como a mis abuelos maternos.
Después de haber sido reconocidas por historiadores, y por la propia Comisión Europea, no se puede permitir que se sigan ocultando, y menos por los descendientes de las propias víctimas judías, dichas normativas, pues ello es manipular la historia del Holocausto. Además dicha exposición va a recorrer muchos países.

Los cuatro diplomáticos franquistas españoles que son homenajeados y están en el memorial, fueron cesados por el gobierno legítimo de la II República en 1936, tras posicionarse estos a favor del golpe fascista de Franco contra la legalidad republicana (10).
Hacerles reconocimientos, no parece lo más adecuado para estos personajes, que puede que ayudaran a algunos judíos a escapar de la Shoah, pero que rompieron con el orden constitucional de 1931 en España, ayudando a que ganara el nazi-fascismo.

Por el contrario, el propio Ministerio de Asuntos Exteriores español, en el año 2010 inauguro una placa en su sede en Madrid, en honor de los diplomáticos leales a la legalidad republicana.

Notas:
1.- Visados para la Libertad
2.- Más allá del deber
3.- Normas para el paso de las fronteras españolas y modelo de solicitud de autorización para entrar en España
*.- Normas para la depuración política y racial en los Colegios de Médicos
4.- Huyendo del Holocausto, judíos evadidos del nazismo a través del Pirineo de Lleida
5.- La otra cara del caudillo. Mitos y realidades en la biografía de Franco
6.- ‘Camins. Memòries d’una Europa en guerra’
7.- EHRI Spain
8.- Imagen de portada
9.- Israel honors righteous diplomats in Beyond Duty exhibition
10.- Al servicio de la República: diplomáticos y Guerra Civil

Más artículos de la autora
Holocausto – LQSomos

La Ley de Restitución polaca, excluye a la mayoría de las victimas del Holocausto

Cristina Calandre Hoenigsfeld*. LQSomos. Enero 2018

Estos días se están conmemorando en toda España, desde Ayuntamientos, Comunidades autónomas y el Senado (1) el Día Internacional de la Memoria del Holocausto, con la premisa de “No olvidar” elegida por la ONU para este año.

Al mismo tiempo, hay una gran exposición sobre el campo de exterminio de Auschwitz, en la sala de exposiciones del Centro de arte Canal perteneciente a la Comunidad de Madrid, que estará seis meses, y que luego ira por otros continentes (2)

En dicha exposición, en la que participa Polonia, se olvidan que este país, es el único, de los grandes países de la Unión Europea que no tiene aprobada una ley de restitución en condiciones de los bienes robados a los judíos exterminados durante la II Guerra Mundial, en el Holocausto.

Recientemente aprobaron, tras muchos años, una ley que excluye a la mayoría de los supervivientes y sus descendientes por los requisitos que exigen, para poder recuperar sus propiedades, mediante compensación económica. (3)

Esta reticencia del gobierno polaco, es debido a la elevadísima suma que tendrían que pagar, excediendo la cifra de 1 billon de dólares, ya que de los seis millones de judíos que vivían en Europa, antes de la II GM, tres millones fueron asesinados en Polonia .

Entre ellos, 18 de mis antepasados judíos polacos, que tenían la casa familiar en Pulawy , cerca de Lublin.

Dicha propiedad, he intentado, contratando a una abogada polaca que la devolvieran, ó compensara, pues en la familia española de los Hoenigsfeld , somos los únicos descendientes de supervivientes.

Pero todo han sido problemas, y la cuestión sigue sin resolverse.

Como es ya reconocido por los historiadores, las relaciones en esos años, eran muy fluidas entre la España franquista y la Alemania nazi, tras la ayuda de estos a Franco en la Guerra de España.

Incluso Franco, para sintonizar con los nazis, nada más ganar la guerra, promulgo y aplico al menos dos leyes antisemitas: La de paso de fronteras, 11 de mayo de 1939, y la de depuración del Colegio de médicos, de 6 de octubre de 1939, ambas con participación del ministro antisemita, Ramón Serrano Suñer.

La primera, fue promulgada desde el Departamento del Ministerio de Exteriores, departamento de Políticas y Tratados, que dirigía el diplomático franquista, José Rojas y Moreno, Conde de Casas rojas.

Dicho diplomático, ha recibido numerosas homenajes, a pesar de que dicha ley, condeno al Holocausto a muchos judíos al no poder pasar la frontera (sino cumplían unos estrictos requisitos, que si cumplieron mis abuelos Hoenigsfeld)

El último reconocimiento que he visto, es un mural en Bucarest, por salvar a “un centenar de judíos” según se explica. Está organizado por el Ministerio de Asuntos exteriores español. (4)

Pero ¿y todos los judíos que condeno al exterminio, Rojas Moreno, por la aplicación de esa normativa de paso de fronteras?

Hace años que vengo denunciando a estos diplomáticos franquistas, a las leyes franquistas antisemitas, y ahora añado la fraudulenta Ley de Restitución de los bienes robados a los judíos en Polonia, a pesar de que dicho país hace años que pertenece a la Unión Europea.

Si realmente la Comunidad de Madrid (Reino de España), y Polonia a través de esta exposición, quiere recordar el gran drama del siglo XX, el Holocausto, es de justicia que, no solo se recuerde el exterminio, sino que además se restituya, mediante ley, los bienes robados a todos esos millones de judíos.

¡Claro, que eso son palabras mayores¡ Money is money!

Notas:
1.- Día internacional en recuerdo de las víctimas del Holocausto 2018
2.- El exterminio nazi en Madrid, pero sin los antifascistas españoles
3.- The Polish government has presented guidelines for a new restitution bill
4.- El artista español OKUDA San Miguel realiza un mural en centro Bucarest

Más artículos de la autora
Holocausto – LQSomos

El exterminio nazi en Madrid, pero sin los antifascistas españoles

Iñaki Alrui*. LQSomos. Enero 2018

En el estado español la memoria histórica sigue siendo una quimera, un tabú impenetrable, aunque, como en esta ocasión, sea para hablar de los campos de exterminio nazi. Un tema que a día de hoy condena toda Europa, el mundo entero podríamos decir, pero España NO. La Marca España tiene su idiosincrasia, o mejor dicho: el franquismo sigue mandando.

Contra el olvido

En diciembre pasado varios mails nos alertaban y denunciaban que en la recientemente inaugurada exposición “Auschwitz. No hace mucho. No muy lejos” no había mención a los antifascistas españoles:

“Querida …: He visitado la exposición del Holocausto, en Madrid. Mi sorpresa ha sido enorme al ver que ni un panel ni referencia alguna le dedican a los españoles en la resistencia en Francia, cazados por la Gestapo en suelo francés, para terminar en los campos de exterminio nazi. Pedí ver al responsable. Me recibió una mujer, a la cual le expuse enérgicamente mi protesta. Me dijo que llevaba razón, pero que la exposición venía así de Alemania. Le eché un buen responso por la falta de escrúpulos de la persona responsable que aceptaba la ausencia de los españoles en aquel genocidio, al estar todos los países del exterminio representados, menos el nuestro. Le recordé la foto infame de Franco rindiendo pleitesía a Hitler en la frontera, que debieran conocer las nuevas generaciones.

Acudo a ti para ver si, al menos, por nuestra protesta, se enteran de la realidad histórica, que se oculta todavía hoy, del compromiso de nuestros hombres y mujeres exiliados que, después de nuestra guerra, siguieron luchando contra el fascismo en Europa, en defensa de las libertades y acabaron en los crematorios convertidos en humo.
Por favor, dime algo. Gracias.
Un abrazo…”

Rotspanienkämpfer

Entre 1940 y 1943, más 9300 españoles antifascistas fueron internados en campos de concentración por la Alemania nazi.
Los antifascistas españoles que sufrieron ese destino habían sido capturados en la Francia invadida, donde se hallaban huidos tras la victoria del golpe de estado fascista contra la II República. La Alemania nazi los bautizo como los “Rotspanienkämpfer” (combatientes de la España roja). La mayoría, unos 7.500, acabaron en Mauthausen-Gusen, Austria, cerca de una cantera en la que, como el resto de reclusos de otras nacionalidades, y en condiciones extremadamente duras, trabajaban para sobrevivir o morían trabajando. En los campos de trabajo-concentración nazis dejaron su vida más de 5185 españoles, despachados en los campos de Gusen, Styer, Buchenwald, Mauthausen, Dachau, Sachsenhausen, Bergen Belsen, Auschwitz, Flossenbürg, Natzweiler, Neuengamme, Sttuthof, Sachsenhausen, Gross-Rosen, Aurigny, Guernesey, Neu Bremm… Ni Franco, ni Hitler quisieron que tuvieran nacionalidad ¡apátridas! y, sin embargo, aquell@os español@s siempre levantaron la bandera del antifascismo, que fue para tod@s la tricolor por la que antes habían luchado en España a pecho descubierto contra el eje nazi-fascista y su pelele franquista.

Como todo lo sucedido en aquellos años, y después, y posteriormente, y más adelante, y luego… nunca ha habido un reconocimiento oficial, de Estado, a tod@s es@s luchador@s, y por eso siguen ahí las cunetas, los torturados, los desaparecidos, el olvido, un ciclo que se ha ido repitiendo hasta la Transición de los 70, 80, 90… Y en 2018 seguimos como estábamos.

Es vergonzoso, insultante, que una exposición de este calibre sea incapaz de hacer referencia a l@s antifascistas español@s, y, para más escarnio, está montada por una compañía afincada en Donosti “Musealia”, lo que acrecienta más la insensibilidad de los organizadores. Esta exposición no vino de Alemania o Austria, ha nacido aquí en el país de la indiferencia con la memoria.

De los poco más de dos mil antifascistas español@s que sobrevivieron a los campos nazis, ningun@ regresó a la España franquista que los menospreciaba y aborrecía, y ya en la “democracia” fueron despachados al olvido.
Algún pequeño homenaje, el acto en 2005 con la participación del presidente de gobierno en Mauthausen… y más hipocresía que la necesaria Verdad, Justicia y Reparación.

