Tarjetas de una familia judía polaca

Tarjetas escritas desde la Polonia ocupada a la España franquista, en donde vivían mis abuelos maternos y mi madre, milagrosamente salvados de la Shoah, que asesinó a más de 20 familiares desaparecidos. Nazismo y franquismo, dos fascismos, racistas, en constante colaboración desde el apoyo de los alemanes a los nacionales en la Guerra Civil Española

Leer más

La Residencia y el Opus

“La independencia respecto al poder político y el clientelismo económico, el laicismo, el afán de conocimiento desinteresado, el racionalismo y un alto sentido ético, fueron las señas de identidad de la Institución Libre de Enseñanza y la Residencia de Estudiantes. El poder despótico y arbitrario de Franco, la ideología totalitaria de la Falange y el Movimiento Nacional, y los dogmatismos científicos de la Iglesia Católica acabaron prácticamente con toda la obra de la Institución y la Residencia, y solo en algunos pequeños reductos como el Colegio Estudio se intentaron seguir sus pasos, con enormes limitaciones y no pocas alteraciones.

En la actualidad, los edificios de la Institución Libre de Enseñanza y la Residencia de Estudiantes se encuentran ocupados por dos fundaciones homónimas y estrechamente relacionadas, que explotan su nombre y su patrimonio, pero apenas recuerdan ya a las instituciones originales. Durante muchos años he seguido de cerca las actividades de ambas, celebrando algunas de sus exposiciones, pero precisamente a raíz de la ultima de ellas, sobre nuestro tristemente alicaído Colegio Estudio, me ha resultado ya imposible callar ante la ignominia que reina en lo que en otro tiempo fueron verdaderos templos de la cultura, la moral y el progreso”.

“Solo la hemiplejia mental generada por el franquismo, y la inmoral catadura de quienes lo crearon y lo heredaron puede explicar un hecho insólito como pocos: el Opus Dei controla hoy la Residencia de Estudiantes y la Institución Libre de Enseñanza. Nada bueno se podía esperar desde que al tiempo que Vicente Cacho Viu realizaba su tesis doctoral, el Opus comenzó a controlar lo poco que quedaba de la Institución en los años setenta.

Leer más

A la sombra del nublo

Arucas es un municipio de Las Palmas de Gran Canaria con 37.000 habitantes, actualmente. Una localidad próspera, con abundantes terrenos dedicados al cultivo del plátano, principalmente, lo que explica que en 1937 fuese un deudo del caciquismo. También, un importante foco de militancia para las centrales sindicales y los partidos de los tiempos de las luchas obreras de aquellos años. 

Ni que decir tiene que en estas islas, a raíz del levantamiento de 1936, no hubo prácticamente resistencia, al menos en cuanto a posiciones, trincheras y todo aquello que conlleva una guerra convencional entre dos bandos: los rebeldes instalaron una más que convincente ametralladora en la calle principal, y los  obreros que quisieron detener a los militares traidores tuvieron que huir para salvar la piel, cuando pudieron, que más de uno quedó tendido sobre los adoquines. Horas antes del levantamiento, oliéndose éste, un oficial, al frente de un grupo de antifascistas, intentó asaltar el cuartel de La Isleta para apropiarse de armamento y así resistir el levantamiento. Fracasados en el intento, dicho oficial sería convenientemente pasado por las armas.

Cualquier intento de defender la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria, la capital, fue sofocado eficazmente.

El diputado Eduardo Suárez (comunista) y el delegado del Gobierno para la zona Norte de la isla (socialista) trataron de organizar a los trabajadores, armados apenas con algunas escopetas y alguna pistola ocasional, que la economía no permitía mayores dispendios en la masa obrera de la época.

La versión que me llega es que los falangistas instalan una ametralladora en la torre de la imponente iglesia (aquí la llaman catedral) de Arucas, y desde allí se dedican a exterminar a todo aquel que, trepando por muros y tejados, trata de hacer frente a los sublevados (una persona de la familia de mi actual compañera, que vivió los hechos, como afiliado a Falange, me comento que “¡a quién se le ocurre, enfrentarse con el Ejército!”).

Algún foco más de resistencia se produce en el municipio de S. Lorenzo, pero, como en Arucas y en el resto de la isla, todos los resistentes son reducidos y encarcelados para su posterior ejecución, que ya el general gallego, al salir de aquí, había dejado las órdenes precisas al efecto.

Leer más

24 de marzo de 1976: las tres dimensiones del genocidio

Los sectores perjudicados fueron específicamente los trabajadores, la pequeña y mediana empresa de capital nacional. Se hipotecó el futuro de muchas generaciones de argentinos y argentinas en tanto que aquellos que se opusieron a este plan sistemático de destrucción del aparato productivo nacional, aquellos que se levantaron para oponerse al proyecto de país empequeñecido y dependiente, aquellos que tuvieron la clara visión del futuro que se avecinaba, esos son los desaparecidos

Leer más

Consideraciones sobre la Fundación “Francisco Giner de los Ríos”. Parte I

e pretende pues, alcanzar una nueva “victoria” (ahora definitiva y final por “democrática”) por los “enemigos” (Franquismo e Iglesia Católica) (de sus “hijos” y “nietos”) de la “Institución Libre de Enseñanza” (histórica), y también de la Segunda República española, después de años de injusta persecución, postergación, silencio (ocultamiento) y olvido de su “memoria histórica” durante la dictadura de Franco y la actual democracia “formal” (con “homologación” europea), surgida de la Transición “democrática” del y para la supervivencia del propio Franquismo

Leer más

72 aniversario de la absolución del Dr. Calandre Ibáñez en Consejo de Guerra

La cuestión, me informó Lastres, es que jurídicamente aparecía un problema: parece que se anuló la sentencia absolutoria por el Auditor, no llegando a ser firme, por lo que ya no se trataba de dos juicios por los mismos hechos, sino que había que enfocarlo de nuevo, solicitando la anulación del dictamen del auditor de fecha 15 de abril de 1940.