Algunos medios ya se han hecho eco de esta infamia olvidadiza. Antonina Rodrigo, escritora y miembro de honor de la Amical de Ravensbrück, escribía desde la indignación en el diario “Público”: La dolorosa ausencia de los republicanos españoles deportados en una exposición sobre Auschwitz.

“La vida de nuestras gentes refugiadas fue de una honda miseria y dramatismo. Hasta marzo de 1945 no obtuvieron el estatuto de refugiados políticos. En 1947, a raíz de la condena moral al régimen franquista por las Naciones Unidas, se cerró la frontera francesa. Pero tres años más tarde, el franquismo recibía el doble espaldarazo de la firma del pacto militar con Estados Unidos y el beneplácito de un nuevo concordato con la Santa Sede vaticana…”

Otra nota más reciente ha sido publicado por “Diario.es”: La exposición sobre Auschwitz se olvida de las víctimas españolas de los nazis

“Fuera ha quedado la triste odisea de decenas de miles de judíos de origen sefardí, y por tanto de origen español, que acabaron en las cámaras de gas de Auschwitz-Birkenau porque el régimen franquista rechazó el ofrecimiento que le hizo Berlín para repatriar a «sus judíos» y salvar así sus vidas…”

Auschwitz. No hace mucho. No muy lejos

La exposición está en el Centro de Arte Canal, en Madrid, hasta el 17 de junio. Más de 600 objetos originales del mayor de los campos nazis alemanes, en su mayoría pertenecientes a la colección del Museo Estatal de Auschwitz – Birkenau, se muestran aquí al público, muchos de ellos por primera vez. Entre las piezas, procedentes de más de 20 instituciones, museos y coleccionistas privados, se puede ver, por ejemplo, un barracón original procedente de Auschwitz III – Monowitz, un vagón original de la compañía nacional alemana de tren, la Deutsche Reichsbahn, así como objetos personales de algunas de las víctimas y verdugos del campo, elementos estructurales del campo y documentación y material audiovisual inédito.

Otra ocasión perdida para dar luz a tod@s est@s miles de héroes de la libertad, de la democracia, del antifascismo, un olvido (¿?) imperdonable una vez más en el país de la amnesia.

Informaciones relacionadas:
– Deportados
– Fallecidos españoles en los campos de concentración nazis
– Españoles en los campos nazis
– Amical de Mauthausen
– Musealia

Más artículos del autor
* Miembro de la Asamblea de Redacción de LQSomos
En Twitter: @IkaiAlo
Holocausto-LQSomos

Samudaripen: El holocausto olvidado

Javier Coria*. LQSomos. Junio 2017

Entre los años 1939 a 1945, medio millón de personas fueron asesinadas por el hecho de ser gitanos, aunque hay cifras no oficiales que elevan el número a más de millón y medio. Los regímenes nazis de Austria y Alemania persiguieron a los Roma y los Santi, que son los nombres de grupos gitanos de Francia y Alemania, y los confinaron en guetos y campos de concentración.

En el documental “Samudaripen”, jóvenes gitanas catalanas se enfrentan a la memoria de su pueblo, a unos hechos que la mayoría de ellas desconocían y que les ha cambiado para siempre. Rememoraron en el lugar de los hechos el Holocausto Romaní. Allí, entre las maletas vacías, los zapatos amontonados, las tumbas improvisadas… pudieron leer apellidos que les eran familiares, y nunca mejor dicho, como Cortés o Heredia, y también apellidos de gitanos alemanes, rumanos, húngaros, franceses, polacos, etc. Este encuentro internacional que reúne a chicos y chicas gitanas de todo el mundo conmemora el exterminio que tuvo lugar la noche del 2 de agosto de 1944 en el “campo familiar gitano” de Auschwitz (Polonia), donde fueron asesinados 2.897 gitanos, entre hombres, mujeres y niños. El encuentro tiene el nombre de Diki Na Bistar, o lo que es lo mismo: “Mira y no olvides”.

EL ANTIGITANISMO DE LOS NAZIS

La Shoah (literalmente “la catástrofe”), el holocausto judío, es lo primero que nos viene a la cabeza cuando pensamos en la monstruosidad del genocidio sufrido por este pueblo durante el nazismo, pero entre los millones de personas asesinadas y torturadas por los nazis y confinados en campos de concentración también había homosexuales, personas con discapacidad, presos políticos, entre ellos muchos republicanos españoles, eslavos polacos, Testigos de Jehová y los gitanos, entre otros grupos y minorías. En lengua romaní se llama Samudaripen (“asesinato en masa”) a este genocidio, aunque la expresión más acorde con la lengua gitana es Porraimos (Porrajmos, “devoración”). Ya en julio de 1933, cuando los nazis tomaron el poder, dictaron medidas antigitanas, entre ellas la esterilización de las mujeres, adolescentes y niñas. Las leyes raciales de Núremberg, en 1935, junto a los negros y judíos, consideraban a los gitanos como: “minorías racialmente diferentes con sangre alienígena (?)” y, como “inferiores”, tenían prohibido casarse con “arios”. Se llegó a crear una policía de “asuntos gitanos”. Antes de la celebración de los Juegos Olímpico de Berlín de 1936, todos los Roma y Santi de los alrededores de la ciudad fueron objeto de una redada masiva, redadas que tenían precedentes históricos en la mayoría de estados europeos, como la “Gran Redada” de los 9.000 gitanos españoles dictada por el rey Fernando VI en 1749. Es en la redada berlinesa donde por primera vez los gitanos confinados fueron marcados con el círculo marrón que los distinguía en los campos de concentración, y también donde empezaron a ser conejillos de indias en los experimentos de los sádicos médicos nazis. Los gitanos tuvieron un destino paralelo a la de los judíos en los campos de Auschwitz-Birkenau, Chelmno, Belzec, Sobibor y Treblinka, donde tenían bloques especiales para ellos.

VOCES GITANAS

Veus Gitanes (Rromane Glausùǎ) es una asociación y radio, la primera radio rom, compuesto por mujeres gitanas catalanas. Desde su fundación, el 8 de abril (día Internacional del Pueblo Gitano) de 2006, vienen realizando una labor de información y concienciación de la realidad y la historia del pueblo gitano en tierras catalanas. Dentro de esta labor, ya en 2014, participaron en el ciclo organizado por el museo de Historia de Barcelona llamado “La Barcelona deportada” y, dentro del Día Internacional de las Víctimas del Holocausto, realizaron el documental sobre el holocausto olvidado de los gitanos. “Samudaripen” contó con un buen número de mecenas individuales que lo financiaron, así como con colaboradores solidarios. Así fue que las jóvenes locutoras del programa, Amalia Cortés y Noemí Fernández, viajaron a Cracovia, al campo de Auschwitz-Birkenau, junto con Sara, Tabita, María, Paka, Rafi, Juana, Eva, y Paqui. Las acompañó Ricardo Valentí, presidente de la Asociación de Jóvenes Gitanos de Gràcia. Valentí, junto al profesor de Ciencias Políticas de Universidad de Barcelona y sociólogo Xavier Torrens, fueron los encargados de presentar el documental en estos días, dentro de los prolegómenos de las fiestas del popular barrio barcelonés de Gràcia, fiestas que este año cumplen 200 años.

LA MARGINACIÓN EN ESPAÑA Y CATALUNYA

No es objeto de este reportaje señalar la atávica marginación que sufrió el pueblo gitano, prácticamente desde su llegada a occidente en el siglo XV desde la India. En un principio, como pueblo nómada que venía con una cultura nueva y que despertaba curiosidad por sus ropajes y expresiones folclóricas, fueron recibidos con respeto si lo comparamos con las expulsiones y persecuciones del siglo posterior. Sólo en España, desde 1499, se promulgaron más de 280 pragmáticas contra este pueblo. Mientras la estigmatización y exclusión de otros grupos sociales y determinados oficios fueron desapareciendo en España, léase agotes, chuetas, vaqueiros de alzada, pasiegos, caldereros, cordeleros o mercheros, etc., los prejuicios ante los gitanos siguen existiendo hoy en día.

Durante la Corona de Aragón, las leyes antigitanas buscaron en un primer momento la expulsión de este pueblo, para luego promover una asimilación forzosa para utilizarlos en trabajos esclavos en galeras y tareas agrícolas. Como en otros territorios de la Península Ibérica, las costumbres, símbolos, oficios, nomadismo y el idioma caló, se perseguían incluso con la amputación de orejas y narices. En Catalunya, hasta el siglo XVIII, se aprobaron leyes que perseguían las señas identitarias de este pueblo. Se les ofrecía la asimilación forzosa o la expulsión. Se buscaba la consolidación de un estado unificado y con hegemonía cultural, por lo que la diferencia era potencialmente peligrosa. La represión y el fanatismo se abrieron paso dejando atrás la tradicional convivencia de diversas culturas y religiones.

Volviendo al siglo XX, durante la dictadura franquista se volvió a prohibir la lengua gitana calificándola como “argot de delincuentes”. El pueblo caló fue objeto de la “Ley de Vagos y Maleantes” y, cuando eran detenidos, en muchas ocasiones se les aplicaba la ley copiada de la Italia fascista de Mussolini, la “Ley de Bandidaje y Terrorismo”, aplicada a opositores políticos, homosexuales y “razas impuras”. Los que no daban con sus huesos en las cárceles, malvivían en chabolas de los arrabales de las ciudades. Los artículos 4 y 5 del Reglamento de 1942 de la Guardia Civil conculcaban la presunción de inocencia y marcaba a los gitanos como personas a vigilar y a los que siempre se les tenía que pedir los documentos de sus propiedades. Estos artículos fueron eliminados en junio de 1978, con el apoyo del diputado gitano, entonces en la UCD, Juan de Dios Ramírez Heredia.

Curiosamente, junto a esta marginación, y con el reduccionismo cultural que llevó al franquismo a potenciar como seña de identidad folclórica de toda España, sólo al folclore andaluz, hubo unos gitanos que no sufrieron represión, los que se dedicaban al cante, la música y al baile. Ellos protagonizaron películas “patrias” y eran habituales en las fiestas de “Exaltación Nacional” e imprescindibles en todo sarao de los gerifaltes del Régimen. Por su parte, determinadas instituciones religiosas benéficas financiaban programas de ayudas, claro que se busca enseñar a los gitanos como dejar de serlo.

La Constitución española, en su artículo 14, habla de la igualdad de los españoles ante ley y de la no discriminación por ninguna causa. El Estatut d’Autonomia de Catalunya, en su artículo 42.7, tiene una referencia expresa a la salvaguarda de la realidad histórica y la cultura gitana. El Parlament de Catalunya ha dictado varias resoluciones y declaraciones reconociendo el genocidio gitano y la cultura gitana como cultura propia y bien a preservar. Claro que una cosa es la letra y otra la realidad. Tantos siglos de marginación son difíciles de eliminar, y aunque no se hable, los prejuicios siguen existiendo, sobre todo ahora en una Europa donde las políticas xenófobas y el miedo a los emigrantes económicos o refugiados que huyen de las guerras, son el discurso populista que cala en la gente. Como lo fuera con la llegada del nazismo, la crisis económica y la precarización social y laboral, son la puerta de entrada por donde se cuela el discurso del odio.

EN LA ACTUALIDAD

Se calcula que la comunidad gitana del mundo está en doce millones de personas, novecientos mil de roma-gitanos viven en España, totalmente sedentarizados en ciudades como Madrid, Barcelona, Sevilla, Zaragoza, etc., con mayor presencia en las comunidades de Andalucía, Valencia y Catalunya. Hasta 1998, por ejemplo, en el Estado de Nueva Jersey (EE.UU.) se derogó una ley que dictaba una vigilancia especial sobre los gitanos. En el año 2010, el gobierno de Nicolás Sarkozy mandó desmantelar todos los campamentos ilegales de Francia, ocupados en su mayoría por gitanos rumanos. Lo mismo se hizo en Italia. En estas dos democracias y con apoyos políticos y populares plenos, se deportaron y se ficharon a miles de gitanos búlgaros y rumanos. La actual Constitución de Bosnia prohíbe a judíos y gitanos presentarse como candidatos a determinada elecciones, entre otras la elección a presidente. Es común en campos de fútbol de Bulgaria o Rumanía, que los grupos neonazis exhiban pancartas con mensajes de odio hacia los gitanos, ante la pasividad de la FIFA o la UEFA, que sí corren a multar la simple exhibición de una bandera estelada catalana en los campos de fútbol españoles. En otros países europeos, se segregan a los niños gitanos a escuelas especiales. Esto está pasando hoy en la muy democrática y culta Europa.

¿Y en España? Pues en el puesto primero de los prejuicios según estudios sociológicos del 2015 está el antigitanismo, el segundo la islamofobia, el tercero el antisemitismo, el cuarto el racismo por color de piel y procedencia…, no es de extrañar que las políticas de “limpieza” contra los gitanos rumanos propuestas por el anterior alcalde de Badalona Xavier García Albiol (PP), por poner un ejemplo, calaran en una población que culpa de todos sus males al último que acaba de llegar, al que es más pobre que tú. En una macroencuesta realizada en el Estado español, con 24.000 jóvenes entre 12 y 17 años encuestados, y ante la pregunta: ¿Quisieras tener como compañero de clase a un niño o una niña gitana? La respuesta del 67 por ciento de los preguntados dijo no. Siete de cada diez jóvenes españoles no quieren tener a un gitano en su escuela. La invisibilidad del prejuicio o marginación, no es muestra de que no exista.

TESTIMONIO DE RAYMOND

Raymond Gûreme es una gitano francés que ahora tiene 84 años, 81 cuando se rodó el documental. Tiene el triste honor de ser uno de los pocos supervivientes del Samudaripen. Estuvo en varios campos de concentración de Francia y Alemania. Su delito, ser nómada y romaní. Nació en una caravana. Sus padres tenían un pequeño circo y uno de los primeros cinematógrafos ambulantes. Pequeño, frágil, con mirada acuosa y tocado con su inseparable sombrero, el Tío Raymond, como es conocido por la comunidad gitana catalana, explica en foros y escuelas de Europa sus experiencias. El año pasado estuvo en Barcelona.

En octubre de 1940, en la Francia recién ocupada, los gendarmes fueron en busca de la familia, sus padres y ocho hermanos, y ahí empezó el periplo por los campos de concentración, de los que el ágil y acróbata Raymond se fugó varias veces para buscar comida para su familia, hasta que un día lo tuvieron esposado a una pared durante 30 días a pan y agua. Cuando era conducido en un tren hacia el campo de Auschwitz, la resistencia francesa lo liberó. Aquí algunas de las cosas que explicó a las chicas de Voces Gitanas: “El 4 de octubre de 1940 por la mañana, estábamos montando la carpa del circo, para hacer una función para niños y mujeres, ya que los hombres estaban prisioneros o en el frente, y vino la policía francesa… ¡no fueron los alemanes, eh! Llamaron a las 6 de la mañana a la puerta de la caravana y nos llevaron”. El anciano recuerda como en una de sus fugas en Alemania se perdieron en La Selva Negra, sobreviviendo durante una semana a base de hojas y arbustos (mientras dice esto se le escapa una leve sonrisa). Y continúa: “En el primer campo, en 1943 cuando había más bombardeos, nuestro trabajo era recoger a los muertos y subirlos al tejados, para que luego pasaran los camiones y se los llevaran. A veces encontrábamos un bebé muerto, y lo dejábamos al lado de una mujer, sin saber si era suyo o no”. Recuerda muy bien quienes eran los guardianes del campo: “Tenían el símbolo de la calavera, vestían de negro, eran más malos que los de la SS, eran de la SD”. La SD, Sicherheitsdienst, era el servicio secreto de las SS, hermanada con la Gestapo. Raymond, a pesar de las circunstancias, no perdía el humor, y fue por una contestación de este cariz que recibió su primer castigo físico: “El guardia me rompió la nariz con su porra, después, en el suelo, me golpeó con la culata del fusil en la cabeza (enseña las marcas del cogote), ¿lo ves aquí? Me hundió el cráneo”. Un prisionero lo cogió en sus brazos y con restos de alambrada construyó unas pinzas para sacarles los restos de huesos rotos que le habían quedado dentro, salvándole la vida, seguramente. Hasta 1983, Raymond nunca dijo a su familia y amigos que había estado en un campo de concentración. Su mujer, que también había estado prisionera, tampoco lo contó. No querían rememorar las miserias que habían vivido. Desde entonces, es un activista de la memoria gitana. En un momento Noemí Fernández y Amalia Cortés, las jóvenes locutoras de Voces Gitanas le preguntaron: “¿Usted conoció a algún gitano español en los campos de concentración? Sí, la familia Cortés, Anita Cortés. Se pueden imaginar la cara de Amalia Cortés al escuchar su apellido.

A los pocos días de regresar a Francia del encuentro en Polonia, el anciano gitano fue apaleado por la policía francesa. Nunca ha recibido una pensión de guerra, él sólo quiere “contar a los jóvenes lo que sucedió para que tomen el relevo y que respeten nuestra libertad”.

TESTIMONIO DE RITA

Rita Prigmore es una gitana alemana que ahora tiene 74 años. Cuando pasó todo era un bebé, ello no impidió que fuera víctima del horror. Como tenía una hermana gemela fueron objetos de los experimentos del médico nazi Werner Heyde, colaborador de Josef Mengele. Por ejemplo, le inyectaron unos líquidos en los ojos para cambiarles el color marrón por el azul. Sus padres eran unos reconocidos artistas, una bella bailarina la madre, Theresia Seible, y violinista el padre, Gabriel Reihhardt: “Mi familia más cercana y yo nunca fuimos a un campo de concentración. Mi madre había firmado para que la esterilizaran pero, cuando se casó -con tan sólo veinte años- y en una revisión médica, descubrieron que estaba embarazada y por lo tanto había ido contra las normas. Vieron que eran gemelos. Le dijeron que ella y su familia podían librarse de ir a un campo de concentración y la muerte si entregaban a los bebés. Mi madre nos tuvo que dejar en la Clínica Universitaria de Wüzburg –Baviera-, donde el doctor Heyde ejercía de psiquiatra y neurólogo. Un día mi madre y mi abuelo vinieron a vernos, y tras el cristal, sólo vieron un bebé… entraron en pánico. Los llevaron a una habitación, y allí con un vendaje en la cabeza y un vestido, yacía el cadáver de mi hermana Rolanda, no había sobrevivido a los experimentos. Mi madre no pudo verme hasta pasado un año, en 1944, cuando recibió una carta de la Cruz Roja diciéndole que podía venir a recogerme. Desde entonces estuve con mi familia, algunos volvieron de Auschwitz con números en los brazos, otros habían muerto allí. Desde muy niña siempre he tenido problemas para andar y tenía migrañas muy fuertes que me impidieron ir al colegio. Me desmayaba, fui al colegio bastante años después”. Como las otras víctimas del holocausto gitano, nunca tuvieron reconocimiento y no contaban en los memoriales. No fue hasta 1988 que se supo el caso de Rita. Ella misma no conoció su caso hasta los 42 o 43 años de edad. En 1949 su madre conoció a un americano y la adoptó. Rita tenía cicatrices en la cabeza, que no demostraban nada. Cuando se casó se fue a vivir nuevamente a Estados Unidos, y allí tuvo un accidente de coche tras uno de sus desmayos. Los médicos le preguntaron por los problemas de salud que tenía, y en un escáner, vieron las cicatrices internas de la cabeza. Ni su padre adoptivo ni su marido sabían nada de esto. Ella llamó a su madre en Alemania que nunca lo había contado. La madre viajó a América y entre sollozos, Rita supo la verdad, la verdad que ahora ella explica por colegios e instituciones de todo el mundo.

Hay una canción polaca que dice:

Anduve, anduve
Por largos caminos
Encontré afortunados romá
Ay, romá, ¿de dónde venís con las tiendas y los niños hambrientos?
¡Ay, romá, ay muchachos!
También yo tenía una gran familia
Fue asesinada por la Legión Negra
Hombres y mujeres fueron descuartizados
Entre ellos también niños pequeños
¡Ay romá, ay muchachos!

La Legión Negra (Crna Legija) del Estado Independiente de Croacia fue un grupo paramilitar que colaboró con los nazis distinguiéndose por sus crímenes contra la población civil.

Anna Mirga, una gitana polaca, antropóloga social y cultural por la Universidad de Barcelona, ha trabajado en proyectos europeos en representación de la Federación de Asociaciones Gitanas de Catalunya y en el “Open Society Roma”, nos cuenta: “Los gitanos somos capaces de sobrevivir todo, hambre, violencia, inseguridad, muchas cosas, siempre y cuando estemos juntos. Los nazis se dieron cuenta que cuando se separaba a las mujeres y los hombres gitanos, ya no tenían ganas de vivir. Por eso les interesaba, para utilizarlos en los trabajos forzados, mantener a los gitanos en “campos familiares”, donde el estar juntos les permitía sobrellevar esas condiciones tan duras”. También hay espacio para la esperanza en el futuro: “Hay que tener cuidado, porque la crisis económica, de valores, de democracia en Europa nos puede volver a repetir los errores del pasado; aunque hay una cosa positiva, pese a todo, nuestra generación se relaciona mucho más, el nivel de conciencia está mucho más avanzada. Además tenemos una fuerza interna y un orgullo de lo que somos que nos empuja a actuar, a salir a la calle, hablar con la gente e intentar cambiar la situación”.

Hay una característica en todos los gitanos supervivientes del genocidio nazi, es que no lo contaban; el silencio era su máxima, salvo los que se vieron en la necesidad de ser el testimonio vivo del horror. Quizás, como dice un amigo, la civilización sea la continuación de la barbarie por medios más bárbaros.

Lo dicho, Na bistar, “Mira y no olvides”.

Más artículos del autor
* LQSomos en Red

Por la anulación de las leyes franquistas antisemitas

Cristina Calandre Hoenigsfeld. LQSomos. Abril 2016

La International Holocaust Remembrance Alliance (IHRA), tiene que solicitar la anulación de las leyes franquistas antisemitas

Acaba de ser publicado un e-book, de acceso gratuito, que lleva como título:
“Reserch in teaching and learning about the Holocaust” editado por el IHRA (1) institución que reúne a varios países, entre ellos España, para el estudio del Holocausto (2).

En la página 110, escribe la socióloga catalana, Marta Simo “…Muchos de los pocos judíos que se quedaron en España, tras la II Guerra Mundial, se convirtieron al catolicismo para proteger a sus familias de la discriminación…” Y a pie de página, nota 5:
…por ejemplo ver hoenigsfeld.com (acceso 8 de febrero del 2016)

Hice esta web (3) sobre mi familia materna judío polaca, en el año 2012, y desde entonces no he modificado nada, pues creo que todo lo que tenía que decir y poner, lo hice. Se trataba de honrar a la familia judía polaca exterminada.

En ella explico y documento también que los supervivientes, mis abuelos, Stef y Rosa, tuvieron que convertirse al catolicismo en la capilla española en París para poder pasar la frontera de Francia con España, debido a la cruel normativa antisemita de Paso de Fronteras, de 11 de mayo de 1939.

También explico y documento otra ley antisemita franquista, la Orden de 6 de octubre de 1939, firmada por Ramón Serrano Suñer, contra los médicos.

Que el IHRA, con secretaría en Berlín, publique esta web Hoenigsfeld, es importante, ya que en el año 2014 su actitud hacia mí, cuando asistí a un seminario que organizaron en Madrid (4) sobre el Holocausto, no tuvieron ningún interés en lo que yo les mostré sobre mi familia.

Allí conocí a Marta Simo, socióloga catalana, que sí se interesó por mi historia familiar, y tras prestarles mis documentos, hicieron un video en el año 2015, “Camins”, como material didáctico sobre el Holocausto para las escuelas, que está colgado en la página web de la Generalitat Catalana, Memorial Democratic (5).

Ahora, tiene que ser la propio IHRA la que solicite al gobierno español, que se anulen esas leyes antisemitas franquistas, en consonancia con la legislación internacional, pues yo, hace años que lo hice, sin ningún resultado.

En mi web, también puse el pregón antisemita que dio el ministro franquista, Manuel Fraga Iribarne, creador del Partido Popular, el viernes de la Semana Santa del año 1971 en Zamora.

Desde el año 1964, con la declaración de “Nostra Aetate” del Vaticano, está prohibido maldecir a los judíos en ese día, como se venía haciendo.

Por este motivo también solicité hace tres años, a través de la Comisión de Peticiones, que se le quitaran los honores que tiene en el Congreso de los Diputados, como su retrato y una sala a su nombre. No he tenido contestación.

La IHRA, tiene que ser consecuente, y debe también apoyar mi solicitud, ya que acepta como buena mi web, donde viene mi crítica a dicho Pregón.

Notas:
1.- Reserch in teaching and learning about the Holocaust
2.- Holocaust Education, Remembrance, and Research in Spain
3.- Familia Hoenigsfeld
4.- International Colloquium “Bystanders, Rescuers or Perpetrators? The Neutral Countries and the Shoah”
5.- ‘Camins. Memòries d’una Europa en guerra’

Más artículos de la autora
Holocausto-LQSomos

Socialdemocracia alemana: el apoyo a la diplomacia franquista

Cristina Calandre Hoenigsfeld. LQSomos. Enero 2017

El próximo día 27 de enero es el Día Internacional de la Conmemoración de la Memoria del Holocausto por mandato de la ONU desde el año 2005, aniversario de la liberación por parte del Ejército Rojo del campo de exterminio de Auschwitz, el 27 de enero del año 1945.

Los alemanes rompieron con el nazismo tras su derrota en la II Guerra Mundial, y han sido ejemplares en su reparación a las víctimas judías, con reconocimientos, memoriales, indemnizaciones, etc.

Pero lo que llama la atención es que todavía no rompan con el franquismo, apoyando a la diplomacia franquista, que colaboró con el nazismo.

Esto lo podemos comprobar en la Fundación Billy Brandt, que custodia el legado del que fue canciller alemán, que perteneció a la socialdemocracia alemana y cuyo vicepresidente es el historiador Bernd Rother.

Este historiador escribió en el año 2005 el libro “Franco y el Holocausto (editorial Marcial Pons) (1) el único que hay sobre la colaboración de España en el Holocausto (la versión alemana salió en el año 2001), tras investigar en los archivos del Ministerio de Asuntos exteriores español.

En las páginas 130-133 describe con detalle la normativa antisemita de “Paso de Fronteras“de 11 de mayo de 1939, que se promulgó desde el Servicio Nacional de Políticas y Tratados, que dirigía el diplomático franquista y antisemita, José Rojas Moreno, Conde de Casa Rojas, bisabuelo del ex ministro de justicia Alberto Ruiz Gallardón, del Partido Popular y siendo ministro de Exteriores el General Gómez Jordana, y de interior Ramón Serrano Suñer.

Según señala en el libro, esta normativa estuvo vigente, por lo menos hasta el año 1942, ya en plena “Solución final”, donde fueron exterminados más de seis millones de judíos (2/3 de su población).

En una reciente entrevista que hacen en Radio Nacional de España, con motivo del Día del Holocausto, participó un superviviente judío del Holocausto, Isaac Revah (2) y me llama la atención que mientras éste alaba a los diplomáticos franquistas “salvadores de judíos” como fue en su caso, Romero Radigales, en Grecia y Rother, que participa desde Berlín, no explique lo que dice en su libro, esto es la normativa antisemita de Paso de Fronteras que tanto daño supuso para los judíos que intentaron huir del Holocausto y no pudieron. Su silencio es llamativo en esta entrevista.

Mis abuelos maternos, judíos polacos, los Hoenigsfeld, tuvieron que convertirse al catolicismo en París en Abril de 1939, para poder pasar la frontera de Hendaya-Irún en agosto de 1939 y tener los estrictos requisitos que la normativa requería (avales franquistas, etc.). Sus familiares, hermanos y sobrinos no tuvieron tanta suerte, y fueron víctimas de la Shoah.

Es preocupante que se siga tergiversando esta historia manteniendo el mito de que Franco salvó a los judíos (o lo que es igual, que sus diplomáticos lo hicieron) y no se investigue seriamente la normativa antijudía que promulgó y aplicó:

La de Paso de Fronteras, y la de Depuración del Colegio de Médicos, a los médicos y odontólogos judíos, (BOE de 7 de octubre de 1939), firmados por el Ministro de la Gobernación, Ramón Serrano Suñer.

Ambas normativas ya han sido reconocidas recientemente por historiadores, como Ángel Viñas (La otra cara del Caudillo – Editorial Crítica 2015), que ya había escrito el prólogo al libro de Bernd Rother en 2005.

Me preocupa que los alemanes, los grandes responsables de la Shoah, mantengan oculta esta historia de connivencia de Franco con los nazis, pues estas leyes siguen todavía sin ser reconocidas ni oficialmente anuladas… y el franquismo sigue legitimado.

En la página web dedicada al Holocausto de la propia Comisión Europea, IHRA (3), conseguimos que se reconocieran, más o menos, estas normativas, pero ahora estamos esperando la investigación que está llevando a cabo la Universidad de Oregón en USA, donde podemos ver la convocatoria en esa misma página web de IHRA, que se hizo en agosto de 2015, específicamente sobre España y el Holocausto (4).

Siguiendo con la Unión Europea, según me han comunicado desde la Casa de la Historia Europea del Parlamento Europeo, este Museo se abrirá el 6 de Mayo de 2017, proyecto que comenzó hace ya diez años, y que va teniendo sucesivos retrasos.

Espero que cuando se trate el tema del Holocausto, se reconozca que España colaboró con éste, entre otras actuaciones, con la promulgación y aplicación de estas leyes raciales, a pesar de haber sido un país supuestamente “neutral”.

Notas:
1.- Franco y el Holocausto, de Bernd Rother
2.- Isaac Revah, un judío que sobrevivió al Holocausto gracias a su pasaporte español
3.- The EHRI Project
4.- CfP/Convocatoria: Spain, World War II and the Holocaust: A Critical Companion

Más artículos de la autora
Holocausto-LQSomos