Leer más

En los aniversarios de los fusilamientos de Juan López de Gamarra y Manuel Barreiro

Este 14 de marzo se ha vuelto a cumplir un nuevo aniversario del crimen que segó la vida de Manuel y Juan seguimos en ese mismo punto del que nos es difícil avanzar.

La sociedad española es una sociedad inmovilista a la hora de darle la importancia que requiere que haya crímenes de cientos de miles de sus ciudadanos sin juzgar.

La mayoría de la sociedad española es insensible a este hecho, escuchan en las noticias hablar de ciertos aspectos relacionados con estas reivindicaciones, pero al cambiar de noticia ya se han olvidado de un asunto que les trae vergonzosamente sin cuidado.

-¿Cómo se puede vivir en un país donde de norte a sur, de este a oeste este plagado de fosas y estar impasible a tal hecho?

-¿Cómo se puede vivir en un país "europeo" con símbolos fascistas como "opción política" como si tal cosa?

-¿Cómo se puede soportar vivir en un país donde cuando muere un fascista llamase Samaranch o Fraga toda la cohorte de politiqueros, sindicalistas y deportistas le lavan la cara al fiambre, y aún encima se creen de izquierdas?

Leer más

La leyenda del sargento Fabra

En 1936 detuvo a los oficiales sediciosos de Paterna en el cuarto de banderas del cuartel.

El historiador y escritor José Antonio Vidal Castaño rastrea la verdad y el mito del suboficial.

La memoria histórica ha quedado investida, más que nunca, de rigor académico. Porque una tesis doctoral, que recibía ayer el cum laude de la Universitat de València, se ocupa de la biografía del sargento Fabra (Chella, 1904), sus heroicidades y el tiempo convulso en el que tuvo que actuar. Su autor es el historiador y escritor José Antonio Vidal Castaño, que durante seis años ha rastreado la verdad y el mito en recuerdos personales y documentos no siempre de fácil acceso. La mayor parte de las personas que le conocieron y trataron ya han desaparecido, y aunque se ha entrevistado con 24 familiares y amistades, los recuerdos a tan largo plazo a veces se entremezclan y emborronan. En cuanto a los archivos, el investigador tropezó con la escasez de fuentes militares.

La toma del cuartel de Paterna el 29 de julio de 1936 por parte de Carlos Fabra Marín y sus hombres fue decisiva para evitar la rebelión militar en Valencia. En el cuarto de banderas se habían reunido jefes y oficiales que iban a alzarse contra la II República, hasta que el sargento, acompañado por un pelotón de voluntarios que eran cabos y sargentos, redujo, desarmó y detuvo a los sediciosos. Empuñaba su arma reglamentaria, una Bergman de 9 milímetros, y el tiroteo dejó tres muertos y varios heridos, aunque permitió a los milicianos y la población entrar en el cuartel sin un solo disparo. Una advertencia para el resto de la trama golpista, que ya no se atrevió a actuar en la región militar de Valencia.

Desde ese día el mito popular quedó arraigado en la memoria colectiva, elevando al grado de héroe a un hombre de la clase de tropa, un subalterno de familia humilde que había optado por la milicia para no ser una carga. En los años veinte Fabra había sido voluntario en Melilla, y en la guerra del Rif se debió empapar de esa “ideología” militar que tanto le iba a unir, tras la hazaña de Paterna, al general Miaja. Con él sería aclamado en el campo del Mestalla, presidiendo corridas de toros, convirtiéndose en hijo adoptivo, bautizando una calle, conociendo a importantes personalidades del Gobierno, Ejército y el mundo político. 1937 fue el año del reconocimiento público y los ascensos a teniente y capitán. Se convirtió en el hombre de confianza de Miaja y participó en el frente de Madrid, puente de Arganda.

Leer más

La bala que cayó del cielo. Crimen de Estado: el caso Fernández Quesada

El 12 de diciembre de 1977, en medio de la represión desatada con motivo de una huelga general en Tenerife, la Guardia Civil invade a tiros la Universidad de La Laguna. Un certero disparo acaba con la vida del joven estudiante Javier Fernández Quesada

Leer más

Contra el olvido, recordar Vitoria

A día de hoy sigue sin haberse producido una investigación oficial de lo ocurrido. Ni nadie, institucionalmente o de forma privada, ha pedido perdón a las victimas y sus familias. A algunos les (nos) queda el consuelo de que el capitán que dirigió aquella carga murió, tiempo después, de una indigestión de plomo

Leer más

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar